29 de enero de 2010

La guerra de las brujas.

Acá otra critica. En realidad de algo que me dejo con un sabor de la boca de ¿esto qué? Al menos el final. Así que empecemos, como siempre, por los personajes.


Anaíd: No, no es un personaje del todo malo. De hecho en el primer libro (El Clan de la Loba) me pareció un personaje bastante bueno. Sin embargo en el tercer libro me desilusioné al ver como se dejaba llevar por su amor por Roc y había cada taradez... (como hacer que se cumpliera la maldición esa).


Selene: Este personaje me predujo un WTF! En el primer libro parece bie delimitado: derrochadora, zafada. El en segundo, en cambio, no sé si la responsabilidad de que su hija sea la elegida, la hace una sobrepotectora. Me gusta su historia, la forma en que la cuenta y todo su viaje por el desierto de hielo. Sin embargo en La Maldición de Odi me llevé un completo chasco de ella. Excepto cuando ofrece su propia vida a los muertos para sacar viva a Anaíd, todo fue chasco tras chasco.

Gunnar: Fue creo que el mejor de los personajes. Más humano no se podía ser. Renunciar a la inmortalidad por amor. Sin embargo, no sé, tambipen me llevo uno que otro chasco con él en La Maldición de Odi. Como con todos, sobra decir.

Una cosa que de verdad, me dejo con mal sabor en la boca al terminar de leer: Lo simples que son los dos primeros libros, con acción, sí, pero no torcidos. Con interrogantes sí, pero no complejos. Eso choca cuando lees el tercero y te das cuenta que te avientan todo en la cara de un momento a otro. Pareciera como si toda la acción qu ele falto a uno, se la metan al otro. A mí me llegó a chocar.

Algo realmente chocante: Dácil. Excepto por que Anaíd tiene que devolverla a la vida, y el viaje al pasado, Dácil me parece totalmente un personaje superpuesto. Como si tuviera que haber estado allí desde el principio pero te aparece cuando tú ya estas asumiendo que nadie más va a aparecer.

Un pequeño, pequeño WTF!: A ver, en el primer libro, Clodia tenía un novio llamado Bruno. En el tercero, sin embargo, aparece con otro chico (no recuerdo el nombre, porque me llego a chocar su conversación telefónica interminable con Clodia)... y al final ¡se está liando con un Neoyorquino que no conoce! ¡Ajá!

Algo que realmente vale la pena del tercer libro: Sarmik. No digo más.

Un WTF! más grande que el anterior: Rosa. Me pareció demasiado cliché que, cuando Gunnar y Selene se vuelven a querer y adorar, ella se embarace. Sí, precisamente eso. La pobre niña no tiene nada malo.

Y ahora sí, el gran WTF!: La manera en que mueren la Odish. Ay, por favor, no me vengan con éso. *Sacude la cabeza* Es lo más inverosímil. Más verosímil sería... no sé, que el cetro de O las matar a a todas. No me imagino a Cristine eliminando a todas las de su especie...

Sólo una critica.

26 de enero de 2010

Érase una vez....

Érase una vez una badficker, un historia, un comentario y otra badficker. Al menos así empezó la historia. Comenzó exactamente un 26 de enero, sólo que de 2009. Y no, nadie lo imaginaría, pero tal vez fue casualidad.

Cuenta la historia quedespués del primer comentario de una larga y exitosa carrera, una badfiker, que se llamaba Fram, encontró que una tal AndyP -oseáse yo- le gustaban las bizarreces que escribía. Dichos fics no eran muy buenos, pero hay que recordar que por aquellos tiempos ambas eran badkickers.

Cuenta la historia que poco después una de las badfickers, llamada Andrea, se ofreció a betear la historia. Sólo que no tomó en cuenta que era la peor beta del mundo. A la fecha de hoy, ha beteado dos capítulos.

Lo que sí ha hecho es agotar miles de conversaciones, soñar con miles de deseos y hacer que cada día que pasa, esas dos fadfickers que hoy son ya mejores autoras y el título de badfickers se les quedó atrás, estén cada vez más cerca.

Cuenta la historia que siguen siendo amigas.