23 de noviembre de 2011

Delirium



Aunque eso de las distopías se puso de moda, quiero decir que además de Los Juegos del Hambre yo no había leído ninguna más. La mayoría no me atraían. Así que si Delirium es un calco de otra distopía, no lo sé… Quiero decir que he leído tantas reseña y críticas, buenas y malas, de este libro, que no sabía que pensar. Para colmo, no lo había visto nunca en librerías. Pero ahora que lo pude bajar como eBook, lo leí.

“Una vida sin amor es una vida sin sufrimiento: segura, medida, predecible y feliz. Por eso cuando los habitantes de esta ciudad del siglo XXII cumplen los 18 años, se someten a la intervención, que consiste en la extracción de la parte del cerebro que controla las emociones. Lena espera ese momento con impaciencia, hasta que un día se enamora...”
¿Suena a cliché, no?

Bueno, dejado del lado lo cliché quiero decir que el libro es muy muy muy muy muy muy bueno. Los personajes son tridimensionales al cien por cien, y hacen que te intereses por sus vidas.

Sin embargo, hablemos del contexto del libro: un mundo sin sentimientos, sobre todo, sin amor. Da miedo. No es tranquilizante, como Lena cree al principio, no es más sano. A mí, me da miedo. Me da pavor esa frialdad y no me puedo imaginar un mundo en el que la gente pueda vivir así. Todos dicen que después de la “operación” eres feliz, que todo es mejor. Bueno, pues discúlpenme, pero a mí no me lo parece (o será que estoy enamorada).

Ahora, hablando ya del libro en sí: es demasiado interesante. Lo narra Lena lo cual no resulta ni tedioso ni aburrido, sobre todo porque aunque reflexiona demasiado, no deja de lado lo que está pasando en ese momento. Y tampoco es un personaje excesivamente empático, ni parece saber todo lo que sucede en todo momento. Además, vas viviendo en primera persona su cambio de opinión. Al principio cree en la operación, está ansiosa por ser “curada”, pero después, poco a poco, cuando sus sentimientos por Alex la inundan, su opinión va cambiado: no se sopetón, sino poco a poco.

De los demás personajes… Alex es un amor. Tal vez demasiado empeñado en que Lena haga lo correcto, en que piense bien las cosas, o tal vez demasiado cursi algunas veces. Pero amor después de todo. Hanna me gustó mucho, es rebelde…, tiene ideas que al principio Lena no acepta y es una amiga que me gustaría tener.

Por otro lado, maldito final. ¿Cómo dejar el libro allí? ¿En un punto tan importante? Sólo sé que esperaré la continuación muy impaciente y nada más, para dejarlos exentos de spoilers.

Nea.

3 comentarios:

  1. Nea, se te quiere. Y no sé si también se te odia. ¿Sabes por qué?

    Ahora me dan ganas de leer ese libro.

    No sé, ese tipo de historias me llaman la atención. Aunque esta me suena un poco más agradable (para mi gusto, claro) que otro libro que leí hace poco (Un Mundo Feliz) y bueno, soy una romántica empedernida, ¿qué se le puede hacer? De solo pensar en un mundo donde no haya amor (cualquiera que sea sus formas) me da escalofríos.

    Bueno, espero verlo en las librerías de por acá pronto, si no, lo ordeno en línea y ya (así me compré Dos Velas para el Diablo, el primero de Crónicas de la Torre, Stravaganza... Sí, puras recomendaciones tuyas).

    Cuídate mucho y nos leemos pronto.

    ResponderEliminar
  2. Lo leí hace algunos meses y tengo que decir que estoy totalmente de acuerdo con tu opinión. Lo único que Alex a veces me saca de quicio xD A veces parece demasiado perfecto, creo yo. Pero bueno, un pequeño detalle sin importancia ¿no? ^^
    Ahora estoy esperando a ver si sacan el segundo (creo que todavía no está ni en inglés, así que habrá que esperar bastante, pero bueno).
    Un saludín :)

    ResponderEliminar
  3. Aww, no sabía que habías publicado esta entrada :3 quizá nisiquiera veas el comentario pero da igual. Leí este libro en enero porque me llamó la atención y bueno, me encantó y ya espero leer Pandemonium :) hahahaha, eso, quería comentarte alguna cosa poca (?) xD bueno, hasta pronto.

    Catt

    ResponderEliminar