31 de enero de 2015

Recuento de los daños | Enero 2015

Las lecturas de este mes no estuvieron tan mal. Son tantas más gracias a mi rapidez que a que me haya propuesto leer tanto, porque los primeros días de enero no toqué ni medio libro. Vamos, ni el kindle agarre, que estaba completamente descargado. Leí en total 10 libros y acabé lo que me faltaba de un tomo de maga. Lo había dejado antes de llegar a la cuarta parte porque me aburría, pero me harté de verlo en el currently-reading de Goodreads por siempre y hoy me puse a terminarlo. Así que, aquí va el recuento: 

El club Dumas, de Arturo Pérez-Reverte


Libro de misterio, con acción inspirada en los folletines de Alejandro Dumas, más concretamente en Los Tres Mosqueteros (que por cierto spoilea sin ton ni son todo el libro, una suerte que ya al menos me había leído la versión abreviada hace mucho tiempo porque si no me habría quitado todas las ganas de leer Los Tres Mosqueretos). La reseña creo que es la primera que saldrá en el blog la semana que viene o la que viene, pero lo que puedo adelantar es que si gustan de los misterios en los que libros viejos van incluidos, les recomiendo el libro, y mucho. Seguro les gustará, porque, aunque cojea un poco de algunas partes, es bien sabido que todo misterio que tenga que ver con libros no puede ser tan malo. Aunque, he de decir, mi misterio preferido no fue el del Club Dumas, sino el de las Nueve Puertas (hay una adaptación cinematográfica bastante mala con Johnny Deep, por si les interesa ver de que se trata antes).

Hisho que te nazca, de Rosa Nissán


Una edición más nueva que la mía
Encontrar este libro me llevó más o menos tres ferias del libro, dos Ghandis y dos sótanos y al final fue a aparecer en la librería de viejo que está casi en la esquina de la calle Rosales. Debería de haber ido allí primero. Este libro es la continuación de Novia que te vea, la historia de la judía sefardí Oshinica que leí hace mucho mucho, pero mucho tiempo. No me gustó tanto como el primero, porque Novia que te vea habla de las esperanzas de la vida, del amor, de las ganas de estudiar, de rebelarte y de hacer muchas cosas e Hisho que te nazca habla de los catorrazos, de como el felices para siempre, definitivamente no existe porque muchas cosas cambian con los años, las desilusiones y los deseos incumplidos. Aún así, es una buena historia, mucho más madura que la primera, pero también más triste. No cabe duda de que lo recomiendo, pero eso sí... sólo para los interesados en el tema.

Los novios búlgaros, de Eduardo Mendicutti


Confieso que al principio, el libro no me convencía casi nada,. Pasó como cincuenta páginas sin convencerme y más o menos en la cincuenta y una Kyril empezó a hacer locuras de todo tipo y a volverse mucho más carismático que al principio, que apenas si se adivinaba un caracter reservado y taciturno. La moto, la novia, la boda, todo. Kyril fue lo que valió más del libro, el recuento de las aventuras que vivía. A mí me gustó bastante el libro al final, total, con todo y ese final agridulce que tiene. Aún no he escrito la reseña sinceramente por que no sé que poner, hay personajes entrañables y personajes fácilmente olvidables, pero Kyril les gana a todos. De calle. No sé cuando haga la reseña porque es de esas que cuestan mucho tiempo y muchas energías. No sé si ponerlo por las nubes o ser realista o hablar de sus defectos o...

Los días de la sombra, de Liliana Bodoc


Había dejado descansar La saga de los Confines, pero al final no me resistí y abrí este libro. Una novela de fantasía épica inspirada en culturas mesoamericanas y no en un mundo medieval es algo que nunca en mi vida había visto y me sorprendió tanto, que no podía parar de leer, además de que la prosa poética de la autora me hacía navegar más fácilmente por sus páginas. Este libro sí que tiene reseña ya escrita, pero un tardará algo en salir, pues escribí una reseña bastante larga de toda la saga. De principio, yo la recomiendo mucho, aunque eso sí, no apto para personas sensibles, a veces a la autora le da por ser un poco George R. R. Martin (aunque a ese tipo nadie, absolutamente nadie, le gana) y no tiene mucha piedad. Mueren inocentes y no inocentes y para colmo de males te puedes llegar a enamorar hasta de los traidores, porque todos tienen sus motivos... Menos los malos malísimos. Esos tienen motivos, pero es imposible enamorarte de semejantes motivos para ser como son.


La delicadeza, de David Foenkinos


Una novela romántica del tipo que no disfrutaba hacia mucho. Un romance que me sonó absolutamente real, precioso, tierno en su normalidad. No es una historia de amor imposible, o épico, pero es por ello más fantástica que nada, porque uno desearía enamorarse así, de esa manera. Además, la prosa amena que tiene ayuda a que mueras de ternura y a la vez te identifiques con los personajes. A mí me gustó mucho y según recuerdo, le di sus cinco merecidas estrellas en Goodreads, cosa que no pasa nada seguido con los libros que leo. Ya escribí la reseña (fue de las primeras que escribí) y como adelanto, les digo que estará disponible el 14 de Febrero y que si esto no los convenció de leer el libro, seguramente esa reseña sí que lo hará.


Los días del fuego, de Liliana Bodoc


Es la tercera (y última) parte de La saga de los confines. Me gustó muchísimo a pesar de que una parte de su linea temporal cojea un poco y parece meter cosas sin importancia de repente... (al final la tienen, claro, pero llega un momento en que no lo entiendes del todo); eso sí, hay muchas cosas que parece que se quedaron en el tintero de la autora y para eso habría hecho falta un libro como de mil páginas más o menos. Aun así, me gustó mucho y mete a toda la saga en los libros que releería, definitivamente. Ya escribí la reseña de toda la saga en general, así que si aun no los he convencido con mis palabras bonitas, pueden esperarla y leerla para convencerse de por qué todo el mundo debería leer esta saga. Simplemente porque es fantasía épica como nunca antes la había visto.

El Proceso, de Franz Kafka


Lo leí para el Club de lectura del foro de fanfiction.net La noble y ancestral casa de los Black. Lo primero que mi señor padre hizo al verme leerlo fue decirme que, si Kafka fuera mexicano, este sería un libro costumbrista y tenía mucha razón: la pesadilla burocrática que el libro plantea es muy... México; es como si me estuvieran retratando una oficina gubernamental, la verdad es que esta historia y la realidad no difieren en demasiadas cosas. La historia es divertida, aunque caótica y muy Kafkiana. El libro fue publicado después de la muerte de Kafka y no cabe duda de que no tiene desperdicio; yo le diría a todo el mundo que le diera una oportunidad, aunque he visto mucha gente a la que no le acaba de convencer, pero bueno. Ahí lo tienen: denle una oportunidad. 

La conquista de América: la pregunta del otro, de Tzvetan Todorov


Me le recomendó una amiga que había tomado un curso... creo que de Literatura prehispánica o algo parecido cuando le pregunté por buenos libros que hablaran de la conquista (específicamente de la Consquista de México). Obviamente, este es un libro que no recomiendo tan a la ligera, pues... es historia. No tiene un nudo, no tiene sorpresas y en general, no tiene misterio alguno porque es la historia que ya casi todo el mundo conoce o de la que ha oído hablar. Sólo es un compendio de lo que ocurrió en la Conquista, sobre todo centrándose en México, con las opiniones de Todorov intercaladas y sus valoraciones sobre las estrategias entre un bando y otro. Si les gusta la historia, pues léanlo... si creen que se van a quedar dormidos, manténganse alejados, porque ese es el mejor consejo que puedo darles.

Holocausto, de Robert Marasco


Libro de terror malo. Malísimo. Pésimo. Si pudiera lo quemaba, más o menos. Me llevé una terrible decepción con el libro porque mi madre me lo había recomendado mucho, diciendo que, aunque no era exactamente una obra de arte, daba mucho miedo y que a ella la había asustado mucho. De miedo nada. Stephen King me da más miedo y nunca he considerado que ese hombre dé mucho miedo, It me dejó dormir tranquilamente todas las noches. Es ese tipo de libros que merecen no existir y, gracias a Dios lo compré usado porque nuevo me hubiera dado un poco de más rabia con el dinero gastado. No. No lo lean. Jamás. Incluso para ser una novelita comercial best-seller es malo. O sea, ya se imaginarán en que categoría lo pongo: en la de los libros que son escoria.

La otra orilla del abismo, de Sofía Olguín


Es lo más nuevo de Editorial Bajo el Arcoirís, que se dedica a publicar libros LGTBI para niños y ahora incursiona en la juvenil adulta para mostrar algo de visibilidad LGTBI en la literatura, que ya se sabe que los personajes con distintas orientaciones sexuales son pocos y en español, son aún menos. El libro estará disponible en descarga directa este 14 de Febrero, por si a alguien le interesa. Yo me comprometí a reseñarlo, algo que justamente estoy haciendo ahora. No les quiero adelantar gran cosa, porque la verdad es que si me dejan les contaría todo el argumento y lo bueno que es, pero de momento les puedo decir que si les gustan las historias de conspiraciones, demonios y demás criaturas de la noche, se los recomiendo ampliamente.

Vampire Knight, Volumen 6


¿Qué les puedo decir? Lo abandoné en el segundo o tercer capítulo del tomo debido a la desesperación que me causaba una historia tan cliché. Se los resumo: triángulo amoroso, protagonista pendeja y exceso de fanservice para chicas. ¡Es desesperante. Definitivamente, no sé por qué me torturo leyéndolo... lo hago más o menos una vez cada seis meses, cuando me acuerdo que yo leía este manga. En fin... probablemente lea el volumen 7... y luego quizá el 8... y si me canso quizá lo abandone definitivamente y lea otras cosas más productivas o mangas mejores (se aceptan recomendaciones aquí debajo). 

Este fue el recuento del mes, no me fue nada mal. No leí gran cantidad de libros malos, lo cual fue perfecto... y la mayoría me gustó. Quizá fueron muchos, porque no todos los meses alcanzo semejante meta... 

29 de enero de 2015

Mago por casualidad, Laura Gallego | Reseña

Sinopsis: Ratón es el típico chico que trabaja en la típica posada del típico reino fantástico, con sus caballeros típicos, sus hechiceros típicos y sus tipiquísimos dragones. Un día, un accidente con un objeto mágico le otorga los grandes poderes del famoso mago Calderaus… unos poderes que no sabe usar. El problema es que Calderaus, ahora convertido en cuervo, no se detendrá hasta recuperar lo que es suyo… y Ratón deseará no haberlo conocido nunca. Los dos iniciarán un delirante viaje, en el que conocerán a toda una serie de personajes extravagantes y vivirán una serie de locas aventuras repletas de humor.

Fiel a mi costumbre de seguir a Laura Gallego, leí Mago por Casualidad una tarde de aburrimiento. Por lo corto del libro, lo acabé esa misma tarde y vaya que consiguió su cometido: arrancarme el aburrimiento de cuajo.

Hay que tener claro, eso sí, que es un libro para niños. Nada de personajes profundísimos, tramas exageradamente complicadas, pero sí muchas risas, personajes entrañables, entre ellos un dragón (y es algo sabido que todo libro que tenga dragones es, de inicio, un buen libro), un brujo, una princesa que en vez de princesa es héroe y... todo tipo de cosas. Pero ey, es un libro para niños: ilustraciones, capítulos cortos, cosas sencillas. ¿Les quedó claro? Ahora podemos pasar a la reseña.

No se van a encontrar con un libro de Laura Gallego común y corriente, es muy diferente a lo que nos tiene acostumbrados y para una tarde está bien. O para regalárselo a un hermano. O a un sobrino o al hijo de una amiga o... puedo seguir con los ejemplos hasta el infinito. Tienen aseguradas unas buenas risas, porque de personajes que podrían parecer clichés en un cuento común y corriente, aquí rompen el molde y se convierten en otro tipo de cosas. Desde la princesa que quiere cazar dragones en vez de conocer al príncipe, el aprendiz que no es inteligente, sino bastante torpe y sólo quiere deshacerse de su magia.

Para mí, el mejor personaje fue Lila. Ladrona irremediable, si roba algo, dice que lo ha robado según las reglas del gremio de ladrones para que nadie ose quitársela de vuelta. Aunque pasa todo el libro devolviendo cosas o porque son peligrosas o porque sus dueños amenazan de muerte a todo el mundo si no las consiguen de vuelta. Para prueba de su genialidad, esto:

─¡¡Aprendiz ingrato y desleal!! ─rugió de nuevo Calderaus─. ¡Tengo a tu amiga y, si no acudes a mi encuentro…, me la comeré! Grita, niña, que te oiga.
─¡¡Ratóóón!! ¿Estás ahí? ¡Esto es genial! ¡Estoy sobre el lomo de un dragón!
─¡Así no! ─la riñó Calderaus─. Estás secuestrada, ¿es que no lo entiendes? ¡Y te voy a comer!

Si quieren tener una regresión a su infancia (o buscan que regalarle a un mocoso o mocosa que ya sepa leer), este es el libro. No lo duden.

28 de enero de 2015

Poulain's Playlist (I): Soundtrack de (500) days of Summer

¡Denle la bienvenida a la nueva sección! Sí, nos estamos estrenando. Como saben, este blog tiene pocas, por no decir poquísimas, secciones bien marcadas y ninguna es muy popular: Menú de Libros, Top Tens y Hablemos de Poesía. Así que como a veces me apetece hablar de música... pues la solución es crearle una sección para tener una excusa y así poder escribir de música.


Decidí empezar con uno de mis soundtracks favoritos: el de (500) días con Summer. La música de la película me gusta mucho, especialmente porque tiene canciones para todos los estados de ánimo: desde la nostalgia, la tristeza hasta la felicidad más absoluta. Canciones lentas, canciones movidas y lo mas importan, The Smiths. No están todas, aunque a mi me hubiera gustado ponerlas (hay joyas como Hero, también de Regina Spektor, que quedaron fuera simplemente para no repetir artistas).

Us - Regina Spektor

La canción que abre el filme, no precisamente alegre pero tampoco triste. Más bien de un tono nostálgico y con una letra que no es de amor. Ya nos lo acaban de advertir, (500) días con Summer es una historia donde una chica conoce un chico, pero no es una historia de amor.



Please, Please, Please, Let Me Get What I Want - The Smiths

The Smiths, signo de canciones nostálgicas y tristes. Como There Is A Light That Never Goes Out, que tiene todas las papeletas para ser una canción movida y tiene la célebre frase "To die by your side is such a heavenly way to die". Esta canción es lenta y es todo lo que Tom Hansen quiere en la primera parte del filme: una relación con Summer. O ya de perdida una cita. Un beso. Algo.


You Make My Dreams - Hall & Oates

¿Sientes que el mundo te sonríe y que todos tus sueños se hicieron realidad? Esta es tu canción, si no pregúntele a Tom Hansen después de salir con Summer. Para el estado de felicidad más absoluta, la canción correcta es esta. Si el mundo te está sonriendo, devuélvele la sonrisa.


Quelqu'un ma dit - Carla Bruni

Nunca he sabido si calificar esta canción como triste o feliz. O esperanzadora y a la ves desgarradora. Caso curiosos. Por ejemplo, al principio dice algo como "On me dit que nos vies ne valent pas grand chose...", que viene a ser como "Me dicen que nuestras vidas no valen gran cosa..." y sin embargo el coro habla de que alguien la ama todavía... En fin. Canción curiosa.



She's Got You High - Mumm-Ra


La canción de los créditos, la canción del momento en que el (500) se convierte por fin en un (1) y se acaba Summer y empieza Autumm. Una  canción alegre, feliz, de amor, una canción que me gusta tanto como The Smiths o Regina Spektor. Una canción que dice que ya te enamoraste y ya estás idiota y aun no te has dado ni cuenta.



27 de enero de 2015

Multiverso, Leonardo Patrignani | Reseña

SinopsisAlex Loira, un chico italiano de dieciséis años, cae al suelo desmayado en medio de un partido de baloncesto. En ese mismo momento, Jenny Graver, una chica australiana de la misma edad, también se desvanece en su casa. En los últimos cuatro años esta clase de sucesos se ha venido repitiendo con frecuencia. El hecho es que Alex y Jenny se comunican telepáticamente y, ansiosos por conocerse, se citan por fin en el muelle de Altona Beach, en Melbourne. Ambos están allí. O al menos eso dicen. Porque ninguno puede ver al otro. Marco, un amigo de Alex, descubre que se trata de la teoría del Multiverso: nuestras vidas se desarrollan de manera distinta en una infinidad de dimensiones paralelas. En el mundo de Alex, Jenny murió a los seis años. En el mundo de Jenny, Alex existe pero no es su amigo. ¿Cómo podrán encontrarse? O mejor todavía, ¿cuándo y dónde podrán encontrarse?

¿Un libro que explota la teoría del multiverso? ¿Dimensiones paralelas con historias diferentes? Ese libro me compró. 

Pero lo que encontré fue sólo mil razones más de no fiarse un libro por lo que dice su sinopsis o su título, porque puedes llevarte chascos totales. Este libro es uno de ellos. A pesar de que Jenny y Alex pueden viajar entre las dimensiones (sin ninguna explicación aparente, como ya viene siendo costumbre de escritores de literatura juvenil que no quieren complicarse la vida). ¿La teoría del multiverso? Terriblemente desaprovechada.

Llega un punto en el libro en el que el autor quiere agregar tantas cosas y tantos elementos a la historia que el libro se va literalmente a... la mierda. No hay forma suave de decirlo. Por si fuera poco, todo lo acompaña con una escritura flojísima, misterios que se resuelven en media página, explicaciones parcas y sucesos sin sentido (incluso para gente que puede viajar entre dimensiones). Todo esto está acompañado del ya conocido romance fácil y barato que suele acompañar a la literatura juvenil, con tonterías tales como personajes planos y sosos y amor a primera vista. No puedo enumerar todos los errores de este libro, porque no acabaría nunca. 

Empiezo a creer que su único mérito es tener una portada bonita. ¡Pero no caigan en eso! ¡Es una trampa! ¡Detrás de la portada bonita está la mayor cantidad de sinsentidos que han visto y leído en su vida sólo superada por otras sagas peores de juveniles! 

Por si fuera poco, el final es abrupto, no hay ninguna explicación, te hace sentir que entre el penúltimo capítulo y el último faltan páginas, por no decir un buen trozo de libro. Para entenderlo hay que leer el segundo libro, que creo acaba de salir en español, pero para más tonterías, no estoy segura de si lo leeré. 

No lo recomiendo. ¿Hace falta decir más?

26 de enero de 2015

Yo no aprendo v3.0 (o cómo me apunté a Lee tu nombre)


6 / 13 libros leídos. ¡46% leído!

El desafío es de El librero de Tetsu Hana y es un clásico entre los desafíos de lectura. Yo no lo he cumplido ni una sola vez, pero siempre se vuelve divertido intentarlo. En el título está lo que tienes que hacer, que es lo obvio: leer libros cuyos títulos empiecen con las letras de tu nombre. Como yo nunca me preocupo por buscar libros, lo voy llenando conforme me voy acordando, así que supongo que por eso no lo cumplo.

Aquí va mi progreso, y los libros que ya tengan reseña, pues también hay un link hacia su respectiva reseña:

Amante, El; Marguerite Duras
Novios Búlgaros, Los; Eduardo Mendicutti.
Días de la sombra, Los; Liliana Bodoc
Relatos de los Confines, Oficio de Búhos; Liliana Bodoc
El señor de las moscas, William Golding
América, Franz Kafka.

Proceso, El; Franz Kafka.
Otra orilla del abismo, La; Sofía Olguín
Uvas de la ira, Las; John Steinbeck
La espuma de los días, BorisVian.
Aliento del cielo, El; Carson McCullers
I
Nieves del Kilimanjaro, Las; Ernest Hemingway

25 de enero de 2015

Novela con cocaína, M. Ageyev | Reseña

Sinopsis: Estamos ante una narración en forma autobiográfica, ambientada en Moscú en vísperas de la revolución, de un joven impelido por «el deseo de conferir a mi personalidad un carácter singular», desde sus últimos años de instituto hasta su reclusión en el solitario universo de la cocaína. Osada, profunda e incómoda, esta novela cuya paternidad llegó a atribuírse a Nabókov y no sería esclarecida hasta 1994.

¿Qué aprendí? A no leer libros ni porque en su título mencionen una droga y suene interesante. Novela con cocaína, ¿eh? Suena interesante, profundo, pero la realidad es que estamos ante un tabique que sufrí para acabar de leer. Si hubiera tenido más páginas lo habría aventado lejos antes de llegar a la mitad, porque el libro me resultó tan, pero tan insufrible en algunos momentos. No sé exactamente por qué, quizá la manera en la que está narrado. 

Narra la vida de un chico desde sus últimos años de instituto hasta que acaba en el caro mundo de la cocaína. Y solitario además. La primera parte, que habla de sus últimos años de instituto no tiene absolutamente ningún interés y lo único que conseguí fue sentir asco hacia el chico por la manera en la que trata a su madre. No es que sea un problema que un personaje haga eso, el problema es que en bastantes páginas no me hizo sentir nada más. En general, su manera de pensar de las mujeres me daban ganas de golpearlo en la cabeza, pero ¡oigan! me hacía sentir algo. Durante los años de instituto narra una guerra dentro de su aula, con un compañero que llegar, desde las calificaciones del fondo, hasta las mejores. El único problema es que lo narra con un tonito tan falto de interés y con una prosa que me recuerda mucho a Nabokov, pero sin su humor ácido. 

En fin... pasé esa parte. Llegué a la segunda, donde se echa una novia. Es, la verdad, la parte más fresca del libro. No me interesó demasiado tampoco, pero pude pasar por ella con más facilidad y mucho menos sueño. Al menos el asunto iba mejorando... Yo disfrutaba con los apuros del protagonista para conseguir dinero. Ja. Disfrutaba verlo sufrir. 

Y luego llegamos a la tercera parte del libro, no demasiado larga, que fue por lo que me descargué el libro: la bendita cocaína. Al tipo dos conocidos en común lo llevan a conocer el mundo de la cocaína... mentira, sólo a su dealer, y creo que es porque el chico en ese momento trae dinero, y de allí al final el asunto se vuelve enfermizo. Primero un gramo, después otro, después dos gramos de tirón. La caída por la espiral de la adicción me agradó, claro, no voy a decir que no disfruté verlo caer en desgracia y perder el dinero. 

Sin embargo, aprendí la lección: no leas libros sólo porque traen nombres de drogas enfrente y te da morbo, pueden tener dos partes casi infumables antes de que la dichosa droga aparezca. Bueno, ante todo, diré que el libro no fue para mí. O que tal vez lo lea en un tiempo y descubra que no era tan malo. Quien sabe, por lo pronto, me durmió.

23 de enero de 2015

Yo no aprendo v2.0 (o como me apunté a "Si lo leíste... lo describes")

La imagen la hizo mi esposa, bitches! (a.k.a TanitBenNajash)

El reto es del blog de Bell, Estrella en Potencia y básicamente es la segunda vez que me anoto. Esta vez es para obligarme a reseñar todo lo que he leído y leeré este año. No hay un mínimo de libros, así que no me genera presión, ni nada por el estilo y a la vez me obliga a reseñar lo que voy leyendo este año.

Voy a ir haciendo la lista de los libros que ya reseñé (leídos este año) y agregando los links en cuanto salgan las reseñas, que están programadas, como es costumbre, para tener entradas para un buen rato.

  1. El club Dumas, Arturo Pérez Reverte
  2. La delicadeza, David Foenkinos.
  3. La saga de los confines, Liliana Bodoc. (En PlusbitsMx)
  4. Fusión, Julianna Baggott.
  5. La otra orilla del abismo, Sofía Olguín.
  6. El proceso, Franz Kafka.
  7. Holocausto, Robert Marasco.
  8. El señor de las Moscas, William Golding.
  9. La conquista de América: La pregunta del otro, Tzvetan Todorov.
  10. La espuma de los días, Boris Vian.
  11. Las vírgenes suicidas, Jeffrey Eudenides.

22 de enero de 2015

Yo no aprendo (o cómo me apunté a #12mesesleyendo)


El reto es de Sabious Words y ya me había apuntado el año pasado. Sólo que el año pasado en marzo dejé de contar mi progreso en TODOS los retos a los que me anoté y a estas alturas ya no sé si leí o no leí lo que el reto decía que tenía que leer. Así que espero que este año no se me olvide anotar qué leí y qué no leí.

La lista de meses y condiciones son:
Enero: leer un libro recomendado. La conquista de América: la pregunta del otro, de Tzevan Todorov (recomendado por Ame)
Febrero: leer un libro romántico. La espuma de los días, Boris Vian.
Marzo: leer un libro prestado. El amante, Margurite Duras
Abril: leer un libro clásico. El extranjero, Albert Camus 
Mayo: leer un libro que tenga adaptación al cine. El graduado, Charles Webb
Junio: leer un libro regalado. El aliento del cielo,  Carson McCullers
Julio: leer un libro de un autor de tú país. Pedro Páramo, Juan Rulfo
Agosto: leer un libro de un autor nuevo.
Septiembre: leer un e-book.
Octubre: leer un libro de terror.
Noviembre: leer un libro de un autor japonés, chino o coreano.
Diciembre: leer un libro que haya sido publicado en el presente año.