30 de enero de 2017

Suviving Agra!

¡Hola! Ustedes ya saben que me saqué un PhD sobre viajar mientras estaba en India, ¿no? Bueno, esta entrada es acerca del día que fuimos desde Una hasta Agra, más de dieciocho horas sin casi parar. ¿Quieren oír la historia? Porque el título tiene razón: sobrevivir Agra fue toda una experiencia.

Hey, there! You now I've got a PhD in travelling while I was in India? Well, this entry is about the time we went from Una all the way to Agra, more than eighteen hours in non-stop. Want to hear the story? Because the title is accurate: surviving Agra was totally an experience. 

Squad picture and then we can start!
Bueno, ahora podemos empezar de verdad. Para las personas que no sepan que hay en Agra para hacer turismo, les informo: es sólo el Taj. No se molesten en el resto, los precios son altísimos y no vale tanto la pena si lo comparan con otras cosas en India. Así que esta es la historia de como fuimos a ver el Taj Mahal. Nos fuimos en la mañana, pero estabamos en un pueblo pequeñito, así que tuvimos que esperar como dos horas a que pasara una autobus y lo único que conseguimos fue nada directo a Chandigarh. Nadie quería parar. Así que fuimos a Amb, un pueblo cercano. Y luego tomamos otro autobus a Una, otro pueblo y desde ahí conseguimos un autobus directo a Chandigarh, aunque realmente nos bajamos en Kharar.

So, now we can really start. For the people that don't know what's there to see in Agra: is just the Taj. Don't bother in the rest, is super overprized, and it's not worth it, at least if you compare it with other stuff in India. So, this is the story of how we went to see the Taj. We left in the morning, but we were in a super small town, so we wait like two hours for the bus and we got... nothing direct to Chandigarh. No bus wanted to stop. So we went to Amb, a near town. And then we went in another bus to Una, the next town. And that was the place where we got our bus to Chandigarh, finally. Well, we really dropped out in Kharar, kilometers away from Chandigarh. 

Hicimos una parada corta en casa, desempacamos algunas cosas y empacamos otras más. Brandon estaba enfermo, así que casi cancelamos todo, pero él insistió en ir, así que sólo le preparé té y le di medicina y salimos hacia Chandigarh en un Uber (el viaje resultó ser gratis) y tomamos un autobus a Delhi. Debo mentionar que sólo teníamos los boletos del tren reservados, así que conseguimos todos los camiones on-spot, bueno... porque estábamos viajando en camiones del gobierno que son un poco malos, pero baratos y siempre disponibles.

We did a pit stop at home, un-packed some things, pack other things... Brandon was sick and we almost cancelled everything, but he insisted on going, so I just gave him tea and medicine and we went to Chandigarh in an Uber (and we got a free trip, YAY!) and took a bus to Delhi. I have to mention that we only had train tickets booked, we got all the buses on-spot, well... because we were traveling in goverment buses that are kind of shitty but cheap and always available. 

Así que llegamos a Delhi de noche (a las 9pm o algo así) y fue shockeante. No estabamos preparados para ello en ese momento (aunque después sólo fue normal). Nos perdimos en el metro porque, en serio, todo funcionaba en la dirección incorrecta para nosotros, pero llegamos a la estación de tren a tiempo y tomamos el tren. Para ese momento, Brandon estaba increíblemente enfermo, pero insistía en tomar fotos del tren. 

So we arrive at Delhi at night (9pm or something) and it was shocking. We were not prepared for that kind of city at the time (then it just became sort of normal). We got lost in the metro because, seriosly, everything is in the wrong direction for me) and we got to the train station and board the train. By that point of events, Brandon was super sick but he insisted of taking pictures of the train.

Disha!

Myself!

Brandon's selfie in the mirror!



Llegamos a Agra a las dos de la mañana más o menos y nos tomamos un chai. Casi esperamos en la estación hasta el amanecer ―y de esa manera hubiera sido más barato― pero Brandon estaba realmente enfermo, así que acabamos pagando por un cuarto de hotel y dormimos unas horas antes de que un taxi nos dejara en el Taj en la mañana. No empezamos realmente bien porque bueno, Agra es la ciudad del Taj Mahal y si alguien se da cuenta de que eres un turista, de repente estás convertido en una cartera con patas y todos intentan aprovecharse de ti. Pero, volviendo a la historia, llegamos al Taj justo al amanecer y pagamos el ticket. Es una tomadura de pelo si no eres Indio, por cierto. ¡Son 1.000 rupias! Y para los indios son sólo 40. ¿Saben lo que me puedo comprar con 1.000 rupias? 100 chais. 20 kilos de platano. 100 samosas. 66 aloo pattis. Y un solo ticket para entrar al Taj Mahal. La prueba esta aquí:

So we arrived at Agra like at 2am in the morning and we drank a chai. We almost waited at the station until sunrise, because that way it would have been cheaper, but Brandon was really sick, so we ended up paying for a hotel room to sleep a few hours and a taxi to drop us at the Taj Mahal in the morning. We didn't started really well at Agra because well... in the city of the Taj Mahal, if someone senses you're a tourist, you're kind of fucked because suddenly your a wallet walking and some people try to take advantage of you. But... back to the day, we arrived at the Taj at sunrise and payed for the ticket. That thing is a rip off if you're not Indian, by the way. It's 1,000 rupees! And for them it's just 40. Yep. That's true. You know what I can buy with that amount of money? 100 chais. 20 kilos of bananas. 100 samosas. 66 aloo pattis. And one ticket for the Taj Mahal. The proof is here:


Luego hicimos la fila, todos nosotros solos, porque yo estaba en la cola para las mujeres extranjeras, Disha en la de las indias y Brandon con los hombres. Revisan tu ticket y a ti porque no está permitido tener casi nada en el complejo. Sólo celular, dinero, pasaporte, camara... y una botella de 500ml de agua por turista y cubiertas para tus zapatos. Así que caminamos hasta el Taj Mahal finalmente, una de las siete maravillas del mundo. Debería haber sido impresionante, ¿cierto? Bueno... obtuvimos niebla. 

Then we made a queue, all of us alone, because I was in the queue for foreing women, Disha in the Indian one and Brandon with the men. They check your ticket and you because you're not allowed to take almost anything inside the complex. Only cellphone, money, passport, camera... And one bottle of 500ml per tourist and covers for your shoes ― if  you're a tourist and you don't want to take off your shoes in the Taj. So we walked 'til the Taj Mahal. It's one of the seven wonders of the world, it should be awesome, right? Well... we had fog. 





Yeah, the Taj is somewhere there. It's the fog filter.


Wiii! Now you can see... something. Still fog filter.

Better...

Meh, too much fog, let's take the sun then.

Nos cubrimos los zapatos y fuimos hasta el Taj. Nuestras cubiertas de zapatos no duraron demasiado porque nos las quitamos en la mezquita y nunca nos las pusimos de nuevo, así que estuvimos por todo el Taj sin zapatos. De hecho, tomamos fotos desde la mezquita, donde, por alguna razón, la gente ignoraba el signo de que se debían quitar los zapatos. Vamos, gente, ¡ES UNA MEZQUITA! No importa si tienes cubiertas para los zapatos, q-u-í-t-a-t-e-l-o-s. Bueno, volviendo a eso, tomamos fotos desde la mezquita y aquí están.

We covered our shoes and then we went up to the Taj. Our shoe covers didn't last, we removed them in the mosque and never put them back, so we just walked shoeless, like the Indians, in the Taj. We actually took a lot of pictures from the mosque, where, for some reason, people just continued to ignore the sign to take off their shoes... C'mon, people, IT'S A MOSQUE! It doesn't matter if you have your shoe covers, just-take-out-your-shoes. Well... we took pictures from the mosque, here they are. 


Mosque




I am the photographer!

Dabbing in the Taj!

Y después caminamos aún más cerca del Taj. Fuimos muy lentos porque estabamos esperando ver a Maxime y a Chloé en alguna parte, porque ellos también iban a ir ese día al Taj y ole habíamos dicho a Maxime que lo íbamos a ver en la entrada a las 10am en un mensaje. Dato curioso: no lo recivió nunca... o al menos no a tiempo. Así que simplemente caminamos alrededor y tomamos algunas fotos. Y sí, es hermoso. No el color que esperas, por los filtros que le ponen a las fotos en las fotos que ves desde niño y descubres que no es tan grande, de hecho. Pero sí, es hermoso. Aquí están las imágenes con menos niebla. Se puede ver el Taj mejor.

And then we walked to the Taj. We were super slowly because we were hoping to see Maxime and Chloé somewhere, because they were also supposed to go to the Taj that day and we told Maxime we could see him in the entry at 10am in a message. Fun fact: he never received it... ot at least, didn't received in time. So we just went around the Taj first and here are the pictures. And YES, it's beautiful. Not the color you expect, because the filters and correctors they use in the amazing pictures you see since you're a kid, and it's actually not that big. But yeah, it's beautiful. Here are the pictures, with a lot less fog. You can appreciatte the Taj better.





Monkey love! (Literally, they were fucking in the Taj)
Después fuimos hasta la entrada de nuevo y oímos lo que un guía le dijo en español a un turista español ―y luego se lo traducimos a Disha― acerca de todas las incrustaciones en el Taj. Sí, nada es pintado, todo son incrustraciones de diferentes piedras. Aquí está una foto.

Then we went in the entry again and kind of heard what a guide told in spanish to a spanish tourist ― and then we translated it to Disha ― about all the incrustations in the Taj. Yep, nothing it's painted: it's all incrustations of different stones. Here's a cute picture!


Así que seguimos hacia adentro. Vimos la tumba, que es hermosa y no recuerdo toda la historia, así que tendrán que confiar en Google con eso. Y justo cuando dimos la vuelta, encontramos a Maxime. Sí, de verdad. Y así es como el squad estuvo de nuevo junto. Él y Chloé tenían un guía, así que caminamos con ellos y tomamos fotos afuera. No hay mucho más que contar acerca del Taj, porque hicimos un photoshoot y aquí está...

And then we went in. We circled around the tomb that is beautiful, but I don't remember all the story, so you'll have to trust google in this one and then, when we circled the tomb, we found Maxime. Yeah, for real. And that's how the squad was together again. He and Chloé had a guide, so we just walked with them and took pictures outside, YAY! There's nothing much else to tell about the Taj, because we did an entire photoshoot and here it is...





You have to admit Maxime's a good photographer




Also, the guide demonstrated he had photographic skills with this picture








Afuera, los chicos compraron souvenirs (cosas en mármol) pero yo era pobre, así que sólo compre una falta. De hecho, tomamos un rickshaw para ir afuera del complejo y fue la peor decisión que tomamos en todo el día porque nos cobró 300 rupias y era un pendejo. Maxime y Chloé fueron a la Agra Fort, pero nosotros nos dirigimos de regreso al hotel para descansar, dormir y comer algo. (Hamor para la señora del hotel, fue increíble). Tomamos un autobus a Greater Noida, una ciudad cerca de Delhi donde teníamos amigos. Pero eso es otra historia para otra ocasión, Agra ha terminado y ¡SOBREVIVIMOS!

Then we went out, the guys bought souvenirs (stuff in marble) but I was poor, so I just got a skirt. We actually took a rickshaw to go out of the complex, and was the worst decision of the day because we were poor ― Brandon, Disha and I ― and, well... we thought that it would't charge that much. Well, he charged fucking 300 hundred rupees and was a asshole. Maxime and Chloé went to the Agra Fort and we went back to our hotel to pick up our stuff, sleep a little and eat something. (Kudos for the ma'am at the hotel, that woman was precious). And then we just took a bus to Greater Noida, a city near Delhi where we had friends. But that story is for another occasion, Agra is finished. AND WE SURVIVED!

(En serio, si no eres indio o hablas hindi con acento, eres una cartera caminando para todos).

(Seriously, if you're not Indian or you speak hindi with an accent, you're a wallet full of money walking for everyone).



28 de enero de 2017

Oscars Literarios (VI)

Ya tuvieron un vistazo de lo peor del año, pero hoy toca lo mejor del año que es más y mucho más interesante. Hay una o dos categorías más que el año pasado porque no sabía dónde poner tanto libro bueno. Lo único que me queda por decirles es que todos estos libros los recomiendo y que, por supuesto, todos estos libros son leídos en 2016. ¡Disfruten!



Mejor trama


Elhilo de oro de Cornelia Funke porque es absolutamente genial. No quiero hablar demasiado del libro porque es el tercero de una saga y eso es un poco complicado así que no sé que decir. En realidad, hablemos de como Funke teje sus tramas en general, a ver si les doy una idea de por qué deben leer El hilo de oro ―y sus libros anteriores para entenderle―: Funke no parece que te monte una historia complicada. De hecho, te pone uno o dos personajes, un mundo e inicia de sopetón. Te estrella la cara contra el problema. Y todo parece muy sencillo… hasta que Funke te va enredando en más problemas, con más personajes, más variables y un millón de complicaciones más. Llega un punto que dices que no habrá manera de que salga viva ella misma de todo ello, pero lo hace y con una gracia que no cualquiera. Por eso El Hilo de Oro se encuentra entre lo mejor.

Mejor escritor



A Jane Austen, porque este fue el año que me di cuenta de que hace dick jokes. No es que Austen le tenga que probar, a estas alturas de la vida, nada a nadie. Pero más reconocimiento no le viene mal, sobre todo cuando la ponen como una simple escritora de romances: no, Austen es un poco más que eso. El universo de Austen es escencialmente feminino, siempre está lleno de mujeres; todas producto de sus épocas, quizá, sí, pero todas, de una manera u otra buscaban ser libres. ¿Y qué significaba ser libre para una mujer en los tiempos de Austen? Poder elegir su amor libremente. En fin, este fue el año que descubrí que Austen hacía dick jokes y además descubrí que, además, Persuasión es probablemente mi Austen favorito.

Mejor protagonista femenina


Ifemelu, del libro Americanah de Chimamanda Ngozi Adichie, porque tiene una opinión sobre absolutamente todo y, además, las escribe todas en internet. Americanah es un libro que habla de feminismo, racismo y la visión de una mujer africana que declara que ella no era «negra» hasta el día que pisó los Estados Unidos porque en Nigeria su raza no era un problema. Es uno de los mejores libros del mundo, evidentemente, según la opinión que me salió de los bajos fondos y creo que merece que más gente lo lea. Chimamanda crea un mundo femenino ante todo, lleno de reflexiones, de comentarios sobre cabello ―cuando en las mujeres negras es algo tan político―. Ifemelu es el centro de ese mundo y es, de verdad, una de las mejores protagonistas que me he encontrado.

Mejor protagonista masculino


Molina de El beso de la Mujer Araña de Manuel Puig. Dudé si ponerlo aquí. La mayoría lo describe como un hombre homosexual, pero leyendo el libro me salió la duda si realmente Molina se identificaba con el género masculino, porque hay veces que afirma o parece afirmar, de una manera u otra, sentirse mujer. ¿Por qué lo pongo aquí? Primero, por la habilidad de Manuel Puig de retratar a un personaje sólo poniendo los diálogos y nada más y de crear todo un perfil para él: al finalizar el libro sientes que lo conoces y que lo entiendes a la perfección. Segundo, porque es realmente un excelente personaje, uno de esos que me enternecen, me encantan. Molina es un personaje que me da ganas de meterme en el libro y abrazarlo y decirle que todo estará bien, aunque sea una mentira. 

Mejor cómic, manga o novela gráfica



Ms. Marvel de G. Willow Wilson. Ms. Marvel narra la historia de una jovencita medio estadounidense medio pakistaní y ha recibido críticas por la manera en que retrata a su familia. Chicos, G. Willow Wilson no está contando mentiras, quizá, simplemente, no ha tenido oportunidad de contar el otro lado de la moneda, porque las chicas que tienen familias como Kamala existen, definitivamente. Conozco unas cuantas. Pero bueno, ahora vamos a hablar de cómo es increíble que Kamala sea una super heroína y sea musulmana y sea una mujer. En un mundo donde los hombres tienen el noventa por ciento de la representación, muchas veces siguen encontrando que una mujer tome algún lugar de importancia como amenazante. Y Ms. Marvel es increíble porque además de hablar de todo el mundo de los super héroes, tiene tiempo para ocuparse de la vida de Kamala.

Mejor biografía o autobiografía


Infidel de Ayaan Hirsi Ali. No siempre estoy de acuerdo con esta mujer. Y de hecho, aquí me tenté a poner la autobiografía de Ishmael Beah, un niño soldado de Sierra Leona, o la de Malala, esa chica pakistaní que todos conocen. Pero Ayaan me ganó al final. Infidel me hizo entender muchas cosas sobre ella, especialmente su visión sobre la religión musulmana ―que difiere muchísimo de la de Malala o la de Marjane Satrapi, que tuvieron otra educación y acercamiento con la religión y, sobre todo, un ambiente más tolerante―. Ayaan conoce ―y condena― la peor parte del islam: la que le tocó vivir, la que hoy en día se encuentra en Somalia. Se queja, también, del racismo de Arabia Saudita y la segregación tan desesperante que le tocó vivir. Expone su vida, la parte buena y la parte mala y creo que lo hace sin demasiado resentimiento. Yo, que me la he pasado el año pasado leyendo de muchas mujeres de diferentes partes del mundo, algunas de ellas árabes, reconozco la opinión de Ayaan y entiendo un poco de dónde viene y hacia dónde va dirigida. Ayaan critica un poco que las musulmanas que viven en el primer mundo y han tenido oportunidades como las que ella ―y muchas más― nunca tuvo porque sus familias no eran demasiado abiertas, entonces, entiendo un poco a donde se dirige. Pero bueno, sus opiniones, tan duras como suele exponerlas, nunca dejan de ser controvertidas. 

Mejor personaje secundario masculino


El Pollo de #MásGordoElAmor de Toño Malpica, cuando hablamos de amistad y de lo que significa, la relación entre este personaje y el protagonista es perfecta. Yo pondría a El Pollo en la definición de «amigo» en el diccionario de la RAE porque nadie más se lanza a buscar a la chava que te gustaba en la secundaria dejando todo atrás. Por eso se ha llevado este premio, el mejor personaje secundario masculino, que además creció en la misma colonia que yo… casi. No es la misma, pero casi. Están a un minuto de distancia en carro, ¿eso cuenta? En fin, El Pollo se lleva el premio por ser un buen amigo, de esos que duran toda la vida, a los que les hablas cuando tu vida se está yendo bien despacito a la mierda y que no se asustan de todos los problemas en los que te metes. Por eso es el mejor personaje secundario masculino de este año.

Mejor personaje secundario femenino


Gita, de El Cuentacuentos de Antonia Michaelis. Por ser la voz de la razón de Anna. Porque cuando está en su peor punto, Anna piensa en ella y en lo que diría y definitivamente, en ese momento, Gita me cayó muy bien, aunque fuera sólo una voz en la cabeza de Anna. Creo que ya se dieron cuenta, pero este año parece que los secundarios se los están llevando los buenos amigos. Creo que es un momento bueno para hacerle un buen homenaje a la amistad en estos premios, porque los buenos amigos la merecen. Y en este caso, la amistad entre dos mujeres es aún más importante… ¿por qué? Porque las mujeres suelen retratarse como contrincantes ―por el amor de un hombre, porque son «competitivas» por naturaleza, por «chismosas», por «retorcidas»― y que una mujer apoye a otra, incluso en sus puntos más bajos ―pues este es un libro impregnado de melancolía― es siempre un acto de rebelión.

Mejor libro no-ficción


También lo encuentran con ese título
Una habitación propia de Virginia Woolf, por animar a las mujeres a escribir, por hablar de la escritura femenina y hacer tan evidente la poca que había en la época de Woolf y las artimañas a las que tenían que recurrir las mujeres para escribir ―y la rabia con la que algunas lo hacían― y, finalmente, hacerse la pregunta más importante de todas para el libro: ¿qué necesitaba una mujer para escribir tranquila? De ahí viene el título del libro: una mujer necesita una habitación propia donde pueda trabajar, un lugar que sea de ella y, por supuesto, un ingreso que le permita dedicar su vida a aquello que le apasiona: la escritura. Por esas cosas, este pequeño ensayo se lleva el premio de este año a la no-ficción.

Mejor libro infantil


Hermano Lobo de Carla Maia de Almeida porque básicamente me salió de los bajos fondos. Tuve serios problemas para decidir cuál poner (Martha Riva Palacio se quedó cerca) pero siempre supe que, quien se  lo llevaría sería la editorial El Naranjo porque siento predilección por sus títulos y me encantan los temas que tratan. Finalmente, ¿por qué Hermano Lobo? Porque habla de la decadencia y eso me encanta, porque trata temas que muchos podrían considerar complicados para los niños y lo hace perfectamente, porque la edición está muy cuidada, porque la historia es en apariencia sencilla pero esconde muchos detalles y porque me gustó muchísimo y es un libro que se merece más atención.

Mejor libro


El eterno femenino de Rosario Castellanos. Como mi año estuvo lleno de feminismo ―como espero que siempre este mi vida―, era justo que el mejor libro fuera uno feminista. ¿Y qué mejor que uno que usa la sátira para burlarse de la posición de las mujeres en la sociedad mexicana de la época en la que fue escrito? Este libro es la prueba viva de que puedes hacer humor sin ser machista y que puedes hacer sátira sin ser un idiota. Castellanos entiende la pesadilla de las mujeres, porque no tenían muchas opciones en la vida; se mete con la historia, que dice que la Malinche se enamoró de Cortés, pero ¿cómo nos podemos fiar de ello cuando la historia la escribió un hombre? Castellanos escribe de los únicos roles que podía tener la mujer y lo que pasaba cuando se salía de ellos y lo hace con humor, usando de escenario muchos sueños y un salón de belleza.