4 de mayo de 2019

Eternity Girl, Magdalene Visaggio & Sonny Liew | Reseña

Sinopsis: Caroline Sharp has been a lot of things, including both a superhero and a super-spy. But when Caroline finds herself unfulfilled and depressed, she is given a choice to end her eternal life; she just has to destroy the rest of the world first. Eternity Girl is a brand-new DC's Young Animal miniseries spinning out of the Milk Wars event, written by GLAAD Media Award-nominated writer Magdalene Visaggio (Kim and Kim) and illustrated by Eisner-winning artist Sonny Liew (The Art of Charlie Chan Hock Chye). But now, with those days behind her and her powers proving unreliable, Caroline finds herself stuck in a life weighed down by her depression and an inability to change. You see, Caroline is going to live forever, and there is no escape to be had. The very act of living reminds her that to the rest of existence, she is an anomaly. All of that could change, however, when her old foe, Madame Atom, comes to her with an intriguing offer. Madame Atom can give Caroline the power to end her life; she just has to destroy the rest of the world.

Tenía planeada otra reseña.

Pero luego hay cosas que se me atraviesan. En este caso, la necesidad de hablar de un montón de estupideces que tienen que ver con esta novela gráfica/comic publicado por Young Animal en DC que acaba de ser nominado a un Eisner Award. Obviamente, se entiende que se me atravesó el anunció de las nominaciones. Suelo revisarlo, anotar títulos a mi lista de por leer, no leerlos en años, asentir cuando veo nombres conocidos, pensar en qué me gustó y que no me gustó. Y se me atravesó que justo había leído Eternity Girl, que fue nominada en Best Limited Series. No es mi comic favorito, pero tengo ganas de hablarles de él.

Así que, ¿empezamos? 


Eternity Girl habla mucho de la muerte. Y, en consecuencia, habla mucho de la vida. Y, al presentar a una protagonista que busca morir y no puede, habla de la eternidad. Aquí voy a dar una vuelta en 360° y voy a decirles que a mi mamá no le gusta la ciencia ficción (tampoco la fantasía, pero aquí estamos hablando de la ciencia ficción) simplemente porque ella no le encuentra ningún atractivo o no se identifica en lo más absoluto con ella. Yo, en cambio, adoro la ciencia ficción (y la fantasía) porque a través de ella muchísimos autores a lo largo de los años han explorado todos los problemas humanos posibles habidos y por haber. Desde Mary Shelley, con Frankenstein, la ciencia ficción viene haciendo lo mismo. Sí, estoy mencionando a Mary Shelley en una reseña de un cómic porque así funciona mi cerebro y lo quiero mucho. Y porque Frankenstein hablaba sobre todo de la humanidad y de lo que nos hace humanos (entre otras cosas). Y una parte de Eternity Girl lo hace también al hablar del ciclo de la vida y la muerte porque Caroline Sharp, su protagonista, quiere morir. Y no puede.

La mejor cara de Eternity Girl es justamente cuando su protagonista habla de esos temas. La segunda mejor cara es la manera en que las primeras issues hablan de depresión. ¿El resto? Es una lástima que se pierda demasiado en sí mismo. ¡Pero no quiero irme con lo malo tan rápido, primero vamos a lo bueno!


El trabajo de Sonny Liew me pareció muy bueno. Combinado con el trabajo de Chris Chuckry, el colorista de esta serie, el arte refleja perfectamente el ánimo que intentaron darle a la historia, que debo decir, el texto a veces no lograba. Las ilustraciones eran perfectas al desarrollar cómo se sentía Caroline sin poder morir, sintiéndose inútil, sin trabajo y sin propósito. Mientras la historia intenta abarcar demasiadas cosas (el texto, al menos), las ilustraciones me parece que, de una manera muy sencilla transmiten muchas cosas. Simplemente con los cambios de expresión y de aspecto que le dan a Caroline hacen maravillas.


¿Ahora sí, lo malo? La historia es confusa. Y no en el buen sentido. Mi review original en goodreads dice eso. Y lo dice considerando que mi manga favorito es Tsubasa Reservoir Chronicles. Entiendo que la historia está narrada puramente desde la perspectiva de Caroline Sharp y de lo que ella siente y cómo siente las cosas que pasan y, esto es importante, cómo las ve. La línea entre la realidad y la fantasía es muy delgada en toda la historia y, aunque eso me pareció muy bien, porque como lector te retaba a entender a una protagonista complicada desde su perspectiva (y prácticamente sólo su perspectiva), siento que en la planeación no se dieron el trabajo de pulir la historia y hay demasiadas cosas. Caroline Sharp me parece que carga con un montón de equipaje que no necesita porque no alcanza a abarcar todo en 160 páginas. Definitivamente creo que hace falta pulir el guion mucho, porque todos los recursos narrativos, la ilustración, todo hubiera creado una historia muchísimo más superior si el guion hubiera estado mucho más trabajado todavía.


Caroline Sharp es un personaje con mucho más potencial, creo yo. Se convirtió en lo que es hoy (alguien inestable con poderes casi incontrolables) porque había que salvar algo. Porque era su trabajo. Porque eso era lo que había qué hacer. La historia explora eso al mismo tiempo que explora la manera en que es autodestructiva y en que desea morir al sentir que ya no tiene más propósito. Yo, quizá, hubiera recortado un poco de algunas tramas que sentí que no ayudaban tanto al núcleo para explorar mucho más sus relaciones y todo el potencial escondido. De la mejor parte, es cada que se exploran las relaciones con sus amistales. Y al final siento que esa parte queda a deber un poco. Me da rabia porque esta es una historia que tenía todos los ingredientes para ser mucho mejor.

It's confusing, VERY
No sé si recomendárselas. No siempre me encuentro con este problema. Por un lado, el arte me gusta mucho para el tipo de historia. Por otro, también creo que Madgalene Visaggio es una buena escritora a la que quizá aquí le faltó pulir más la historia que quería contar. Y por el otro, creo que es una historia confusa no en el buen sentido y aunque entiendo la nominación al Eisner, no siento que es algo que yo premiaría. Pero, then again, ya hemos hablado de cómo mis estándares son imposibles. Creo que esta es la vez que les digo que si les interesa mínimamente, pueden acercarse a la historia y decidir por ustedes mismos. No tengo mejor consejo porque creo que, si bien no es una historia muy buena para acercarse por primera vez a ninguna clase de cómic, una léctura crítica de la historia de Caroline Sharp, sí les puede dejar algo o hacerlos llegar a alguna conclusión. Y quizá les gusta. O quizá, como a mí, no. 

Pero es de esos libros que no se sabe hasta que los lees. No todos los días uno se encuentra con uno de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario