18 de febrero de 2011

Historias de amor, desamor, y cosas de esas (II)


El primer chico.

Continuando con la historia… entré a la secundaria. Y con la secundaria, llegaron un montón de nuevos, las hormonas, la adolescencia, los noviazgos serios y todo eso. Y llegó también el galán del salón.

Era chaparrito (aunque en unos meses se dio un estirón terrible) usaba lentes de montura negra, la piel muy blanca, los ojos normales y el cabello negro siempre peinadito. Se llamaba Saúl y además de todo sacaba buenas calificaciones.

Nos gustaba a tres amigas (que después de muchos rodeos, y casi en las vacaciones de navidad, lo confesamos). Para ese entonces, él ya había tenido la primera novia: Una chica del salón B que le dijo que sí para olvidar a otro y lo cortó por celular. En enero salió con una chica mayor que él que también lo cortó.

A mí me seguía gustando.

En segundo de secundaria, una amiga, la que estaba máaaas colada por él, salió con él una semana. Lo peor fue cuando ella se enteró de que él se lo había pedido sólo por una apuesta. Él la cortó y ella lloró mucho y todo eso… Después de ella, salió con otro con la que duró tres semanas…
(Y que después de eso estuvo peleada para la eternidad con la anterior).

Para entonces, me dejó de gustar. Poco después me di cuenta de que era un mujeriego y allí terminó mi ensoñación. Nada serio, como verán. El año siguiente salió con una zorra de primero a la que quería y que tras unos meses lo dejó por otro. No sé porque, pero me late que merecido se lo tenía.

Cuando salimos de secundaria, lo dejé de ver.
Ahora sé gracias a facebook que tiene otra novia.
Tampoco me extraña. Sale con cualquiera.

Nea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario