29 de septiembre de 2019

Tokyo Ghoul (y cómo escribimos sobre la tragedia y el horror)

Sinopsis: Extraños sucesos ocurren en Tokio; se piensa que las criaturas responsables son los llamados “ghouls”. En tanto, la vida de Ken Kaneki, un joven universitario muy inteligente y tímido, cambiará radicalmente cuando conozca a una extraña chica, Rize. Una de las series más aclamadas en los últimos años llega a México de la mano de Panini: ¡Tokyo Ghoul! ¡No te pierdas la oportunidad de conocer esta increíble historia de Sui Ishida!

Qué sinopsis tan de mierda, Panini México. Creo que desde que leí el tomo seis o siete de Tokyo Ghoul quería hacer esta entrada pero sólo me aguanté porque quería acabar las dos series y echarle un ojo al anime. Por echarle un ojo me refería concretamente a buscar escenas sueltas en Youtube porque no me iba a tomar la molestia de hacer nada más (y que bueno, porque en mi opinión se pasa de lamentable... si me hubiera interesado más quizá habría intentado empezar a verlo). ¿De qué trata? Bueno, Ken Kaneki es un joven universitario que siempre tiene un libro en la mano, tímido, que después de conocer a una chica (muy rara) llamada Rize, descubrir que es un ghoul, casi morir devorado por ella, acaba convirtiéndose en un ghoul artificial (un ghoul de un sólo ojo), después de que le transplantaran órganos de la chica. Al menos, eso parece. Kaneki tiene que acostumbrarse a vivir de otra manera mientras Touka, una ghoul que trabaja en el café Anteiku, intenta demostrarle que los ghouls no son sólo monstruos sanguinarios.

Y de eso parece que va Tokyo Ghoul. Pero no. O al menos, no lo creo. O sea, me puedo sentar aquí a hacerles un análisis de por qué creo que Tokyo Ghoul va de enfrentarse a la otredad a la cara, porque no queda ninguna otra alternativa (amo esos temas), pero creo que, además de eso, también habla de la crueldad. No sé si como tema central, pero sí es un tema muy recurrente en todo el manga. Las historias del 90% de los personajes son cosas chungas y terribles. Los hay víctimas y victimarios. Desde los investigadores del CCG (que investiga a los ghouls e intenta erradicarlos) hasta los mismos Ghouls. Hay ghouls con mascotas humanas. Investigadores especialmente sádicos a la hora de matar ghouls. El manga nunca da un paso atrás al retratar la crueldad (es un seinen, después de todo), pero tiene algo en la manera en la que lo hace que me fascina. Es muy fácil ver y consumir gore por morbo; muy sencillo no querer ver todo lo que hay detrás, las terribles consecuencias de todo lo que le ocurre a los personajes. Es muy fácil hacer lo que en un punto de su carrera estaba haciendo Game of Thrones: buscar el mayor shock de los espectadores, en vez de desarrollar una historia de manera congruente y darles a los personajes un desarrollo que, aunque sorprendente, tuviera sentido y fuera justo con ellos.


Y la verdad es que no sé qué es lo que buscaba Tokyo Ghoul. Quien sabe. Podría haber buscado a ver si Sui Ishida ha dicho algo al respecto, pero por alguna razón quiero hablar sólo de lo que vi en la obra. De momento. Siempre he sentido que para hacerles cosas crueles a tus personajes tienes que ser empático con ellos. Es algo con lo que tienes que vivir y con lo que tienen que vivir. Es lo mismo que luego se comenta respecto a herirlos: la herida sigue allí capítulos después y la cicatriz también, no es algo que puedas borrar. No puedes hacerlos pasar por una situación que muy seguramente los va aventar a los brazos del PTSD y luego hacer cómo que no pasó nada y correr una cortina. ¿Y qué tiene que ver todo esto con Tokyo Ghoul? Allá voy.

Quiero hablar de Ken Kaneki. Entre otras cosas. Es llorón, se siente inútil (es inútil porque no sabe pelear aunque intenta hacerlo). También entre el fandom (al que odié en menos de dos minutos de leer comentarios de youtube), se comenta que cambia de personalidad como de calzones (cosa que sí es cierta pero no es cierta... o sea, cambia de personalidad seguido, tiene al menos tres reconocibles, pero creo que al menos en el manga nunca lo hace tan rápido como en el anime así que nunca se siente que lo haga tanto como se cambia de calzones) y es, fundamentalmente, una persona llena de pedos psicológicos. Algunos de ellos muy profundos y muy enterrados y algunos de ellos... muy obvios. (La verdad necesita un abrazo y mucha terapia). Hay una escena (muy gore, entre otras cosas) después de la cual acaba convirtiéndose en el ghoul de pero blanco que actua bad-ass que creo que es más reconocido en la pop culture (si es que alguien además de mí sigue hablando de esta serie porque yo la acabo de leer). A ver, voy a soltar un spoiler pequeñito que es necesario, pero si no quieren saber, cambien de párrafo: hay un momento en el que le dice a su torturador, después de que este intenta atacarlo cuando por fin logra soltarse, que si cree que le importaba algo el dolor después de todo lo que le hizo. Más o menos, ando parafraseando. Y sí, bad-ass indeed, pero también increíblemente triste.


Estamos en un mundo donde la tragedia se usa para crear personajes fuertes sin entender que los personajes fuertes pueden salir no sólo de la adversidad, sino de cualquier parte. Peor, estamos en un mundo donde después de que se usa la tragedia para crear personajes fuertes, nadie quiere lidiar con las consecuencias de haberles jodido la vida y se les cura el PTSD en dos horas y nunca tienen secuelas, ni cicatrices, ni pesadillas. Sui Ishida juega un poco con eso. Ken Kaneki y su personalidad bad-ass, esa que acepta que es un ghoul y que vive con una desesperación de proteger a todo aquello que quiere, por más que sea incapaz algunas veces o que acabe perdiendo, son resultado de todo el montón de mierda que le aventó la trama. ¿Saben también que es resultado de eso? Sus relaciones fucked up en todos los sentidos, el trauma con el que carga (y del que la trama intenta hacerse cargo) y la manera en la que reacciona siempre a partir de allí (y acaba en situaciones iguales o peores porque no quiere que alguien más pase por ello). No sé si Ishida lo hizo o no lo hizo a propósito, pero por un momento agradecí encontrarme con un protagonista que, si iba a evolucionar en un punto a base de chingadazos (digo, trauma), lo iba a reflejar después.

Y esa es otra cosa de la que quiero hablar sobre Tokyo Ghoul. Sería muy fácil definir a los personajes según sus peores momentos, pero el manga no te deja. Además de que en todo momento horrible, no deja de recordarte que toda la sangre que estás viendo es producto de algo horrible y traumante y que no existe para ser tu shock o para satisfacer tu morbo por el gore (y con este manga estaría muy fácil irse por el camino del morbo, repito, hay mucha sangre). Hay personajes que no pueden desprenderse de su pasado (Kaneki, Touka) y otros que no le guardan rencor en lo más absoluto (Suzuya, un investigador con un umbral de dolor impresionante, con un pasado chungo chunguísimo, pero que nunca se define sólo con base de él ni se estanca intentando arreglarlo porque para él así fueron las cosas y listo, ahora está en otra cosa), personajes que tienen a su pasado de mierda enfrente y no saben cómo arreglarlo, como enfrentarse a él o cómo admitir que existe (Amon Koutaro). Ishida es muy cruel, sí, pero creo que sabe hablar de la crueldad. Sabe hacer énfasis en lo horrible que son muchas situaciones y en que los personajes, por más bad-ass que sean después, no son ni un ejemplo, ni un modelo, ni algo que debería ser nadie porque nadie debería pasar por lo que pasaron (por más que unos te digan que lo harían todo de nuevo).

 
Tokyo Ghoul tiene como protagonistas a los ghouls y a los investigadores. Se sume en sus vidas, hasta las personales, hasta que odias sólo a unos cuantos y no a la mitad. De repente se mete en temas que tienen que ver con la experimentación humana y con la perdida de la identidad. Puede convertir los deseos más desesperados de los personajes en sus peores pesadillas (si ya lo leyeron saben a qué me refiero y si no, no les voy a contar porque si lo leen creo que es un pedazo que vale la pena leer sin que se los cuenten), hacerte desear que los que creías muertos sigan muertos y, ante todo, hablar de la crueldad con empatía. Y mostrarla. Insisto que hoy mucha de la cultura pop que se marketea como para adultos (Game of Thrones es sólo un ejemplo), usa el gore, la muerte, la tortura y todas esas cosas chungas para demostrar que trata temas adultos (por edgy) y luego no lidia con las consecuencias de lo que hace (hola, última temporada de Game of Thrones, todos los literary rapes que fueron usados para hacer bad-asses sin explicación ni empatía o para darle a los hombres una razón para vengarse...; no, claro que no estoy hablando de The Killing Joke acá). Tokyo Ghoul obliga a los lectores a ver y a enfrentarse a las consecuencias de frente.

Todo eso lo combina con un cast de personajes super amplio en el que no pocas veces te olvidas de alguna que otra cara (son muchísimos investigadores, muchísimos ghouls y uno que otro personaje secundario al que prestarle atención). Personajes, la gran mayoría, muy bien formados. Además que en el departamento de personajes femeninos el manga es bastante decente. Eto, Touka, Hinami, Akira son sólo un ejemplo de mujeres todas muy diferentes, que no son fetichizadas y tienen todas agencia propia (ahora, que el fandom haga otra cosa que ponerse a discutir cuál es la mejor o jalarse el pito imaginándose a una de ellas es todo un asunto y por eso lo odio, en parte). También, considerando lo conservador de la sociedad japonesa, me sorprendió encontrarme un personaje trans (con backstorie tan chunga como la del resto y con personalidad tan cabrona como la del resto). Ishida de hecho pasa un capítulo explicando que es un hombre y punto pelota (y la traducción licenciada que leí estuvo bien hasta que ya no hubo más licenciada y tuve que enfrentarme a una fan y llorar mucho porque chorreaba transfobia hasta por donde no, pero bueno, fuera de eso, fue mi mala suerte con esa traducción). Los conflictos morales del manga me gustan y me gusta su manera de manejarlos también.


Respecto a los únicos comentarios que puedo hacer negativos es que me gustaría que algunas peleas estuvieran mejor dibujadas porque a veces son confusas y eso que Ishida intenta, por todos los medios, hacer que no sean confusas, pero a veces el cast es enorme y pasa lo que pasa. También que el principio de la serie principal y de :re a veces resulta medio lento y confuso, pero eso es más yo haciendo nit picking que una queja.

En fin, sí, les recomiendo Tokyo Ghoul (y :re también). Tengo varias entradas pendientes sobre manga. Yo lo leí en Manga Rock porque tengo la versión definitiva, pero también está en Manga Zone y en Manga Dogs, me parece. Y bueno, si tienen dinero siempre pueden acudir a Panini. Si lo leen me cuentan, si por otra razón les gustó la verborrea de la entrada también me cuentan y si no, bueno, le pueden pasar la entrada a quien les caiga mal. ¡Nos vemos en la entrada que viene!

27 de septiembre de 2019

Masterlist de autoras que recomiendo | #LeoAutorasOct

¡Hola! Esta es la primera vez que oficialmente voy a participar en #LeoAutorasOct y eso me emociona, por lo cual decidí hacer una entrada recomendando libros. Recomendar libros es una de las cosas que se me da mejor y una de las cosas por las que tengo este blog, me gusta recomendarle libros hasta a las nubes, aunque no me hagan caso. Entiendo que muchas veces la lectura puede ser un hobby solitario o puede sentirse como un hobby solitario, pero me gusta que no lo sea. Me gusta poder hablar en todas partes de lo que leo y lo que me parece. Me gusta recomendarle libros a la gente y que después me cuenten si les gustaron o no. Así que aquí va una buena lista de autoras que ya he leído (no recomiendo nada sin leerlo antes) y que ustedes pueden leer este octubre, tanto si participan en el reto propuesto por el proyecto como si van por libre. Pueden leer más sobre esto en su página web.


Esta lista esta pensada, obviamente, para ser una masterlist que podría ser actualizada al futuro, porque las recomendaciones nunca se acaban. Las dividí por categorías, pero tomen en cuenta que hay varias que quedan en una o más categorías (y yo sólo las puse donde creí que eran más representativas).

Cuentistas


1. Carson McCullers. Probablemente mi cuentista favorita de todo el universo y del mundo. Recomiendo ampliamente todos los cuentos que vienen en El aliento del cielo (así como sus novelas cortas). Mi favorito es, especialmente, Wunderkind (les dejo el link para que lo revisen, por si después les interesa conseguir el libro.

Carson McCullers
2. Alice Munro. Ella fue una de las primeros premios nobel que leí. Sólo he checado Mi vida querida, pero se las recomiendo mucho. Justamente ganó el Nobel por escribir cuento.

3. Nadine Gordimer. Esta escritora sudafricana también ganó el premio nobel. De ella les recomiendo la compilación Ningún lugar semejante. Habla del apartheid en sudáfrica y otros temas. (Y obviamente, también entra en la categoría de Escritoras africanas). 

4. Angela Carter. Hace poco que la leí porque me encontré La cámara sangrienta en la biblioteca. Dentro de poco se entararán para qué la leí, pero por lo pronto les recomiendo sus reinterpretaciones de cuentos clásicos.

Escritoras mexicanas


1. Guadalupe Nettel. Tengo pendiente leer más de ella (ojalá tuviera tiempo infinito para usarlo todo en leer), pero de momento les recomiendo El matrimonio de los peces rojos. Son seis cuentos muy interesantes.

2. Martha Riva Palacio. Esta escritora es una de mis escritoras favoritas, no hay duda alguna. Recomiendo prácticamente todo lo que he leído de ella: Buenas noches, Laika; Ella trae la lluvia; Orfeo y Frecuencia Júpiter. (Algunas de sus obras también me harían catalogarla como escritora de fantasía o ciencia ficción, debo mencionar). También tiene Lunática, que fue Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños.

Fernanda Melchor
3. Fernanda Melchor. A ella la conocí por recomendaciones y porque la leímos en Libros b4 Tipos. Me gustó mucho su manera de narrar y las historias que contaba, así que no me queda más que recomendarles Aquí no es Miami y Temporada de Huracanes.

4. Brenda Navarro. A esta escritora la descubrí el año pasado y quedé maravillada. Fue publicada en el proyecto editorial de Kaja Negra y durante algún tiempo su novela, Casas Vacías, estuvo disponible de manera gratuita. Ahora será publicada por Sexto Piso, no se pierdan esa novela.

5. Elena Poniatowska. Creo que en todo México es conocida Elenita y de hecho fue mi adoptada un tiempo en #AdoptaUnaAutora. Recomiendo La piel del cielo (una novela), Las indómitas (ensayos) y La noche de Tlatelolco (crónica). También me gusta mucho Lilus Kikus.

Ana Romero
6. Ana Romero. Admiro mucho la pluma de esta escritora. Escribe juvenil e infantil y puedo recomendarles, de ella, Los rojos camaradas, Algunas primeras veces y Puerto libre. (También es una autora que encaja en Juvenil entre mis categorías inventadas, pero como es mexicana se queda aquí).

7. Rosa Nissán. De niña leí Novia que te vea y me impresionó mucho (es el diario de una judía sefardí desde los seis años hasta los dieciocoho) y después pasé toda mi adolescencia buscando Hisho que te nazca, su segunda parte, que también me impresionó mucho. Una de sus cosas más interesantes es que son novelas escritas en ladino, como hablan los sefardíes.

8. Sara Sefchovich. De ella he leído la mejor erótica y las novelas más absurdas. Así que aprovecho para recomendar Vivir la vida, una novela que estoy segura se puede catalogar como realismo mágico (o al menos, como absurdo), que es muy divertida y Demasiado amor, que es erótica. Esa es toda la trama. Listo.

9. María García Esperón. De mis escritoras favoritas, les recomiendo todo lo que tenga su nombre. Absolutamente todo. Mis libros favoritos de ella son Dido para Eneas, El disco del tiempo y Copo de Algodón. También recomiendo los diccionarios de mitos (tengo una entrada pendiente sobre ellos), Sibila (si tienen la suerte de encontrar esa novela), Querida Alejandría y El anillo de César.

10. Alivia Delaval. Ella es una autora descatalogada, pero si tienen la fortuna de encontrarla, la recomiendo. Escribió Las vírgenes terrestres y si lo encuentran, háganse con él.

11. Nellie Campobello. A ella la descubrí en Libros b4 Tipos porque leímos Cartucho. Muy recomendada (además que creo que también cuenta como novela histórica porque aborda la revolución).

12. María Baranda. De ella les recomiendo La enorme nada, que fue premio hispanoamericano de poesía para niños, y un libro precioso que se llama Marte y las princesas voladoras, para niños.

13. Rosario Castellanos. Pensé que tenía que recomendarles algo de teatro y, como la leímos en Libros b4 Tipos, quiero recomendarles El eterno femenino, que es una obra muy satírica que refleja la realidad de algunas mujere en los años en los que fue escrito.

Escritoras latinoamericanas


Mariana Enriquez
1. Mariana Enriquez. Escritora de cuentos de terror, me impresionaron mucho cuando los leí. Recomiendo Las cosas que perdimos en el fuego, que es el que he leído. No tengo ni que decirlo, pero obvio también entra en cuentistas.

2. Sofía Olguín. Esta escritora argentina fue de las primeras escritoras que producían contenido LGBT para niños y jóvenes que conocí. Pueden conocer su material para niños en Editorial Bajo el Arcoiris. También les recomiendo Todos mis sueños, tuyos, Noches de luna roja y La otra orilla del abismo.

3. Isabel Allende. Creo que con ella siempre hay opiniones encontradas, pero yo vengo a recomendar, sobre todo, Las memorias del águila y el jaguar. También recomiendo La casa de los espíritus, que es un exponente del realismo mágico y no puedo dejar pasar la oportunidad.

4. Samantha Schewblin. Otra argentina porque si de algo se van a dar cuenta es de que me gustan los argentinos. Leí su colección de cuentos Siete casas vacías y se los recomiendo mucho.

5. Isol. Escritora e ilustradora argentina para niños. El año pasado vino a México y la conocí, me encanta. Les recomiendo Intercambio cultural, Secreto de familia, Cosas que pasan, Nocturno y La bella Griselda.

6. Gioconda Belli. Esta escritora nicaragüense me tocó muchas fibras cuando leí La mujer habitada. No he leído más de sus novelas, aunque las tengo pendientes. Por lo pronto, les dejo la recomendación. 

Gioconda Belli
7. Julia Álvarez. Esta escritora dominicana pasó parte de su adolescencia en Estados Unidos, por lo que escribe y publica en inglés. A pesar de todo, sus historias son muy interesantes. Tiene una novela histórica, In the Name of Salomé, sobre Salomé Ureña, poeta dominicana y otra novela llamada How the Garcia Girls Lost Their Accents, que habla, irremediablemente, sobre la migración.

8. Esmeralda Santiago. Escritora puertorriqueña que escribió sus memorias. Vivió su infancia en Puerto Rico y su adolescencia en Nueva York. Yo les recomiendo mucho que lean When I Was Puerto Rican y Almost a Woman. Hay una tercera parte que todavía no he leído.

9. Laura Restrepo. Escritora colombiana. El año pasado leí Leopardo al sol para el maratón Guadalupe Reinas, así que vengo a recomendárselos. Sólo he leído eso de ella, pero espero pronto checar más de sus libros.

10. Claudia Piñeiro. Escritora de novela negra, la vi en la FIL Guadalajara el año pasado y me parece una mujer muy carismática (comentarios aparte). Les recomiendo Tuya, que es una novela que me divierte un montón, y Betibú, si les gusta la novela negra. Pueden leer Quién no para conocer sus cuentos.

Escritoras africanas


1. Chimamanda Ngozie Adichie. Creo que casi todo el mundo piensa en ella cuando se habla de escritoras africanas, no hay duda. Recomiendo Americanah, The thing around your neck y Half Yellow Sun. Tiene también publicadas sus pláticas TED, pero sus mejores trabajos, en mi opinión, son los que están enmarcados en la ficción.  

Chimamanda Ngozie Adichie
2. Ama Ata Aidoo. Cuentista originaria de Ghana. Me debatí sobre si ponerla aquí o con las cuentistas, pero como sus cuentos son costumbristas en su mayoría, preferí ponerla en esta sección. Yo he leído No Sweetness Here and Other Stories y se los recomiendo.

3. Yaa Gyasi. El año pasado en Libros b4 Tipos leímos Volver a Casa, de ella, que es una historia de dos diferentes ramas de una familia originaria de Ghana, con destinos muy diferentes. Una de dos hermanas es casada con un inglés esclavista (bueno, eso de "casada", en realidad el inglés tiene mujer en Inglaterra) y se queda en Ghana, mientras que otra es transportada como esclava a América. A partir de ahí, las diferentes generaciones de la familia van hilando su historia.

4. Nawal el-Sadaawi. Probablemente una de mis favoritas y una gran exponente de la lucha de la liberación de la mujer en Egipto. Recomiendo La cara desnuda de la mujer árabe, una serie de ensayos sobre el asunto. También sus novelas son muy buenas, recomiendo Mujer en punto cero y Love in the Kingdom of Oil.

Escritoras asiáticas


1. Banana Yoshimoto. Esta escritora japonesa me recuerda al realismo mágico en alguno de sus libros y me encanta lo que transmite en lo que escribe. Les recomiendo Kitchen y NP, que es lo único que he leído. 

Arundhati Roy
2. Arundhati Roy. Mi favorita de las escritoras indias. Escribió El dios de las pequeñas cosas, una novela ambientada en el sur de la India que aborda las diferencias entre castas y las relaciones prohibidas, además de los dobles estándares para hombres y mujeres. También El ministerio de la felicidad suprema, que aborda el conflicto de Kashmir y la historia de las hijras en la India. También tiene trabajos de no ficción como El final de la imaginación o El álgebra de la justicia infinita.

3. Anita Nair. Una autora India que también apreció muchísimo. Leí El vagón de las mujeres el año pasado y se los recomiendo mucho. Habla mucho de la sororidad entre mujeres, me encanta.

4. Raja Alsanea. Esta escritora escribió una novela que se llama Girls of Riyadh que habla sobre un grupo de amigas saudíes y sus vidas. En Arabia Saudí los hombres la consideran escandalosa, pero a mí me pareció una novela bastante conservadora en algunas cosas, qué quieren que les diga. A pesar de todo, retrata muy bien la vida Saudí y me encanta que se centre en las mujeres (y odio, sin pena alguna, a todos los hombres de este libro). 

Meena Kandasamy
5. Meena Kandasamy. Leí más de la mitad de su libro en un vuelo México Mérida porque estaba fascinada con la historia que estaba contando. Por supuesto, les recomiendo Cuanto te golpeo. Es también una escritora del sur de la India.

Literatura juvenil


1. Angie Thomas. Hace algunos años leí The Hate U Give (El odio que das) que es una novela sobre los conflictos raciales en los Estados Unidos y los abusos policiales. La recomiendo mucho.

2. Lilliam Rivera. Ella es una escritora de origen puertoriqueño que escribió un libro llamado The education of Margot Sánchez que aborda la identidad latina en los Estados Unidos y que está, bueno, entretenido. Además es bueno para empezar a leer en inglés.

3. Nicola Yoon. Otra autora que recomiendo porque sus libros pueden ser un buen acercamiento para empezar a leer en inglés. Les recomiendo Todo, Todo, que es entretenido (no perfecto) y me gusta como juega con la narración.

Mindy McGinnis
4. Mindy McGinnis. Acaba de publicar una novela y me muero por leerla, pero por lo pronto me conformo con recomendarles The Female of the Species, que aborda la violencia sexual en la adolescencia y es considerada una novela feminista.

5. Carla Maia de Almeida. Esta escritora portuguesa tiene un libro que me gusta mucho. Se llama Hermano Lobo y es un libro super nostálgico, bonito. Además que como lo publica El Naranjo, está ilustrado.

6. Nina LaCour. A ella la descubrí en el maratón Guadalupe Reinas de 2018. Tiene una novela que se llama We Are Okay, preciosa, sobre el duelo y los lazos familiares, muy recomendada.

Antonia Michaelis
7. Antonia Michaelis. Probablemente mi favorita en lo que respecta a escribir thriller psicológico juvenil. Me gusta los conflictos que me plantea como escritora. Recomiendo El cuentacuentos (con un trigger warning enorme de que hay violencia sexual en ese libro y de que ninguno de los protagonistas sabe manejarlo por más que el narrador sea imparcial y exponga lo que piensa la prota) y Nashville (mi favorito).

Escritoras de fantasía


1. J. K. Rowling. Bueno, ya sé que todos tenemos opiniones sobre ella y sus últimos trabajos, pero creo que leer Harry Potter es interesante y analizarlo todavía más. Además de que se pueden discutir muchas cosas con base en su obra. Así que, obviamente, recomendada (y ella, claro, también entra en Literatura Juvenil).

Samantha Shannon
2. Samantha Shannon. Esta escritora acaba de publicar un tocho de fantasía épica que se llama The Priory of The Orange Tree y que Roca Editorial va a publicar bajo el nombre de El priorato del naranjo. No es una obra perfecta, pero si recomendada por mí. La resalto porque tiene muchas cosas que me gustan: matriarcados (y un cuestionamiento sobre ellos), dragones, mujeres guerreras, magia, mujeres que quieren mujeres. Bueno, recomendado.

3. Liliana Bodoc. Me debatí mucho sobre si ponerla aquí o con las latinoamericanas. Pero la aprecio por ser una escritora de fantasía épica. De ella, por supuesto, recomiendo su obra más grande, La saga de los confines, una saga de fantasía épica inspirada en las antiguas culturas de América. También, si no les molesta quedarse con la duda, Tiempo de Dragones tiene dos partes y un montón de paralelismos con la conquista y la colonización también.

Liliana Bodoc
4. Maite Carranza. Esta autora española escribió la trilogía de La guerra de las brujas, que me tardé mucho en apreciar, pero que hoy justamente rescato porque habla mucho sobre la sororidad entre mujeres. Toda la trilogía versa sobre eso y me encanta. También tiene otras obras de fantasía como Sueño de una noche de verano (muy divertida) y un libro que no es de fantasía pero que me gusta mucho, Palabras envenenadas. (También podría estar en juvenil, pero preferí ponerla acá).

5. Laura Gallego. Tengo problemas con ella de repente porque no todas sus ideas me encantan, pero tiene algunos libros bastante notables, como El coleccionista de relojes extraordinarios, Finis Mundi y La leyenda del rey errante. También me gusta Crónicas de la Torre y Memorias de Idhún (porque es divertidísimo). Entre las recomendaciones también pondría Alas de Fuego (y poquito detrás Alas Negras) y Las hijas de Tara (que en realidad más que fantasía es ciencia ficción). 

6. Cornelia Funke. Probablemente mi escritora alemana favorita de fantasía. La conocí leyendo la trilogía del Mundo de Tinta, que no es mi favorita, aunque sí recomiendo ampliamente Corazón de Tinta. También entre sus historias recomiendo El jinete del dragón y, por supuesto, Reckless (la saga entera), que es mi favorita.

Tomi Adeyemi
7. Tomi Adeyemi. Esta escritora sólo tiene publicada una novela, pero me impresionó tanto cuando la leí que ya se la recomendé a medio mundo. Hijos de Sangre y Hueso (la leí en inglés, Children of Blood and Bone), fantasía épica con claros toques africanos y de la fantasía clásica.

8. Mariana Palova. También una escritora con una sola novela, pero la recomiendo porque creo que El señor del Sabbath tiene una propuesta interesante sobre la fantasía contemporánea que vale la pena conocer (y estoy a la espera de los libros que siguen).  

9. Silvia Moreno-García. Esta es una escritora mexicana que publica en inglés (allá le hacen caso) y reside en Canadá. Su libro sobre vampiros, Certain Dark Things, acontece en la ciudad de México y pretende escribir de vampiros que tienen origen en nuestros mitos prehispánicos.

Ciencia ficción


1. Nnedi Okorafor. También la habría podido poner en fantasía, pero al final tuve que decidirme por algo. De ella, claro, les recomiendo Binti (la primera parte es mi favorita) y Quién teme a la muerte (que es un híbrido entre la fantasía épica y la ciencia ficción). Además, si nos vamos ya a lo fantástico, les recomiendo Akata Witch y sobre historias cortas, Kabu-Kabu. (Nótese que ella queda en fantasía, cuentos, un montón de cosas). 

Nnedi Okorafor
2. Ursula K. LeGuin. No podía hacer una lista de ciencia ficción y no recomendarla. He leído La mano izquierda de la oscuridad, que recomiendo ampliamente, El día antes de la revolución, que también recomiendo y su compilación de cuentos, Las doce moradas del viento.

3. Mary Shelley. Quien sería yo si no pusiera a la creadora de la ciencia ficción moderna en esta masterlist. Por supuesto, muy recomendado Frankenstein. (También entra, por supuesto, entre las escritoras clásicas). 

Cómic, manga y novela gráfica


1. Marjane Satrapi. También la habría podido poner entre las asiáticas, pero bueno, decidí ponerla aquí. Esta autora iraní es la autora de Persépolis, una novela gráfica autobiográfica donde se habla de la revolución en Irán y, posteriormente, la llegada del fundamentalismo al país. 

Marjane Satrapi
2. Una. Acabo de leer (de hecho es la última reseña) Una entre muchas, una novela gráfica también con toques autobiográficos de esta autora inglesa, donde se abordan temas como la violencia sexual sistemática, la falta de justicia y la vergüenza de las mujeres, además de la dicotomía entre la santa y la puta.

3. Kelly Thompson. De ella sólo he leído dos historias de Jessica Jones, Blind Spot y Purple Daughter, que me dejaron muy emocionada porque son muy buenas. Incluso en algunas cosas me atrevería a decir que superan, un poco, a Brian Michael Bendis.

4. Hiromu Arakawa. Por supuesto, no iba a dejar pasar la oportunidad de recomendarles que lean Fullmetal Alchemist, una de las mejores series de manga shonen que he leído en mi vida.

5. G. Willow Wilson.  La creadora de Kamala Khan, Ms Marvel, por supuesto tiene un sitio especial en esta lista. Sólo he leído toda la serie de Ms Marvel, pero se las recomiendo ampliamente.

6. Marjorie Liu. De ella les recomiendo que chequen todo lo que ha hecho con la serie de X-23 y el personaje de Laura Kinney (y lo mejor es cuando la acompaña la ilustradora Sana Takeda). También les recomiendo Monstress, que hoy en día es mi comic occidental favorito, yo creo y es una historia high fantasy ambientado en un mundo con fuertes influencias asiáticas..

7. Cecil Castelucci. La acabo de descubrir este año porque escribió Shade, the Changing Girl para Young Animal, un imprint de DC. Me encanta porque narra la historia de una alien que aprende a ser humana en el cuerpo de una adolescente.

Noelle Stevenson
8. Noelle Stevenson. No podía dejar pasar la oportunidad de recomendarles Nimona, una historia de fantasía que es muy hermosa y muy tierna. Hasta el momento es lo único que he leído de ella, pero espero pronto leer algo más.

9. Magdalene Vissaggio. Este año he estado fascinada por las historias de esta autora, que es ciencia ficción muy inspirada por lo punk y con personajes trans con el protagonismo. Recomiendo ampliamente Quantum Teen Are Go, que es maravillosa, Kim & Kim, que sigue publicándose y, aunque no soy tan fan, también está Eternity Girl.

10. Julie Maroh. Hace poco reflotó mucho la reseña de Blue is the Warmest Color y no sé por qué, pero tiene muchas visitas, así que aprovecho para seguir recomendándola.

11. Natsuki Kizu. Ella es mi descubrimiento más reciente, puesto que acabo de leer Given, un manga shounen-ai que tiene que es precioso (y si lo leen acompañándose del anime, una producción de MAPPA, será mejor). Habla sobre la pérdida, el duelo, cómo expresar sentimientos y tiene relaciones sanas.

12. CLAMP. Mis favoritas en el medio, no hay duda. Les recomiendo muchísimo xxxHolic y Tsubasa Reservoir Chronicles, dos de mis mangas favoritos. También recomiendo Clover y, si pueden sobrevivir a la frustración de no saber como termina algo, X.

No ficción


1. Alexandra Kollontai. Mi absoluta favorita de todas las escritoras de no ficción. Tengo una guía con un orden de lectura recomendado de sus obras (donde hablo ampliamente de La mujer en el desarrollo social, sus Selected Writings y Autobiografía de una mujer emancipada) y claro, apuntes que hice sobre Mujer y lucha de clases. Una de las ventajas de Kollontai es que casi todos sus escritos se encuentran en marxist.org. En las entradas hay links a todo.

Alexandra Kollontai

2. Clara Zetkin. Por supuesto, no puedo dejar de recomendar a esta autora alemana a quien también le hice una guía recomendada de lectura. De ella recomiendo La cuestión femenina y la lucha contra el reformismo, que todavía tiene cosas que son muy actuales, sus Selected Writings y, por supuesto, su informe sobre el fascismo (que creo que hoy en día es bueno conocer). 

3. Simone de Beauvoir. Por supuesto, en no-ficción no puedo dejar la oportunidad de recomendarla. Creo que leer El segundo sexo es muy interesante hoy en día porque muchas cosas de ese texto se pueden someter a debate. Así que aquí dejo la recomendación.

4. Roxane Gay. Creo que sus ensayos abren mucho el debate y por eso la recomiendo. Es una escritora muy lúcida que sabe explicar sus puntos, así que les recomiendo Confesiones de una mala feminista

Angela Davis
5. Angela Davies. De ella recomiendo mucho Women, Race & Class, un libro que leí para el primer Guadalupe Reinas y que me impresionó bastante. He leído otros ensayos de ella, pero creo que no le llegan a la altura, así que dejaré la recomendación en ese nada más.

6. Kajsa Ekis Ekman. Hay cosas que me conflictuan de ella, pero creo que su libro El ser y la mercancía es una lectura abolicionista bastante interesante que vale la pena analizar y criticar. Así que aquí les dejo la recomendación.

7. Domitila Barrios de Chúngara. No es exactamente escritora y de hecho en Si me permiten hablar... hay alguien más como autor, pero ese libro es la narración oral de su vida y de su lucha, así que aquí la estoy recomendando.

8. Lydia Cacho. Me debatí mucho entre si ponerla entre las mexicanas o en la no ficción, pero creo que tiene su puesto merecido aquí por su trabajo periodístico. Recomiendo que lean Los demonios del Edén, una investigación sobre un caso de pederastia y pornografía infantil ocurrido en México y Esclavas del poder, una investigación sobre la trata de personas (especialmente mujeres y niños) en el mundo.

9. Lohana Berkins. No puedo no recomendarla, especialmente su trabajo Cumbia, copeteo y lágrimas, que si bien está centrado en argentina es una excelente investigación sobre las personas travesti y trans. También tiene La gesta del nombre propio y un diálogo sobre la prostitución que vale la pena conocer.

Poetas


1. Sor Juana Inés de la Cruz. Ella es la lectura de este mes en Libros b4 Tipos y les recomiendo absolutamente todo. Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, todos sus sonetos, Primero sueño (parece escrito bajo el influjo de las drogas duras), sus obras de teatro. Léanla, conózcanla. (También, nótese, entra entre las autoras clásicas).

Sor Juana
2. Sylvia Plath. Precursora de la poesía confesional, soy muy fan de ella. Leí Soy vertical pero preferiría ser horizontal, donde hay un poema muy doloroso y muy honesto sobre la maternidad que al día de hoy me sorprende.

3. Gloria Anzaldúa. Mi favorita de las exponentes de la poesía testimonial chicana (que, si quieren saber, es algo así como un antecesor a la poesía tumblr, pero sobre la identidad chicana y donde había menos enters a lo pendejo). Les recomiendo Borderlands/La frontera, donde además se compilan varios ensayos suyos. También, además de su faceta de poeta, la tiene de ensayista (léase, escritora de no ficción) y hay varios ensayos suyos en Este Puente Mi Espalda, que es justo donde se encuentra el que yo creo que es su ensayo más notable: Carta a una escritora tercermundista. Es una respuesta directa a Una habitación propia de Virginia Woolf. También hay varios de sus poemas en la compilación publicada por el Claustro Sor Juana, Cantar de espejos.

4. Dunya Mikhail. Tiene una colección de poemas titulados War Works Hard sobre la guerra en Irak que son preciosos y desgarradores. Lamentablemente no les he hecho reseña, pero sí se las recomiendo mucho. 

Las clásicas


1. Emily Brontë. Su única novela, Cumbres Borrascosas, es mi clásico favorito. Me impresiona más cada vez que lo leo y descubro nuevas cosas sobre él. Se los recomiendo muchísimo.

2. Charlotte Brontë. No aprecié lo suficiente Jane Eyre la primera vez que la leí, pero hoy en día todo el análisis que se ha realizado en torno a la loca del ático me parece fascinante y creo que leer esta novela es muy enriquecedor.

3. Anne Brontë. La leí en el primer maratón Guadalupe Reinas y hoy recomiendo mucho su novela Agnes Grey. Me gustó bastante y, aunque no es mi Brontë favorita, si quiero leer más de su obra.

Hermanas Brontë
4. Jane Austen. Mi apreciación por Austen llegó tarde: cuando leí Persuasión y encontré una dick joke super sutil. La mujer tenía humor, eh. Por supuesto, Persuasión es mi favorito, seguido de cerca por Orgullo y prejuicio.

Escritoras europeas


1. Amélie Nothomb. Mi favorita creo que entre todas las de esta sección. Me encanta el humor de Amélie Nothomb y les quiero recomendar muchos de sus libros, así que vamos a eso: por supuesto, mis favoritos son los autobiográficos, La metafísica de los tubos, El desengaño amoroso, Biografía del Hambre, Estupor y Temblores, Ni de Eva ni de Adán y La nostalgia feliz. De los no autobiográficos, probablemente mi favorito sea Higiene del asesino.

Amélie Nothomb
2. Virginia Woolf. Me debatía entre si ponerla aquí, con las escritoras clásicas, pero bueno, al final la puse aquí. Les recomiendo, obviamente Una habitación propia.

3. Silvia Avallone. No se mucho de esta escritora italiana, pero leí una novela de ella que me gustó bastante y que de alguna manera me recordaba un poco a Elena Ferrante pero me gustaba mucho más. Se llama De acero.

4. Emma Donoghue. Cuando salí la película de Room no la vi. Leí el libro diciendo que la vería después. Nunca la vi. Pero sí les recomiendo mucho el libro, Room.

Norteamericanas


1. Hanya Yanagihara. Ella escribió una de las novelas más tristes que he leído en mi existencia y que hoy vengo a recomendarles. Se llama A Little Life y narra la vida de cuatro amigos Neoyorquinos. Se centra, sobre todo, en el pasado de uno de ellos, que la ha pasado muy mal toda la vida. Si la leen, les voy a pintar un trigger warning tremendo porque el libro aborda violencia sexual (con menores) y la autolesión.

2. Amy Tan. Quiero mucho a Amy Tan porque en uno de sus libros tiene un científico al que se llevan a pelear con los comunistas y cuando regresa es bien comunista y nunca entrega a sus compañeros a los japoneses. Ese libro se llama La hija del curandero (y también hay una ex monja comunista). También me encanta La esposa del dios del fuego.

Amy Tan
3. Toni Morrison. Ganadora del premio Nobel, la leí hace varios años y hoy quiero recomendarles Sula, una novela cortita sobre dos mujeres.

4. Patricia Highsmith. A mí me gusta mucho Patricia Highsmith porque me gusta la literatura negra y Extraños en un tren es una cosa que me fascina. Por otro lado, también les recomiendo Carol, que entra en literatura lésbica.

5. Gillian Flynn. Gone Girl me gusta mucho. No tengo más motivos para recomendarla porque no he leído otras de sus novelas, pero los personajes tan retorcidos de Gone Girl pueden conmigo.

Escritoras de novela histórica


1. Hannah Kent. El año pasado leí la novela de ella que voy a recomendarles, Ritos Funerarios, sobre la historia de la última mujer condenada a muerte en Islandia. Es una historia muy desgarradora, pero muy interesante. No es demasiado fiable históricamente porque es una novelización, pero sí tiene bases históricas.

Hannah Kent
2. Jacqueline Dauxois. Esta escritora francesa escribió una novelización de la vida de Nefertiti (y así se llama el libro) que me encanta. Reconstruyó los hechos desde lo poco que se sabe de las esposas reales de los faraones y exploró la teoría de que Nefertiti fue, efectivamente, una Reina-Faraón bajo el nombre Anjetjeperura-Neferneferuatón. No está confirmado pero se cree que es muy probable.

3. Pauline Gedge. Ella escribió La dama del nilo, una novelización sobre la vida de, quizá, la Reina-Faraón más conocida del antiguo Egipto: Hatshepsut (y a pesar de ser la más conocida, su sucesor, Tutmosis III, su sobrino, intentó borrarla de la historia). Les recomiendo al novela.

25 de septiembre de 2019

Una entre muchas, Una | Reseña

Sinopsis: En 1977 Una tiene doce años. A los críos de su edad les van el punk o el ska, pero Una está aprendiendo a tocar a la guitarra “Mull of Kintyre”, que le parece muy buena canción. Mientras la policía fracasa en resolver el caso del asesino en serie apodado el Destripador de Yorkshire, que acabará matando a trece mujeres, Una sufrirá una serie de actos violentos que la harán sentirse indefensa, sola y culpable, y que le harán emprender un largo camino para liberarse de las secuelas de una violencia cotidiana y banalizada.
Una entre muchas explora la violencia de género, la vergüenza y la responsabilidad social, con un suceso nacional como telón de fondo y desde la perspectiva de una experiencia personal traumática. Una se pregunta qué significa educarse en una sociedad en la que la agresión machista no es cuestionada, y denuncia una cultura mundial que exige que las víctimas de la violencia paguen su precio. “La idea de que hay algo incrustado profundamente en la cultura que produce erupciones de violencia de género y permite que florezcan, en lugar de ser algo aleatorio y sin móvil, se está haciendo más popular, y es lo que impulsa a este libro”, afirma la autora.

Una entre muchas es la historia de muchas mujeres y muchas voces que no son oídas lo suficiente. El otro día, a raíz del estreno de una serie de Netflix (Unbelievable), de la cual sólo vi su corto, me puse a pensar cuántas veces más se va a tener que contar la historia del abuso sexual a mujeres para que la gente lo vea como el tema tan importante y tan urgente que es. Y sin embargo, no puedo evitar pensar que a veces, sólo a veces, esas historias se pueden contar porque hay un trending, una necesidad de blanquear empresas (hola, Netflix) de demostrar que somos una sociedad woke. Y me da tristeza. Porque no me imagino a esas historias llegando a ningún lado hace diez o quince años, cuando las empresas no tenían ninguna prisa por pocisionarse a favor del #MeToo y asegurar que estaban a favor de las mujeres. Al final el capital lo sigue manejando y teniendo todo. Y quedan algunas historias medio olvidadas, por allí. 


Una entre muchas es una de ellas. Me cortó medio riñón poder leer este libro. Lo intenté de todas las maneras posibles (legales e ilegales), pero no era un libro que llegara de manera fácil a América Latina (ay, la accesibilidad, de la que se habla tan poco en comparación de lo mucho que se habla de la piratería) hasta que me di cuenta de que, milagrosamente, había dos ejemplares en la Biblioteca Vasconselos (que se la viven prestados) y esperé y esperé y esperé hasta que pude conseguir uno. Esta es una novela gráfica que nos devuelve al Yorkshire de los ochentas, donde había un asesino en serie apodado el destripador de Yorkshire. Mataba mujeres y, al principio, se creía que sólo mataba prostitutas. Así que la preocupación no fue demasiada. (Porque el sistema siempre cataloga a las mujeres con la dicotomía de la santa y la puta y de repente las que según el sistema quedan en la segunda categoría "se lo estaban buscando" o "algo han de ver hecho" y la opinión pública las condena mientras transmite el mensaje de que las "mujeres buenas" no corren ningún peligro).


En ese contexto vive Una. Vive varios episodios de violencia sexual que pasan desapercibidos porque ella no sabe ponerles nombre y en algún momento se convence de que todo lo que ocurrió fue su responsabilidad. Todo lo que oye la hace creer que fue así. Es tachada de "fácil" en la escuela y queda relegada; parece que tiene una etiqueta en la frente que no se puede quitar bajo ningún concepto. En medio de todo eso, el destripador de Yorkshire sigue haciendo de las suyas, la policía ignora a las víctimas que no encajan en el perfil de prostitutas (aun cuando más tarde se demuestra que pudieron haberlo atrapado mucho antes si se hubieran parado dos minutos a escuchar a una adolescente que sobrevivió a un ataque que encajaba en el modus operandi del asesino) y Una se sume en la depresión. Este libro hace una pregunta muy válida: ¿dónde está la justicia? ¿La del sistema? Sólo de casos de violación, la gran mayoría ni siquiera llegan a los tribunales (en ninguna parte del mundo); lo mismo ocurre con los feminicidios. Al final, ¿a quién demonios le pedimos justicia? ¿A quienes le dan la espalda a la clase trabajadora, que la explotan y que se nutren de un sistema punitivista que no sirve de nada, porque la sociedad no cambia, la raíz del problema no cambia y las mujeres siguen siendo violentadas? Una se hace esa pregunta. También. 


Cómo solucionamos esto. Pero sobre todo, ¿qué sería hoy de las mujeres asesinadas por el destripador de Yorkshire? ¿Dónde estarían? La gran mayoría fueron condenadas por la opinión pública y el mensaje genera que se daba sobre ellas era que se lo andaban buscando por su forma de vida inmoral. (Además, demuestra que el sistema prohibicionista de la prostitución no sirve de absolutamente nada, entre otras cosas). Las muertas ya no tienen voz para defenderse. Cuántas veces no lo hemos visto ocurrir en todos lados. Se cuestiona a sus cuerpos (qué llevaban puesto), a sus familias (por qué no estaban con ellas), a su vida (por qué no estaba en casa), pero ellas nunca tienen voz. Una ni siquiera se atreve a decir lo que le ocurrió porque todo el mundo le está diciendo que fue su culpa, que es porque es una guarra y una fácil; ni siquiera sabe nombrarlo (una de las cosas por las que se necesita la Educación Sexual Integral es para que se puedan nombrar estás cosas). 

 
Una entre muchas es un libro muy duro, pero que sí pone esa pregunta sobre la mesa que luego nadie se atreve a hacer: ¿qué sería de todas las mujeres que han muerto víctimas de un feminicidio hoy en día? ¿Dónde estarían? ¿Cómo serían sus vidas? Y sobre todo, ¿dónde demonios está la justicia? ¿Acaso existe? Se los recomiendo mucho. La ilustración de Una trasmite demasiadas cosas y la manera en la que hila las dos historias es perfecta. Además, claro, deja ella sus reflexiones (sobre como le gustaría no ser valiente, porque le gustaría que no le hubiera ocurrido a ella) durante todo el libro, que se enfoca mucho en que las mujeres tengan voz. Aquí en México no sé donde se pueda conseguir, es publicado por Astiberri. Si están en la CDMX (o, como yo, en la periferia), les recomiendo checarlo en la Biblioteca Vasconselos. Si no, supongo que buscarlo hasta debajo de las piedras algún día servirá de algo.

23 de septiembre de 2019

Jessica Jones, Brian Michael Bendis | Reseñas

¡Hola! Hace tiempo que tenía el proyecto de esta entrada, pero la verdad es que quería darle un poco un descanso a las reseñas de cómics. Y tengo una razón para ello, lo juro. A ver, hace tiempo, cuando una amiga estaba explicando qué tipo de contenido solíamos reseñar, se refirió a mí diciendo que, en cuanto a la lectura, yo era todo terreno. Y creo que eso es algo que se nota con este blog: leo fantasía (épica y urbana), ciencia ficción (más o menos), un chingo de cómics, todo tipo de libros de no ficción, novela realista, clásico, cuentos y a veces, si se descuidan, literatura romántica. El caso es que no siempre me da la gana reseñar lo mismo (aunque también mis reseñas son un testimonio de lo todo terreno que soy en cuanto a lecturas). A lo que quiero llegar es que a veces me preocupa aburrirlos cuando me pongo monotemática. Así que intento variar un poquillo pensando en distintos temas y libros y comics de los que me gustaría escribir. Así que aquí vamos con Jessica Jones.

Jessica Jones es uno de mis personajes favoritos de Marvel (adoro a las mujeres de Marvel en general y a Miles Morales, como habrán notado). La descubrí hace muchos años, quizá poco antes de que saliera su serie y leí Alias entero. Después me tomó un tiempo leer The Pulse, donde sale, un poco, que no es de mis series favoritas y, finalmente, leí los últimos tres volúmenes que en estos años escribió Brian Michael Bendis. Estoy haciendo justo esta entrada para hablarles del personaje, de por qué me gusta y por qué hizo que me interesaran todavía más las historias que tenían que ver con superhéroes. Sin embargo, voy a dividirme por series para ir tocando los temas uno a uno.

Alias


Sinopsis: Once upon a time Jessica Jone was a costumed superhero. But not a very good one. Now a chain-smoking, self destructive alcoholic who is the owner and sole employee of a private investigations firm specialising in superhuman cases. When she exposes one hero's identity her life becomes expendable.

Una de las cosas que más me atrajo de la sinopsis de Jessica Jones es que era el aftermath de haber sido una superheroína y que hubiera salido mal. Las historias tristes y angustiantes me llaman, me atraen. El otro, haber sabido quien era el villano. Killgrave es, entre otras cosas, uno de los villanos que me parecen más fascinantes (y que más asco me dan) de Marvel. Es de esos a los que les deseo una muerte lenta y toda clase de sufrimientos, pero no puedo evitar leer sus historias, porque de algún modo no se me ocurre qué tan lejos podrían llegar con tal de ser una mierda.

No era una historia de superhéroes habitual y eso me interesaba. Tampoco es que me aburran los superhéroes al uso, pero me cansan (y los antihéroes más): los discursos se repiten, las motivaciones se repiten. Con Jessica Jones la historia era otra. Ella es una investigadora privada con problemas de acoholismo, es autodestructiva y, después de haber estado en manos de Killgrave, tiene PTSD y ningún deseo de volver a ponerse un traje. Me fascina su construcción como personaje porque la veo cambiar a lo largo de las grapas, evolucionar y tener un desarrollo increíble. A lo largo de los años que llevo leyendo sus series y viendo sus apariciones, me parece que es uno de los mejores trabajos de Brian Michael Bendis (no como... otros... Miles Morales después de Secret Wars).


Además, me gusta el trabajo de los ilustradores, Michael Gaydos con Bill Sienkiewicz, que reflejan perfectamente el tono del cómic (que no es per se oscuro, sino más bien con una atmósfera opresiva). Una de las cosas que justamente me gusta de la historia es que no es un cómic donde la violencia es gratuita ni aparece cada tres paneles porque es un "comic adulto" (odio esa idea de que las cosas para ser "adultas" deben ser inherentemente violentas), por más que cuente una historia muy oscura y, al final, narre el encuentro entre Jessica y Killgrave.  

Lo que más quiero resaltar de este comic es precisamente el desarrollo y el crecimiento de Jessica como personaje. Es un personaje que evoluciona continuamente y que es justamente muy interesante de leer por ello. 

The Pulse


Sinopsis: Former super hero and current private investigator Jessica Jones has just been offered a new job: a position with the Bugle's new super-hero section, The Pulse! Jessica's first assignment: to uncover the true identity of a former Bugle reporter's super-powered murderer! How will Jessica's shocking discovery affect the entire Marvel Universe?

I mean, this is something. No soy muy entusiasta de esta serie de tres volúmenes y cuando digo "no muy" lo que quiero decir es "básicamente nada". Siempre me cuesta recordar de qué se trata (y eso, en mi caso, siempre es una mala señal porque significa que no lo encontré digno de recordar en ningún sentido) y mis únicos recuerdos tienen que ver con que de alguna manera desarrolla la relación entre Jessica Jones y Luke Cage (mi OTP, la relación más perfecta sobre la faz de esta tierra o cómo quieran llamarle) y que, siguiendo con la trama de Alias, Jessica está embarazada y va a dar a luz (de eso, cuando eso ocurre es un momento muy bonito). Para lo que me sirve The Pulse en realidad en mi vida es para cimentar la relación entre Jessica y Luke, seguir desarrollando al personaje (porque se desarrolla muy bien casi siempre) y para demostrar que la narrativa de los superhéroes no tiene que ir sobre llevar una vida donde son incapaces de formar una familia por su doble vida.

Digo, está divertida. O algo. Les juro que no sé que más decir (y una de las razones por las que junté las tres series en una sola entrada es justamente porque The Pulse es... irrelevante en mi vida). Es una de esas series que seguido me cuestionó por qué se hicieron. Por qué. Quién lo decidió. En qué junta nació esta idea. Por qué no hay cohesión. Qué. Es de las cosas que leo porque salen uno o dos personajes que me gustan mucho como para no leerlas, así que... aquí estoy. Lo que me lleva a una obra maestra maravillosa (bueno, no exactamente, tengo críticas), que es la última serie de Jessica Jones que hizo Brian Michael Bendis.

Jessica Jones


Sinopsis:  After a decade, Jessica Jones is back in her own solo series! A lot has changed in the Marvel Universe and there are many secrets hiding in the shadows - secrets only a special woman like Jessica Jones can hope to uncover. Alias Investigations is open for business, and of all the many mysteries to discover, her new case may be the most dangerous one! This blistering new series is filled with haunting revelations from Jessica's past, and answers to some of the biggest questions about the new Marvel NOW! universe! From Jessica Jones' original creators comes an all-new chapter in the world-famous private eye's ongoing adventures!

Brian Michael Bendis con Michael Gaydos en el arte de nuevo. La serie consta de tres volúmenes (Uncaged!, The Secrets of Maria Hill y The Return of the Purple Man), de los cuales dos son buenísimos, maravillosos, increíbles y merecen todo lo bueno en esta vida y el de en medio es una tragedia (según yo, de hecho igual y el storytelling no es malo, yo sólo odio el énfasis en SHIELD porque odio SHIELD y detesto a Maria Hill y siento que hicieron que Jessica Jones pareciera, por momentos, una invitada en su propia serie). Ya que quedó en claro que no me gusta el volumen de en medio, ¿qué es lo que me encanta del resto? Allá vamos.


La evolución de Jessica Jones en los años que han pasado de The Pulse aquí (no entiendo como pasa el tiempo en Marvel, pero se nota que son unos cuantos, porque su hija ya no está recién nacida) se nota y se hace palpable. Ya no es el mismo personaje alcohólico y autodestructivo de las primeras páginas de Alias, pero todavía es ella. Impulsiva, caótica, pero con una familia que cuidar y muchos conflictos en todos los frentes. Su enfrentamiento con el hombre púrpura, de nuevo, demustra lo mucho que ha cambiado desde que Brian Michael Bendis empezó a escribir Alias y creo que un personaje que crece tanto y al que sus mismos creadores le permiten crecer tanto le hace mucho bien a historias que, finalmente, son character driven.

Quería hacer estas tres reseñas porque quiero hablarles de las dos historas que escribió Kelly Thompson para Jessica Jones un poco más adelante y del trabajo que está haciendo, pero por alguna razón quería ir en orden. 

Si quieren saber quién es Jessica Jones les recomiendo leer las tres series (se encuentran en getcomics.info si tienen problemas para acceder a los cómics, cosa que es común, porque no todo llega a todos los países). Por otro lado, esta soy yo poniéndome al corriente con mi blog, les tengo muchísimas noticias, pero vamos por partes. Primero las reseñas y entradas que tengo pendientes. Lo que sí les adelanto es que se acerca el ¡décimo aniversario!