22 de enero de 2020

Anoche en las trincheras, Alberto Villarreal | Reseña

Sinopsis: Soñar era lo que mejor sabíamos hacer, quién diría que nuestros sueños terminarían por consumirnos.
En esos días desconocía lo mucho que me costaría dejar de vivir con miedo. Quisiera regresar a temerles a las ratas y a los monstruos bajo la cama.
Necesito salir de esta trinchera.
Anoche en las trincheras es una explosión de las emociones que se experimentan al crecer: el miedo a no ser suficiente, a amar, a no querer salir de nuestra zona de confort, a arriesgar todo por nuestros sueños. Encontrarse a uno mismo requiere valentía, pero también dejarse llevar por los latidos del corazón.

Este es el peor trabajo editorial que he visto en México (tuve que acotarlo porque lamentablemente existe Canciones para Paula en España) y eso que leí Persona Normal (libro que gusta de hacerte creer que eres superior por leer y namedropear autores clásicos cada dos párrafos). (Llegado a este punto de la reseña hice una pausa de tres horas, vi cuatro capítulos de anime y me senté a reflexionar sobre mis elecciones de vida). La conclusión a la que llegué es que no sé por qué chingados me gusta tanto leer la basura, oigan. Pero bueno, vamos por el principio. Un día una amiga compró este libro y le dije medio de broma medio muy en serio que ahí lo rolara para leerlo porque yo tenía una curiosidad morbosa por saber qué había escrito Alberto Villarreal. Se me hizo verdad más de un año después, pero aquí estoy. Leí esta cosa. No sé si estoy arrepentida, si las risas valieron la pena o qué. Pero de lo que estoy segura es de que Planeta publica esto porque le reporta ganancias. No hay forma de que una cosa con un nulo trabajo editorial llegue a las librerías tan campante.


O sea, imagínense ser árboles viviendo vidas plenas y felices, que los talen, los conviertan en papel y acabar con este libro impreso. ¿No me creen? Vamos por partes. Anoche en las trincheras es un título bonito (que planeo robarme sólo para demostrar que se puede escribir algo bueno con ese título) y las luciérnagas de la portada se ven muy cutes. Se supone porque en cada uno de los cuatro relatos de este libro hay cosas que hacen referencia a ellas. Se supone. Porque la realidad es que las luciérnagas están metidas con calzador, pegadas con resistol del 5000, sus apariciones resultan hasta chocantes porque es obvio que están ahí como un chicle pegado. Parece que Alberto quiso unir los cuentos con cinta adhesiva de la más barata y de peor calidad: eso son las luciérnagas. No pasan de concepto fallido en un libro flojo y en cuentos que son mediocres (por dedicarles un halago).


¿Los cuentos? Obras mediocres, mal redactadas, llenas de lugares comunes y received text (léase: esas figuras literarias tan usadas y reusadas que ya carecen de poder para sorprendernos). Lo mejor que hacen es apelar al sentimentalismo barato. Se supone que la literatura te hace sentir cosas, no por nada decía Kafka que un libro debía de ser un hacha que rompiera el mal helado dentro de nosotros. Este no se acerca ni a alfiler. Y no me produce nada. Si acaso lástima por la gente que tenga que leerlo
 
Hablando de los relatos. El primero empieza mediocre y va en picada. No tiene núcleo narrativo ni un propósito para existir. Nunca entendí que era lo que me quería contar el autor. Además, tanto este como los otros tres carecen de final. Un libro de Kafka que acaba a medio párrafo tiene más conclusión que estas cosas. Se cortan, como si nada. ¿La redacción? Mediocre. Atascada de sentimentalismo barato, enseñanzas pendejas que no saben esconderse bien entre las líneas, voz narrativa monótona y aburrida. Es más, me costó darme cuenta de que había cambiado del cuento uno al cuento dos porque, a pesar de que los personajes son diferentes (muy diferentes) no hay ningún cambio en la voz (ni Laura Gallego, que es conocida por tener una de las voces narrativas menos versátiles de la vida, oigan). No tengo nada más que decir: no hay palabras que describan a algo tan carente de contenido y sustancia.

¿Quiero hacer cenizas este libro? SÍ
Sí es cierto que la gente dice que lo mejor de este libro son las descripciones. Y le concedo que cumplen su propósito mínimo: soy capaz de imaginarme un lugar. Soy incapaz, por el contrario, de imaginarme el ambiente o de sentir algo; pero de verlo, lo veo. También es cierto que me comentaron que este era el trabajo más maduro de Alberto Villarreal. Si este es el más maduro, puta, no quiero saber como son los otros. ¿Los aventamos a la hoguera y ya está?

De los cuentos, el mejor (sí es que hay algo que pueda ser llamado mejor) es el primero, los más insulsos los dos de en medio y el peor, con ganas, el último. El último es digno de análisis: habla de un personaje escritor carente de talento o hábito para escribir (escribir es 1% talento, 99% hábito y práctica, se los digo con autoridad de quien escribe diario y mejora siempre) que en su tiempo libre es un fuckboi que se liga a mujeres por tinder porque como no puede imaginarse una sola historia tiene que usar a las mujeres (y enamorarlas) para poder escribir. Es asqueroso y, además, lamentable. Si van a escribir de personajes mierda, no sé, háganlo y fucking commit. Esto es sólo un intento de retratar a un imbécil sin propósito claro.
 
  
No sé que más decir, en serio. No recomiendo este libro, más bien les deseo que se mantengan a una distancia prudente. Si esto se publica es porque las editoriales creen que va a vender. No se crean el mito de que quien publica es porque tiene talento, no. Este es un sistema en el que los escritores compiten en mesa de novedades y ganan los que venden. Alberto Villarreal, sin duda, vende. Productos de calidad de mierda, pero supongo que a la editorial le funciona, ¿no? Porque además el problema no es sólo que Alberto Villarreal escriba mal (que lo hace); el problema es que su propia editorial lo aviente al vacío con estas mierdas, sin frenos, sin paracaídas, sin nada. ¿Quién editó esto? ¿Quién lo leyó y consideró que eran cuentos dignos de publicarse? ¿Por qué nadie dijo que nada aquí tiene un núcleo narrativo? ¿Es que no aspiran a nada más que al sentimentalismo de mierda y barato?

He ahí mi crítica. Aléjense del libro.
  
  
Breve aclaración: si no menciono nada sobre Alberto siendo booktuber/youtuber es porque no creo que eso sea relevante al criticar un libro. Todos los mido con la misma vara y publicar videos ni te da el talento de la escritura, ni te lo quita. Pero si es un poco desalentador que las editoriales los avienten así, al vacío.

8 de enero de 2020

Recuento del #GuadalupeReinas2019

Del 12 de diciembre al 6 de enero participé en el maratón Guadalupe Reinas 2019 que organizamos en Librosb4tipos todos los años y donde el reto es leer única y exclusivamente libros de autoras. La propuesta es leer 10 libros en 26 días que sigan diez diferentes consignas. Este es el tercer año que lo completo (cuestión de orgullo). El año pasado hice varias reseñas de las lecturas pero este apenas si tuve chance y la verdad es que dejando de lado unas cuantas lecturas, creo que la mayoría no me inspiran a hacerles reseñas enteras, así que en este recuento hablaremos de todo a la vez. Sólo dejaré fuera el manga, porque leí uno de los últimos tomos de Banana Fish y planeo dedicarle una entrada completa más adelante. Así que acá van: nueve libros que leí para el Guadalupe Reinas 2019.


Comunidad terapéutica, Iveth Luna Flores


Sinopsis: En Comunidad terapéutica la escritura poética se convierte en una herramienta capaz de desnudar la violencia y construir un testimonio de las marcas que ésta deja tras de sí, en particular cuando se ejerce sobre el cuerpo femenino. La autora de este libro nos recuerda que hay imágenes que no merecen ser traducidas a metáforas

Nunca sé muy bien qué decir cuando hablo de poesía. Sé que en el caso de este libro, lo que leí me desgarró por dentro múltiples veces. Me gustó mucho y fue la única lectura de todo este maratón que se coló entre mis mejores lecturas del 2019. Otras se acercaron, pero esta fue la única que definitivamente se coló. Hay una idea muy poderosa en uno de los poemas: "hay imágenes / que no merecen ser / traducidas a metáforas", escribe de muchas cosas que otros ni siquiera se atreven a tocar. Además, sentí, por la manera en que están acomodados los poemas, que es un libro que después de destrozarte te ayuda a levantarte y te da un abrazo (algo así). Muy recomendado.

Fuego Cruzado, Marcela Turati


Sinopsis: Un número frío, indiferenciado, suma a los caídos por la llamada "guerra contra el narcotráfico", pero en la periferia de la contabilidad oficial, se esconden las historias de cientos de niños, mujeres y hombres, nuevos huérfanos (de padres y autoridades), viudas, familias en la indigencia, personas desaparecidas, pueblos exiliados por el miedo o que lidian con sus pesadillas, así como jóvenes que no tienen más opciones que engrosar las filas del crimen organizado o campesinos convertidos por hambre en productores de cultivos ilegales.

Algunas de los artículos que conforman el libro de Marcela Turati, publicado en 2011, cuando Felipe Calderón todavía estaba en el poder, con todo y su guerra contra al narco fueron publicados en la revista Proceso. Todas hablan de la gente atrapada en el medio de la guerra contra el narcotráfico, una "guerra" que hoy en día todavía no tiene mucho sentido. Todos los artículos están escritos desde la empatía, se analiza quienes son los únicos encarcelados y castigados (los que llegan a la droga porque no hay otra cosa, otra oportunidad, otro modo de sobrevivir, mientras que los capos ricos sobornan al poder), se habla de las muertes, de los retenes, de las muertes civiles. Este es otro libro muy doloroso (y habla de un pasado muy cercano). Cuando me pregunten por qué odio a Felipe Calderón y el ejército me parece repugnante, ya nada más tengo que señalarles este libro.

Valientes e (im)perfectas, Reshma Saujani


Sinopsis: Vivimos en un mundo donde las niñas son criadas para “ser perfectas”, cuidar de los demás y ser políticamente correctas. Los niños varones, en cambio, aprenden a ser valientes, reponerse frente a la adversidad y salir adelante. ¿El resultado? Cuando las niñas se convierten en mujeres, tienen demasiado miedo a fracasar o equivocarse, no se atreven a ser ellas mismas y sacrifican sus metas y sus sueños.

Qué desperdicio de papel. A mí no me gusta la autoayuda ni el desarrollo personal de este corte por la simple razón de que a lo único que aboca es a "cómo sobrevivir en el capitalismo". Y sí, el mensaje superficial está bien: dejar ir a la perfección está bien. Pero en el fondo, el problema no es personal y no se resuelve de manera individual. Reshma Saujani en alguna parte habla de la doble jornada y de cómo se exige que las mujeres sean perfectas en todo a la vez y yo ya estaba gritando LA CULPA LA TIENE EL CAPITALISMO. El resumen de este libro es que es un montón de obviedades con buenas intenciones que, lamentablemente, no va a cambiar el mundo. Sí, mira, cómo te explico: uno cambia (y está bien), el pinche sistema no.

Geek Love, Katherine Dunn


Sinopsis: Geek Love is the story of the Binewskis, a carny family whose mater- and paterfamilias set out—with the help of amphetamine, arsenic, and radioisotopes—to breed their own exhibit of human oddities. There’s Arturo the Aquaboy, who has flippers for limbs and a megalomaniac ambition worthy of Genghis Khan . . . Iphy and Elly, the lissome Siamese twins . . . albino hunchback Oly, and the outwardly normal Chick, whose mysterious gifts make him the family’s most precious—and dangerous—asset.

Este lo leí en inglés porque no existe traducido. ¿Quieren leer un libro raro? Este es su libro. ¿Quieren leer un libro que empieza raro y acaba todavía más raro? Este es su libro. Los Binewskis son una familia rarísima, no porque lo sean físicamente (que sí) sino porque son raros. Raros en sus relaciones entre ellos, raros en su amor y en su odio, en su manera de expresarlo. Todo el libro está narrado desde los ojos de Oly (que es preciosa y quiero abrazarla mil veces) y eso hace que pasen una de las cosas que más me gustan en el mundo de los libros y de leer: todo lo vemos desde la perspectiva de un narrador no fiable. Se los recomiendo mucho, Dunn habla de manera muy hermosa de muchas cosas muy horribles y muy raras. Y Oly es muy hermosa.

El desapego es una manera de querernos, Selva Almada


Sinopsis: Dispersos o inhallables, estos relatos dan nuevo acceso a la literatura de Selva Almada, conocida por crónicas y novelas varias veces traducidas, elogiadas por la crítica y celebradas por los lectores.

El título es lo mejor del libro. También el primer cuento me gustó (aunque no me quedó claro cuál era el núcleo) y tiene un pedazo rumbo al final que me gustó bastante. Luego, de manera técnica, diré que Selva Almada escribe bien. O sea, su prosa está bien, no le veo un sólo problema. ¿Pero? No me gustó. Hay un hilo conductor entre los primeros cuentos (la muerte) que no pinta nada en los últimos, no sé qué chingados une realmente al libro, los cuentos suelen no tener núcleo alguno o suelen dar vueltas en torno a una idea sin tener nunca una conclusión y un final. No quiero decir más porque no es un libro que haya odiado pero tampoco me gustó.

Hablemos de amor, Alicia Delaval


No tengo sinopsis de este libro, pero son poemas de la tabasqueña Alicia Delaval. Siguen la estructura de una relación, desde el enamoramiento hasta el desamor. Y trae ilustraciones. No sé que más contarles de él, también es un libro descatalogado.

Pues me gustó. O sea. Normal. Son poemas muy normales sobre el amor, no me movieron tanto algunos. El primero está muy bien y los del final, que son más tristes, me gustaron un poco más. Las ilustraciones son un trip que creo que no entendí en lo absoluto. Vale la pena leerlos por rescatar a Alicia Delaval del olvido, eso sí. Es una autora mexicana que lleva muchísimos años descatalogada y cuya obra es imposible de conseguir (aunque este y otros poemarios están disponibles en la red de Bibliotecas de México en pdfs escaneados, aprovéchenlos).

Los cien sentidos secretos, Amy Tan


SinopsisMientras está a punto de divorciarse, Olivia va contándonos la transformación que sufrió su vida cuando irrumpió en ella la extraña Kwan, su hermanastra, la hija que Jack Lee, su padre, había abandonado en China cuando emigró a Estados Unidos en la época de la revolución comunista. Kwan no podrá jamás distanciarse del mundo que la vio nacer y, con sus misteriosos «ojos yin», que le dan poderes para revivir, e incluso reencarnar, fantasmas reales y legendarios del pasado, pronto aparecerá ante los demás como un ser algo trastornado, como fuera de la realidad

Esta novela es todo lo que espero de Amy Tan, o sea, me gustó. Pero tampoco me sorprendió o fue más de lo que esperaba, realmente. Lo que sí me gustó mucho fue cómo escribía realismo mágico al hablar del mundo yin y de la reencarnación, pero el resto ya me lo esperaba más o menos porque las novelas de Amy Tan siguen todas una misma estructura. Que no es malo, las hay muy buenas, como La hija del curandero que es un libro que ha marcado toda mi existencia. Pero a veces, sólo a veces, siento que les falta un poco para ser novelas que me muevan todo el piso. Mi parte favorita de la novela fue, definitivamente, lo adorable que es Kwan y lo lista que es y lo genial personaje que es. 

El color púrpura, Alice Walker


Sinopsis: El color púrpura cuenta, a lo largo de distintas décadas, la intensa vida de Celie, una mujer de la América rural del Sur. Forzada a casarse con un hombre brutal. Celie se retrae y comparte su desgracia sólo con Dios. Celie sufrirá una transformación gracias a la amistad que comparte con dos extraordinarias mujeres, adquiriendo la autoestima y la fuerza que necesita para perdonar.

Me gustó mucho. Es todo lo que espero de una novela norteamericana ganadora del Pulitzer. En ese sentido, no me sorprendió demasiado, pero sí la disfruté mucho. Se lee muy rápido, no es muy larga y me gusta como aborda un poco el tema de los misioneros (aunque no me encanta del todo). Mis favoritas, de entre todas las mujeres retratadas, son Sofía y Tashi, además de Celie. Es una historia que me llena de sentimiento. Se las recomiendo, yo tenía una cita muy pendiente con la novela porque fue lectura en Librosb4Tipos cuando todavía no nos llamábamos Librosb4Tipos, o sea, imagínense.

Amora, Rosamaría Roffiel


SinopsisEn esta novela testimonial, el amor se feminiza totalmente en el encuentro de dos consciencias y de dos cuerpos femeninos que física y espiritualmente aman sin memoria. Pero en Amora hay mucho más que un espléndido entusiasmo vital y amoroso, aunque eso de por sí ya sería suficiente; hay más que el gran tema del deseo y la sexualidad feminina que trasgreden la norma y el prejuicio. Hay una revalorización de la solidaridad como compromiso humano y una propuesta ética que, reivindicando el cuerpo, lo trasciende para restaurar en las relaciones individuales y sociales los auténticos lazos de honestidad y lealtad.

Amora, además de una novela lésbica, es una novela que es un testimonio del movimento de mujeres en México. Es valiosa en cualquier ángulo que la veas. Yo, por supuesto, tengo desacuerdos ideológicos con su autora (los tengo con todo el mundo, cosas de ser comunista), pero me maravilla como habla de muchos temas (del movimiento, de la independencia de las mujeres, del amor). Todo el tiempo estuve gritándole a las hojas "Claudia, NO MAMES", porque Claudia me irritó hasta límites insospechados, pero la novela me gustó mucho, especialmente cuando habla de amor. Es muy fácil de encontrar en las redes, así que si quieren leerla, sólo mándenme un mensaje en tuiter y se las comparto.

6 de enero de 2020

Oscars Literarios (IX)

¡Por fin una entrada que sé que muchos estaban esperando y que ya es toda una tradición en el blog! Empecé a publicar mis mejores lecturas a modo de Óscares porque un amigo de hace mucho hizo una especie de Booktag con el formato y me gustó tanto que se lo pedí prestado y lo adopté para esto. Este es el noveno año al hilo que lo hago. ¡Ya son tantos! Ya por fin empecé a creérmela. 
  
    
Pero bueno, vamos a hablar de mi año lector. Leí más o menos setenta y tantos libros más doscientos y tantos tomos de manga y compilados de cómic y novelas gráficas (las cifras exactas están en el recuento anual). Fuera de que como ya vieron en el top ten que le dediqué al comic y al manga, considero que el año fue un año bastante mediocre en cuanto a lecturas de otro estilo. Hubo unos cuantos puntazos y libros que me gustaron mucho, y no lo sentí tanto hasta que intenté llegar este top y me costó trabajo como no tienen idea. A pesar de todo, todos los libros recomendados aquí (son más de diez) son de una excelente calidad y se los recomiendo todos. ¿Listos?

Mejor trama

  
 
Definitivamente Quién teme a la muerte de Nnedi Okorafor. Es una historia de fantasía un poco híbrido con la ciencia ficción que acontece en Sudán en el futuro y sigue las aventuras de Onyesonwu, una joven con poderes mágicos. La trama del libro está inspirada en el conflicto de Darfur, donde muchas mujeres negras fueron violadas (por árabes) para hacer una "limpieza racial": que sus hijos fueran más claros. Esto se aborda varias veces en el libro, además de que habla de la ablación (y de cómo es una practica tan interiorizada que muchas mujeres la perpetúan después con las jóvenes porque creen que de esa manera las protegen) y, en cierto sentido, sigue un poco el viaje del héroe. No les cuento más, puesto que pueden ver los detalles en la reseña de la que ya les puse el link.

Mejor escritora



Este año elegí a Meena Kandasamy después de haber leído Cuando te golpeo, una novela sobre una joven escritora que vive violencia en su matrimonio. Me pareció un libro magistral. Lo leí casi entero en un vuelo de la Ciudad de México a Mérida (no entero porque no es tan corto como para acabarlo en ese rato) y me sorprendió. Hablaba mucho del lenguaje, porque, ambientado al sur de la India, era una mezcla de tres lenguas diferentes, y de cómo nuestra manera de hablar afecta nuestra manera de ver el mundo. También aborda la violencia que se da de puertas para adentro por parte de hombres supuestamente revolucionarios (y digo supuestamente, porque eso nunca puede ser permitido). No quiero contarles más porque ya les conté del libro con más detalle en la reseña y me estoy conteniendo para no aburrirlos.

Mejor protagonista femenina


 
Quiero que Persephone me empotré. No quiero darles muchos detalles sobre ella porque todo es un potencial spoiler cuando hablamos de The Wicked + The Divine de Kieron Gillien y Jamie McKelvie, así que sólo quiero decir que me fascinó desde el primer cuadro en el que la vi. La serie de The Wicked + The Divine, toda, completa, juega mucho con las referencias a muchas versiones de Perséfone, especialmente esas tan antiguas donde no es raptada por Hades, sino que llega al inframundo por su propio pie y sólo vuelve porque le ruegan que lo haga para que Demeter deje de sumirlos a todos en el invierno. Así es cómo se gana el nombre de Perséfone, aquella que destruye, she who destroys. En fin, les cuento eso para no contarles el cómic, pero los invito a leerlo. 

Mejor protagonista masculino


 
Es Ash Lynx, Banana Fish de Akimi Yoshida. Estas dos categorias se las llevaron cómic y manga porque no pude pensar en nada mejor que estos dos personajes, en serio. La manera en que Akimi Yoshida construyó y creó a Ash es impresionante. (En la palabra resiliencia, del diccionario, está su foto, lo juro). Siempre me preocupa que los personajes estén definidos por su tragedia únicamente y Ash es un personaje que, al momento de inicio del manga, tiene mucha carga trágica; pero eso no es lo único que lo define. Ya desde el primer volumen se admira su lealtad, la manera en que protege a los suyos, a aquellos que le importan y el manga explora muchas de sus facetas. Así que, bueno, ya se los recomendé, pero si quieren llorar, lean (y vean) Banana Fish.

Mejor cómic

  
  
Bueno, aquí va la avalancha de cómics, mangas (les juro que luego hay variedad de lecturas). Aquí elegí Doom Patrol (porque The Wicked + The Divine quedó arriba y no quiero repetir, sino que quiero recomendar la mayor cantidad posible de lecturas). En este caso, quiero resaltar especialmente el run de Grant Morrison. Los tomos que escribió para esta serie son maravillosos, Crazy Jane, un personaje de su creación, me encanta y me gusta mucho cómo habla de estos héroes que lo son casi por accidente. No me voy a cansar de decirlo, pero el arco argumental de La pintura que se comió París es de los mejores que he leído en mi vida en cuestión de narración gráfica. Más detalles los pueden consultar en la reseña, claro.

Mejor manga


 
Bueno, si leyeron el top ten pues esta categoría no es ninguna sorpresa así que voy a tratar de ser lo más breve posible: es Fullmetal Alchemist de Hiromu Arakawa. La historia de Edward y Alphone Elric me llegó al corazón y me parece uno de los mejores shonen de la historia, punto pelota. Además es una serie que siento que tiene un final perfecto. No es apresurado, no deja cabos sueltos, no se alarga de manera innecesaria, le hace justicia a todos los personajes. Les recomiendo leerlo, incluso si no leen manga. Ya no sigo porque ya los atosigué muchísimo con esta serie todo el año y seguro ya les cayó el veinte de que lo recomiendo.

Mejor libro o álbum ilustrado



Este año sí elegí un libro ilustrado y no un álbum y se trata de El velo de Helena de María García Esperón, ilustrado por Claudia Navarro. Lo publica El naranjo (cosa que dejaré caer como si nada). Es un retelling de La Iliada de Homero desde el punto de vista de Helena, reina de Esparta y princesa de Troya. Me fascinó. Tengo la reseña empezada y este mes la van a leer, pero por lo pronto les puedo adelantar que hay un pedazo donde habla de amor (específicamente del enamoramiento) que me fascinó muchísimo. Por otro lado, las ilustraciones de Claudia Navarro complementen muy bien el libro y son perfectas para la historia que está narrando Helena. Me gustó muchísimo así que pueden leerlo, lo recomiendo muchísimo.

Mejor personaje secundario masculino 



Aquí quiero reconocer especialmente a Seido Takizawa de Tokyo Ghoul (y Tokyo Ghoul:re), del mangaka Sui Ishida. Al principio es un personaje que está casi siempre al fondo de la historia, muy secundario y que no te das cuenta, pero se te mete en la piel. Empieza a cobrar importancia rumbo al final y tiene un capítulo que me impresionó mucho. Sin hacer mucho spoiler de sus circunstancias, es un investigador de ghouls y Ishida le dedica un capítulo entero a su vida diaria donde desea desesperadamente no morir. Se ve enfrentado a la perspectiva de su propia muerte y en todo el capítulo se puede sentir esa desesperación total y ese miedo a la muerte a través de las imágenes que vemos de su rutina. Es uno de los personajes que más sentimiento me dan en Tokyo Ghoul (donde casi todos me caen bien, con excepciones) y creo que merece el reconocimiento. Además de que el manga me encantó.

Mejor personaje secundario femenino

 
 
A ver, Tane, la dragon rider de The priory of the orange tree de Samantha Shannon. La verdad, a pesar uno de los puntos de vista desde los que estaba contados la historia sentí que se quedó sólo en un personaje secundario, pero que tenía mucho potencial y que tiene una historia muy interesante. Además, no quería dejar de reconocer al libro porque, si bien no fue una lectura perfecta, si creo que es una muy buena lectura en fantasía épica escrita por mujeres donde, además, hay una pareja lésbica. No son muchas las mujeres que publican tochos como los señores y este de Samantha Shannon me gustó bastante (aunque sigo preguntándome por qué lo venden usando el éxito de Game of Thrones... capitalismo, debe de ser). Se los recomiendo.  

Mejor libro de no ficción


 
Leí muchísimos este año (esperen en algún futuro, espero cercano, una entrada con recomendaciones de libros de no ficción), pero al que quiero reconocer es a La fosa de agua de Lydiette Carrión, que habla sobre los feminicidios en el Estado de México, las desapariciones de adolescentes en el área de Los Héroes Tecamac (Ecatepec) y los cuerpos que fueron encontrados cuando se dragó el Río de los Remedios. También aborda el caso de El Mili Palafox, que fue muy sonado en el Edomex (y aparentemente en ningún lado porque maldito país centralizado). Aunque es un libro desgarrador creo que es un libro muy necesario para entender lo que está pasando en el Estado de México, y para que por fin, chingado, nos volteen a ver. Se los recomiendo mucho (no sé si esté disponible en bibliotecas, pero si no tienen posibilidades de comprarlo y les interesa, mándenme un mensaje a mi twitter). Les tengo una entrada sobre el libro pendiente.

Mejor libro de literatura infantil y juvenil

 
  
Hubo varios contendientes porque a mí me fascina la LIJ, pero creo que finalmente ganó Gravedad Artificial de M. T. Anderson. Está publicado por el Fondo de Cultura Económica en la colección A través del espejo. No he escrito la reseña (es otra de las que tengo empezadas a ver para cuando), pero lo que les puedo adelantar es que es la clase de ciencia ficción que quiero escribir. Es un libro tremendamente humano y es un libro que critica el hecho de que todo en el mundo se ha vuelto un producto. Todo se compra, se vende y, de repente, no somos más que un perfil de un potencial comprandor. Se los recomiendo muchísimo, M. T. Anderson me cae muy bien.

Mejor antología de cuentos

  
   
Aquí no puedo mencionar otro que no sea La cámara sangrienta de Angela Carter. En esta antología la autora recuperó muchos cuentos clásicos de la literatura y los retomó desde el punto de vista de las mujeres. Los reinventó desde la voz de sus protagonistas. El cuento que le da título al libro es maravilloso. También la reinterpretación de La bella durmiente es una cosa muy hermosa. Por otro lado, debo mencionar que la edición publicada por Sexto piso trae ilustraciones de Alejandra Acosta que son preciosas. No me gustaría extenderme tanto, pero pueden leer la reseña que le hice al libro.

Mejor libro de poesía 

     
  
La lectura del maratón #GuadalupeReinas2019 que sí se metió a mis mejores lecturas del año (lo cual me da tranquilidad, saber que siempre hay algo que leo en ese maratón que me gusta tanto y hace valer la pena los libros malos que me hacen tropezar por el camino) es Comunidad Terapéutica de Iveth Luna Flores. Les juro que nunca había leído poesía como esta (quizá porque tampoco leo tanto, pero bear with me, por favor). Es otro libro que me desgarró por dentro y me hizo pedacitos, pero que les juro que valió la pena cada segundo que pasé leyéndolo. No le he hecho una reseña pero saldrá en las entradas que vienen, puesto que planeo hacer un recuento de mis resultados del maratón con mini reseñas (ya que se termina hoy oficialmente).

Mejor libro


    
Mujer y lucha de clases de Alexandra Kollontai. Sí, es cierto que ya había leído todos los artículos que traía el libro, pero revisitarlo fue toda una experiencia. Estoy convencida de que libros como estos siempre hay que releerlos porque siempre te hacen reflexionar un poco más. En este caso, hice unos apuntes a los que les dediqué una entrada completa y pude articular varias críticas que tenía atoradas sobre diferentes temas. Disfruté muchísimo esta lectura, así que no hay año que no les recomiende yo que lean a Alexandra Kollontai: les juro que no tiene desperdicio.