Divagaciones de una Poulain
by Nea Poulain

miércoles, 9 de febrero de 2022

Masterlist de manga que recomiendo

Actualizada: 05/04/22

Hace casi un año hice una lista de autores asiáticos de ficción (en donde incluí novela, cuento, libro ilustrado y en una excepción, a una autora de novela gráfica). Sin embargo, dije que iba a dejar a los mangas para otra lista porque definitivamente quería darles su espacio (además de separarlos como mejor me pareciera porque siguen otras convenciones narrativas que creo que conviene explorar. Así que eso es esta lista. Sí, yet another masterlist que voy a tener que actualizar de aquí a la eternidad, por siempre jamás (todas mis masterlist son continuamente actualizadas, pueden verlo en las fechas que pongo hasta arriba, les recomiendo visitarlas).

Ahora, esta lista se une a la colección que ya hay de la lista de autoras, la de autores asiáticos, la de narrativa LGBT+ y las dos de fanfics que tengo (Harry Potter y My Hero Academia). Hago estas listas porque creo que siempre hay gente buscando recomendaciones y es fácil hacerse una idea del panorama con este formato. Les puedo contar que ni de lejos es mi último proyecto del estilo.

Como siempre, considero una buena idea recordarles que todas las recomendaciones son a título personal por que a mí me gustaron y que si hay cosas que faltan o no me gustan o no las he leído (no, no se me olvidó Naruto, es que no tengo planes de leerlo, y no, no se me olvidó One Piece, es que todavía no le entro a ese compromiso a largo plazo aunque sí, sí tengo planes de hacerlo; no, no olvidé Haikyuu, estamos intentando leerlo apenas). La división está hecha en demografías (y ojo, las demografías no son géneros); me pareció buena idea hacerlo así porque creo que conociendo las demografías un poquito, uno sabe más o menos qué tono narrativo podría tener la historia (sólo hay que recordar que hay romance en todas las demografías, fantasía en todas las demografías, ciencia ficción en todas... y así, hasta el fin, y que además siempre hay excepciones en los tonos narrativos que hay), pero siempre conviene recordar que sólo son la demografía a la que iba dirigida la revista en donde se publicaron originalmente. Y que tiene sentido en japón. Y que no son géneros. Y que no hay hard shonen ni soft seinen. Y que Attack on Titan no es seinen ni está a debate a qué demografía pertenece cuando claramente fue publicada de principio a fin en una revista shonen (pa' los de tuiter que viven discutiendo eso). Sin más, acá vamos.

Shonen

Fullmetal Alchemist, portada

1. Fullmetal Alchemist, Hiromu Arakawa. Es el mejor shonen de la historial, no se aceptan críticas. La historia de Edward y Alphonse Elric, alquimistas que buscan recuperar sus cuerpos es una historia preciosa sobre la relación entre dos hermanos que tiene un profundo trasfondo antibélico. Ya está terminado y consta de 27 tomos. 

2. Tsubasa Reservoir Chronicles, CLAMP. Mi manga favorito de la historia. Antes del MCU, CLAMP agarró a todos sus personajes y creo esto. Una versión diferente de Syaoran y Sakura en donde emprenden un viaje para recuperar los recuerdos de Sakura y acaban en medio de una paradoja temporal. Ya está terminado y consta de 28 tomos. 

3. My Hero Academia, Kohei Horikoshi. Mi obsesión actual, un manga sobre niños con poderes que quieren ser héroes. Creo que su mayor acierto es la construcción de sus protagonistas, su velada crítica al sistema que depende del heroísmo y a lo que puede ser la figura de los héroes. Todavía se encuentra en publicación, es una serie semanal y al momento de publicación de esta lista consta de 33 tomos en Japón.

4. Black Butler, Yana Toboso. Cuando empecé a leerlo, lo hice porque había deseado hacerlo desde mi adolescencia. Adoro esta historia de misterio sobrenatural ambientada en un Londres victoriano ficticio. Me parece que Yana Toboso es una escritora de misterio muy inteligente y quiero ver a dónde lleva la historia de Ciel Phantomhive y Sebastian. Al momento de publicación de esta lista, consta de 31 tomos en Japón. 

Tokyo revengers, portada

5. Tokyo Revengers, Ken Wakui. Fue mi historia de narrativa gráfica de todo 2021 y me marcó muchísimo. Las historias de los niños pandilleros pueden conmigo y además a esta le sumamos viajes en el tiempo, personajes entrañables y todas mis lágrimas. Consta de 26 tomos en Japón al momento de publicación de esta lista. 

6. Attack on Titan, Hajime Isayama. Lo terminé out of spite, pero creo que la historia si está chida pa' leer, aunque el estilo de dibujo de Hajime Isayama nunca me haya dejado de parecer cuestionable. De menos, lo recomiendo por la escena del mar, por Levi Ackerman y por darme a alguien tan relatable como la chica patatas. Ya está finalizada, con 34 tomos. 

7. A Silent Voice, Yoshitoki Oima. Me gustas las historias de bullies redimidos y que se hacen responsables de sus cagadas. También historias tan buenas cómo estas que analizan el círculo vicioso del bullying y ponen varias veces el foco en las responsabilidades que los adultos tienden a evadir. Ya está terminada y consta de 7 tomos. 

8. Inuyasha, Rumiko Takahashi. Esta serie me salvó la vida en la pandemia. Al menos, me dio una razón para salir de mi cama y hacer otras cosas que no fueran mirar al techo. La historia de Aome, que viaja al pasado, a la Era Sengoku de Japón y vive aventuras al lado de Inuyasha y hace amigos por el camino me fascina. Además que a mí me encantaba ver a Sesshoumaru que, como buen hermano mayor, tenía el único trabajo de chingar. Está terminada y consta de 56 tomos. 

Jujutsu Kaisen, portada

9. Jujutsu Kaisen, Gege Akutami. No esperaba entretenerme tanto con esta historia de demonios pero me encanta y me encantan sus personajes, además que las mujeres de Gege Akutami me gustan (y los señores que no las escriben como el culo en esta demografía no son la mayoría) y que su estilo de dibujo me parece muy particular. En este momento lleva 18 tomos publicados en Japón.

10. Bloom into you, Nio Nakatani. ¿A qué no sabían que el GL más tierno y menos male gaze que he leído es shonen? Pues sí es. Dato curioso. Adoro Bloom into you como exploración del romanticismo (incluso más que de la sexualidad) y de la identidad propia. Ya está terminada y consta de 8 tomos. 

11. Ao no Flag, KAITO. Mi historia favorita sobre la amistad, adoro está historia. Cuatro amigos en el último año de preparatoria, ese año en el que se cuestionan su vida, su existencia y qué desean del futuro. No tuve un último año de preparatoria así, pero fue interesante verlo desde sus ojos. Serie terminada, también, consta de 7 tomos. 

Seinen

Witch Hat Atelier, portada

1. Atelier of Witch Hat, Kamome Shirahama. Si no sabían que mi manda favorito del momento era seinen, se los vengo a contar yo. Esta historia de brujas y magia en dónde todos los magos guardan secretos y Coco busca cómo devolver a su madre a la normalidad es una cosa increíble y Kamome Shirahama es de las mejores dibujantes de todos los listados acá. Hasta el momento lleva 9 tomos en Japón.

2. Bungo Stray Dogs, Kafka Asagiri & Sango Harukawa. Otro de mis mangas favoritos del momento. Una agencia de detectives, mafia y sociedades secretas en las que todos los personajes están inspirados en escritores (muchos japoneses, algunos norteamericanos, rusos) se dedican a resolver misterios y pelearse entre sí. Hasta el momento llevan 21 tomos publicados en Japón. 

3. xxxHolic, CLAMP. Pues sí, su original run es seinen (creí que era shonen, porque se publicó en paralelo con Tsubasa, pero bueno, cosas que pasan por mi cabeza). Me encantan los misterios mágicos y esta serie es precisamente eso: resolver misterios mágicos a lo largo de algunos capítulos. Terminada, cuenta con 19 tomos. 

4. Tokyo Ghoul y Tokyo Ghoul:re, Sui Ishida. Mi obsesión por estas dos series es direcamente proporcional a mi odio por sus dos animes, que gran disservice fue para la historia todo... eso. Adoro a Kaneki y Haisse, a Touka y adoro la historia de los ghouls. Ah, y quiero abrazar a Juzou Suzuya. En fin, ¿qué ocurre en un mundo donde los ghouls se alimentan de humanos y algunos sólo desean sobrevivir y la humanidad está decidida a defenderse? En total, entre ambas series, son 30 tomos. 

Blue period, portada

5. Blue Period, Tsubasa Yamaguchi. Apenas lo empecé pero decidí ponerlo por los temas que trata: el arte y la pasión por crear. Yo no dibujo, pero me identifico mucho con el protagonista (yo escribo). También me fascina el dibujo de la mangaka y quiero seguir leyendo. Está en publicación y hasta el momento lleva 12 tomos. 

6. Your Name, Makoto Shinkai. Por lo que investigué cuando leí, el manga fue posterior a la película (uno de esos raros casos donde el manga va después del anime), pero me gusta mucho su premisa y su dibujo. ¿Qué tanto puedes conocer a alguien con quien intercambias cuerpo? Consta de 3 tomos.

7. The Gods Lie, Kaori Ozaki. Un manga de un sólo volumen, que se mete por algunos momentos en la vida de dos adolescentes con vidas complicadas y algunos secretos. Quise abrazar mucho y muy fuerte a los protagonistas de esta historia. 

Shojo

Clover, CLAMP, portada

1. Clover, CLAMP. Uno de los mangas más raros que he leído nunca jamás, no voy a poderle hacer una sinopsis nunca yo sola, pero la imaginación de las CLAMP es prodigiosa y definitivamente se los recomiendo. Que yo sepa está terminada y tiene 4 tomos. 

2. X/1999, CLAMP. Esta historia nunca tendrá final, resignémonos. Y sin embargo, es buenísima. Falta poco para el apocalipsis. ¿Ocurrirá o no ocurrirá? Quien sabe, pero el ensamble protagonista de este manga está metido en el desastre. Está en hiatus permanente, que yo sepa porque no dejaban a las CLAMP acabarlo como ellas querían, pero bueno, no tengo más información. Se quedó en el tomo 18 y no creo que vayamos a conseguir más. 

3. Banana Fish, Akimi Yoshida. Una historia de crímenes en Nueva York, con una visión muy japonesa de los 80 y 90 de lo que era Estados Unidos y lo que eran sus mafias. Ash Lynx es un adolescente pandillero que ha sido víctima de tráfico de menores desde hace años; Eiji es sólo un chico japonés que se ve envuelto en la disputa cuando el antiguo "Jefe" de Ash descubre que ya no puede controlarlo. Me gusta está historia precisamente porque nunca hay nada explícito y habla de lo horrible que es el tráfico de menores y lo importante que es el consentimiento. Y Ash y Eiji merecen todo en la vida. Está terminado y tiene 19 tomos. 

4. Smells Like Green Spirit, Saburo Nagai. Este BL se puede explicar como "pueblo chico infierno grande". Un chico que sufre acoso porque es gay en la escuela se ve envuelto en algunas peleas, otros dos chicos empiezan a cuestionarse su propia identidad y un profesor acosar quiere aprovecharse de la situación (creo que, de los mangas que he leído, trata el tema de manera muy sensible). Consta tan solo de 3 tomos. 

No. 6, portada, manga

5. No. 6, Atsuko Asano. Un BL de ciencia ficción en el que una ciudad perfecta que no es tan perfecta, de donde Shion ayuda a escapar a Nezumi (perdiendo su estatus de élite en el proceso). Más tarde, ambos vuelven a encontrarse y ahora sí, hay que hacerle frente al hecho de que en la ciudad se están llevando a cabo experimentos crueles. Tiene 9 tomos y es la adaptación de las novelas ligeras, que también recomiendo. 

6. Tamayura, Ringo Yuki. Un manga BL de tomo único, una historia de un joven que se reencuentra con su primer amor en el colegio internado tradicional japonés al que acude. Tiene un tono melancólico y nostálgico que me gustó mucho. 

7. Akatsuki no Yona, Mizuho Kusanagi. La leo porque tengo un crush en la princesa Yona y otro en Hak, pero además porque es una historia de fantasía increíble que cuestiona mucho lo que significa gobernar, ayudar a los demás y cuestiona mucho la crueldad, el ayudar a otros. Apenas voy a la mitad, pero sin duda la recomiendo con muchas ganas. En este momento lleva 36 tomos publicados en Japón, todavía está en emisión. 

Josei

Given, portada

1. Given, Natsuki Kizu. Nunca había buscando la demografía de este manga, pero lo hice para la lista y debo decir que lo sospechaba. Es uno de mis BL favoritos, sobre cuatro chicos en una banda de música. Me encanta el peso que tiene la música en esta historia y en los sentimientos de los personajes. Sigue en publicación y lleva 7 tomos en Japón. 

2. Helter Skelter, Okazaki Kyoka. Este es un manga de terror, medio thriller psicológico, tomo único. Eso me lo acabo de inventar, pero es mi mejor manera para describirlo. Habla de la industria de la belleza y el cómo una mujer llega a los límites para convertirse en un ser humano perfecto. 

3. Dekoboko Sugar Days, Atsuko Yusen. Esta es una historia adorable de dos amigos de la infancia que se enamoran. Uno de mis tropos favoritos para leer pasteladas, lo adoro. Un tomo único con una historia para calentar el corazón, lo adoro muchísimo. 

4. Classmates, Asumiko Nakamura. Otra historia adorable, esta vez de dos compañeros de clase que comienzan una relación algo accidentada, muy inocente, con los problemas propios de la falta de comunicación de dos adolescentes. Consta de un tomo único, pero tiene varias secuelas que han sido publicadas en diferentes partes. Todavía no las he leído, ya iré informando. 

Go for it, Nakamura!, portada

5. Go for it, Nakamura!, Syundei. Una historia episódica y adorable en la que Nakamura, un jovencito estudiante, está enamorado de uno de sus compañeros de clase, pero no tiene ni idea de cómo ser su amigo. Se han publicado 2 tomos, aunque sólo he leído el primero, pero de todas maneras recomiendo. 

6. Un extraño a la orilla del mar, Kanna Kii. Me gusta leer BL marketeado para señoras, sí. En este, un chico huérfano se marcha de la isla para volver más tarde en busca de su crush de adolescencia. Shun lucha contra su propia homofoibia interiorizada y sus conflictos personales en lo que Mio anda atrás de él. Es de tomo único, pero tiene una secuela.

7. Un extraño en primavera, Kanna Kii. De hecho este no estoy super segura de la demografía, pero creo que va acá. En fin, ya la moveré si me equivoqué. Mio y Shun vuelven a la casa de los padres de Shun y se introducen en la dinámica familiar llena de conflictos sin resolver. Más que BL esta historia es slice of life y la adoro. Consta de 4 tomos y no sé si habrá más después o alguna otra secuela. 

8. Boy Meets Maria, PEYO. Un manga de tomo único bastante fuerte que aborda la identidad de género, la sexualidad y, entre eso, el trauma que supone el abuso sexual en niños. Creo que es un tema que debe tratarse con sensibilidad (los tonos pueden variar siempre, pero si se trata desde lo sensible creo que valdrá la pena verá lo que propone quien escribe). Es una historia muy bonita.  

Hyakunen Kesshou Mokuroku, portada

9. Hyakunen Kesshou Mokuroku, Aki Aoi. Este manga es una cosa super desconocida en la que un científico encuentra a un chico extraño cuyos ojos son diferentes a cualquier cosa que haya visto antes y que se alimenta de diversas piedras preciosas. Es un BL bonito, adorable, de tomo único, con un dibujo muy tierno. 

10. Haruka Tooki Le (Home Faraway) de Yatsuda Teki. Años noventa en Texas, un chico de una familia ultra religiosa conoce a otro que vive al día. Ambos están buscando desesperadamente algo a lo que llamar hogar. Es un BL muy desgarrador, con arte precioso, de tomo único.

11. Rumsprigna de Kaya Azuma. Otro manga BL de un sólo tomo que narra la época de rumsprigna de un chico amish en los Estados Unidos y del chico bailarín que conoce y le ayuda a encontrar un trabajo durante los seis meses que pasará en el pueblo, me gustó mucho y creo que tiene un final muy esperanzador.

sábado, 5 de febrero de 2022

Los seis de Atlas, Olivie Blake | Reseña

Sinopsis: The Alexandrian Society, caretakers of lost knowledge from the greatest civilizations of antiquity, are the foremost secret society of magical academicians in the world. Those who earn a place among the Alexandrians will secure a life of wealth, power, and prestige beyond their wildest dreams, and each decade, only the six most uniquely talented magicians are selected to be considered for initiation.
Enter the latest round of six: Libby Rhodes and Nico de Varona, unwilling halves of an unfathomable whole, who exert uncanny control over every element of physicality. Reina Mori, a naturalist, who can intuit the language of life itself. Parisa Kamali, a telepath who can traverse the depths of the subconscious, navigating worlds inside the human mind. Callum Nova, an empath easily mistaken for a manipulative illusionist, who can influence the intimate workings of a person’s inner self. Finally, there is Tristan Caine, who can see through illusions to a new structure of reality—an ability so rare that neither he nor his peers can fully grasp its implications.
When the candidates are recruited by the mysterious Atlas Blakely, they are told they will have one year to qualify for initiation, during which time they will be permitted preliminary access to the Society’s archives and judged based on their contributions to various subjects of impossibility: time and space, luck and thought, life and death. Five, they are told, will be initiated. One will be eliminated. The six potential initiates will fight to survive the next year of their lives, and if they can prove themselves to be the best among their rivals, most of them will.
Most of them.

No sé si se han dado cuenta de que ya no suelo hacer reseñas de series de más de un libro si no las he terminado (en particular porque a veces quiero discutir toda la saga entera o tener toda la perspectiva antes de empezar). Si no, pues eso es algo que pasa por acá. A veces hago excepciones, cuando quiero resaltar libros por sí mismos o tengo temas que sé que me van a tomar muchísimo espacio o no más tengo muchas ganas de hablar de una autora en particular. Esta es una de esas veces (porque The Atlas Six tiene una continuación programada para... el futuro, que se llamará The Atlas Paradox). De verdad quería hablar de Olivie Blake. 

Olivie Blake es una escritora estadounidense que conocí en el maravilloso mundo del fanfic. Llevaba tiempo sin leer fanfics cuando mi esposa TanitbenNajash llegó y me empezó a aventar links de algo que sabía que me gustaba: dramione (el nombre de la pareja entre Draco y Hermione en Harry Potter). Había estado mucho tiempo frustrada ya con ese ship, porque de 2009 para acá habían cambiado muchas cosas, pero romances tóxicos con narrativas que no me gustaban ni para Draco ni para Hermione seguían siendo la norma y más que eso: tropos con lo que yo no conectaba eran repetidos una y otra vez (una extraña manera de reverenciar la pureza de sangre en una saga cuyo subtexto remarca una y otra vez lo dañino del pensamiento, por ejemplo y que piense lo que piense la autora hoy en día ese es, al menos, un subtexto que está allí). Total, la gente a la que le gustaban esos fics los leía y yo, más que nada, me mantenía sanamente alejada (la regla número uno en los fanfics: si no te gusta, pa' qué andas leyendo). Pero llegó Olivie Blake a mi vida. Su prosa cuidada, su manera de entender los personajes, de interpretarlos, de escribirlos, sus manías (su uso de los adverbios en inglés me parece magistral, diga lo que diga Stephen King sobre que no le gustan las terminaciones en -ly) y sobre todo, una female gaze impresionante sobre el romance y la sexualidad (estuvieran juntos o no).

Ya voy a dejar de hablar de fanfics, por hoy (si quieren conocer más de ella en esa faceta, existe su perfil en ao3; como muchos de nosotros ya no escribe de Harry Potter, pero sí de otras cosas; mis favoritos de ella están en esta lista); ya volverá el tema en algún momento. Olivie Blake, además, escribía y autopublicaba su ficción original (fantasía para adultos, como categoría de marketing, porque el mundo cree que toda fantasía es para niños y adolescentes) en Amazon y en distintas plataformas. Así que empezamos también a leerla. Incluso The Atlas Six se convirtió en un fenómeno en distintas plataformas (booktok, booktwt; en inglés) por su estética Dark Academia, las ilustraciones que acompañaban la historia (por la ilustradora Little Chmura), los personajes y los temas. Curiosamente, pospuse leerlo. Quería esperar. 

Perhaps it was a tired thing, all the references the world had already made to the Ptolemaic Royal Library of Alexandria. History had proven it endlessly fascinating as a subject, either because the obsession with what it might have contained was bounded only by the information or because humanity typically longs for things most ardent as a collective. All men can love a forbidden thing, generally speaking, and in most cases knowledge is precisely that; lost knowledge even more so.

Sospecho que, en mi caso, hice bien. The Atlas Six para mí fue un tumulto de todas las manías que ya le conocía a Olivie, de los temas que le interesan, de sus quizá hiperfijaciones, todo eso revuelto en una novela sobre magia, conocimiento y sociedades secretas. 

Magia y conocimiento

La portada del libro contiene la frase. La entiendes cuando empiezas a leer. Las implicaciones knowledge is carnage están en cuanto Atlas empieza a reclutar a los seis magos, algunos dispuestos a todo con tal de acceder a un conocimiento que todavía no saben qué es y obtener poder a través de él. Para lo que creen que es el bien, el mal, para ellos nada más. Son seis magos, únicos en su clase: tienen un poder que apenas si pueden controlar o, por el contrario, saben qué pueden hacerlo; quizá empezaron siendo magos promedio, sin ninguna clase de talento natural, pero se obsesionaron con volverse los mejores en su clase. O quizá no les interesa, pero les gusta el juego y torcer sus reglas. 

Personajes de The Atlas Six, ilustrados por Little Chmura

¿A dónde van a llegar por acceder a todo el conocimiento que acumula la biblioteca y que La Sociedad de Alejandría ha determinado mantener lejos de la humanidad? ¿A dónde llega este juego del elitismo y por qué existe? ¿Por qué el conocimiento está reservado tan sólo a unos cuantos? El ambiente de tensión de la historia no dejaba de hacer que me preguntara eso. La oferta de repente se vuelve tan tentadora para las obsesiones particulares de cada uno de los seis que no dudan en entrar a un juego del que no conocen ni las reglas. (¿Y no es así en realidad la Academia? Parada en su pedestal, lejos de todo, determinando quiénes son los elegidos que alcanzaran su aprobación y cuántos se quedarán en el camino, negándole el lugar a todo aquel que se salga de sus márgenes, haciendo que otros entreguen partes vitales de sí mismos para encajar en ella, declarando cuáles temas valen la pena mientras ignora otros, ¿y no es eso lo que queremos destruir?). 

"Sometimes," Reina went on gruffly, "you treat magic like a god, like an energy, and sometimes like a pulse. It's an unscientific vibration when convenient, but we already know its behaviors can be predicted, and therefore purposefully changed"

Creo que fue un libro muy bueno para teorizar sobre lo que para estos personajes es la magia (finalmente, el conocimiento por el cuales están dispuestos a jugar un juego del cual no conocen las reglas). He encontrado que en el nuevo boom de literatura de fantasía, especialmente la gringa, hay una preocupación casi reverencial por ponerle normas y límites a la magia sin pensar qué es para nosotros. La esposa Tanit y yo estuvimos platicando un poco sobre esto, de nuestra reticencia natural a quienes declararon que los sistemas de magia debían tener reglas en la literatura, cuando aquello era más propio del rol (juegos donde, obviamente, debe haber un sistema con límites y libertades claros, para que los jugadores se orienten) y yo sobre todo pensé lo superficial que me parecía querer ponerle límites a la magia sin antes cuestionar qué iba a ser en el mundo secundario en el que estábamos creando, qué visiones se iban a tener sobre ella, por qué era importante, buscada, deseada. Cómo se veía el mundo desde ella o a través de ella. 

Nico, ilustrador por Little Chmura

Este libro se dio cuatrocientas páginas para cuestionar la magia y su funcionamiento. Está impregnada en la manera que tienen los protagonistas (seis, porque es una novela coral) de ver el mundo y de relacionarse con él. Y lo más lógico es que todos la vean de manera diferente y su relación con ella también lo sea. Al final, su manera de ver el mundo no es un sistema casi matemático (de nuevo: esos sistemas son más propios del rol que de la literatura y explorarlos desde la literatura con el foco en la literatura me parece interesante, pero no deben ser una imposición jamás), sino un conjunto de experiencias y sentimientos que muchas veces tenemos que escarbar para descubrir por completo.

Finalmente, ellos también quieren comprender cómo explicar su mundo y lo que pueden manipular sobre él. Vamos a hablar poquito sobre los personajes.

El pasado que nos define

Los personajes de Olivie Blake siempre tienen maneras particulares de hablar. Sus silencios y aquello que dicen para ocultar verdades más profundas es algo que se repite de historia a historia y es muy revelador sobre su construcción y cómo reaccionan y se relacionan con el mundo. Supongo que algún día llegará una crítica que diga "es que no es realista porque yo no hablo así con mis amigos" y me voy a reír (o capaz ya llegó) porque no es que sea realista, sino verosímil y además hay un montón de personas en el mundo que tiene registros distintos del habla. Y los personajes de Olivie Blake suelen tener algunos muy particulares y justo eso ayuda a construir su personalidad y nuestra visión de ellos.

"Did it hurt?" he asked.
Tristan braced for something. Rightfully. "Did what hurt?"
"The things your father did, the things he said," Callum said. "Was it painful, or just humilliating?"

Tristan Caine, por Little Chmura

Libby quiere demostrarse a sí misma ser la mejor para buscar hacer incluso aquello que es imposible; Nico de Varona siempre ha visto la magia como algo que es parte de él y da por sentado, una parte de su herencia; Tristan quiere huir de su pasado, dejar atrás el recuerdo de su padre, aunque lo mantenga más pegado a él de lo que cree; Reina Mori que es una naturalista nata, extremadamente poderosa sin necesidad de cultivar su poder, no tiene demasiado interés en escuchar a su magia; Parisa me parece una representación muy interesante de la sexualidad femenina que quiero abordar después. Callum, por el contrario, es un misterio. Incluso su narración mantiene secretos para sí sin develarlos al lector. Es un ensamble curioso e interesante. Reconocí en  ellos arquetipos que me gustan mucho de Olivie, sus obsesiones (que encuentro que todos los escritores tenemos pero sólo nos damos cuenta de ellos cuando vemos lo que hemos escrito desde la lejanía). Sus personajes suelen hablarle a mis propias obsesiones: Callum o Tristan, por ejemplo, tan diferentes entre ellos, me llaman naturalmente; Parisa me resulta fascinante, Reina Mori también (y quizá una de mis quejas sobre esta historia es que me hubiera gustado que fuera más explorada, pero hay cosas que siempre se quedan en el tintero cuando estás escribiendo una historia con un ensamble de este tipo). 

Callum, por Little Chmura

A los personajes de Olivie los define su pasado: sea bueno o malo, haya un trauma o no. Me gusta mucho cómo explora esto, cómo los mueve por un tablero en el que puede pasar cualquier cosa. Olivie Blake escribe historias character driven, donde la trama es una excusa para exponerlos, desnudarnos y sobreanalizarlos mil veces (creo que Modern Romance, una de sus mejores historias, prueba esto, sobre todo), entre la magia y el conocimiento los hace relacionarse de mil maneras. Porque en The Atlas Six, ante todo, las visiones personales que tiene cada quien sobre lo que significa la magia y sus posibilidades para cada uno. Hay algo casi barroco en la manera en que se expresan sus personajes y eso, debo decir, es un gusto mío, particular, que no considero que sea para todo el mundo (así que si se acercan a este libro, tómenlo en cuenta). 

Ahora sí, voy al final. 

La sexualidad femenina en fantasía y el female gaze 

Mucho tiempo en la literatura en general nos hemos enfrentado a diferentes miradas masculinas sobre las mujeres. En Sexual Politics, Kate Millet analiza algunos textos justamente sobre esto (tengo diferencias ideológicas con ella, empezando porque yo no soy feminista, pero otro día hablamos sobre eso), el tema no es nuevo. Leyendo a los hombres una nota que no hay una sola mirada masculina sobre las mujeres: las diferencias culturales y sociales se imponen. Mientras que hay quienes escriben sobre ellas de una manera que me parece interesante e incluso identificable (hola, John Steinbeck), también es cierto que, después de un montón de lecturas, parecen ser las excepciones y no la regla. Dentro de la fantasía las mujeres se han erigido como damas en problemas que necesitan ser salvadas, princesas en torres que carecen de agencia y los arquetipos variados de los cuentos de hadas (porque es interesante analizar la feminidad representada en ellos, más cuando pensamos que muchas de las versiones que se transmitieron oralmente lo hicieron de la boca de las mujeres) parecieron quedar reducidos a ser una damisela en apuros a quien raptará el villano, será salvada por el héroe y terminará por enamorarse de él (y a quien muchos escritores terminan por matar después, sin saber muy bien que hacer con ese personaje... y, bueno, estoy mirando a Salgari, a quien le costó sus buenos años y unas cuantas esposas muertas decidir que quizá sí, ya era tiempo de poner a las mujeres al frente y con protagonismo). O cualquier otra narrativa donde las mujeres carezcan de agencia completamente (no toda la narrativa de fantasía lo hizo, pero se repitió y repitió y repitió y repitió hasta la saciedad).

Ahora sabemos que las mujeres también son guerreras y heroínas y desde hace mucho tiempo que han estado presentes en el género. Lo único que veo es que a veces suelen ser reducidas a una dicotomía sin sentido: hay mujeres guerreras desprecian lo femenino como débil, para alzarse sobre eso y demostrar que no son como las demás (sin que sea una característica del personaje, sino un desprecio que va desde el subtexto) y el abierto desprecio a otros arquetipos: a las sacerdotisas, a las sanadoras, a las mujeres que cuidan, como si lo que vemos como femenino les quitara toda agencia y no estuviera eso en la narración, en cómo elegimos contarlas, narrarlas. Al final, igual que el male gaze no es uno solo, sino un montón de miradas masculinas sobre el mundo que han dominado por mucho tiempo las historias, el female gaze tampoco es uno solo. 

Parisa Kamali, por Little Chmura

Una de mis frustraciones más grandes era la tendencia a desexualizar a las mujeres para mostrarlas fuertes, como si la mirada sobre la sexualidad que hasta entonces había pertenecido a los hombres estuviera vedada y no pudiéramos reclamarla. Pero creo que algo muy importante en la narrativa es reclamar las miradas sobre la sexualidad, especialmente sobre la sexualidad de las mujeres. Hasta hace cinco minutos en la historia de la humanidad, era un tema que no se tocaba. Y hoy se critica. Creemos que la visión de la sexualidad femenina es una: la nuestra, la que consideramos correcta, la que nuestra moral nos dice que está bien. Y es difícil cambiar esa idea cuando las visiones sobre ella siguen siendo mayormente masculinas y, por alguna razón desconocida, hay quien cree que cada escritora que toca el tema tiene el deber de representar a toda la female gaze en el mundo. 

Olivie Blake muestra dos visiones diferentes en esta historia y ha explorado el tema una y otra vez con diferentes personajes que le permiten retratan distintas formas de vida. Parisa y Libby parecen opuestas, pero no lo son tanto. Explorar la sexualidad femenina en la literatura es algo que me gusta leer: creí que no me gustaba el erotismo hasta que no encontré las miradas femeninas y queer sobre ella (anoten: eso algún día será un ensayo) y entonces descubrí que lo que faltaban eran miradas que tocaran el tema desde sus lugares en el mundo. 

Conclusiones

En general, recomiendo este libro con pinzas. Yo lo considero muy bueno, me gustó mucho, apareció en mis mejores libros de 2021. Y sin embargo. Creo que está lleno de las obsesiones de Olivie Blake y de una estética muy particular. Si uno no se mete en esa estética, quizá el libro no sea tan satisfactorio y si los arquetipos que obsesionan a la autora tampoco le llaman a uno, pues menos. Eso pasa con todos los libros, pero creo que las obsesiones de Olivie Blake no son especialmente sencillas. Como escritora, exige atención. Cada palabra que pone en sus libros está muy cuidada (y eso es muy obvio al notar que gran parte de lo que ha publicado lo ha hecho con pura autoedición), cada diálogo, cada comparación. Nunca le gustó que tradujeran sus fics por el temor a que no existiera ese mismo cuidado (y ahora que la van a traducir me pregunto cuál será el tono elegido). Por eso, con mucho cuidado, les recomiendo acercarse al libro con cuidado y que, si pueden darse el tiempo de conocer a Olivie Blake antes, lo hagan. 

Knowledge is carnage. You can't have it without sacrifice.