12 de febrero de 2012

La Biblioteca de los Muertos, Genn Cooper | Reseña



Es la primera vez en mucho tiempo que, cuando acabo un libro, este me deja indiferente totalmente… ya verán por qué.

Sinopsis: Bretaña, año 777. En la abadía de Vectis crece Octavus, un niño sobre el que pesa una maldición: es el séptimo hijo engendrado por un séptimo hijo y la leyenda le vaticina poderes diabólicos. Octavus comienza a escribir una lista con fechas y nombres sin sentido. Cuando uno de los nombres y su fecha coinciden con una muerte en la abadía, el miedo se apodera de los monjes. Siglos después, los miembros de la Orden de los Nombres, descendientes todos de aquel niño, siguen escribiendo sin descanso para completar un misterioso listado de nombres y fechas... Hasta que empiezan a suicidarse.

Estados Unidos, en la actualidad. Nueve personas han aparecido muertas en Nueva York, desconocidos que nada tenían en común. Solo una cosa les unía: todas las víctimas recibieron postales de ataúdes, que anunciaban el día en que morirían, poco antes de su fallecimiento. Son las aparentes víctimas de un asesino en serie difícil de atrapar, cuyas muertes desafían toda lógica...

El libro se divide en tres historias diferentes que después de todo, están relacionadas. La más interesante de todas, con diferencia, es la más corta, la historia de Octavius, la de ese niño del demonio que escribe nombres

La principal es una historia policiaca medio interesante, sobre nueve “asesinatos”. El caso es asignado a un protagonista borracho insufrible y una detective joven que al principio es insufrible, después un poco tonta y al final cae medio bien.

Y por supuesto, tenemos la tercera historia: la del descubrimiento de “La Biblioteca”. El autor se la podía haber saltado con mucho gusto o haberla contado en dos páginas en vez de gastar todas las hojas que se gastó. No tiene interés, no influye en la historia y a mí, lo que es a mí, no me interesó. Ni aunque apareciera uno de mis ídolos de la WWII (sí, Winton Churchill).

Personaje favorito: Elizabeth y el otro monje, que sólo aparecen un capítulo y son un amore total. Ah, y Mary cuando tiene sentido del humor. Y… esperen, ¿los monasterios no eran mixtos verdad? Bueno, creo que sí –creo, eh, creo-. 

En fin, como historia policial, no atrapa. (Eso o que acabo de releer Sherlock Holmes y encuentro a cualquier detective un poco tonto). Ah, tiene una secuela, ya averiguaré de ella. (A ver si Elizabeth y el otro salen más a menudo…)

Conclusión: La historia es predecible (en mucho tramos), pesada y con saltos de tiempo confusos.

1 comentario:

  1. este es el primer libro o hay uno antes que este si hay me dicen el nombre?

    ResponderEliminar