28 de julio de 2012

Donde los árboles cantan


Sinopsis: Viana, la única hija del duque de Rocagrís, está prometida al joven Robian de Castelmar desde que ambos eran niños. Los dos se aman y se casarán en primavera. Sin embargo, durante los festejos del solsticio de invierno, un arisco montaraz advierte al rey de Nortia y sus caballeros de la amenaza de los bárbaros de las estepas... y tanto Robian como el duque se ven obligados a marchar a la guerra. En tales circunstancias, una doncella como Viana no puede hacer otra cosa que esperar su regreso... y, tal vez, prestar atención a las leyendas que se cuentan sobre el Gran Bosque... el lugar donde los árboles cantan.

Viana es una doncella y ha sido educada como tal. Y además, es ingenua. Viana sueña con casarse en primavera con Robian de Castelmar, cuando en medio de los festejos del solsticio de invierno se entera que la guerra contra los barbaros va a estallar. Y entonces, todo el libro empieza a complicarse.

Viana es, quizá, el personaje que más cambia en la novela. Educada como doncella, egoísta, y muy ingenua (incluso cuando está bajo el yugo de los bárbaros) pasa a ser una superviviente que tiene que aprender a valerse por sí misma (como nota, es muy divertida la escena en la que intenta negarse a que la enseñen a usar un arco). Lo único malo es que Viana hace lo que le viene en gana y no se molesta en ser cautelosa y planificar las cosas: es impulsiva.

La historia se va complicando conforme el libro avanza, y entonces, aparece Uri: un desconocido con el pelo verde y la piel extraña, tan sincero como un niño. Uri resulta un misterio, ¿quién es?, ¿de dónde viene?, son sólo algunas de las preguntas que se plantean en torno a él, y —si se ponen a pensar un poco, puede que acierten que su origen—.

Realmente no sé que más contarles de esta historia: es la historia de cómo una doncella termina en medio de una guerra y acaba como superviviente (y no precisamente uno muy inteligente), como se enamora, y se siente traicionada… Básicamente es Viana creciendo a trompicones y a tropezones mientras intenta desesperadamente ayudar a su pueblo diezmado por los bárbaros mientras se da cuenta de que en el Gran Bosque nada es lo que parece.
—Porque puede que descubras el misterio o puede que te enfrentes a una muerte segura. ¿Quién sabe? Muchacha, te contaré algo: el mundo está lleno de historias. Todas las personas y todas las cosas tienen historias que contar. A algunas se llega a través de la gente como yo, que las relata para que no se olvida. Otras, en cambio… se viven.
Nea 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada