5 de marzo de 2015

Chicago, Rob Marshall | Reseña

Sinopsis: Chicago, años veinte. Roxie Hart, una joven que sueña con subir al escenario del Onyx Club, es acusada de asesinar a su amante y enviada a prisión. Tras las rejas, se encuentra con su admirada Velma Kelly, una cantante de "jazz" condenada por haber matado a su marido y a su hermana, tras haberlos sorprendido en pleno adulterio. El famoso abogado Billy Flynn llevará su caso de forma brillante y atraerá la atención de los medios sobre estas dos jóvenes de prodigiosa voz. Roxie, a quien Billy presenta como el paradigma de la inocencia truncada, se convierte durante un tiempo en una auténtica estrella en Chicago.

La vida entre los bares, el alcohol y el jazz. Roxie Hart sueña con subir al escenario y convertirse en una estrella y es para eso para lo que usa a Fred Astaire, su amante, porque está atrapada en un matrimonio que la aburre. Su marido, Amos, está dispuesto a cualquier cosa por ella, pero ella no lo quiere. Así que cuando descubre que Fred sólo le estaba mintiendo para meterla entre las sábanas, no duda y aprieta el gatillo. Después intenta endilgarle el muerto a su marido, asegurando que le había robado y las cosas van muy bien hasta que a alguien se le ocurre mencionar el nombre del muerto: justo quien les vendió los muebles. Y así es como Roxie va a dar a prisión, donde se encuentra a la estrella del momento, Velma Kelly, magníficamente interpretada por Catherine Zeta-Jones, que asesinó a su hermana y a su marido después de descubrir la cornamenta que le estaban poniendo.

Renée Zellweger, cuando todavía estaba guapa.
Si me dejan, puedo seguir contándoles la película hasta el final. Es una de mis películas favoritas en este mundo, y uno de mis musicales favoritos porque me fascina como tratan a las criminales como si todo fuera simplemente un espectáculo. Roxie se las arregla para conseguir a un abogado que, de joven superficial y asesina, la convierte en la Madre Teresa de Calcuta y la hace jurar que no deseaba matar a nadie. Total, como dicen: los juicios nada más son otro espectáculo, mientras los periódicos manipulan toda la información para hacer parecer a Roxie la asesina más dulce de todo Chicago.

Además, tiene canciones increíbles, como All That Jazz, Nowadays y la que yo considero la estrella del filme: Cell Block Tango. Porque matar a tu marido por mascar chicle no es malo, no, es que se lo merecía. O que casualmente se estampe con tu cuchillo unas diez veces. O no es que tú lo hayas matado, es que no toleran el arsénico.


Una de las películas de crímenes más divertidas que he visto. Aunque más que crímenes, yo diría que habla del mundo del espectáculo. Sí, sí, habla de la justicia convertida en espectáculo. Porque todo el mundo sabe que es ciega, pero mientras más guapa sea la dulce asesina, más ayuda. Total, ¿quién va creer que con semejante pinta inocente mató a alguien? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada