10 de marzo de 2015

Tuya, Claudia Piñeiro | Reseña

Sinopsis: Un corazón dibujado con rouge, cruzado por un «te quiero» y firmado «Tuya» le revela a Inés que su marido la engaña. A partir de ahí, una original novela de suspense, un ama de casa dispuesta a todo con tal de conservar su matrimonio y las buenas apariencias.

Claudia Piñeiro combina con brillantez los mejores ingredientes del género negro con un lenguaje inteligente, sutil, cargado de realismo y segundas intenciones. Tuya no es sólo un thriller vertiginoso desde sus primeras líneas, sino un relato devastador e implacable sobre la intimidad más cruda de la clase media.

No recuerdo como encontré ese libro. Estaba yo buscando qué leer y me topé con este libro, lo vi bien, diferente a lo que solía leer y lo empecé. Qué decir de este libro, nunca un libro de crímenes e infidelidades me había resultado tan divertido y me había hecho reír tanto. Pero es que los personajes son casi una caricatura de sí mismos, sobre todo Inés, que hará todo lo posible por no dejar de ser la esposa de alguien, en este caso, Ernesto. Todo para salvar su matrimonio, desde encubrir asesinatos, perdonar infidelidades (siempre y cuando el asunto no volviera a pasar) y fabricar (bastante mal, todo hay que decirlo) coartadas. Capaz de creerse hasta las más absurdas excusas de su marido con tal de preservar la vida que tiene y a la que está acostumbrada. 

Sólo que, en el juego que tienen Inés y Ernesto se queda atrapada Lali, su hija, que parece ignorada sistemáticamente. Ernesto la trata bien y Lali lo prefiere a él, pero no le presta suficiente atención y varias veces durante el libro Inés dice que no sabe que tiene su hija y le quita importancia diciendo que debe ser sólo la adolescencia. Total, Lali está saliendo del secundario, se va a ir a su viaje de egresados y no tiene mayores problemas, excepto uno: está embarazada. Y el novio, por decirlo suave, la mandó a la mierda. 

Así que entre capítulos narrados por Inés y su obsesión con ser, no alguien, sino la esposa de alguien y tener la familia perfecta deja ver que no está exactamente bien de la cabeza, porque, adentrándose un poco más podemos ver que su familia es todo menos perfecta, conversaciones de Lali (sólo conversaciones, ninguna descripción) con amigas, desconocidos y hasta la madre de su novio y los capítulos vistos desde la perspectiva de Ernesto, que tiene más neuronas que su esposa, eso sí, pero no las suficientes para notar los problemas de su hija. Él está metido en ese juego de infidelidades y crímenes muy al fondo mientras le hace a creer a Inés que no volverá a pasar, lo de Tuya.

En fin, la novela está vista desde tres puntos diferentes, con narraciones diferentes, lo que implica que tenemos tres personalidades diferentes guiándonos por una historia y haciéndonos creer su versión. Pero como dijeron por ahí las "versiones" de la verdad, siempre contienen mentiras

Novela muy buena, interesante y ligera. No es demasiado larga ni se hace pesada en ningún momento, por cierto. Además, el final es magistral. Uno de los mejores finales que he leído para una novela así... Todos son culpables de algo. Al final hay que pagar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario