4 de julio de 2016

Recuento de los daños | Junio 2016

Yo estaba muy tranquila con mi bloqueo lector de mayo, sin ni siquiera intentar quitármelo porque esas cosas pasan y es mejor no forzarlas, además de que no leer no me afecta en nada cuando me acordé que muy probablemente yo estaría en la India a partir de agosto y ninguno de mis libros en físico (o casi ninguno) me iba a seguir hasta la India. Así que me puse a leer como si se acabara el mundo. Y no, mis días no tienen 30 horas (ya me gustaría que los tuvieran) y no tengo un giratiempos ni una TARDIS, aunque realmente me gustaría tenerla. Así que aquí va la lista de lecturas, sin contar audiolibros (porque esos los escuché, obviamente) ni comics (porque si no esto se hace eterno). Y por favor, antes de decirme que quisieran leer tanto como yo, recuerden que como cinco libros de aquí apenas si pasan de las 100 páginas porque me gusta leer muchos libros infantiles... y otros simplemente son pequeñísimos (excepto un par de tochos respetables).

El fuego en el que ardo, Mike Lightwood


Buena intención, mal libro. Intento de buena moraleja, quedó un poco agradable popurrí de drama. En fin, ya saben lo que opino de este libro. realmente espero que el autor siga escribiendo y que, por favor, por favor, por favor, pague una revisión extra de lo que escribe y esas cosas porque igual pueden salir cosas buenas... ¡pero esta no es una de ellas! O sea, la idea de fondo es decente y buena. La de fondo. Luego la cubrió de clichés, una redacción un poco (bastante) pobre y demasiado explicativa y todo se fue al carajo por un tubo. Ya leyeron mi reseña y bueno, hacen falta muchos más libros LGBTIQ en el mundo, pero si este es El Libro LGBTIQ, apaga y vámonos.

Una habitación propia Virginia Woolf


Virginia Woolf dice que una mujer necesita, para poder escribir en paz, una habitación propia y dinero. Es curioso para mí, que escribo en la sala de mi diminuta casa y tengo enfrente a la cocina, donde siempre hay movimiento. Pero al final del día tiene razón, porque siempre soy muy más productiva cuando estoy sola. Dejando de lado mis cavilaciones, fue la primera vez que leí a Woolf y me sorprendí bastante, me gusta como analiza lo que escribimos las mujeres (o habían escrito las mujeres hasta su época) y los consejos que da. Porque es cierto. Las mujeres no hemos hecho muchas cosas en el mundo pero no es porque no hayamos querido, es porque no hemos podido, no nos han dejado y hasta hace poco, la educación de la mujer era considerada un desperdicio. Buena lectura, aquí les dejo la reseña y el hangout en el que participé.

Hermano Lobo, Carla Maia de Almeida


Ay, que bonita es Ediciones el Naranjo. Adoro esa editorial. Creo que es mi favorita, pero no le digan lo mucho que le hago la pelota últimamente. Hermano Lobo es un libro impreso en páginas blancas y en páginas azules, nostánlgico y de alguien modo, un libro sobre la decadencia de una familia y el final de la infancia. Me agrada que temas como estos se traten en libros para niños, porque ahí es cuando más sincero y sencillo tienes que ser. No puedes adornar tu prosa con palabras inútiles que a los niños no les interesan y a la vez tienes que dejar claro el conflicto de la novela para que cualquiera lo entienda. Hermano Lobo me encantó, como ya lo dije en su reseña y lo recomiendo muchísimo. Además, me parece que es la primera vez que leo a una portuguesa.

El beso de la mujer araña, Manuel Puig


¡Este libro lo elejí yo para el club de lectura de La Noble y Ancestral Casa de los Black y es uno de los mejores libros que he leído en la vida! Ok, quizá exagero. Pero quiero que por favor piensen en cuántos libros hay escritos sólo con diálogos, sin ninguna descripción, ni nada por el estilo y los lectores pueden entenderlo todo, hasta lo que no vemos directamente. Este libro es de dos prisioneros en una cárcel argentina durante los años de la dictadura, que se la pasan platicando. Uno le cuenta películas al otro, se preguntan cosas, se hablan sobre sus vidas. Un libro precioso y que me encantó haber escogido. Escribí una reseña para recomendarlo por todo lo alto y pues se los recomiendo, qué más.

Ella trae la lluvia, Martha Riva Palacio


Otro libro precioso de el Naranjo. Sí, voy a seguir haciéndoles la pelota porque publican libros preciosos que a mí me encantan y así no se puede. Además, tuve la oportunidad de conocer a la escritora en la presentación del libro y es una persona muy agradable. Como quien dice, esta fue una lectura redonda. El libro viene con páginas naranjas e increíbles ilustraciones en donde, lo que más resalta, es el mar y los peces. Es un libro para niños que trata temás como la discriminación y la segregación, además de los prejuicios y como los aprendemos sin darnos cuenta. Por eso, y mucho más, es un libro maravilloso y que nadie se debería perder. Escribí la reseña, ya saben, porque el libro es preciosísimo.

Carol, Patricia Highsmith


¡Carol! Llevaba queriendo leerlo desde que la película estuvo nominada al Oscar y junio fue finalmente el mes en el que lo leí. Patricia dice, en el afterword, que tiene la impresión de que fue la primera novela publicada con una pareja homosexual (Carol y Thérese) que tenía un final feliz. Fue publicada al principio de los años cincuenta, cuando la mayoría de las novelas de esta temática tenían un final trágico, con suicidos, separaciones, vueltas al "camino correcto". Escribí la reseña para recomendarlo también por todo lo alto y espero que si no la leyeron en su momento, ahora sí le hagan un poco de caso a mi recomendación. 

Foro Rinascimento, María García Esperón


Este libro me lo regaló la autora porque fue publicado en Colombia, no aquí y obviamente María, a quien conozco desde que tengo trece o catorce años, es una persona increíble. Además, la portada también tiene a la Sibila Cumana que tiene uno de sus primeros libros, Sibila (no les quiero contar lo que sufrí yo para encontrar ese libro). ¿Alguien se acuerda de los foros de internet? Todavía existen, pero cada vez van quedando más en el pasado. En este libro, por medio de un foro, se comunican varias personas en todo el mundo y una joven en México, accidentalmente pone a varios en alerta por descubrir un misterio en los ojos de la Sibila. Es un libro entretenido, corto, misterioso y con varios personajes interesantes. Recomendado, si es que lo encuentran, que debe estar complicado.

Este que ves, Xavier Velasco


Otro de Xavier Velasco. Creo que ya nada más me queda un libro de él que no he leído pero que, si soy completamente sincera, no me quedan exageradas ganas por leer. Este me ha gustado porque es la historia de la niñez de Xavier y, como hijo único, entiende mis pedos mentales en eso de crecer en una casa sin quien jugar y con padres que pueden prestarte atención todo el maldito tiempo. Quizá a los que no sean muy fans el libro no les aporte absolutamente nada, la verdad, pero está entretenido, lo admito. Xavier era un poco odioso de niño y de adolescente (en La edad de la punzada), pero aún así lo quiero porque tenemos los mismos pedos mentales. Hice la reseña y todo.

Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe, Octavio Paz


En realidad este libro no es de este mes, sólo lo acabé en este mes. Leerlo me tomó desde enero hasta acá. No, no es broma. Mientras que la primera parte (historia de la colonia y contexto social de la Nueva España) se me fue rápido, igual que la vida de Sor Juana, el análisis literario me costó meses porque no soy experta en eso y todo me sonaba a chino. Pero recuperé el ritmo al llegar al ensayo de restauración y los últimos escritos de Sor Juana. Sor Juana Inés de la Cruz es una escritora que me encanta y Octavio Paz igual, así que el resultado de este libro es bastante bueno... pero sólo si te interesa Sor Juana de verdad; sino, te recomiendo que te alejes. 

El segundo sexo, Simone de Beauvoir


Otro libro que me tomó varios meses igual, pero ni lo había marcado como empezado a leer. De hecho, es porque leí la mayor parte en este mes, leyendo diario y constante al menos medio capítulo. El Segundo Sexo si es un tocho de respeto y hay quien lo considera la biblia feminista. Puedo entender por qué aunque, miren ustedes, Simone de Beauvoir no se consideraba feminista cuando lo escribió. Este libro es sólo un análisis de la mujer en la sociedad de Simone y una recapitulación que abarca gran parte de la historia mundial. La verdad, se lo daría a leer a todo el mundo. Pero quizá su cantidad muy respetable de páginas no es para todo el mundo, así que ya saben, leer con discreción.

Soma. La tumba de Alejandro, María García Esperón


Este libro también me lo regaló la autora y es de sus temas preferidos: los griegos, los romanos y las civilizaciones de aquella época. En una historia contada a dos tiempos (el pasado, la muerte de Alejandro) y el presente (la búsqueda del Soma), llena de enigmas y personajes complicados. Me gustó un poco más que el otro que me regaló la autora y no pude evitar compararlos porque los leí casi juntos, aunque cada uno resalta por sus propios méritos. En el caso de este libro, también está publicado sólo en Colombia y es tan feo porque se hizo un concurso de portada en varias escuelas y mi ejemplar, obviamente, todavía no tiene portada. Espero que el ganador sea precioso. Ya saben, recomendado si lo encuentran, porque no dudo de que sea difícil de conseguir.

Demonia, Bernardo Esquinca


¡Un libro de cuentos de terror mexicano! Sí, mi emoción es de verdad. Y además lo tengo firmado porque conocí a Bernardo Esquinca y es realmente un tipo genial. Pero bueno, a Bernardo Esquinca lo conocí como por abril y a estas alturas del partido apenas voy leyendo el libro. Es el segundo que leo del autor (el primero fue Mar Negro) y no puedo más que decir que realmente me encanta ver un soplo de aire fresco en la literatura de terror mexicana. Ya. Bastante tengo de Carlos Trejo y Cañitas y que me intenten vender que esas basuras eran terror. Pero esto sí lo es, de verdad; había cuentos en los que podía sentir como se me erizaba el cuello. Recomendado

El eterno femenino, Rosario Castellanos


Este libro es la lectura conjunta de este mes que realicé con otras chicas y es una obra de teatro. Perdí la cuenta de cuando fue la última vez que leí teatro y creo que fue con Oscar Wilde y la importancia de llamarse Ernesto. Obviamente, leerlo no es lo mismo que verlo, pero igual esta obra es magnífica y puesta en escena debe de ser una preciosidad. Iría a verla si la anunciaran en cualquier lugar de la Ciudad de México en algún futuro cercano. En fin, debo decir que Rosario Castellanos hace una crítica a la mujer de su época y a las pocas opciones que tenía usando una buena sátira. Muy recomendado. Yo lo compré baratísimo porque lo edita el FCE (aunque también hay un pdf en la biblioteca feminista al que pueden recurrir si en su país no está el libro). 

Colaboraciones


Si llegaron vivos hasta acá, aquí les van mis colaboraciones en otros blogs, que ya saben que siempre las hay.

Plusbits Mx:


La hora del té:

3 comentarios:

  1. 13 libros en un solo mes O_o
    anonadada me hallo.

    ResponderEliminar
  2. Hacía días que no pasaba por el blog, como siempre, una cantidad indecente de libros 😉

    Qué suerte poder leer tanto, aún así, estoy segura de que tienes una lista de pendientes gigante 😂

    Un beso!

    ResponderEliminar