7 de agosto de 2011

Sinsajo


Después de las entradas sobre Los Juegos del Hambre y En llamas paso a Sinsajo. Lo leí en una sola tarde, sin pararme de la mesa donde me senté a leer. El resultado de eso fue un dolor de cuello que me duró dos días, un ardor de ojos que me duró hasta la tarde del día siguiente y unas tremendas ganas de llorar por todas esas muertes injustas.


Pero no cabe duda de que el libro me gustó muchísimo, aunque en comparación con los primeros tiene unas cuantas cosillas que ya relataré más adelante.

Katniss Everdeen, la chica en llamas, ha sobrevivido de nuevo a LOS JUEGOS, aunque no queda nada de su hogar. Gale ha escapado. Su familia está a salvo. El Capitolio ha capturado a Peeta. El Distrito 13 existe de verdad. Hay rebeldes. Hay nuevos líderes. Están en plena revolución. El plan de rescate para sacar a Katniss de la arena del cruel e inquietante Vasallaje de los Veinticinco no fue casual, como tampoco lo fue que llevara tiempo formando parte de la revolución sin saberlo. El Distrito 13 ha surgido de entre las sombras y quiere acabar con el Capitolio. Al parecer, todos han tenido algo que ver en el meticuloso plan..., todos menos Katniss.

Nos dejan conocer el Distrito 13, un lugar en el que nunca jamás me gustaría vivir: a esa gente le falta muchísima diversión… además de que viven bajo tierra: PASÓ. Además eso del horario es… bueee… se les nota que son excesivamente ordenados y metódicos, así que no me gustaría vivir en ningún lugar como ese.

Spoilers a partir de aquí.
Además de que en este libro me he enamorado de Gale. Si es que el chico… no, no es un amor, para nada. Tiene mucho odio contra el Capitolio, mucho más fuerte que el que Katniss acumula, y ganas de hacerles pagar todo lo que ha sufrido su distrito…
“Si pudiera pulsar un botón y matar a todas y cada una de las personas que trabajan para el Capitolio, lo haría sin dudar.”

Sin embargo, siento de algún modo que Suzanne Collins fue un poco injusta con él: casi todo el libro se la pasa discutiendo con Katniss o sus escenas son bastante flojas. Sí, ya sabíamos con quién iba a acabar Katniss de todos modos… y no era con él, sin embargo, no por eso merecía aparecer discutiendo con la chica todo ese tiempo.

Uno de mis personajes favoritos sigue siendo Johanna, la chica es increíble, aunque me quedé con ganas de saber más cosas de ella… sin embargo no todo se puede y me voy a consolar con fanfics.
“Quizá los del 6 sabían lo que se hacían: drogarse y pintarse flores en el cuerpo no está tan mal. En cualquier caso, parecían más felices que el resto de nosotros”
Uno de los únicos puntos malos del libro es que es la acción ocurre con demasiada rapidez. Excesiva. Hay algunos que mueren casi sin que te des cuenta y al final parece que van en cámara rápida. Además que en el desenlace cierra muchas cosas con “este está aquí… y esté allá”.

Además… bueno… no, no reniego de las muertes, sólo de una, una… y no les diré de quien, porque les destaparía el final del libro y no quiero. Me dejó un sabor en la boca ¿y entonces todo para qué? Pero por lo demás el libro es magnífico: un espléndido cierre para la trilogía.

Nea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario