26 de diciembre de 2011

Adicción


¿Recuerdan la última vez que reseñe Medianoche? Más bien no la reseñe, sino que la destroce alegando que sus dos protagonistas eran títeres (y lo siguen siendo, que no les quepa duda)… y más vale también que no se acuerden porque eso fue hace mucho y no tengo muchas ganas de recordar esa sed de sangr… ah, digo, mala literatura que últimamente me está haciendo que pierda mi tiempo para leer las porquerías de la narrativa juvenil actual

Bueno, volvamos a Adicción.

Sinopsis: Tras una larga temporada sin verse, Bianca y Lucas buscan la forma de infringir las estrictas normas de la Academia Medianoche para poder continuar su intensa y complicada historia de amor. ¿Pero hasta dónde están dispuestos a llegar? Nadie sabe tan bien como ellos que el amor mata o muere.

Bueno, voy a intentar ser más objetiva que la primera vez y… oh, para que lo digo si quiera, si sé que lo voy a destrozar.

Podemos descansar un poco de Lucas (que o bien estaba de mal genio siempre o besando y proclamándole amor eterno a Bianca), aunque no mucho porque nuestra sufrida protagonista piensa en el cada tres segundos o menos. No sé cómo puede concentrarse en su vida diaria teniendo a Lucas todo el día en la cabeza.

Balthazar sigue siendo lo más interesante del libro y aunque sus fans me linchen: no me gusta. Nada de este libro me produce el más mínimo interés. Además, como pasó en Luna nueva, Bianca lo usa (mucho más descarado que Bella, eso sí, pero al menos Balthazar fue quien se lo propuso).

El hecho de que aparezcan fantasmas en el libro adereza el asunto y ya tenemos todo lo que un mal libro debe tener: protagonista tonta, galán guapo y hermoso, pero aún así, medio tonto, sexy triángulo amoroso y criaturas sobrenaturales que persiguen a nuestra protagonista vampiro porque quieren convertirla en fantasma.

Hay un par de personajes nuevos por ahí, Raquel y Vic son lo único interesante y Ranulf es… bueno, Ranulf. Pero fuera de eso el libro no tiene nada bueno. Trata de Bianca siendo acechada por fantasmas, Bianca discutiendo y reconciliándose con Raquel, Bianca escapándose de Medianoche para ver a Lucas (o en su defecto, pensando en escaparse y en lo que hará cuando vea a Lucas), y en Bianca siendo compasiva con vampiresas mortalmente asesinas…, ¡ah!, se me olvidaba: y la cereza del pastel, en Bianca siendo acechada por fantasmas que producen escarcha.

Conclusión: Si eres una adolescente de esas hormonas con patas que aman crepúsculo y son Team Edward o Team Jacob bien este libro te puede gustar. Si no lo eres… bueno, ya sabes lo que puedes hacer: no leer el libro.

Nea

3 comentarios:

  1. Jo, últimamaente por aquí sólo hablas de los libros que no te han gustado... a ver si nos haces una crítica positiva de algún libro ¿eh? xD

    ResponderEliminar
  2. Sí ya hace falta un libro que me haya gustado... XD A ver si hoy cuelgo un poco más positivo...

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja tiene razón Iné, eh Nea... Ya deja a los pobres en paz, la verdad es que actualmente la narrativa juvenil está muy, cómo decirlo, es un gran cliché... Temas típicos, etc. Prefiero mil veces, concentrarme en leer clásicos... satisfacen mejor. Aunque eso sí, hay muy buenos libros de editoriales independientes... que me dejan helada.
    Bueno a lo que venía... que bueno que nunca leeí Medianoche y éste...

    ResponderEliminar