3 de febrero de 2013

Menú de libros (XVIII)



Primer tiempo
La pasión de Erzebeth de Joel Alexandre
Cerré el libro en este punto. El dueño del café había bajado la persiana metálica hasta la mitad y nos invitaba a irnos. Mientras él despertaba al viejo, que se había dormido con la copa de vino —todavía llena— en la mano, dejé sobre el mostrados el importe de la cerveza para, seguidamente, salir del local.
Era casi medianoche. De camino a casa me preguntaba: ¿es necesario que te declaren muerto para inventarte una nueva vida?

Segundo tiempo
Harry Potter y el Cáliz de Fuego de J. K. Rowling
Dumbledore alargó la mano y lo cogió. Lo extendió y miró el nombre que había escrito en él. Hubo una larga pausa, durante la cual Dumbledore contempló el trozo de pergamino que tenía en las manos, mientras el resto de la sala lo observaba. Finalmente, Dumbledore se aclaró la gargante y leyó en voz alta:
—Harry Potter.

Tercer tiempo
La llamada de los Muertos de Laura Gallego García
—Dana no ha salido de la Torre en más de veinte años, Jonás. Ha hecho viajes a lomos de Kai, sí, pero apenas se ha mezclado con la gente. Yo he visto cosas, he vivido cosas. No creo en el destino.

Postre
La Reina de los Condenados de Anne Rice
—[…] Pero ella es la Reina de los Condenados y los Condenados no pueden vivir sin ella. Enkil era sólo su consorte y por eso no tiene relevancia alguna que lo haya liquidado y  se haya bebido su sangre hasta la última gota.
—La Reina de los Condenados —masculló Marius por lo bajo. Había habido una extraña inflexión en la voz de Maharet al pronunciar aquella expresión, como si los recuerdos se  hubiesen removido en su interior, dolorosamente, de una manera atroz; recuerdos que el paso  del tiempo no había difuminado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada