8 de abril de 2019

Spider-Gwen, Jason Latour & Robbie Rodriguez | Reseña

Esta reseña cubre todo el arco de Spider-Gwen, desde el volumen 0 (Most Wanted) hasta el volumen 6 (The life of Gwen Stacy), incluyendo sus apariciones en Spider-Women y Spiderman/Spider-Gwen: Sitting in a Tree.
 
Ilustración de Robbie Rodriguez
Sinopsis (más o menos general): In one universe, it wasn't Peter Parker who was bitten by the radioactive spider, but Gwen Stacy! She's smart, charming and can lift a car ... just don't tell her father, the police chief. Now, in the wake of Spider-Verse, Gwen swings into her own solo adventures! And she soon finds herself between a rock and a hard place when the Vulture attacks, and NYPD Lieutenant Frank Castle sets his sights on bringing her down. Then, still haunted by Peter's death, Gwen visits his only family: Ben and May Parker.
Spider-Gwen, escrito por Jason Latour e ilustrado por Robbie Rodriguez es uno de mis cómics favoritos y también es una de mis fuentes de frustración más amplias. Lo es todo a la vez. Este arco abarca lo que ocurre después de la muerte de Peter Parker (que en este universo se convierte en el Lagarto) y acaba con el arco de Venom. Una de las reseñas que leí sobre el último volumen es que era un final muy emo para una historia... emo en general. Y sí. Creo que por eso me gusta tanto. Lo veo en la ilustración, un estilo oscuro con detalles muy fosforescentes, en la forma de narrar, en el fatalismo con el que Gwen Stacy narra su historia. Por eso me frustan tanto algunas de las cosas que hicieron con su historia y me gustan tanto otras.

Pero vamos por partes.

¿Quién es Gwen Stacy? Supongo que la conocen por haber muerto. Si han visto las películas, la recuerdan como Emma Stone (y por haber muerto) y si han leído los cómics de Spiderman, supongo que la recuerdan como esa chica que fue su novia... y murió. Quiero creer que hay más desarrollo a su personaje en alguna parte, pero todo lo que te encuentras de entrada es que es la novia que se murió y esa muerte se convirtió en un turning point para Peter Parker en la vida. Es una especie de cliché de chica que desarrolla la personalidad de chico. Algo así como una versión rara y extraña de la forma en que usan a las Maniac Pixie Dream Girls.


Ahora me he encontrado que Spider-Gwen tiene la atención en los reflectores, sobre todo por su papel en Spiderman: Into the Spiderverse (la mejor película de superhéroes que he visto, hands down) y eso me encanta. Bueno, vengo a decirles que si les interesa el personaje, deberían darle alguna oportunidad a sus cómics. Jason Latour tiene bastantes buenas ideas (unas mejores que otras) para sacar a Gwen Stacy del imaginario de *la novia que se murió* y volverlo un personaje con agencia propia. En su universo, la Gwen Stacy con superpoderes no puede dejar ir la muerte de Peter Parker porque el mundo no se lo permite. Es perseguida porque es creída la responsable de la muerte y J. J. Jameson está deseoso de atrapar a la spiderwoman con las manos en la masa. Por si fuera poco, su padre está al mando de las investigaciones de la muerte sin tiener ni idea la manera en la que estuvo involucrada su hija y, sólo para aderezar, el Frank Castle de este universo también quiere atraparla y Matt Murdock es un kingpin dispuesto a todo, sobre todo si se trata de tener poder sobre Gwen y de controlar sus poderes.


La premisa es muy interesante y cuando la historia sigue su línea más básica es cuando mejor es. Gwen Stacy metiéndose en todos los problemas del mundo. El problema es que hay un montón de issues de relleno, crossovers que están planteados de manera muy extraña y un volumen entero echo completamente para rellenar (el tres, Long-Distance, que está lleno de especiales por las fiestas, crossovers fanservice que nada la aportan a la trama y en general mucho desmadre). La serie va de sus highest highs a los lowest lows en dos segundos. Así que, para mí, ese es uno de los problemas principales: no es mala, simplemente es irregular. Vale la pena por su arco principal, es la mejor versión de sí misma cuando está explorando la historia de Gwen Stacy y su psicología sin meter ninguna clase de relleno. Gwen tiene muchísimo potencial. Los mejores volumenes después de los primeros son los últimos tres, sobre todo porque el relleno deja de ser tan descarado, las cosas van al punto y vemos a Gwen lidiar con Venom, las consecuencias de todo lo que ha hecho y enfrentarse a la versión de Matt Murdock con la que tiene que lidiar.

No quiero spoilerarles más detalles de la trama principal, creo que ya les dije lo que necesitan saber y los detalles más importantes para que entiendan por qué es una de mis series favoritas (viéndola como un todo) a pesar de lo mucho que me hace quejarme y jalarme el cabello de frustración cuando no está al cien. Ahora el personaje cambió de manos y existe una nueva serie: Spider-Gwen: Ghost Spider, escrita por Seanan McGuire e ilustrada por Rosi Kampe (los nombres no me suenan), que no he revisaro, pero que quizá en unos años les traiga la reseña de la serie entera (porque algo que me da un poco de flojera es reseñar volúmenes de comic uno a uno, a menos de que sean la clase de comics que me gustan tanto que lo merecen y en el que cada volumen trata un arco argumental completamente diferente).


Les recomiendo mucho echarle un vistazo a Spider-Gwen, Jason Latour tiene buenas ideas (no lo había conocido hasta esta serie) y mi parte favorita son las ilustraciones de Robbie Rodriguez. Abril para el blog está siendo un mes lleno de comics, pero es que me di cuenta de que no les compartía mi amor por los comics lo suficiente (especialmente porque mucha gente me ha dicho que le da miedo internarse en este mundo lleno de crossovers y eventos especiales y pues creo que sólo es cuestión de aventarse al vacío probando varias series hasta que descubras que te gusta). Por eso quiero hablarles de comics.

No hay comentarios:

Publicar un comentario