Divagaciones de una Poulain
by Nea Poulain
Mostrando entradas con la etiqueta Feminism. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Feminism. Mostrar todas las entradas

jueves, 23 de febrero de 2017

One Indian Girl, Chetan Bhagat | Reseña

"El feminismo me arruinó la vida"
― Yo, leyendo.

Sinopsis: Hi, I'm Radhika Mehta and I'm getting married this week. I work at Goldman Sachs, an investment bank. Thank you for reading my story. However, let me warn you.
You may not like me too much. One, I make a lot of money. Two, I have an opinion on everything. Three, I have had a boyfriend before. OK, maybe two.
Now if all this was the case with a guy, one might be cool with it. But since I am a girl these three things I mentioned don’t really make me too likeable, do they? 
(Si alguien necesita la traducción, pídamela en los comentarios y en seguida la hago).

Este libro consigue contar una historia romántica medianamente entretenida y divertida, darnos un bastante entretenido tour por las bodas indias y quedar en ridículo hablando de feminismo. Sobre todo lo último. Se supone que la protagonista, la exitosa Radhika Mehta es feminista y cree en la igualdad, pero si su autor no sabe más que cosas superficiales de lo que realmente es el movimiento, pues la cosa es complicada. Alguna vez me dijeron porque igual es que el feminismo en la India aun estaba luchando por cosas básicas, pero, oigan, conozco increíbles mujeres (y hombres) indias que no tienen problemas hablando de feminismo y no dejarlo en cosas superficiales. Pero bueno, me enfoco en eso después o voy a lanzar el libro por la ventana antes de acabar con todo. Entonces, como dijo Jack el Destripador, vamoh' por partes.

1. La locura de las bodas indias


Sí, son una locura, eso es cierto en el libro. La hermana de una amiga se casó en Ludhiana (Punjab) hace unos años y cuando estuve en India me enseñaron los retratos de su boda y aprovechamos para preguntar varias cosas sobre el asunto. Conseguimos respuestas como que, por ejemplo, las bodas pequeñas tienen más o menos 500 invitados, que el novio a veces se pone una cosa ridícula encima del traje hecha de billetes (tengo una foto de ello, esperen). Bueno, me tocó ver como esa misma amiga viajó desde Greater Noida en Uttar Pradesh a Himachal Pradesh, un viajecito de doce horas en autobus, porque necesitaba ir con su familia de shopping porque no tenía zapatos qué ponerse para la fiesta de compromiso de uno de sus primos. No es broma. Así que si todo el asunto de la organización de la boda les parece exagerado, les sugiero que tengan paciencia, respiren hondo y créanme: en general no es un estereotipo, es que así son las bodas. 

Acabo de ver la foto de uno de mis ex profes en su boda con esto.

Las escenas relacionadas a la boda fueron de lo que más disfruté, principalmente, porque aquí en China (digo, India), parece ser común que todo el mundo persigue a la novia para todo y que hay mil cosas que hacer. Radhika a veces se queja de algunas costumbres que le parecen misóginas o del hecho de que la familia de la novia tenga que apechugar ante los problemas para que la del novio esté cómoda, pero me dio tristeza ver que eso no llegaba a nada. No tenía ningún sentido en la trama o para el núcleo, era como el personaje de Radhika gritándole a una pared que no le hacía caso (lo cual hubiera podido dar juego en la frustración del personaje y esa dualidad de buena hija india y feminista que quiere cambiar las cosas), pero en realidad no sirve de nada para la trama, parece estar allí sólo para que no olvidemos que es *cofcof* feminista *cofcof*.

Novia India, porque los vestidos y mehndi son hermosos

En fin, esa fue la parte que más disfruté del libro, ahora pasemos a lo menos. 

2. Las relaciones amorosas y los ex de fragil masculinidad  


Radhika, ante de llegar al punto en el que está a punto de casarse tuvo dos relaciones con dos indios. Una en Nueva York, una en Honk Kong, respectivamente. Las dos son abordadas de diferente manera, pero los dos ex coinciden en algo: son dos hombres de bastante frágil masculinidad. Y aunque a los dos el autor intenta pintarlos como feministas, al final, los dos revelan sus verdaderas caras. ¿Cómo empezar a analizar aquí? Bueno, creo que lo haré ex por ex, será mil veces más sencillo, para criticar esa idea de la masculinidad tan terrible que veo retratada una y otra vez. El retrato de los dos ex, que calza con el final del libro, no está del todo mal, tengo más cosas que criticarle al libro además de eso.

Debu y el deseo de casarse con una ama de casa


Debo es un chico Bengalí, Indio, que trabaja para una empresa de publicidad, no hace mal dinero y le gusta a Radhika porque parece ser todo pro #GirlPower. Le explica a Radhika conceptos feministas cuando la conoce, especialmente de ese libro tan famoso que se llama The Beauty Myth y lo escribió Naomi Wolf; ella parece preguntar sinceramente, pero me resulta curioso que las explicaciones siempre empiecen del lado del hombre, como si la pobre chica no supiera nada. Entonces es cuando le dice a Radhika que como mujer exitosa (porque ella trabaja en un departamento super exclusivo de un banco) es su deber inspirar a otras mujeres. Y allí está, listo, se nos caen las bragas a todas porque el chico es todo pro liberación de la mujer y pro equidad de género y todas esas cosas. 

Pero luego saca las verdaderas intenciones. Así que me veo en deber de poner aquí un cartel de SPOILERS. No son spoilers mayores ni revelan ningún punto de la trama muy especial, pero sí analizan un poco a fondo el personaje de Debu y cómo quiere la liberación de la mujer de puertas para afuera y adentro quiere una esposa dedicada a la casa y a los hijos. Cosa de por sí respetable, hay mujeres que eso eligen y tener la opción de elegir es justo por lo que pelea el feminismo. Pero bueno... vamos al asunto.


1. Debu se pone un poco butthurt porque su novia gana más que él. No lo puede manejar, a pesar de que el chido es todo pro #GirlPower. Creo que queda claro que pro #GirlPower no mucho, eh. Y mientras los bonos de Radhika ascienden, él no crece en su trabajo y se las cobra con Radhika. Algo de por sí estúpido, porque ella nunca alardea de sus bonos (aunque los celebra, porque son sus logros y tiene derecho a celebrarlos) ni le echa en cara que ella gana más que él. Sin embargo, él se las cobra con ella, que lo anima, no le restriega nada en la cara y le da buenos consejos. Porque, bueno, su masculinidad estaba demasiado golpeada por una mujer que ganaba más que él. (Y esto pasa mucho, en la vida real, sólo analizo lo que pasa con los personajes, no es crítica exactamente, porque he visto ha miles progres como Debu que sacan los verdaderos colores cuando sienten que les están quitando algo). 

2. Quiere una chica que lave, que planche y que le haga de desayunar; una ama de casa, pues. La elección es en sí respetable, pero ese trasfondo no es sólo Debu, viene de toda una sociedad tremendamente patriarcal. Ahora que Trump es todo un personaje en el mundo, el NY Times publicó un estudio sobre su vida privada (y la de miles de hombres) que se llama Why men want to marry Melanias and raise Ivankas y dice que justamente, el cambio de los roles de género se ve menos amenazante para ellos y su privilegio si son los hijos quienes lo heredan mientras ellos se pueden quedar cómodamente atrasados en lo que ellos llaman valores tradicionales (una esposa que sea ama de casa devota... y ya). Obviamente, el feminismo ha peleado por la liberación de las mujeres y por darles el poder de elección por si alguna quiere quedarse en su casa y hacerle de desayunar a sus hijos. Pero el asunto es ese: la mujer debe tener el poder de elegir si quiere enfocarse completamente en su carrera o completamente en su familia o si quiere mandar todo al carajo o si quiere hacer las dos cosas. Ningún hombre debe forzar la elección en ella. ¿Y adivinen que trata de hacer Debu con Radhika? Sí. Exacto. Bueno, ya lo dijo la sabia palabra de Leslie Knope en Parks and Recreation:  



3. Cuando Radhika lo manda al carajo intenta interrumpir su boda y hacerlo que se case con él porque ha cambiado y siempre la ha amado. Radhika puso los ojos tan en blanco que casi se le quedan al revés para siempre, porque claro, Debu quiere a alguien que se quede en casa, no a Radhika. Pasemos al siguiente.

Neel y la historia de la otra


Con Neel, Radhika se vuelve la otra. La amante. Con el tiempo, he aprendido que no sales con alguien que le esté poniendo los cuernos a alguien porque la esposa, la novia, el esposo o el novio no tienen la culpa. Y si eres mujer, no le haces eso a otra. El chiste no es competir. Pero bueno, vamos con el personaje de Neel, que también parece hecho para que se nos caigan los calzones: admira a las mujeres exitosas y no tolera tratar con personas que hacen chistes sexistas o tratan a Radhika como un florero. Bueno, por si acaso, aviso de SPOILERS otra vez.


1. Neel se cree con el poder de juzgar que mujeres están hechas para la maternidad y cuáles no. Radhika varias veces habla de como quiere carrera e hijos, eventualmente los segundos. Con Debu lo hace: quiere familia, pero no quiere renunciar a su carrera por ello. Es decir, como ella lo pone en un punto del libro: quiere volar, pero también tener un nido. Entonces, llega un punto de la relación con Neel en el que ella está desesperada porque no sabe qué hacer (sabe que no puede hacerle lo que le está haciendo a la esposa de Neel) y, desesperadamente, quiere empezar su búsqueda para sentar cabeza y tener hijos. Pero Neel lo corta todo de un tajo y casi casi le dice que no le parece que esté hecha para la maternidad. Por supuesto, me encanta lo mucho que debe de tener un hombre como Neel para decir sobre la maternidad.


2. También intenta interrumpir la boda de Radhika para convencerla de que huya y se case con él porque ahora se ha divorciado y siempre la amó. A Radhika se le quedaron los ojos en blanco de ponerlos al revés. Porque claro, Neel quiere a la Radhika que quiere volar, no a la que quiere hijos (¡y son la misma!).

Radhika ahuyentando ex novios de masculinidad frágil

De cómo decir fuck it all y mandar a los hombres de masculinidad frágil al carajo


Radhika los cita al mismo tiempo, en el mismo lugar y les explica cómo no es nada feminista ni bueno para la liberación femenina el hecho de que ambos hayan querido hacerle elegir entre su carrera y su deseo de formar una familia y que no le interesa nada con ninguno de los dos porque no quiere lidiar con esa masculinidad que los rodea y es tan frágil. Hell yes! Y, no les quiero spoilear el final/final, pero la verdad es que Radhika acaba bastante bien y en sus propios términos, dandose tiempo para descubrirse. 

Ahora, vamos a la parte mala del libro.

3, Cómo pretender ser feminista y errarlo todo, además de sólo poner cosas superficiales


Ese es el autor y casi lanzo el libro por la ventana varias veces debido a eso. ¿Por qué? Porque no sabe ni papa de feminismo, ni de lo que ha significado el movimiento y de lo que pelea. ¿Debería? Quizá, si pretende escribir un personaje que es abiertamente feminista. Y oigan, no es mucho, es googlear y todo el conocimiento está a tu disposición, sólo te falta saber seleccionarlo. ¿Por qué lo digo? Porque, para empezar, aun define feminismo como creer que hombres y mujeres deberían ser iguales, mismos derechos, mismas obligaciones. Y, la verdad, es que el feminismo en realidad lucha por la liberación de la mujer, siendo la igualdad una consecuencia lógica de esta liberación. Como dicen: el feminismo es la noción radical de que las mujeres son personas. 

Hay un momento en el libro, bastante mansplained, en el que un hombre le dice a la chica que debería ser humanismo y no feminismo, porque el feminismo se centra en la mujer y todos deberían tener los mismos derechos... ¡¡¿QUÉ?!! No sé ni por donde empezar a refutar esto, pero vamos:

1. Claro que el feminismo está centrado en la mujer: es un movimiento por nuestra liberación. ¿Cómo no nos íbamos a centrar en eso, cuando las mujeres somos las que estamos oprimidas y los hombres los que tienen el privilegio? Obvio que nos centramos en nosotras


2. El humanismo no tiene nada que ver con derechos iguales para todos los seres humanos del planeta, de hecho, es algo completamente diferente, esperen, dejen les copio la definición del humanismo como movimiento: 
Movimiento intelectual desarrollado en Europa durante los siglos xiv y xv que, rompiendo las tradiciones escolásticas medievales y exaltando en su totalidad las cualidades propias de la naturaleza humana, pretendía descubrir al hombre y dar un sentido racional a la vida tomando como maestros a los clásicos griegos y latinos, cuyas obras redescubrió y estudió.
¿Ven allí algo de derechos iguales? Sí, yo tampoco. El humanismo es una corriente culturar y un movimiento intelectual que poco tiene que ver con la igualdad. Le da valor al ser humano y se dedica al estudio de las humanidades. No lucha por la igualdad aquí, chicos, vayan a buscar a otro lado. Entonces, el autor lo erra todo. I rest my case.


viernes, 17 de febrero de 2017

Las «feministas de antes»

Hay un argumento, cuando estoy hablando de feminismo, que me hace volverme Berseker. Así que por otro día voy a dejar de hablar de libros en mi blog literario, con su perdón (aunque la verdad me interesa hablar de esto), pero ya les prometo un par de reseñas para la próxima semana (total que con mi ritmo, por tener reseñas pendientes, tengo reseñas pendientes desde el 2014). Bueno, siempre hay un iluminado o iluminada que cuando yo estoy hablando de feminismo (algo que, sin exagerar, ocupa el 99% de mi tiempo y mi vida porque soy así de intenta) que me dice lo siguiente: «pero las feministas de antes sí valían la pena, esas si luchaban por sus derechos, las de ahora son unas extremistas». Y tan a gusto se queda. El argumento varía, pero el núcleo nunca cambia: vivan las feministas de antes, fuchi a las de ahora. Y ahí es cuando yo me vuelvo Berseker, echo espuma por la boca, se me ponen los ojos rojos, grito hasta morir y saco un machete. Qué le vamos a hacer, el tema me cansa, me aburre, me da ganas de estrellarle un libro de historia feminista a la gente en la cara. Pero luego recuerdo que no puedo hacer eso, gracias a Dios. Así que hoy, por fin, abrí mis libros y el internet para hablarles de un tema que al parecer le apasiona a los iluminados que creen que así me van a desmontar mi feminismo (el mío, que no el de otra mujer): vamos a hablar, de una vez y para siempre, de las feministas de antes.


(Por si acaso, todas mis fuentes van a estar citadas, formato Harvard, al final de la entrada, por si quieren consultarlas).

Los antecedentes


A ver, no puedo empezar a hablar de las feministas de antes si no les digo antes de donde salimos todas esas intensas que nos pasamos el día hablando de la liberación de la mujer. Les prometo que no es voy a quitar mucho su tiempo. Bueno, no es que haya un acuerdo exacto cuando empezó todo, pero algunas autoras lo ubican incluso en el siglo XIII (mucho antes de lo que ustedes podrían creer, por ejemplo), cuando una mujer llamada Guillermine de Bohemia propuso crear una iglesia de mujeres (y como seguimos sin una, creo que ya sabemos en qué terminó); incluso se rescata a las predicadoras y las brujas como parte del feminismo. Sin embargo, es hasta el siglo XIX cuándo comienza una lucha organizada (Gamba, 2008). Las mujeres ya habían participado en luchas históricas antes de eso, como la Revolución Francesa (véase, Olympe de Gougues) y las revoluciones socialistas, pero no eran las protagonistas y los hombres, en el mejor de los casos, las ignoraron. Entonces todo empezó con las sufragistas. Esas feministas de antes gracias a las cuales muchísimas mujeres en el mundo podemos votar hoy. Esas feministas que pocos conocen realmente, pero que son adoradas como nada en el mundo.


Entonces, voy a desmontar unos cuantos mitos sobre estas sufragistas que, alrededor del mundo, al contrario de lo que la gente parece creer, no pidieron las cosas por favor y se las dieron al momento, ni fueron queridas por la sociedad cuando empezó el movimiento. Que no, las feministas de antes no eran tan diferentes a las de ahora y la sociedad tampoco. ¿Empezamos?

a) a las feministas de antes casi casi las llamaban «feminazis» también.


No las llamaban feminazis porque todavía un machista no había inventado el término y porque básicamente Hitler no había decidido hacer el desastre que hizo en la guerra mundial (así que los machistas no tenían una referencia), pero si no, juro que se los hubieran dicho. En vez de eso, las sufragistas se enfrentaron a publicidad bastante desafavorecedora. 

Esta publicidad fue bastante popular en los Estados Unidos y la Gran Bretaña, aunque con algunas diferencias: por ejemplo, en Estados Unidos el tono era un poco más gentil y a menudo se retrataba a las sufragistas como ingenuas, que eran atractivas, pero con pocos conocimientos de política. El tono, por decirlo de alguna manera era mucho más paternalista. En esta publicidad, a menudo se insinuaba que, una vez que las mujeres ganaran el derecho al voto, los hombres estarían relegados a trabajos del hogar y la crianza de los hijos (curiosamente, tenían miedo de ser los encargados de las tareas femeninas). (Florey, 2012)

Día de elección
En las postales Americanas, las sufragistas a menudo son retratadas atractivas, cargando sólo paraguas y desinformadas. Los dibujos no son nada fuera de la norma al retratar a estas personas y, aunque en algunas postales los maridos son obligados ha hacer las tareas de la casa, parecen más resignados que esclavizados (Florey, 2012). Los estadounidenses desde luego tenían un acercamiento más paternalista con estás mujeres. Incluso podemos ver en la postal de abajo que, por más que George Wasinghton esté horrorizado de un grupo de sufragistas, estas no lo amenazan ni lo atacan, sino que apenas llevan un paraguas y se manifiestan frente a él.
¿Salvé a mi país para esto?
Por otro lado, tenemos a la publicidad británica. Tenía el mismo propósito: desacreditar a las sufragistas, pero usaba métodos diferentes. Se suele apreciar la violencia mucho más gráfica, pues en estas postales las mujeres atacan a los hombres y todas las injusticias que las sufragistas sufrieron son tratatas como una fuente de diversión, algo que las sufragistas se merecían (Florey, 2012) (pues ¿para qué querían votar? Ellas mismas lo estaban pidiendo). Por ejemplo, en la postal de abajo, tenemos a una sufragista atada a una silla, con un artefacto que aplasta su cabeza.

Qué le haría a una sufragista.
A menudo, en tas postales británicas, las sufragistas no son retratadas como simples mujeres, sino que se acentuan sus rasgos y se vuelven grotescos (Florey, 2012). Como podrán ver, las feministas de antes no eran muy respetadas y recibían un trato bastante parecido a las de ahora. Las postales se convirtieron en memes y los dibujos en fotos desagradables. En la siguiente postal, por ejemplo, una niña evoluciona desde una pequeña nila y joven coqueta hasta una solterona amargada que se convierte en una sufragista (y aquí es cuando me pregunto si eso no les suena remota y lejanamente parecido, ¿qué no hay un estereotipo que dice que las feministas somos unas amargadas porque no tenemos pareja?)
Origen y desarrollo de una sufragista
De hecho, todos los movimientos anti-sifragistas se valían de los medios para desacreditar a las mujeres y afirmaban que estas se creían moralmente superiores a los hombres; se retrataba a la sufragista, la feminista de antes, como un ser duro, repulsivo e imposible de amar (Oregon Historical Society). ¿Están seguros que no les suena ni tantito parecido a ahora? Hay demasiados paralelismos para ignorarlos. Sin embargo, nunca me topé con un libro de historia que se detuviera a decirme algo como «¡Ey, a las feministas de antes también las insultaban justamente como la gente te insulta ahora!» Hubiera sido un consuelo de tontos cuando me frustraba que hablaran mal del feminismo, pero consuelo, de todos chingados modos.

Nadie me quiere, supongo que seré una sufragista

Aquí abajo, más ejmplos, por si todavía tienen dudas de que nos han tratado mal desde siempre. A las sufragistas recién las empiezan a respetar 100 años después y por si fuera poco tienen el descaro de usarlas para intentar desmontar nuestro feminismo.

En Cuando las mujeres votan, se ven los roles de género intercambiados, lo que muestra una gran ironía: a los hombres les daba miedo que las mujeres tuvieran sus libertades y que ellos tuvieran las responsabilidades con las que cargaban a sus mujeres. Cuanto menos, irónico.

Cuando las mujeres votan

También se usaba la manipulación, haciendo creer que los hijos estarían tristes si sus madres luchaban por sus derechos FUNDAMENTALES, cuando probablemente, dudo que a un bebé le importara lo que estuviera haciendo su madre. Probablemente, se jugaba por el lado de que una mujer que estaba protestando no le ponía atención a sus hijos.

Mamá es una sufragista
Y sí, uno de los temas comunes es ver a los hombres siendo tratados como ellos trataban a las mujeres o relegados en los roles que ellos relegaban a las mujeres. Y parece que ese miedo a ser tratado como ellos nos tratan a un persiste y sigo diciendo que es completamente irónico. No quieren que nos liberemos y a la vez están reconociendo que nos tratan de la chingada.

Mi esposa se unió al movimiento sufragista
(y he sufrido desde entonces)
Y por supuesto, la idea de que si las mujeres se atrevían a luchar por malditos derechos fundamentales se merecían ser castigadas (¿¿¿???). No tengo ningún comentario. No puedo. Voy a cagarme en la tumba de quien dibujó la ilustración de abajo.

Paz al fin

b) a las feministas de antes también se oponían otras mujeres


No sé por que hay una creencia de que las feministas de antes eran todas las mujeres del mundo unidas. Pues no. Igual no es una creencia que me he encontrado tan extendida, pero bueno, las cosas no han cambiado en ese aspecto, sólo que ahora se oponen por otras cosas. Había mujeres que antes, en serio, consideraban que no era necesario votar. ¿¿¿??? Así pongo la cara cada que alguien me dice algo así, pero bueno, ¿qué puedo hacerle? Fue su mundo, fue su época y había muchas mujeres alienadas que no eran consiente de la opresión que sufrían. Lo podemos ver en este documento del archivo histórico del estado de Virginia en los Estados Unidos (aunque he decir que creo que si una mujer de verdad escribió esto, estaba muy influenciada por un hombre):

(Goverment of Virginia, 2017)
Se los traduzco literalmente, nada más para que vean que cosa tan horrible es esto:

HOMBRES

Están haciendo el «mundo seguro para la democracia»
y también seguro para las mujeres.
Por eso sus Madres, Hermanas y Esposas
nunca han tenido que sufrir como las mujeres de
Bélgica y Francia han sufrido.

TODAS LAS MUJERES LES DAN LAS GRACIAS

Los Hombres se encargan de manejar la mayoría de nuestros negocios.
Nuestro gobierno es un gran negocio.
La mayoría de las mujeres quiere que los hombres se encarguen de nuestro Gobierno.

Sólo unas pocas mujeres quieren el sufragio.
Deberían esas mujeres forzar a las otras mujeres
en la política?

Las Mujeres pueden hacer su parte fuera de la política.
Nuestras manos están ya llenas de trabajo
que sólo las mujeres pueden hacer.

Las mujeres son libres de su deber de lucha.
Protéjanos en nuestro derecho de ser libres
de responsabilidades políticas.

Asociación de virginia en contra del sufragio femenino.

En España, dos diputadas del partido socialista se opusieron a dar el voto a la mujer cuando este estaba siendo discutido. ¡DOS MUJERES! Lo sé, parece imposible, pero así pasó. Por un lado, estaba Margarita Nelken, que había ingresado en el PSOE poco antes y que fue la única mujer que consiguió las tres actas parlamentarias durante la Segunda República, y por el otro Victoria Kent, diputada del Partido Radical Socialista. Kent aseguró en el congreso en 1931, lo siguiente: «Es necesario que las mujeres que sentimos el fervor democrático, liberal y republicano pidamos que se aplace el voto de la mujer». (Viana, 2014). No estaba totalmente en contra, pero no lo quería en ese momento. Frente a ellas, gracias a dios, les peleó Clara Campoamor, que es casi casi gracias a quien las españolas pueden votar hoy en día.


Por supuesto, ahora las feministas discutimos sobre otras cosas, al menos en América y México. No sobre el sufragio femenino y otros derechos fundamentales que hemos conseguido en los últimos 100 y pico años. Ahora nos jalamos las greñas acerca del aborto y derechos reproductivos, los roles de género y otros temas. Nada más que ahora gracias al Dios en el que no creo hay un concepto de sororidad que al menos a mí me hace recordar que no es nuestra culpa tener creencias machistas sino que la culpa es de un patriarcado que nos crío y de tradiciones y creencias sociales que hay que cambiar. Y ahora, por sobre todas as cosas, existe algo llamado el feminismo interseccional, que en teoría incluye a todas las mujeres y es consiente de otras formas de opresión.

c) al feminismo siempre lo han querido silenciar


Siempre hemos sido incómodas, inoportunas, demasiado exigentes o demasiado radicales. Siempre nos han intentado ignorar, silenciar y desaparecer. No hay ni como negar eso. Pero a veces se tiene la creencia de que las feministas de antes si quiera no tenían problemas en hacerse oír y la verdad es que sí los tenían: ellas tenían una desventaja sobre nosotras, las de ahora y es que no vivían en un mundo digital lo que provocaba que fueran silenciadas más fácilmente. ¿Quieren saber cómo?

Ligas feministas en Yucatán

Bueno, en México, el día de la madre se institucionalizó como un movimiento contra movimientos feministas que surgían en ese momento: el Primer Congreso Feminista en Mérida, Yucatán; la Escuela Racionalista impulsada por Felipe Carrillo Puerto, gobernador de Yucatán en 1922 y la creación de Ligas Feministas. Estas asociaciones se dedicaban a dar conferencias sobre profilaxis, enfermedades venéreas, temas jurídicos, etc y apoyaban la maternidad como una opción y fomentaban el uso de los métodos anticonceptivos (Hérnandez, 2015). En contra de eso, se respondió institucionalizando el 10 de mayo como el Día de la Madre, que celebrara justamente todo lo que estás mujeres criticaban sobre la maternidad, que era, justamente, la abnegación de las madres.


El festejo llegó de la mano de un periodista, Rafael Alducín, del periódico Excélsior. En su honorable opinión, era necesario homenajear a las madres porque «no hay sacrificio suficientemente grande para el corazón de una madre; no hay cáliz de dolor y amargura que ésta no esté dispuesta a llevar a sus labios, si puede evitar una gota tan sólo de acíbar a los seres queridos, prolongación de su propia vida; no hay manera de poder aquilatar con certeza la profundidad y alcance del amor materno» (Pérez, 2015). O sea, un montón de roles de género que aún hoy nos estamos intentando quitar: la creencia de que la madre se debe anular por sus hijos, que sólo las mujeres que son madres son mujeres completas o que las mujeres deben estar dispuestas a todo por sus hijos.

d) había sufragistas clasistas y racistas (y, más tarde, feministas homofóbicas)


El feminismo negro nació entre el abolicionismo y el sifragismo en los Estados Unidos de la mano Sojourner Truth, cuyo discurso se convirtió en un símbolo de este feminismo, porque la lucha de las mujeres estaba hecha a medida para la mujer blanca burguesa con una buena educación. No se tomaba en cuenta a las trabajadoras y mucho menos a las negras. Fue por eso que el feminismo negro nació en los Estados Unidos, primero como aliado de las sufragistas y los abolicionistas y después como su propia corriente. (Miranda, 2016)

Pero bueno, podríamos decir que eso fue en Estados Unidos, una sociedad que estaba segregada racialmente. Una mala excusa, pera una excusa, al fin y al cabo. ¿Qué pasaba en Gran Bretaña, por ejemplo, donde el sufragismo también tuvo un gran impacto? Bueno, la mayoría de la gente no conoce feministas negras reconocidas con un papel importante en el movimiento y la líder, Emmeline Pankhurst, tendió hacia el colonialismo (pues en ese entonces Gran Bretaña era el Imperio y tenía a Pakistán y a la India). Cuando el voto se le dia a las mujeres de Nueva Zelanda antes que a Británicas, había muchas que estaban enojadas porque las mujeres Maori (aborígenes de Nueva Zelanda) podían votar y ellas no. (Sanghani, 2015)

Emmeline Pankhurst y sus hijas

Lo cierto es que muchas sufragistas de los dos países hicieron declaraciones racistas en algún momento. La sufragista estadounidense, Carrie Chapman Catt, fundadora de la Ligua de las Mujeres Votantes (League of Women Voters) dijo, y cito textualmente: «La supremacía blanca tomará fuerza, y no será debilitada, con el sufragio femenino» (White supremacy will be strengthened, not weakened, by women’s suffrage). (Sanghani, 2015) Supremacía blanca, ¿eh? Ahora oír eso es motivo de alarma.

También Susan B. Anthony declaró que se cortaría la mano antes que pedir el voto por los Negros y no por las mujeres. Le daba preferencias a las mujeres blancas, claroElizabeth Cady Stanton, por otro lado, dijo lo siguiente: «¿Qué sufriremos nosotras y nuestras hijas si les son concendidos a esos hombres negros los derechos que los harán peor que nuestros padres Saxon?». Básicamente quería el voto para las mujeres blancas, pero los negros, según ella, hombres y mujeres, podían irse a freír espárragos. ¿Todavía quieren otro ejemplo? Rebecca Ann Latimer Felton dijo que no quería ver a un negro yendo a las urnas para decidir en que se gastarían sus impuestos porque ella no podía votar. Por eso las sufragistas negras optaron por distanciarse del movimiento llegado un punto en el que fue completamente racista. (Viera, 2016)

Sojourner Truth

En una manifestación de 1913, las sufragistas negras de los Estados Unidos fueron obligadas a posicionarse detrás de las blancas, para calmar a las sufragistas del sur, que eran abiertamente racistas. (Sanghani, 2015) Se podría decir que, en ese momento, el sufragismo de los Estados Unidos se había convertido en un movimiento segregado y racista. Esas eran las feministas de antes. Reconocer sus logros no significa no reconocer sus errores, porque gracias a eso el feminismo ha crecido y evolucionado; se han modificado posturas y corregido errores. Por supuesto que no fue todo de una.

En los 60s, las lesbianas tuvieron que pelear por su lugar en el feminismo radical de los Estados Unidos, pues varias organizaciones se negaban a reconocer su existencia e incluso de manifestaron dentro de la comunidad feminista hasta que dejaron de ser invisibilizadas por demás compañeras que consideraban que reconocer la existencia de lesbianas dentro del feminismo era demasiado y podría resultar demasiado agresivo. Eso ocurrió en la organización NOW. (She's beautiful when she's angry, 2014)


Por ejemplo, aunque en Estados Unidos y Europa sí se movilizaron muchas obreras, los movimientos sufragistas estuvieron mayormente dirigidos por mujeres de clase burguesa. En América Latina, sin embargo, el sufragismo no tuvo el mismo impacto y de hecho sólo movilizó a las elites, que no se puede decir que hayan tomado especialmente en cuenta a las trabajadoras. En Argentina, por ejemplo, el movimiento se dividió completamente en dos: una corriente burguesa y una de tendencia clasista y sufragista. (Gamba, 2008) Fue hasta después que el feminismo se unió con los movimientos obreros, específicamente de las trabajadoras y es hasta hoy que existe el concepto de sororidad, la idea de apoyarse entre mujeres, porque para todas la lucha es diferente, e interseccionalidad, el reconocimiento que existen diversas formas de opresión relacionadas entre sí.

No todo fue perfecto con esas mujeres que consiguieron el voto, incluso se las ha acusado de sólo querer conseguir el voto para las mujeres blancas. Reconocer los errores no elimina no aplaudir los fracasos y mejorar, claro. No todo es perfecto hoy. Hay mucha tela que criticar del feminismo, pero siempre hay que saber hacerlo: dar argumentos sólidos, proponer, hacer sugerencias e intentar cambiar las cosas.

e) las sufragistas también causaron disturbios


Hoy hay muchas manifestaciones que se salen de madre de todos los tipos. Feministas y no feministas, manifestaciones de estudiantes, por los derechos de los trabajadores. Unas se salen de madre por infiltrados, otras no. Muchas veces las causas no son claras, pero las cosas acaban en disturtbios. Entonces, si eso pasa en una manifestación feminista, la que sea, yo me tengo que tragar los argumentos de los iluminados que dicen que las feministas de antes no causaban disturbios ni violaban la ley y que esa feministas sí los representan. Dejen les rompo un mito: si esas mujeres no hubieran violado la ley, igual y no conseguimos el derecho al voto. Dejen les rompo otro mito: esas mujeres causaron disturbios enormes.


En un ataque sufragista en Irlanda durante 1912, Mary Leigh, Gladys Evans, Lizzie Baker and Mabel Capper, intentaron prenderle fuego al Theatre Royale durante el lunch. En 1912, la Glasgow Art Gallery vio sus vidrios rotos porque las sufragistas le lanzaron piedras. Las ventanas de los blancos y las oficinas postales fueron apedreadas desde Kew hasta Gateshead y se cortaron al menos 23 cables telegráficos. Todo esto lo hicieron las sufragistas y para el final del año, 240 personas habían sido enviadas a prisión por actividades vinculadas con las sufragistas. 

En 1913, las sufragistas atacaron los vidrios de la Tower of London's Jewel House. En Dumbarton, se cortaron 20 cables telegráficos. En Saunderton, la estación de ferrocarril fue completamente destruida, quemada hasta los cimientos. Puedo seguir listando ejemplos, pero lo cierto es que muchas sufragistas fueron enviadas a prisión. (Riddel, 2015) Con esto no pretendo decir que lo que hicieron estuvo bien o mal, no estoy escribiendo esto para juzgar a nadie, sino más bien para mostrarles la tremenda falacia que cometen cada que dicen que las feministas de antes si los o las representan porque no hacían disturbios, o que esas si eran dignas de admirar porque no había disturbios. Es una mentira cochina. Hubo disturbios, edificios quemados hasta los cimientos, vidrios rotos y apedreados y sufragistas encadenadas a lugares públicos. Hoy en vez de eso se pintan grafitis y patrullas y la gente se escandaliza más por ello que por las asesinanas. 

Ya les digo, me gustaría ser esa pared grafitteada o esa patrulla pintada para que así se escandalicen si alguien me toca sin mi permiso.

Conclusiones de toda la verborrea que acabo de soltar


No vale santificar a las que vinieron antes de nosotras para denigrar el feminismo de ahora. Es parte todo de un mismo proceso y como todo en este mundo ha cambiado y ha evolucionado y se ha tenido que adaptar a nuevos tiempos. ¿Qué primero se quería el voto para tener participación política? Después se quiso la educación, la equidad en los puestos de trabajo, los derechos reproductivos, la pelea para no ser objetos sexuales o mercancia masculina... El sufragio femenino y todo lo que se ganó con él fue lo primero de una larga lucha que sigue en pie. No se vale enemistar al feminismo de antes con el feminismo de ahora. No se vale santificarlo para denigrar a lo de ahora porque hay muchas cosas que no han cambiado. ¿Vieron la mala publicidad contra las sufragistas? Las feministas de hoy también la sufren, aunque de diferente manera. ¿Vieron que nunca han estado todas las mujeres unidas? Y eso es triste, pero quizá, quizá, algún día se logre. ¿Vieron que los disturbios, a pesar de no ser correctos, nunca se han ido? Las feministas no llegaron pidiendo por favor, pelearon, literalmente, por sus derechos. Los exigieron hasta que se los ganaron. 



Entonces, no pongan a las feministas de antes contra las de ahora, sólo eso pido. No se vale. Todo lo que ha costado llegar a hasta aquí para que sugieran que si se levantan de la tumba, se mueren porque ahora somos muy radicales. No, eso no es un argumento con el que pueda lidiar. Su mundo oprimía más a las mujeres y en ese mundo les tocó, total. Hicieron lo que creyeron y lo que pudieron y nos dejaron los derechos que consiguieron y nosotras seguimos aquí, por todo lo que falta. Ya si quieren saber más de esas feministas de antes, les sugiero que busquen libros especializados escritos por historiadores, yo sólo soy una mujer que escribe en internet.    

Bibliografía de todo lo que digo


Florey, K. (2012). Suffrage Postcards. [online] Woman Suffrage Memorabilia. Disponible en: http://womansuffragememorabilia.com/woman-suffrage-memorabilia/post-cards/ [Fecha de consulta: 15 Feb. 2017].
Gamba, Susana. (2008). Feminismo: historia y corrientes. Mujeres en red. [online] Disponible en: http://www.mujeresenred.net/spip.php?article1397 [Fecha de consulta: 15 Feb. 2017].
Goverment of Virginia, (2017). Virginia Department of Historic Resources. [online] Dhr.virginia.gov. Available at: http://www.dhr.virginia.gov [Accessed 15 Feb. 2017].
Hernández, Iván (2015). Historia del día de la madre en México. ¡Conócela!. [Blog] Webadictos. Disponible en: https://webadictos.com/2015/05/10/historia-del-dia-de-las-madres-10-de-mayo/ [Fecha de consulta: 15 Feb. 2017].
Miranda, Esther (2016). La historia del movimiento feminista negro en Estados Unidos. [Blog] El orden mundial en el s. XXI. Available at: http://elordenmundial.com/2016/06/07/movimiento-feminista-negro-estados-unidos/ [Accessed 15 Feb. 2017].
Oregon Historical Society, (2017). Oregon Blue Book: Woman Suffrage Centennial Web Exhibit. [online] Bluebook.state.or.us. Disponible en: http://bluebook.state.or.us/facts/scenic/suffrage/suff13.htm [Fecha de consulta: 15 Feb. 2017].
Pérez, C. (2015). El verdadero origen del Día de las Madres en México. [online] De10. Disponible en: http://de10.com.mx/cultura-digital/2015/05/08/el-verdadero-origen-del-dia-de-las-madres-en-mexico [Fecha de consulta: 15 Feb. 2017].
Riddel, Fern. (2015). The Weaker Sex? Violence and the Suffragette Movement. History Today. [online] Available at: http://www.historytoday.com/fern-riddell/weaker-sex-violence-and-suffragette-movement [Accessed 15 Feb. 2017].
Sanghani, Radhika. (2015). The uncomfortable truth about racism and the suffragettes. The Telegraph. [online] Available at: http://www.telegraph.co.uk/women/womens-life/11914757/Racism-and-the-suffragettes-the-uncomfortable-truth.html [Accessed 15 Feb. 2017].
She's beautiful when she's angry. (2014). [documental] USA: Mary Dore.
Viana, Israel. (2014). Socialistas contra el voto femenino. ABC.es. [online] Available at: http://www.abc.es/archivo/20131216/abci-psoe-voto-femenino-kent-201312131734.html [Accessed 15 Feb. 2017].
Viera, Bené. (2016). Your Fave Is Problematic: White suffragettes were very fucking racist. The Frisky. [online] Available at: http://www.thefrisky.com/2016-11-09/your-fave-is-problematic-white-suffragettes-were-very-fucking-racist/ [Accessed 15 Feb. 2017].

jueves, 26 de enero de 2017

Why Abortion Should Be Legal?

Author's note: This article is a translation of another one I wrote this past June, when in Mexican Court the abortion bill was a matter of discusion. It was rejected, sadly, but now Trump is making abortion a topic worldwide. He's stopping the funding on all international organisations that support abortion ― even the WHO ― and that is making a huge damage all over the world. So, yes, I'm translating this. The article is deeply personal and it focuses on Mexico and latinoamerican countries more than anything, but maybe you can get my point. I know this blog main language is not English, but, for this post, it will be. Still, I'm going to re-post it in Spanish if someone is interested.

Nota de autor: Este artículo es una traducción de un artículo que escribí el pasado Junio, cuando en la Suprema Corte de Justicia se estaba discutiendo la ley del aborto. Lamentablemente, no fue aprobada, pero en este momento, Trump está volviendo la discusión del aborto algo mundial. Está deteniendo todo el financiamiento a todas las organizaciones internacionales que apoyen el aborto ―incluso la OMS y eso esta causando un gran daño en el mundo. Así que por esto estoy traduciéndolo. Este artículo es increiblemente personal y se enfoca en México y países latinoamericanos, pero quizá puedas entender mi punto. Sé que el idioma principal de mi blog no es el inglés, pero, por este post, lo será. Aun así, voy a repostear todo en español por si alguien está interesado. 



On June 29th ― just a few days ago [when I wrote the article] ― the Supreme Court of Justine in Mexico rejected the project that would have made abortion legal at a national level ― in other words: it would not have been an offense anymore. I would like to read the news the other way around and wake up knowing that Mexican women ― that can conceive ― could, at least, decide about their bodies and their pregnancies, so we could enter to the XXI century at last, but it was not the case. In Argentina, in the same days, a similar bill was being discused again and again. Maybe I have everything too clear and feel that is a topic that shouldn't be discussed anymore because it's ridiculous that someone tries to legislate a woman's body and, specially, her sexual and reproductive freedom... But the morality of abortion is grey, I'm writing this. Yes, I am pro-choice. 

El 29 de junio ―hace apenas unos días―, la Suprema Corte de Justicia en México rechazó el proyecto de amparo que pretendía despenalizar al aborto a nivel nacional ―o sea, que no fuera delito―. Me hubiera gustado que la noticia fuera al revés y despertar con la noticia de que las mujeres por fin pueden decidir sobre sus cuerpos en todo el país para entrar ya por fin al siglo XXI, que tanta falta nos hace, pero ese no fue el caso. En Argentina, por los mismos días, también se estaba debatiendo y volviendo a debatir. Igual yo lo tengo muy claro y siento que no se debería debatir más porque es ridículo que alguien pretenda legislar sobre el cuerpo de la mujer y sobre su libertad sexual y reproductiva… pero como la moral en la cuestión del aborto es más bien gris, me estoy molestando en escribir esto. Sí, estoy a favor del aborto.

Abortion in Mexico


[As this article is written by me, a Mexican woman, it's focused in my country] At a worldwide level, I'm going to show you how things are with a map, because, this time, I want to focus in Mexico. But if you're not from Mexico and you're interested in the topic, I explain below the arguments I have to believe abortion should be legal, so you can continue reading or go straight to that part. 

A nivel mundial, les explico como está la cosa con un mapa porque, por esta vez, quiero centrarme en México. Pero si no son de México y de todos modos les interesa el tema, más abajo expongo razones varias por las cuales considero que el aborto debería ser legal y otras cosas varias, así que pueden seguir leyendo (o saltarse esta sección).


In Mexico thigs are easy: you are in Mexico city, abortion is not a crime; you are not in Mexico city, it depends, but it's usually a crime. Well, thigs may seem easy but everything is a lot more complicated than it seems. On August 29th, 2008, the Supreme Court of Justice in Mexico said that abortion wouldn't be a crime anymore in the first twelve weeks of pregnancy. Since then, in Mexico City, 52.484 women have used voluntary contraception. 

En México la cosa es fácil: estás en la Ciudad de México, el aborto está despenalizado; no estás en la Ciudad de México, no está despenalizado. Bueno, la cosa de entrada parece fácil, pero es mucho más complicada de lo que parece. El 29 de Agosto de 2008, la Corte Suprema de Justicia de la Nación dictaminó que se despenalizaba el aborto durante las primeras doce semanas de gestación. Desde entonces, se han realizado 52.484 interrupciones voluntarias del embarazo en la Ciudad de México.

But not all Mexico is its capital and things in other states are completely different. Almost all states consider abortion as a viable option in case of rape, with the exception of Guanajuato, Queretaro and Guerrero. Some others just consider abortion as an option if the mother's life is in danger and in Yucatán you can consider it if you have no economic resources to bring up another child if you have three more. You see, not in every circumstance abortion is an offense, but still, we have a lot of restrictions. A lot of women travel all the way to the capital to get a safe abortion that doesn't put their lifes in danger; however, what happens with the rest of them that have no resources or even the information and wish to put an end to their pregnancies? Some of them raise unwanted childs ― some of them turn out right, some of them not ― and many others die in clandestine clynics. 

Pero no todo México es su capital y la cosa en otros estados es bastante diferente. Todos los códigos penales estatales consideran al aborto como una opción en caso de violación, excepto Guanajuato, Queretaro y Guerrero. Algunos otros sólo si la vida de la mujer está en riesgo y en Yucatán se consideran factores económicos si la mujer ya ha dado a luz a tres hijos o más. O sea, no en todas las circunstancias se considera un delito, pero igual hay bastantes reestricciones. Muchas mujeres de otros estados se trasladas hasta la Ciudad de México para poder practicarse un aborto seguro y que no ponga en riesgo sus vidas, sin embargo, ¿qué pasa con todas esas mujeres que no tienen los medios económicos o si quiera la información y desean interrumpir un embarazo? Algunas de ellas tienen un hijo no deseado, otras muchas mueren en clínicas clandestinas.

And don't dare to think abortion is something new at all. The first time the right to contraception was out in a feminist conversation in Mexico was in 1936, when a feminist grou presented a text titled "Abortion for social and economic causes". That was the first time that someone proposed making abortion legal in Mexican history. In 1976, women were already organising protests so all of them could go to the social health service ― yes, that's a thing here and it's "free" ― to get an abortion, ask for sexual and reproductive information and to get contraceptives for free for all the feminine population ― and today, I still have problems with the last one: they usually don't have anything for women available. 

Y no crean que el aborto es algo nuevo: la primera vez que el tema se planteó en México fue en 1936, cuando un grupo de feministas presentaron un texto titulado «El aborto por causas sociales y económicas». Esa fue la primera propuesta de la despenalización del aborto en la historia de México. Para 1976, se había iniciado ya una primera jornada para que las mujeres pudieran acudir a cualquier institución pública de salud a realizarse un aborto seguro exigiendo información y que les fueran proporcionados métodos anticonceptivos a toda la población femenina (aún hoy tengo un problema con ello: si tengo suerte en el IMSS, me dan condones femeninos porque milagrosamente tienen en mi clínica, si no, asumen que con unos masculinos me las arreglaré).

And if we talk about the numbers, you can consulte all the different statistics per state, age, occupation, religion and some other factors in Mexican goverment pages, Sadly, all that information is in Spanish, so instead you can try to look it up in your country. That would be easier for me if you want to know what's happening in your country. The only statistic you cannot usually see is the number of women that die in unsafe abortions, but I could locate that statistic at an international lever and this was what I found: 

Y si hablamos de los números, se pueden consultar diversas estadísticas por entidad federativa, edad, estado civil, ocupación, religión y otros factores más en esta página del Grupo de Información en Reproducción Elegida. Lo único que me faltó allí fue una estimación de la cantidad de mujeres que mueren cada año por realizarse abortos no seguros.Sin embargo, el Guttmacher Institute, realizó un estudio sobre el tema ―lamentablemente, a nivel internacional, no he encontrado datos sólo a nivel de México― y los datos que arrojó fueron los siguientes:



Traducción: (Título) Prohibir el aborto pone en peligro la salud de las mujeres. (Izquierda superior) Los embarazos no deseados son la causa de la mayoría de los abortos. (Izquierda inferior) 222 millones de mujeres en los países en desarrollo tienen una necesidad insatisfecha de métodos modernos de anticoncepción. (Centro superior) 47,000 mujeres mueren al año por complicaciones durante abortos inseguros. (Centro inferior). 86% de los abortos tienen lugar en los países en desarrollo, donde las leyes contra el aborto son mucho más restrictivas. (Derecha superior). Hacer el aborto ilegal no evita que ocurra, sólo obliga a las mujeres a hacerlo de manera clandestina e insegura. (Derecha inferior) Porcentaje de abortos que no son seguros en el mundo.

You can find more data about in this page: International Abortion.

Pueden encontrar muchos más datos a nivel internacional en la página de Instituto, si es que saben inglés: International Abortion.

Why Abortion Should Be Legal?


The first reason is because women have the right to take decisions about their sexual and reproductive life, and about their bodies. However, most times they don't have the right to decide about their bodies, but also, they don't have the most basic information. In Argentina, the movement that is trying to make abortion legal has the following saying and I think that it's very important: Sexual Education to decide, contraceptives to not abort and legal abortion so we don't die. I have the luck ― and the privilege ― to have Sex Ed in middle school and the program that time was really good, imparted by police women ― mostly, I remember a man somewhere ― and I had the best teacher I could ask for; I've been always thankful for that, because it has given me all the wepons to defend myself in these topics and to demand the right to decide about my body. But for that moment on... In the hospital I'm assinged in my social health insurance program is not a single method of contraception for women and they mostly ask me to go with my doctor because bureacracy is hell. So, imagine the situation for women that are not as privileged as I am. 

La primera, es porque las mujeres tienen derecho a decidir sobre su vida sexual, reproductiva y sobre su cuerpo. Sin embargo, muchas veces ya no sólo les falta el derecho a decidir por su propio cuerpo, sino la información más básica. La consigna del movimiento que busca el aborto legal en Argentina es la siguiente y me parece muy importante: Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir. Yo tuve la suerte y hasta el privilegio de que mi escuela secundaria formó parte de un programa de la policía para dar clases de educación sexual y que mis clases de educación sexual fueron impartidas, creo, por la mejor policía del planeta; siempre he agradecido eso porque me dio muchas de las armas para defenderme en estos temas y para reivindicar mi derecho a decidir sobre mi cuerpo en pleno conocimiento. Pero de ahí para adelante…: en mi clínica jamás tienen anticonceptivos gratuitos para mí como mujer, conseguir pastillas me obliga a ir a una cita carísima con el ginecólogo porque la burocracia en el seguro social me deja muerta. Ni que decir de las mujeres que están en una posición aun peor que la mía.


The second is because no contraceptive method ― with the exception of abstinence  ― is 100% safe. You don't remember Ross in Friends, completely appalled because he didn't know that condoms were only 97% safe when Rachel told him they were going to have a baby? And in case you are from another planet and don't know friends, just ignore the reference. But let's make it clear: no contraceptive method is 100% safe. Obviously, the posibilities of end up pregnant if you use some method are much more less, but still, the posibility is there. It exists. So, before telling a woman to stop fucking around, remember that even when they use contraception, women can end pregnant. And remember, also, that there a lot of them that are not in your situation and don't have your life and much less that privilege that you have to get contraceptive methods or even the information about them. 

Porque ningún método anticonceptivo ―con la excepción de la abstinencia― es 100% seguro. ¿No recuerdan a Ross en Friends, consternado porque no sabía que los condones no eran 100% efectivos cuando Rachel le dijo que tendrían un hijo? Y en caso de que sean de otro mundo y no vean Friends, ignoren la referencia. Dejémoslo claro: ningún método anticonceptivo es 100% seguro. Obviamente, las posibilidades de embarazarte si tomas pastillas, si tu pareja usa condón o si tienes un DIU, etcétera, son muchísimo menores que si no te cuidas, pero igual, la posibilidad existe. Así que antes de decirle a una mujer que «debió cuidarse», recuerda que aun usando métodos anticonceptivos, pueden quedar embarazada. Y recuerda, también, que hay muchas mujeres que no están en tu situación ni tienen tu vida y mucho menos ese privilegio que tienes tú de poder acceder a métodos anticonceptivos.

The third one is because women are not asking permition to abort: they do it even if it's a crime and some of them die because they did it unsafely. I would have loved to find the statistic in Mexico, but Argentina is the closest example I have right now and there more than 100 women die every year because they are victims of unsafe abortions and many endure complications. And in general they are poor women, because the ones that have the economic resourcer go to safe places to abort. The women who decide to terminate their pregnancies are not asking for anyones permission to do is, whether it's safe or not. Legalize it is a way to prevent all the deaths. 

Porque las mujeres no le están pidiendo permiso a nadie para abortar, abortan igual y algunas de ellas mueren por hacerlo en lugares clandestinos. Me hubiera encantado encontrar los datos en México, pero Argentina es lo más cercano que tengo ahora mismo, allí mueren más de 100 mujeres al año por abortos inseguros y otras tantas más son tratadas por complicaciones después de un aborto. Y en general son mujeres pobres, porque las mujeres con los medios van a otros lugares a abortar. Las mujeres que abortan no le están pidiendo permiso a nadie a la hora de tomar la decisión, las ponga en riesgo o no. Legalizarlo evitaría todas esas muertes.

The fourth one is because maternity should be a free choice. Women have to have to power to decide about their maternity and their bodies. Maternity is not destiny. We are not machines to procreate or have children. Of course, here it comes that awful question: "and what about men?"; no, I haven't forgotten about them. Paternity should be also a free choice and, in many cases ― not every case because each one has a different story ― it is. How many men don't abandon their responsabilities with their childs when they are in front of an unwanted pregnancy? How many women are raped and have children of a rapist that, of course, it's not going to show up in their lifes and be a father? Women suffer inequality because they cannot disappear.

Porque la maternidad debe ser de libre elección. Las mujeres tienen que poder decidir sobre su cuerpo y su maternidad. La maternidad no es, en ningún caso, destino. No somos máquinas de crear hijos. Por supuesto, aquí viene esa irritante pregunta de «¿y los hombres?»; no, no me he olvidado de ella. La paternidad debe también ser de libre elección y, en muchos casos ―no todos, cada quien tiene una historia diferente― lo es. ¿Cuántos hombres no abandonan su responsabilidad con sus hijos al enfrentarse a un embarazo no deseado? ¿Cuántas mujeres no han sido violadas por un agresor que probablemente no vuelvan a ver en su vida y, además, terminan embarazadas? Las mujeres sufren de desigualdad aquí porque para ellas no es tan fácil como simplemente desaparecer.


And the last one is because legal abortion it's not a ethic debate anymore, it's politic. Ethics are personal. That's why it's said that, if you consider abortion unethical, just avoid having one. Ethics are individual. For good or bad, everyone make the decisions about their lifes. 

El aborto legal ya no es un debate ético, sino que es político. La ética es de cada quien. Por eso se dice que si alguien no considera el aborto como ético, no aborte. La ética es individual. Para bien o para mal, cada quien decide sobre su propia vida.

Saying "a child is going to transform your life" doesn't work. Maybe I don't want a child transforming my life. Maybe I want to wait. Maybe a child transform my life, but for the bad. Mayve I was raped and I don't want this child tranforming my life. Maybe I was using contraciptive methods, so you can get I don't want a child right now. The reasons that are here in this post, aren't the only ones that exist. There are thousands. There's a reason to abort that is completely valid per woman in the world who have aborted. 

Decir «un hijo cambia la vida» no cambia nada. Igual y yo no quiero que un hijo me cambie la vida. Igual y quiero esperar otros años más para que un hijo me cambie la vida. Igual y un hijo me la cambia, pero para mal. Igual y me violaron y no quiero que este hijo me cambie la vida. Igual y estaba usando métodos anticonceptivos, por lo que se entiende que no quiero que este hijo en especial me cambie la vida. Las razones que he dado allá arriba no son las únicas que existen. Hay miles. Hay una razón para abortar completamente válida por cada mujer en el mundo que ha abortado alguna vez.


Every woman that has aborted has a different story, most of them don't fit in the narrative of the irresponsible woman who didn't take care of herself ― how many lack of access to basic sex ed information in the world? ― and opened her legs ― when, if you end uo pregnant, you need a man participant. Every woman who has taken this difficult decision deserves to be heard because each one of them has a different reasons and different stories. The numbers, like the ones in this post, can help us to be more practical and see what's the most viable solution, but at the end of the day, all women who had teminated their pregnancies are people and deserve more than be just a number. Their stories deserve to be heard and taken in account.  

Cada mujer que ha abortado en el mundo tiene una historia, la mayoría no encajan en esa historia única de la mujer irresponsable que no se cuidó ―¿cuántas no tienen acceso a información de cómo cuidarse en el mundo?― y que abrió las piernas ―cuando para acabar embarazada, hace falta que un hombre participe―. Hay que escucharlas a todas, porque todas tienen razones distintas e historias distintas. Los números, como todos los que presenté arriba, pueden ayudarnos a ser prácticos y a ver cual es la solución más viable, pero al final del día, todas las mujeres que han abortado en el mundo son personas y se merecen mucho más que ser parte de una fría estadística. Se merece que su historia sea oída y tomada en cuenta.


martes, 24 de enero de 2017

Razzies literarios (III)

El año pasado leí noventa y cinco libros y los califiqué todos en Goodreads. Aunque sigo considerando que una calificación del uno al cinco es poco representativa de lo que significa un libro ―porque hay demasiados factores que tomar en cuenta― los tres siguientes fueron los únicos en tener una estrella de cinco y reseñas con tantas quejas que no sabía ni por dónde empezar. 


Así que, bueno, aquí va, sin más dilación: ¡lo peor de 2016! Y que de perdida les divierta el destripe, porque les encanta la sangre.

After, de Anna Todd


No se cómo no lo veían venir si este libro es pésimo y un insulto a todas las mujeres del mundo. Además, resultó un insulto para mi intelecto. Anna Todd escribe mal, pretende que un romance completamente tóxico pase por normal y no se da cuenta de que si Hardin no fuera rico y guapo estaríamos ante un episodio de NCIS: Unidad de Víctimas Especiales. La violencia de género se justifica una y otra vez a lo largo del libro y el maltrato a Tessa se justifica una y otra vez a lo largo del libro, además de que Anna Todd contribuye al mito de que la virginidad importa para algo o te cambia como persona, coquetea demasiad con la dualidad de la puta vs la santa sin darse cuenta que la mayoría de las mujeres no cae en ningún extremo y además redacta y puntúa de la puta mierda. Vamos, que no lean After. Reseña por acá.


El fuego en el que ardo, de Mike Lightwood


Este fue, de los peores, el menos peor. No sé qué clase de halago es ese ―pista: no lo es― pero alguno tenía que ser el menos peor, pobre. No me voy a quejar de los paréntesis corta-párrafos ―son un recurso válido y no un error de maquetación, aunque en este libro podrían mejorarse millones― ni de la homofobia retratada en la historia ―sí, eso existe en el mundo real― ni de como Óscar enfrenta el bullying ―eh, chicos, no, no es cobarde― sino de la manera en que se trata, finalmente, el tema de las auto-lesiones. Es chungo, sí y yo no lo he sufrido ―uh, oh― pero sí sé que pretender que hay una «curación» por llamarla de una burda manera por un enamoramiento instantáneo es mentirle a miles de personas. Eso no pasa. Se necesita mucha terapia, mucho amor, un excelente psicólogo o psiquiatra y muchos huevos. Ah, y además el libro está mal puntuado. En resumen, pueden saltárselo. Reseña por acá.


Besos entre líneas, de May R. Ayamonte y Esmeralda Verdú


Este fue el peor. Con mayúsculas, si quieren que se vea más imponente: El Peor. No hay nada peor que una mujer feminista se cague en todo lo que cree por escribir una novela romántica con niveles de toxicidad cuestionables. A Esmeralda no la conozco, por eso sólo digo una. En fin, creo que ya he dicho que no está mal hablar del machismo en los libros, el machismo existe, es una realidad que vivimos ―y sufrimos― y evidentemente las obras de arte creadas en una sociedad machista y sobre todo patriarcal van a tener rastros de todo ese machismo, no podemos eliminarlo de un día para otro. Sin embargo, si tenemos la obligación de señalarlo, cuestionarlo y tener las esperanzas de cambiarlo. Por eso me enoja tanto como se trata la relación en este libro, como los celos se vuelven algo romántico y una agresión sexual en el capítulo uno misteriosamente no lo es porque el agresor es guapo. En fin, además este libro trata a las personas enfermas mentalmente como nada más que su enfermedad ―en serio, porque alguien con anorexia no puede ser nada más que la anorexia, no―, retrata de manera mierda a los mexicanos ―sólo nosotros podemos insultarnos a nosotros mismos y ni se ve bien echarle basura a tu propio patio trasero― y sugiere que imitar acentos con propósitos humorísticos está bien ―eh, el noventa por ciento de las veces, no―. Y sin ni siquiera darse cuenta, deja a la protagonista como una maltratadora de animales que en realidad se supone que los ama. En resumen, tiene de todo y es un libro que se niega a reconocerlo. Hagan un favor y no lo lean nunca. Reseña por acá