31 de julio de 2011

En llamas, Suzanne Collins | Reseña

Después de dedicarle una entrada a Los Juegos del Hambre, voy con el segundo libro, que si bien no tiene la misma cantidad de páginas es mil veces más emocionante que el primero porque no tienes ni idea de que puede pasar después. (En el primero sabías que los tributos iban a morir, pero aquí… ¡todo es posible!)


Contra todo prónostico, Katniss ha ganado Los Juegos del Hambre. Es un milagro que ella y su compañero del Distrito 12, Peeta Mellark, sigan vivos. Katniss debería sentirse aliviada, incluso contenta, ya que, al fin y al cabo, ha regresado con su familia y su amigo de toda la vida, Gale. Sin embargo, nada es como a ella le gustaría. Gale guarda las distancias y Peeta le ha dado la espalda por completo. Además se rumorea que existe una rebelión contra el Capitolio…

Aquí por principio de cuentas se confirma que existen segundas partes capaces de emocionarte aún más que las primeras. Para empezar, la escritora nos da la oportunidad de conocer un poco más el distrito 12, pues allí se desarrolla gran parte de la acción, y obviamente, a Gale, un personaje que, por lo menos yo, me quedé con ganas de conocer.

Además vemos que no en todos los distritos los agentes de paz son taaaaan majos como Darius… (el personaje me da mucha pena… u.u)

Spoilers a partir de aquí.

Nunca se me había pasado por la cabeza si quiera, que Katniss y Peeta tuvieran que regresar a la arena para el Vasallaje de los veinticinco, nunca. Sin embargo, pasó y tuvimos la oportunidad de conocer a muchos otros ganadores de los juego, como Finnick, que al final me ha encantado, Wiress (tic-tac) o Johanna.

Personaje favorito: Johanna Mason. Me encanta. Siempre me quedé con ganas de saber más acerca de ella, pero en fin…
“Podemos quedarnos tres cada uno y que los que queden vivos a la hora del desayuno decidan sobre los demás”
También me gustó Gale, obviamente, sobre todo después de que llega el nuevo agente de paz, y Katniss hace de todo para protegerlo.

Y el final… ¡EL FINAL!

Pude soportar el final del libro anterior, pero este final te deja con una cara tremenda y quieres ir corriendo a buscar Sinsajo para averiguar que va después.

Esta es una segunda parte mil veces mejor que la primera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario