19 de febrero de 2017

The Female of the Species, Mindy McGinnis | Reseña

Sinopsis: Alex Craft knows how to kill someone. And she doesn’t feel bad about it. When her older sister, Anna, was murdered three years ago and the killer walked free, Alex uncaged the language she knows best. The language of violence.
While her crime goes unpunished, Alex knows she can’t be trusted among other people, even in her small hometown. She relegates herself to the shadows, a girl who goes unseen in plain sight, unremarkable in the high school hallways.
But Jack Fisher sees her. He’s the guy all other guys want to be: the star athlete gunning for valedictorian with the prom queen on his arm. Guilt over the role he played the night Anna’s body was discovered hasn’t let him forget Alex over the years, and now her green eyes amid a constellation of freckles have his attention. He doesn’t want to only see Alex Craft; he wants to know her.
So does Peekay, the preacher’s kid, a girl whose identity is entangled with her dad’s job, though that does not stop her from knowing the taste of beer or missing the touch of her ex-boyfriend. When Peekay and Alex start working together at the animal shelter, a friendship forms and Alex’s protective nature extends to more than just the dogs and cats they care for.
Circumstances bring Alex, Jack, and Peekay together as their senior year unfolds. While partying one night, Alex’s darker nature breaks out, setting the teens on a collision course that will change their lives forever. (Si alguien necesita traducción de la sinopsis, menciónelo en los comentarios y la traduzco).

Voy a empezar diciendo que este libro lo leí gracias a un super genial increíble club de lectura que se llama Bibliobibuli, donde vamos comentando los libros conforme los vamos leyendo. Es origininario del blog Fly with paper wings, por si les interesa. (Guiño, guiño, patada, escupitajo). Hecha la correspondiendo publicidad, vamos a empezar por el libro. 

He de empezar diciendo que si tengo una palabra para describir el libro es brutal y crudo. Pero como entiendo que esas palabras puedan decirles menos que una ecuación a un estudiante de letras al que nunca le gustaron las matemáticas, vamos a expandirnos en la explicación y analizar todo el libro... o todo lo que me interesa del libro. Bueno, como dijo Jack el Destripador, vamos por partes (no, todavía no jubilo el chiste, ¡sigue vivo!).

Para empezar, vamos a ponernos en contexto. El libro está narrado a tres voces, todas en primera persona, de tres personajes diferentes que cuentan, cada uno, su versión de los hechos. Es decir, tenemos tres diferentes narradores y no podemos confiar en ninguno porque cada narrador nos está contando desde su punto de vista. Narran los hechos, sí, pero la gracia que hace que cada narrador se distinga, aunque sea apenas, es que cada uno tiene una opinión diferente. Estos personajes son Peekay (que es la pronunciación literal de PK, que viene desde Preacher's Kid), Jack y Alex. Podríamos decir que, de cierta manera, el núcleo de la historia es Alex. Pero no sé si sería adecuado. No. La historia gira alrededor de Alex, pero el núcleo es otro, así que, sin spoilear nada cuando lo digo, diré que el núcleo es la violencia sexual. Fue muy obvio, desde la sinopsis del libro y cuando Alex describe lo que le pasó a su hermana. 

Yo he hablado antes del literary, rape, ¿sí? Ese recurso shockeante y burdo usado sólo porque hay una mujer en escena y se necesita drama. Muchas veces ese recurso burdo y shockeante se usa sólo para darle un trauma al personaje para que no sea perfecto o para desarrollar a un personaje masculino y hacerlo como buena persona porque salvó a la mujer o la vengo o sabrá dios que pendejada. Si han seguido mi blog el suficiente tiempo han sabido que me pongo verde ante esa manera de representar la violencia sexual y las violaciones porque parece que se hace hasta sin conciencia. Entonces, volvamos al núcleo y la violencia sexual. Sí, hay violencia sexual en este libro, pero no se describe gráficamente en ningún momento ninguna violación. Las descripciones a pedazos que hay ya son lo bastante perturbadoras como para darte la idea de qué pasó y aún así no satisfacer el morbo de nadie.  


La hermana de Alex Craft murió asesinada después de que su asesino la violara y le hiciera otras cosas. Feminicidio del tres al cuatro, de esos que la policía nunca jamás resuelve y que se acumulan, expediente, tras expediente, en los archiveros sin que nadie se preocupe nunca por ellos más que las familias que a veces no tienen ni una tumba que llorar. Es muy difícil no ver los paralelismos con el Estado de México, salvo que aquí no estamos en un país del tercer mundo, ni en una ciudad más o menos grande, sino en un pueblo de, me parece, el sur de los Estados Unidos, que parece predominantemente blanco (parece, porque nunca se menciona la raza de nadie) y no hay muchos feminicidios. Tampoco parece, a simple vista, que haya mucha violencia sexual. Pero, oh, la hay. 

El libro vuelve una y otra vez ante de ese tema, mientras se desenvuelve en las relaciones entre los tres personajes: Jack, Alex y Peekay. Jack tenía una chica, no tiene mucho dinero, pero parece ser un chico popular. Peekay es la hija del Pastor del pueblo e irá a una Universidad religiosa porque allí le hacen descuento a los hijos de los Pastores. Tenía un novio, pero ahora él tiene otra novia y ella tiene una fijación por ella hasta que Alex le recuerda que el cabrón es él y no ella, porque ella no le robó a su novio. Y luego está Alex, que tenía una hermana, pero ya no. Creo que eso es lo que deben conocer de los personajes. 


La narración está bien, el libro parece decentemente distribuido (no perfecto, hay momentos que se sienten de relleno antes de llegar a la mitad) y está la crítica social bien marcada. Y muy feminista. O es que yo soy una maldita que ve feminismo en cada lugar donde las mujeres reclaman su lugar. Se habla de la efímera belleza que se les pide a las mujeres, pero que no durará, porque la edad alcanza, de que las mujeres se enfrentan injustamente por novios que son los verdaderos hijos de puta de este asunto y, sobre todo, de ese elefante en el cuarto que es la violencia sexual. ¿Por qué un elefante en el cuarto? Porque las violaciones no son como en las películas en su mayoría. No es una mujer caminando sola con poca ropa a la medianoche en un callejón oscuro, ni es un hombre desconocido que la vio. En general, la mayoría de las violaciones son perpetradas por conocidos y, muchas veces, por gente de confianza. Y así pasa aquí: familias, personas que alguna vez viste en un pueblo en donde todos conocen a todos y compañeros de clase.

Entonces eso me gusta, que se llaman a las cosas por su nombre y nunca jamás se excusa un abuso porque la chica estaba borracha ni se culpa a nadie más que a la víctima. No quiero contarles más porque sé que hay muchos a los que los spoilers ni les van ni les vienen y a otros que no les gustan, pero debo decirles que es un muy buen libro para darnos cuenta de que el abuso y la opresión sistemática a las chavitas de prepa (y a todas las mujeres en general, está allí).


Bueno, y otra cosa que me gustó mucho es que ¡hay amistad entre mujeres y es super cuqui! Esa amistad no queda olvidada u opacada por relaciones con chicos, las dos chicas se apoyan en sus problemas y se aceptan con sus rarezas. Yo sé que esto podría no parecer sorprendente para nadie porque creo que no nos damos cuenta de la falta de estas relaciones que no se apaguen o se olviden porque un chico entra en escena. Hay muchos libros donde, a pesar de que la chica tiene a sus amigas incondicionales y la relación con ellas nunca parece deteriorarse, tan pronto como consigue novio esas amigas se convierten en un segundo plano y apenas si aparecen mencionadas en escenas completamente random. Y ya sé, hay muchas personas, hombres y mujeres, que se olvidan de sus amigos en cuanto se consiguen pareja en la vida real, pero eso ni es sano, ni es agradable, ni nada. La amistad es genial y por eso es que la relación que se desarrolla entre Alex y Peekay es genial.

Ya les estoy haciendo el cuento muy largo, pero bueno, ¡lean el libro! Sí se los recomiendo. Sí está chido. No es el libro perfecto, hubo dos detalles que me decepcionaron al final, sobre todo por la integridad de los personajes, pero creo que vale la pena y si son como yo lo pueden analizar y sobre analizar desde una perspectiva de género

2 comentarios:

  1. me interesa entonces, yo que estoy curandome de espanto con el libro de la maas es que necesita uno algo distinto :D

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    Ya lo estuvimos comentando. Ha resultado ser una buenísima lectura y me gustó un montón comentarla con vosotras :)
    Creo que todo el mundo debería leer este libro porque es maravilloso y, como bien hemos dicho todas, brutal!
    Un beso!

    ResponderEliminar