25 de junio de 2017

Hush Hush, Becca Fitzpatrick | Qué leo, qué reseño

Sinopsis: Nora Grey, una alumna aplicada en busca de una beca para la universidad, vive con su madre viuda en una granja a las afueras de Pórtland, Maine. Cuando Patch se convierte en su nuevo compañero de instituto, Nora siente a la vez atracción y repulsión hacia este extraño personaje que parece tener acceso a sus pensamientos. Luego se entera de que Patch es un ángel caído que quiere convertirse en humano. Nora está bajo su control, pero hay también otras fuerzas en juego y de repente se encuentra viviendo hechos inexplicables y en medio de una situación muy peligrosa.

Les traigo el primer libro que salió para el que leo, que reseño, el más votado, el que alguien descubrió que yo no había leído y todos decidieron votar para que me torturara. Bueno, me mintieron: no es el peor libro que he leído todavía en la vida y Patch no es el peor protagonista masculino que me ha tocado (¡Hola, Hardin!, ‘¿cómo te va?). Pero bueno, de todos modos Hush Hush es un libro terrible, así que lo vamos a destripar, como dijo Jack el Destripador, así que, ¿por dónde empezamos? (Advertencia: hay spoilers).


Creo que por el principio: la redacción de Becca Fitzpatrick. Es tan mala como anodina, irrelevante, poor prose, sobreadjetiva cosas, pone adjetivos rarísimos al lado de sustantivos que no les quedan, hace comparaciones terribles y que se huelen desde mil kilómetros antes y yo todavía no puedo superar como describe los ojos. Quiero que por favor se sienten y piensen en la expresión «fríos ojos». Soy capaz de imaginarme una mirada fría, de esas de asesinato que te dirigen cuando hiciste algo más o te odian y parece que el ambiente alrededor se congela, pero, ¿unos ojos fríos? Me estoy preguntando como se comprueba eso o si se los metieron en hielo. Por favor, si van a dedicarse a escribir, piensen qué están escribiendo y si quieren verse poéticos por qué sí o si lo ponen porque han leído esa expresión mil veces o si tienen demasiada pereza para inventarse otra manera de describir a los ojos y las miradas. («Mirada fría» es aceptable, sólo que tengo que reconocer que una frase que diga esas dos palabras como descripción no me hará detenerme, ni para bien, ni para mal). Creo que no tengo nada más que decir de Becca Fitzpatrick ni de quien tradujo el libro (porque creo que hay que compartir un poco las culpas, si traduces todo casi literalmente es normal que la traducción quede con adjetivos raros).


Ahora vamos al asunto que más les importa, a ustedes y a mí. Porque que Hush Hush esté mal escrito no es nada nuevo, eso ya lo dijeron mil y una reseñas antes de mí (creo porque sólo leí una hace seis años en un blog que se llamaba El cementerio de los libros olvidados y cuya muerte fue una gran pérdida a la blogósfera). Entonces vamos a analizar este libro con perspectiva de género. Oh, sí, ya llegó el feminismo a su blog preferido. Hush Hush es un hijo del fenómeno Crepúsculo, hay muchas similitudes tan calcadas que es imposible negarlo. A su modo, Crepúsculo es hijo de otro fenómeno mucho más viejo que ya lleva años y décadas y quizá siglos en nuestras vidas. Crepúsculo, y Hush Hush y todos esos libros que critico de protagonistas malotes (After, Besos entre líneas, Medianoche) son hijos del fenónemo del chico malo de la moto y la chamarra de piel que enamora a la chica buena porque ella saca lo mejor de él.

El chico malo lleva mucho en nuestras vidas. Nos encanta. ¿Saben que mi personaje favorito de Memorias de Idhún es Kirtash y que empezó a gustarme por el aura de malote? (Luego ya me gustó porque me gustaba su visión del amor, hoy diría que era poliamoroso y básicamente era el único con cerebro del trío protagonista). El chico malo de la moto es Danny de Vaselina enamorando a Sandy. El chico malo de la moto es Elvis Presley bailando «inmoralmente» para los adultos de la época. El chico malo de la moto es Marlon Brando y James Franco enamorando a las chicas. El chico malo de la moto es Edward Cullen el vampiro de más de cien años guapo y misterioso. En algún momento, ese chico se convirtió en Edward y luego Edward se convirtió en Patch para apoyar una narrativa que nos encanta que es el chico malo con la niña buena vivieron felices para siempre.

La narrativa del chico malo es una masturbación mental, la creencia de que son buenos en el fondo y de que una buena chica de corazón puro puede salvarlos es pura fantasía. Apoya al patriarcado y a la heteronorma. Es una historia a la medida de esas dos cosas. Nos la pusieron para que nos enamoráramos de ella y lo hicimos. Y cuando lo hicimos, nos dijeron «pendejas, estúpidas» y nos dijeron que nos merecíamos a los chicos malos de la vida real. Sólo que hay un problema, el chico malo de la moto y la chamarra de cuero en realidad puede ser cualquiera. Puede ser tu hermano, tu amigo, tu papá, el güey que te acosa, el de la playera polo, el «buena familia», el de los lentes estudioso, tu novio, el novio de tu mejor amiga, el pandillero de la esquina, el güey al que sus papás le compraron el Mercedes por su cumpleaños dieciocho, el pendejo que sale con tu vecina, el que vende discos en la esquina, tu profesor, el director de una empresa, el mejor promedio de la generación, un genio en la física, el güey que trabaja en un banco, el jardinero, el que lleva al super a sus hijos, tu abuelo, tu tío, el chico becado de la escuela. ¿Se entiende? Cualquiera. En la realidad el chico malo de la moto es malo de verdad. Pega, abusa, mata. En la realidad, las mujeres que se enamoran de ellos a veces acaban en una zanja abandonada.

El chico malo de la moto y la camiseta negra y la chamarra de cuero y la mirada misteriosa se queda en la ficción, en la narrativa, ahí está, lo hicieron para que nos enamoráramos y nos bombardearon con él. Nos enamoramos. Y luego nos dijeron «pendejas». Patch es ese chico.


No me gusta, pero no lo odio. Me produce irritación y ganas de destrozarle la masculinidad, de reírme en su cara. Me dijeron que era un machista de primera y lo que me encontré fue a un ángel caído con crisis existencial y pasado turbio que no sabe ligar con mujeres y que sí es machista, pero de esos que sólo me causan irritación, ojos en blanco y no me hacen querer pegarles con libros de Simone de Beauvoir… todavía. Más bien es de los que me dan ganas de decirles que lean algo, que googlen feminismo, que aprendan ya a ligar y que no hagan cosas «creepys» sólo por ser misteriosos. (Nota aparte, tiene las cicatrices de sus alas en la espalda y OH DIOS MÍO POR QUÉ AHÍ, ESO ME GUSTA).

Patch no sabe ligar. Su manera de lugar se basa en intimidar a Nora y en hacerla sentir incómoda con su guapura y llamándola «vulnerable». Diagnostico masculinidad frágil en extremo y pendejez masculina corriente. Es como ir a un bar un día de estos y que intenten llegarte cuatro pendejos con pick-up lines horribles que nunca funcionaron y nunca funcionarán jamás. Ni a sus mamás les hacen gracia, vatos. La de Patch es «Llámame Patch. En serio. Llámame». Voy a hacer un paréntesis aquí por si se quieren reír como yo. (En serio, ríanse cuando les llegue un vato con esas pendejadas. Háganlo breve y cruelmente. Por un mundo sin machos que usan terribles frases para ligar).


En fin, siguiendo en la historia de Patch, macho barato y mediocre (creo que eso les duele más a los machos que les digan machos en sí), bueno, obliga a Nora a hacer cosas que en el fondo no quiere aprovechándose de que la chica vive la vida confundida. Pero cosas como subirse a un juego de la feria que es medio peligroso, nada que acabe en abusos sexuales y violaciones (aunque el hecho de que pueda controlar la mente de otras personas es creepy, pero al menos no lo usa como Killgrave, ¡denle su galleta de persona «no decente, pero al menos menos mierda que otra mierda» al pobre macho!). Igual no quiero seguir leyendo los demás libros porque algo me dice que esa capacidad de controlar la mente de otras personas va a acabar muy mal, ¡uno no le da esa capacidad a un hombre macho, aprendan!

Bueno, ese es Patch. ¿Les cayó bien? A mí no. Pero creo que me crearé un personaje que no sea una pequeña mierdecilla de persona con unas cicatrices como las suyas en la espalda para tener fantasías a gusto. Ahora vamos a hablar de… ¡más machos! Oh, sí, este libro está lleno de ellos, es tan realista en ese sentido, los machos salen de la tierra, brotan con la lluvia, se reproducen como conejos. Bueno, hablemos de ellos.


El entrador aka el profesor de biología. ¿Podemos despedirlo, por favor? Porque entiendo todo el numerito «me gusta hacer sufrir a mis alumnos» ―lo cual me haría querer mandarlo a cursos de pedagogía―, pero lo que no entiendo es que Nora va a decirle «me incomoda mi compañero de mesa con el que me está haciendo trabajar» y al entrenador le vale tres kilos de verga para después asignarla como la tutora del alumno que la incomoda. El hecho de que la psicóloga del colegio sea una impostora no ayuda a todo el asunto, pero me estoy adelantando. A ver, el asunto de Nora es muy normal en la vida real, los profesores machistas son increíblemente realistas. Mi problema es que si yo quisiera cosas sobre profes machistas sin un punto de crítica o denuncia, voy a clase, no abro los libros. Creo que si vas a incluir toda esta clase de escenas ―muy reales, porque pasan― en una obra de ficción, debes saber por qué y para qué lo estás haciendo. ¿Quieres denunciar algo? ¿Quieres criticar una opresión sistemática? Que chido. Pero la verdad, simplemente hacerlo porque sí, es algo que me sobra, me incomoda y que creo que podría no existir. No necesito profes machistas en las obras de ficción «por realismo» para saber que existen: los vivo todos los días.

Y ahora, el asunto Elliot/Jules. Elliot es creepy. No sabemos nunca, hasta qué punto, Jules lo está controlando. ¿Cuáles de sus actos fueron controlados por Jules y cuáles fueron producto del libre albedrío/la desesperación? No quiero disculparlo, porque indirectamente mató a su novia por presión de Jules y no habló. Es, además de Jules, el único personaje que abusa físicamente de una mujer entre las páginas del libro y es el primero. Desde el momento en el que estampa a Nora contra una pared, me hizo desear ver su cabeza clavada en una pica. Jules es quien, al final, está detrás de todo el daño que sufre Nora. ¿Por qué? Porque quiere vengarse de Patch.

Patch tiene un pasado no muy limpio de actividades ilícitas, es lógico y es lógico que tenga enemigos ―el tipo es un ángel caído y en el libro nunca conseguimos la lista de cosas malas que ha hecho―, pero quien sufre es Nora. Lo que me lleva a otra reflexión: en este esquema de machos violentado a otros machos, las que nos llevamos la peor parte somos las mujeres. Nora se lleva la peor parte porque Jules la percibe como «la propiedad» de Patch. En ese esquema de machos peleando, hacerle daño a una mujer por percibirla como la posesión de otra persona es vista como una venganza válida. Pinche patriarcado, ¿no?


Los voy a retar a algo: traten de escribir algo sin discriminación de género… o racial o la que quieran. Si no van a denunciar nada, si no van a criticar nada, bórrenlo de sus páginas, oblíguenlo a largarse. Un día quiero abrir un libro juvenil y encontrarme sin todo este festival de situaciones innecesarias que nadie crítica ―y nadie va a criticar o denunciar― y nadie ve como dañinas, quiero encontrarme una narrativa libre de machismo por una vez en mi vida. No lo hagan por convivir, ni por realismo, están escribiendo ficción, chingadamadre. Si lo hacen, háganlo por una buena razón, pero no le ayuden al sistema.

Y ahora vamos al resto… ¿Nora y Vee? Los únicos personajes femeninos más o menos dibujados. Vee podría haber sido increíblemente interesante, porque es la primera mujer en hablar de sexismo y también la primera en excusar comportamientos abusivos de Elliot. ¿Esa clase de conflicto interno, de contradicción humana? Joder, analizarlo sería increíble, pero nunca pasa. ¿Nora? Nunca supe gran de su personalidad. Es la narradora y se desdibuja ella misma porque parece que ni a la misma autora le importa su protagonista. No sé si es un buen personaje o no, porque no tengo elementos para decirlo. No sé qué personalidad tiene, parece que está al servicio de los hombres del libro y de lo que la trama requiere. Así que me lo ahorro todo aquí. La otra antagonista es la psicóloga, la ex de Patch, un ángel y es tan absolutamente irrelevante que sólo aparece realmente en una escena atacando a Nora. Podría haberse tirado mucho de su posesividad con Patch, de un conflicto humano... pero ni siquiera eso pasa. Se vuelve irrelevante.


De los ángeles de esta serie no hablamos. Se tardan años en aparecer y realmente a nadie le importa cuando lo hacen. ¿Toda la mitología en la que se basa este libro? Está ahí, existe, pero por alguna razón que no alcanza mi cabeza a comprender, Becca no la usa en lo absoluto y no le importa.

En fin, Hush Hush es un mal libro y creo que con leer la sinopsis pueden adivinarlo. Pero si leyeron toda esta reseña/análisis/destripe, felicidades. Ojalá les haya servido de algo y se hayan reído de mis chistes malos. No lean Hush Hush.

10 comentarios:

  1. *claps* Jack el destripador estaría orgulloso de ti oña, lo has destripado todo perfectamente y con mucha finura que es más de lo que se merecía este libro. Me doy por servida de este primer qué leo, qué reseño ;)

    ResponderEliminar
  2. yo no mea cuerdo mucho solo que me parecio Nora una torarra de manual. Has leido la reseña de este libro de nuestro querido Jorge del moral? pues deberías leerlo.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó tú reseña y tengo varias cosas que decir al respecto; también tengo muchas dudas y cosas con las que he chocado.

    Leí este libro hace unos cuatro o cinco años atrás, y como era el bum me había encantado, lo encontré re-entretenido y re-gracioso. Mi yo de 14 años lo amaba con todo su corazón; a ese ángel caído, incomprendido, misterioso y lleno de frases clichés para conquistar (vale decir que venía renaciendo del mundo de los fanfics mala calidad de Los Jonas Brothers y demáses xD). Me cuesta reconocer cosas en tu reseña sobre lo que leí, porque claro, fue eso del chico malo justamente lo que me gustó, y más allá de eso, sabiendo que era ficción, el tema de la mala suerte de Nora y todo lo trágicomico de la historia. Esos hechos en los que tu evidenciaste machismo, a mi me dieron risa, porque es lo que te muestran en la tele básicamente: la serie de desgracias con probabilidades de un 0,1% que le pasen a alguien, le suceden todas de una a la protagonista, así que creo que si bien la intención de la autora no era "denunciar algo", quería hacer reír, haciendo uso de aquel recurso.

    Comparto contigo la cero-personalidad de Nora, se mueve a empujones por la historia y actúa según lo extremo de las circunstancias de forma instintiva/impulsiva la mayor parte del tiempo; ni siquiera sé si podría etiquetarla de curiosa porque sus motivos son muy imperceptibles como para justificar esa curiosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (anoche iba a continuar comentando, pero mi pc se murió y junto a el, el texto del portapapeles)

      Sobre la violencia de género que percibiste por parte de Jules, yo lo vi más como violencia general. Entiendo la diferencia entre ambas; entiendo una violación como violencia de género, o que un hombre golpee a una mujer por celos o por sentirse con el derecho de hacerlo como violencia de género. Pero que la golpee en un contexto de violencia no me parece machista. O sea, si Nora hubiese sido un hombre, en la misma escena, la violencia no habría sido de género. Abuso sí, no lo niego, pero es parte de la historia(?. Lo mismo con Jules con la parada de: "le hago daño a Nora para joder a Patch". Tampoco lo vi en el sentido de que él la viera a ella como una propiedad, le hizo daño porque como Patch la quería, obviamente le iba a doler que la hicieran sufrir. Si en vez de Nora hubiese sido, ponte tú, el hermanito pequeño de Patch, el efecto podría haber sido el mismo. Reitero que leí esto hace mil años, pero así es como percibí los hechos en aquel entonces xD

      Sobre la mitología y cosas que quedaron abiertas... hay muchas cosas que se resuelven en los libros siguientes, pero realmente no vale la pena. Mi yo de 14 los odió, así que deben ser peor de como los recuerdo. Todo se pone muy rebuscado y quedan un montón de hoyos en la trama. Spoiler Plot twist: Vee era Nefilim.

      Este libro es el producto de una autora que quería unir el thriller, la fantasía y una historia tipo fanfic de mala calidad. Subestimando y dándole material basura a los adolescentes que si no han leído muchas cosas realmente buenas y con verdaderos mensajes, se tragan este tipo de historias. Como la yo de 14 años que justificaba todo. Hush Hush, sin embargo me parece de los libros más inofensivos dentro de ese mundillo. Recuerdo que, por ejemplo, era una defensora de 50 Sombras de Grey y luego aprendí a odiarlo por todas las barbaridades (y no no me refiero al erotismo) que incluye. Me pasó con varios otros muchos libros. Pero este en especial, sigue pareciéndome muy nada. Más allá de los estereotipos, Patch era bastante machito promedio que ladra pero no muerde (sobre su poder de controlar mentes... no recuerdo que pasara nada demasiado grave tipo Killgrave). Creo que Becca quería contar una historia fantástica-misteriosa como dije antes, pero con un montón de contenido hormonal, como anzuelo(?

      Eliminar
    2. (ya, ahora si acabo).

      Interesante el reto de escribir algo sin violencia de género... lo más largo que he escrito es un tercio de fanfic, y creo que se salva de eso; pero no sé está limpio por otros ojos. Novelas sin violencia de genero... el único chico malo y misterioso que he avalado completamente es a Owen, de Just Listen: Tiene problemas con la violencia, pero está en tratamiento, y la chica no le salva ni le cambia la vida, se limitan a escuchar música juntos. Los libros de Sarah Dessen son la clase de novelas románticas juveniles que realmente valen la pena, espero que puedas leerla algún día.

      Me gustaría leerlo de nuevo para ver con qué me encuentro, porque no recuerdo muchas cosa (como la escena de Jules y Nora ¿le hizo algo más además de golpearla? porque no quiero estar defendiendo humo).

      Creo que eso.

      Anoche había escrito más, creo que hay más palabras que en el ensayo que tuve que hacer, y ni añadí citas aquí, eh xD

      PD: Sólo leí La resistencia, y odié a todos los personajes con todo mi corazón; era el cliché en su estado más puro: triángulo amoroso, chico bueno, chico malo y chica confundida xD
      Ahora sí, siento escribir tanto, pero necesito un poco esta "discusión" para ver si veo mal o veo bien.

      Saludosss<3

      Eliminar
    3. Va cosa larga, te respondo más o menos lo que pienso.

      Admito que Patch me gusta como concepto de chico malo. En la vida real consideraría acostarme con él y luego mandarlo al carajo. O sea, también caigo en la narrativa chico malo, don't you worry.

      La violencia de género se da porque hay una relación de poder, en este caso hombre-mujer. Los matices pueden ser mil, pero todos van soportados por la idea de que la mujer es inferior al hombre y por eso ESTE es violento. Yo lo estoy viendo desde fuera del libro, por qué la autora hizo lo que hizo, por qué lo llevo a ese punto y como reflejo que el libro es de la misma sociedad que le da nacimiento.

      Entiendo tu punto en el asunto de Jules y Patch, cuando Jules se desquita con Nora. El caso es que en vez de Nora puede ser el mini hermano de Patch o su mejor amigo o a la mejor Patch es gay y es su novio. La violencia en ese caso es otra, la finalidad no, no se manifiesta de la misma manera, no existen las mismas relaciones de poder. En el caso de Nora, sí. Es una mujer y es la novia de Patch, hay una relación de poder entre Nora y cualquier hombre de mundo. Aunque la finalidad es joder a Patch y eso puede ser con cualquier persona que le importe, Jules escoge a Nora (porque es la única, yep, claro) y esa narrativa tiene mucho que ver con la percepción de la gente de que las novias son lo más importante para alguien, que hay cierta posesividad en las parejas hombre/mujer, etc. No es tanto la acción, sino la narrativa del asunto vista desde fuera del libro y por qué es así la historia, por qué no es de otra manera, etc. De todos modos, la violencia no es una, claro. Si hubiera sido hombre Nora, la violencia sería otra.

      Y sí, definitivamente Hush Hush es de lo más inofensivo en el mundillo machista-juvenil pero forma parte del fenómeno. (Que Crepúsculo en general también es inofensivo comparado con las grandes obras del hoy como 50shades y After, pero igual la critico).

      Yo escribo mucho y mucho tiene relaciones de poder, sexismo, violencia de género. Pero yo escribo denuncia social hasta en mis fanfics, por eso lo hago, mi manera de narrarlo cambio 360° a como lo hace este tipo de libros. Igual hacerlo es también un reto para mí.

      Nea.

      PD: AMO A KIRTASH. Los otros protas a la guillotina.

      Eliminar
  4. Oh lalá, creo que esta publicación debería difundirse mucho, ya que otras muchas novelas tienen la misma base machista y he visto un caso real que por culpa de este libro, se ha exaltado la figura del machito de turno, con vida turbia, que trata mal a las mujeres porque simplemente es un malote. Y NO.

    yo desde luego no voy a leer esta historia, que ya estoy mayorcita y me cabrea tó jajajaj

    Te espero por el blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No la leas! Que yo la leí más o menos obligada, mira tú. Y esta reseña es justamente para que la gente ni se le acerque. JUAS.

      Eliminar
  5. Hola :)

    Respondiendo a una de tus preguntas, no, la verdad es que Patch no me ha caído bien jajaja. Y concuerdo con tu punto sobre la escritura de Becca, voy a ver lo que dije yo en la reseña de Hielo negro porque, básicamente, lo sentí como tú:

    El estilo narrativo no es muy limpio, hay repeticiones de palabras y conceptos constantemente y la superpoblación de adjetivos y comas en el texto es irritante en muchos puntos.

    Ahora hablando del realismo de los profesores y personas machistas, me recordaste a otro libro que leí, llamado Prometeme que serás delfín, que básicamente habla sobre un colegio donde una de las peofesoras es una persona horrible. Recuerdo haber dicho en mi reseña que me encantó la personificación de muchas personas reales en ese personaje. El libro me gustó mucho y sí que tenía mucho punto de critica en este sentido y, por supuesto, no había machismo y tenía muchisimos personajes femeninos medianamente dibujados :)

    Volviendo a Becca, en Hielo negro también sentí que muchas cosas aparecían ahí de la nada solo para hacer el servicio a la trama, sin explicación. Creo que puedo entender bien lo que has sentido en este libro al recordar la hatters reseña que hice yo de aquél. Lo odié. Te compadezco xD

    ResponderEliminar
  6. Había dejado un comentario y no ha aparecido. Lo dejo otra vez y espero que ahora no aparezca por duplicado.

    Sí, eso es más o menos lo que me esperaba con sólo ver la portada: otra copia de “Crepúsculo”. Si me molesta es justamente por lo que dices, perpetúa el tópico del chico malo al que se puede redimir con amor, que es una fantasía que se perfiló definitivamente en los tiempos victorianos si no me equivoco, cuando querían asentar el modelo de familia que ahora llaman tradicional. Luego es una forma de culpabilizar a las víctimas. Desactivan las señales de alarma leves y luego cuando pasas algo grave les echan la culpa por no haberse ido “a la primera”.

    Y sí, coincido mucho con lo que dices del machismo. ¿Por qué ponerlo? Es un tema que me toca mucho las narices. Historias que no tienen nada de realismo, pero lo ponen porque lo contrario no iba a quedar realista, ajá. Nos podemos creer que hay ángeles que dominan mentes y se enamoran de humanas, pero no un mundo igualitario. Ahí se nota todo lo que nos queda por avanzar, que aún mucha gente ni es capaz de concebir la igualdad; para que luego vengan machirulos diciendo que el feminismo ya no es necesario o se está radicalizando mucho. Ojlá se radicalizara de verdad, si las mujeres empezaran a responder con una una hostia a, por ejemplo, el acoso callejero, algo que los hombres tienden ha hacer cuando se lo hacen a ellos, este se iba a terminar rapidito.

    ResponderEliminar