12 de febrero de 2018

Reckless, Cornelia Funke | Reseña

Esta reseña fue publicada con anterioridad en Plusbits.mx, pero debido a que la página ya no existe, la he recuperado para mi blog.

Sinopsis: El joven Jacob ha descubierto el mundo mágico que se oculta tras el espejo del despacho de su padre. Años después comete un grave error: Will, su hermano pequeño, lo sigue a ese mundo, en el que los cuentos más oscuros son realidad y donde un maleficio convierte la carne humana en piedra. Cuando Will cae víctima de este hechizo, Jacob se verá obligado a encontrar el remedio que salve la vida de su hermano... Pero nuestro héroe tendrá que enfrentarse además a muchas otras aventuras que no esperaba.

 Mi amor por Cornelia Funke no es secreto ni nada nuevo. Cornelia llegó a mi vida cuando el Fondo de Cultura Económica decidió sacar ediciones más económicas de sus libros, que agonizaban porque Siruela los tenía tan caros que no podías ni soñar en comprarlos. Desde entonces, hemos tenido un idilio: a mí me gustan la mayoría de sus personas (exceptuando Muerte de tinta) y los compro todos religiosamente mientras van saliendo. A Reckless ―al menos a su primera parte― me lo encontré casi de casualidad; desde la portada no se parecía a nada que Cornelia Funke hubiera escrito antes, aunque en la sinopsis había un rastro de aquellos mundos fantásticos que tiende a crear. Su protagonista, sin embargo,esta vez es un adulto y uno con el que puede resultar difícil idenfiticarse. Jacob Reckless es un cazatesoros que no tiene muchos escrúpulos a la hora de engañar a los gobernantes, robar y salirse con la suya. Desde los doce años se escabulle al mundo detrás del espejo que estaba en el despacho de su desaparecido padre y se construye una reputación bastante buena (o mala, según a quién preguntes) como cazatesoros.

Sin embargo, sus problemas empiezan cuando Will intenta seguirlo detrás del espejo y acaba, de alguna manera «infectado» por la piel de los goyl, criaturas con piel de piedras preciosas, ónix, amatista y como la piel de Will, jade. Cornelia Funke no nos explica nada de su mundo antes de empezar a contarnos la historia, no, nos da un puñetazo en la cara con él. Uno de esos raros puñetazos en la cara que acaban sintiéndose bien, porque la experiencia es diferente, vamos descubriendo el mundo conforme la historia avanza, sus leyendas, sus cuentos, su geografía y sus problemas políticos. Nos encontramos ante un mundo donde nadie rescató a la Bella Durmiente y la enfermedad de Blancanieves ―que abandonó al príncipe por uno de los enanos― es algo serio. Es un mundo escalofriante pero, de alguna manera, atrayente. Uno de los puntos a favor que me encontré es que no estamos ante el típico mundo medieval de los libros de fantasía épica, estamos más bien ante un mundo en el que se respira un aire Victoriano con los primeros avances de modernidad… ¡incluso hay aviones rudimentarios!

Cornelia Funke es fantástica a la hora de sumergirnos en la historia de los dos hermanos, Jacob y Will Reckless, acompañados por Fux, la fiel cambiaformas que sigue a Jacob y le ha salvado la vida más de una vez y Clara, novia de Will, dispuesta a ir hasta el fin del mundo para recuperar a la persona que ama. El elenco de personajes es siempre variado, desde los más detestables cobardes, los villanos más horripilantes y las amantes más manipuladoras, como el Hada Oscura, que ha convencido a Kami’en, Rey de los Goyl, las criaturas con piel de piedras preciosas, que salga a la superficie y conquiste las tierras humanas. Entre tal elenco, Cornelia Funke va hilando una historia mucho más complicada de lo que parece en un principio y, poco a poco, entre las motivaciones de todos los personajes, sus contradicciones, las relaciones que entablan, vemos como se va tejiendo una historia de dimensiones monstruosas.
 
La prosa de Cornelia Funke es tan envolvente, tan poética a veces y capaz de reflejar los sentimientos de todos los personajes y darle humanidad incluso a los más inhumanos, como los son las hadas, que no puedes parar de leer. No importa lo mucho que odies al personaje o que le desees una muerte lenta, quieres saber qué pasa. Al menos, a mí me ocurrió así. La narrativa cambia un poco con respecto a sus otros libros (El jinete del dragón y la trilogía del Mundo de Tinta), aquí parece más adulta, como sus personajes, llenos de dilemas y contradicciones.


Toda la historia tiene su propia mitología y, en tres libros, sientes que conoces muy poco en realidad, que el mundo es tan basto, que necesitarías libros enormes para conocer toda la mitología, las leyendas y las historias. La magia en el mundo de Cornelia Funke es engañosa y las brujas pueden ser buenas o malas, existen los devorahumanos, padres que cambian el rostro de sus hijos por uno más bello si no les gusta demasiado aquel con el que nacieron, temibles Baba Yagas que ponen el cráneo de aquellos que han osado robarles en la puerta de sus casas. Las hadas, bellas criaturas que hacen a los hombres perder el sentido común, no se quedan atrás. El Hada Oscura es parte de las intrigas palaciegas en los libros, la responsable que Will Reckless tenga piel de jade, sin embargo, no es lo peor entre las hadas, que odian sentirse traicionadas y están muy dispuestas a usar a sus amantes en su beneficio. Los objetos mágicos están por todas partes, alfombras, ballestas encantadas, supuestas campanas que devuelven la vida a los muertos… Muchos, en el mundo de Reckless, pagarían sumas extraordinarias de dinero por poseer alguna de aquellas maravillas.

Fux, ilustración del libro
Además, la trama siempre tiene un ritmo trepidante, nunca le proporciona un descanso al lector. Incluso cuando los personajes parecen alcanzar un descanso están ocurriendo cosas, las intrigas avanzan, hay traiciones en cada esquina. Estos libros me recuerdan un poco a la fantasía que últimamente me cuesta trabajo encontrar. Fantasía llena de acción, personajes que se salen de los prototipos del príncipe encantador y la damisela en apuros. Los libros resultan un soplo fresco, siempre con nuevas incógnitas surgiendo. Con Cornelia Funke, siempre se tiene la impresión de que la historia es mucho más complicada de lo que te está mostrando, pero al leer, nunca se siente demasiado enrevesado, gracias a la manera tan simple que tiene de narrar y lo fácil que se pone en la piel de sus personajes.

Durante tres libros ocurren muchas cosas y es agradable ver como los personajes van cambiando y se van desarrollando. Los cambios son demasiado evidentes en todos. Nunca se sienten demasiado bruscos, pues vemos como van madurando conforme la historia avanza, como tienen remordimientos o, por el contrario, los pierden. Ningún personaje permanece igual durante los tres libros, ni siquiera los secundarios, que tienen un desarrollo, aunque este sea menor.


Y ya, antes de que siga yo hablando demasiado, sólo me falta decir que la edición de los libros, con las ilustraciones y los mapas de la autora es preciosa. Las ilustraciones aparecen al principio de todos los capítulos y siempre tienen relación con este. Realmente mi única queja con respecto a los libros es que, por alguna razón desconocida para mí, eligieron dejar la puntuación de todas las comillas a la manera inglesa ¡y estamos hablando de un libro en español! Pero de todos modos, eso no empaña demasiado la lectura, porque lo importante es la historia que Cornelia Funke está por contar. Existen tres libros publicados: Reckless, Sombras Vivientes y El hilo de oro, pero habrá, al menos, dos más. A estos personajes todavía les queda mucha vida.

1 comentario:

  1. ¡Hola!

    Ay ay ay ay, que buena pinta tiene este libro. Me ha encantado eso de un mundo que se parece a la época victoriana pero con ciertos avances tecnológicos, no es algo que se suela ver mucho en el género de fantasía y no se por qué.
    Pero vamos, que solo diciéndome que la autora es Cornelia Funke ya me tienes comprada, amo a esta mujer jajaaj

    ¡besos!

    ResponderEliminar