18 de abril de 2019

Mujercitas, Good Wives y una bloguera divagando

A ver, vamos a sacarnos de encima el elefante del cuarto: no me gusta Mujercitas. Esto se deba a un montón de subjetivas razones que he cultivado a lo largo de los años, al echo de haber conocido un horror que yo conozco como Good Wives (la segunda parte, que muchas veces creo que se vende junto con la primera), a que no creo que sea mi tipo de historia y a que sencillamente, no me gusta. Si a ustedes les gusta, disfruten la historia, creo que es un libro que es un clásico por una razón y que no está mal escrito y que Louisa May Alcott es una buena escritora. Ahora, como este es mi blog, escribo de lo que quiero y, como este libro es la lectura mensual en Libros b4 Tipos, pues quiero hablar de Mujercitas.

Por si viven debajo de una piedra y no saben de qué se trata Mujercitas, acá les dejo una sinopsis:  Mujercitas es la historia de los March, una familia acostumbrada al trabajo y al sufrimiento. Aunque el padre está lejos sirviendo en el ejército de la Unión, las hermanas Meg, Jo, Amy y Beth mantienen sus espíritus en alto junto a su madre, a quien cariñosamente llaman Marmee. Su amistoso regalo de un desayuno en Navidad a una familia vecina es un acto de generosidad recompensado con el obsequio del Sr. Laurence de un banquete sorpresa. Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos para ser buenas, las muchachas muestran defectos: la linda Meg está descontenta con los niños a los que da clases; la infantil Jo pierde sus estribos con regularidad; mientras la colegiala de cabellos de oro Amy se inclina hacia la afectación. Sin embargo, Beth, quien mantiene la casa, es siempre amable y apacible.

Los editores de Louisa May Alcott le recomendaron que escribiera una novela sobre chicas. Que eso tendría éxito. A la escritora al principio la idea no le entusiasmaba, pero finalmente lo hizo y la historia se volvió un clásico (que después tuvo cuatro partes y aun hoy se sigue leyendo). Como es un clásico conocido llegó a mis manos como a los catorce o quince años cuando lo compré yo (porque mi mamá tampoco es fan, entonces nunca me lo dio y nunca hubo un Mujercitas en mi casa). Desde entonces, lo habré leído unas cuatro veces y he pensado cosas diferentes las cuatro. Pero el sentimiento de que es un producto que no es para mí me supera y del que he sacado toda la verborrea de esta entrada.


1. Me resisto a lo moralino. Y Mujercitas es un libro que lo es profundamente. Es algo que no puedo ignorar. Toda la verborrea sobre ser *bueno* con los pobres, porque son gente que tiene menos que tú, siempre me daba más tinte a lástima que a ser buenas personas; toda la verborrea sobre cómo debían comportarse las señoritas en la época en la que está retratado el libro (la guerra de secesión); toda la verborrea sobre los valores familiares y morales de la época: no puedo dejar de verlo. No puedo. Es un excelente reflejo de la siempre más conservadora sociedad americana, con todo y lo trasngresora que fue en algunas cosas la escritora para su época. Eso se lo concedo. Pero me resisto a los libros que me dan lecciones morales y, por principio, ninguno me gusta.


2. Nunca me identifiqué con ninguna de las March porque nunca pude dejar de juzgar la historia con ojos actuales. Esto es algo muy personal. No porque fueran personajes malos, sino que creo que Louisa May Alcott los perfiló de manera muy interesante. Cada una de las March era diferente y cada una buscaba diferentes cosas y buscaba ser libre (o lo más libre que podía ser una mujer en la época) de maneras diferentes. La que más me atraía, por razones obvias (¡le gustaba escribir!) era Jo. El problema es que nunca pude dejar de juzgar la historia con ojos actuales, probablemente porque la primera vez que leí los dos libros me impresionaron algunas cosas que luego me hicieron casi ponerme a chillar de la frustración. Una es cuando el esposo de Meg la hace dejar a sus hijos llorando porque ¡está celoso de que Meg le ponga más atención a sus hijos! Lo que me hizo chillar de la pura frustración fue que la misma señora March se pone del lado del yerno. Y ya después, cuando la leí una tercera y una cuarta, supuse que quizá era algo normal en la época, pero nunca se me quitó esa frustración. ¡Menos cuando se trataba de un libro abiertamente moralino que le estaba diciendo a una mamá primeriza que no olvidara que, además de mamá, era esposa, porque el inútil de su marido estaba celoso de unos bebés! Otro de esos momentos que me hizo aventar el libro por la ventana es cuando el futuro marido de Jo critica muy duramente lo que escribe. Tenía trece años y quería escribir, fue un momento personal. Después, cuando leí la vida de Louisa May Alcott, creo que también fue algo personal para ella: se negó a casarse y nunca dejó de escribir para mantener a su familia. De hecho, en una carta despotricó contra los fans de Mujercitas que querían que Jo se casara, preguntándose si acaso necesitaba un esposo para ser alguien respetable. Sin embargo, acabó casando a Jo por presión de sus mismos editores. Y no sé sin querer o queriendo, reflejó lo fiscalizada que ha estado y en algunas partes sigue estando, la escritura de las mujeres.

3. Esta es otra razón muy muy personal: Laurie pasó de parecerme un pendejín simpático a un insoportable imbécil en el transcurso de unos cuantos años. No tengo más explicaciones, simplemente me parece que Laurie refleja muy bien a los hombres que se aprovechan de la red de mujeres a su alrededor sin querer y sin darse cuenta, luego se enamoran y no saben manejar el rechazo. Y probablemente Alcott lo hizo adrede, porque Laurie no es sólo eso, también sabe ser adorable, buen amigo, simpático y empático. Y un idiota. Seguido quiero darle con una silla en la cara.


4. He visto que tantas veces se refiere a este libro como feminista que me hace preguntarme, ¿qué hace feminista a una novela? A Mujercitas lo más que le puedo conceder yo es que tiene ciertos tintes protofeministas. Intento no comparar el libro con ninguna novela de Austen, por ejemplo, porque sus heroínas me parecen más irónicas, más sarcásticas y su escritura mucho menos moralina. Y con mis análisis subjetivos, sale perdiendo. Intento tampoco compararla con ninguna de las Brontë, porque Mujercitas está escrita en un contexto totalmente diferente, la literatura inglesa y la americana tienen diferencias muy profundas. No me gustará, pero le reconozco que por esa novela he visto a muchas niñas acercarse a la literatura buscando modelos con los que identificarse que muchas veces encuentran en Meg, Jo, Amy o Beth y buscar cierta libertad e individualidad mientras construyen su identidad. Finalmente, Mujercitas es un coming-of-age donde muchas chicas pueden verse reflejadas y descubrir que no son tan diferentes a cómo eran las mujeres en el pasado, a que quizá tienen sueños parecidos, vidas parecidas e ilusiones parecidas. Lo digo porque yo sentí eso cuando lo leí al mismo tiempo que rodaba los ojos cada vez que la señora March abría la boca (y esto pasaba porque mi mamá casi nunca estaba de acuerdo con la señora March, así que yo decidí que si mi mamá no estaba de acuerdo con ella, yo también podía no estarlo). Sin embargo, ¡tres años en un colectivo feminista y me sigo preguntando qué hace que digamos que un libro es feminista! Y aunque entiendo porqué hay personas que dirían eso de Mujercitas (en un panorama donde las mujeres buscan encontrarse reflejadas desesperadamente en la cultura popular desde una mirada que no sea puramente masculina, es obvio que nos agarramos a todo lo que encontramos, especialmente si es bueno), reflexionando sobre mis impresiones del libro, yo no lo diría nunca. Siento que, al contrario de las heroínas de Austen, que reclaman la libertad de casarse con quien quieran y aceptan que es la única opción que se les presenta, por lo que se aferran si quiera a poder elegir, todas las March casadas (con excepción de Beth), pierden algo de su esencia (libertad) cuando se casan. Y, oh, carajo, les juro que eso me duele, especialmente por el caracter moralino del libro. Pero no es lo único.

5. Siento que hay un subtexto en el libro en el que "no debían quejarse de ser pobres y debían trabajar duro". CAPITALISMO, IS THAT YOU? Por supuesto que sí, considerando que los yanquis son en parte papis del capitalismo (un poquito). Debo decir que esa clase de mensajes, no me importa de dónde vengan o de qué época, me dan roña y me parecen mensajes de mierda. Sobre todo considerando que El Capital y Mujercitas son de la misma época (o sea, ya un señor barbón era consciente de que la pobreza no se arreglaba *trabajando duro*). Again, otro de mis puntos hacia lo bien que refleja Mujercitas el pensamiento de la época


6. A pesar de todo, he acabado defendiendo Mujercitas en la vida de toda la gente que lo encuentra *cursi* y *estúpido* por ser de mujeres viviendo sus vidas. Esos no son mis problemas con el libro. Implicar que la vida cotidiana de las mujeres es cursi y estúpida es no tener ni idea de la vida de las mujeres. Mujercitas se desarrolla en un universo profundamente doméstico mientras en el país se desarrolla una guerra. Habla de las mujeres que se quedan atrás, en sus hogares. Tengo 99 problemas con este libro y ninguno es por estas razones. Creo que hay que dejar de decir que los libros son aburridos porque son sobre chicas. Ese razonamiento está sustentado en ninguna evidencia en absoluto, salvo la creencia misógina de que no vale la pena contar cosas de mujeres porque son aburridas.


7. Creo que, precisamente por el contexto, uno de los valores de Mujercitas es ser perfecto reflejo de las expectativas sociales sobre las mujeres y de la misoginia de la época. Especialmente en el personaje de Meg, cuyo arco argumentativo para demostrar como se deben comportar las chicas y como ser una buena esposa (aunque el personaje logra ser un poco más que un manual de instrucciones, por más que lo parezca). Creo que por eso chillé tantas veces. Porque me parece terrible ver que las expectativas sociales que se tenían sobre las mujeres en el siglo XIX sigan vigentes

8. Dicho todo lo anterior, creo, simplemente, que no soy el target de Mujercitas. Cuatro lecturas (quizá cinco) después puedo decir con toda sinceridad: no me gusta, lo resisto porque es moralino y porque refleja ideas que, si bien un reflejo de otra época, me hacen rodar los ojos. Le reconozco el valor histórico, pero creo que voy a dejar de torturarme leyendo este libro un tiempo más.

15 comentarios:

  1. Hola, qué buen análisis sobre tus razones. A mí me encantó cuando lo leí hace años, pero desistí de leer esos libros ya de adulta porque me digo cómo me gustó esto por dios. Está bueno para darte cuenta que cambiaste. Me pasó con Alicia en el país de las maravillas, que me pareció un libro que habla del maltrato infantil. Terrible. Y con Mi querido enemigo, igual, otro libro con el maltrato de una mujer que administra un orfanato, encima.
    Me acuerdo de Mujercitas que me gustó tanto Jo que quería escribir, y escribo.Fue durante años como una heroína. Creo que leí Hombrecitos, pero de ellos ni me acuerdo jaja. Besos y muy buena la entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, a mí me encantaba que Jo escribiera. Era básicamente la única cosa con la que me identificaba de las March cuando lo lei por primera vez.
      Y si, la verdad es que después del segundo desistí de leer Hombrecitos.

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Mujercitas es mi libro favorito, pero lo es por motivos muy personales (al igual que por motivos personales a ti no te gusta nada)
    Me parece muy buena tu divagación y hay verdad en lo que dices, además que yo no podría ni siquiera terminar de leer un libro que no me guste que te digo de releerlo tanto.
    Nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, yo no sé por qué he insistido tanto. Quizá porque es un libro muy querido y lo leo y sí le veo el valor, pero... No es lo mío.

      Eliminar
  3. Hola Nea! Estaba esperando tu reseña, la verdad yo nunca he leído Mujercitas aunque ahora quiero hacerlo pero no lo he empezado porque he visto la película y hay cosas que me chocan muchísimo como por ejemplo el amigo que se declara a las dos hermanas pero principalmente cuando el profesor (que después se casa con Jo) le dice que escribe puras tonteras y que debería escribir literatura de mayor calidad, siempre me ha violentado esa parte y sufro al leer esta reseña porque descubrí que también pasa en la novela. En fin, quizá algún día me anime. Excelente análisis :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo odio ese momento donde el profesor le dice eso a Jo. Para mí fue como un ataque personal al corazón. La verdad es que la parte que es solo Mujercitas está mucho mejor, pero Good Wives sí me parece un total despropósito que me hace sufrir un montón.

      Si la lees, pues ya me contarás.

      Eliminar
  4. Excelente análisis, tanto así que hasta me da vergüencita admitir que amo este libro y sus personajes con sus defectos y todo. Me lo regalaron a los 10 años y lo releí varias veces en mi adolescencia y juventud. Pienso releerlo antes que se estrene la película dirigida por Greta Gerwig.
    Cuando lo leí, toda esa moralina que hay en la novela no me pareció tan pasada de moda como ahora, porque te estoy hablando que hace demasiados años fui una niña, quizás si lo leo ahora encuentre que el argumento es añejo, pero nunca sentí que me estaba diciendo que hacer, de hecho nunca he sido tan buena y caritativa jajaja. Mi hija leyó la novela hace dos años a los 12 años y me sentí terriblemente desilusionada cuando me dijo que no le había gustado tanto y que se había aburrido con algunos capítulos, y que no le interesaba leer la continuación, pero claro es que ella lo leyó con su visión actual y sin el romanticismo con que yo evoco la época (independiente que el contexto histórico no lo es).
    Tiene tintes feministas quizás para la época en que fue escrita, pero no para este siglo. Jo sigue siendo mi personaje favorito aunque su rebeldía muere cuando se casa (da lo mismo con quien) pero así era la época, finalmente todas terminaban casándose. (Sobre Baher si, fue enteramente rudo y tosco en su comentario, pero sinceramente creo que no había maldad o que afán de herirla, pero fue muy bruto). En fin, tema hay para rato, pero es interesante leer un punto de vista como el tuyo con otra opinión y perspectiva de este clásico, quizás cuando lo lea ahora mi visión actual no concuerde con mis recuerdos nostálgicos y la perspectiva de la época en que lo leí.
    Slds.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, que no te de pena. A todos nos gusta lo que nos gusta por alguna razón. Yo pienso todo triple, eso sí.
      En mi caso, creo que hay cosas de Mujercitas que son todavía muy vigentes y otras que no. En mi caso, es un libro que tampoco le gusta a mi mamá, así que no fue un libro que llegara a mis manos muy pronto XD cuando lo agarré me preguntó 400 veces si estaba segura que lo quería leer, así que creo que eso también tiene que ver.
      Y sí, en su época igual era protofeminista. Ahora... pos no.
      ¡Gracias por el comentario!

      Nea.

      Eliminar
  5. Qué onda, Nea.
    Caray, yo recuerdo haber leído Mujercitas a eso de los 12 o 13 y pensar que era muuuuuuuuuuuuy aburrido. En ese entonces no tenía desarrollada una visión crítica, así que no tengo ni idea de si llegué a tener una opinión o no. Ahora me dan ganas de leerlo, solamente para averiguar qué opinaría.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate que yo no lo creí aburrido, pero sí que era muy moralino. Luego lo volví a leer con ojos más críticos y pufff, si me disgustaron muchas cosas.

      Eliminar
  6. ¡Hola! ^^
    Yo leí este libro hace algunos años, concretamente durante unas Navidades. Es un libro por el que sentía curiosidad desde hace bastante tiempo, y aunque me gustó, debido a la fama que tiene quizá esperaba algo más. Además, está contado de una forma demasiado moralista, y también se pasa con el sentimentalismo. Quizá por eso mi personaje favorito es Jo, porque es la más rebelde e incorformista de las cuatro hermanas. Se aleja de ese perfil de mujer ideal de la época, y por eso me parece el personaje más interesante de todos. A pesar de todo reconozco que es un clásico que tiene su encanto, y merece la pena leerlo, aunque sea una vez.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que es un libro clásico porque siempre que lo lees algo deja. En mi caso no me gusta, pero bueno, lo he leído varias veces. Ninguna de las March era muy mi fav, pero la que más me gustaba era Jo porque escribía, claro.

      Eliminar
  7. Selenita al habla.

    -->"Hay que dejar de decir que los libros son aburridos porque son sobre chicas, como si no valiera la pena contar cosas de mujeres porque son aburridas." <-- Voy a enmarcar esa frase. Es muy necesaria y también a mi me ha hecho defender libros que odiaba de otra gente que también los odiaba, pero por otras razones. La mías eran básicamente que me parecía tóxico y las de otra gente que era "una mierda para adolescentes estúpidas". *CofCrepúsculoysusmilimitacionesCof*. La verdad es que es todo una tendencia: no se juzga un libro en base a su calidad sino porque "es para" o "escrito por" mujeres.

    Dicho esto, la verdad es que me ha sorprendido tu opinión porque esperaba una queja mucho más destructiva. Confieso que no he leído el libro aunque lo tengo por casa. Lo intenté una vez y se me cayó de las manos de puro aburrimiento (y como encima es bien gordo y de tapa dura porque es uno de estos casos de varios libros es una misma edición entonces el dolor en el pié sobre el que me cayó trasformo mi aburrimiento en tirria XD). No volví a intentarlo. Sin embargo, gente de cuyo criterio me fió me ha dicho que lo odia y es bastante malo, no por tratar sobre mujeres o ser aburrido, sino por ser juntamente un libro donde la moralina machista se come a la historia y que las chicas no tienen personalidad más allá de ejemplificar cómo debían ser las mujeres de la época. Vamos, que era el equivalente en versión machismo a los libros también de esa época y lugar en que los protagonistas eran negros sólo para decir que la gente negra es estúpida e inferior y está muy bien como esclava. Eso y que precisamente la escritura era mala y lo anterior era la razón por la que estaba publicado, además de ahora ser importante por reflejar una época. Pero que la escritura estaba llena de mucho relleno y largas explicaciones tipo discurso en el que te decía directamente lo que hacer, con muchos errores de puntuación y problemas de concordancias. Tal vez esto segundo era cosa de ediciones viejas, no se.

    Tras lo que has dicho no se si darle o no una oportunidad porque seguramente acabaría teniendo las mismas reacciones que tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Vamos, hasta ya tuve opiniones de esas de las de *es que no me gusta este libro porque le gusta a lAs adolescentes tontAs* (que bueno que uno evoluciona y se da cuenta de sus pendejadas). Y haber evolucionado me hace a veces no defender los libros, pero sí decirles que su manera de criticarlos es muy estúpida.

      La verdad es que... a ver, yo lo odio. Por moralino. O sea, está bien escrito, objetivamente, para la época en la que fue publicado y el contexto. Hay cosas que le pasan a las chicas con las que uno de puede identificar porque el mundo sigue siendo misógino como la mierda. Pero sí es cierto que las chicas son tropes y que sobre todo la mayor existe para enseñar a ser una *buena chica* y una *buena esposa*. Es horrendo en ese sentido. Y por otro, es un excelente reflejo de la sociedad puritana americana XD Pero sí, que no te engañe mi falta de destrucción: el libro me parece terrible.

      La verdad es que creo que no te gustaría nada y lo más que podrías sacar es una reseña/crítica llena de gifs. Luego además es leer las cosas que los editores le pedían a Alcott y gritar de furia, eh.

      Nea.

      Eliminar
    2. Sí, menos mal que evolucionamos. Yo también tuve mi etapa en la que decía odiar todo lo femenino y quería pegarme a lo masculino porque era mi forma de intentar escapar del machismo, para que no me hicieran de menos por ser chica intentaba "cambiarme de bando". Por supuesto era errónea y menos mal que la he superado, pero por desgracia mucha gente no lo hace. Por eso, gracias por críticas como estas dando un enfoque en que lo malo no es por ser "un producto de mujeres", que ese no es argumento válido y sólo grita misoginia. Tu blog es estupendo, aunque se que comento poco porque muchas veces no tengo nada que decir.

      Tal vez lo que me han dicho de la escritura sea cosa de las ediciones, en España ahora suelen estar muy bien, pero las antiguas son traicioneras y te puedes encontrar cada cosa. Creo que de ahí viene el tópico de que no sabemos idiomas, entre otras cosas.

      Eso me imagino, creo que lo cogeré si surge el buen momento y si no pasaré. Hay muchos libros buenos que leer para elegir alguno que me haga enfadar. Y, por desgracia, no me sorprende las exigencias editoriales. Se siguen dando ahora bastante aunque no lo parezca.

      Besos y gracias por tu trabajo. <3

      Sele.

      Eliminar