1 de marzo de 2014

Fuego y acero, o el por qué ni siquiera pasé de la página 50

Esto no es una reseña, de ningún modo, pero siento que debo dar una explicación por ni siquiera ser capaz de terminar el libro. Lo conseguí gracias a eBookTours, y bueno, fue una decepción muy grande. 

Sinopsis: La casa Horwing, soberana del Reino de Nirala, tiene un lema: No hay más derrota que la rendición. Cuando Ioren el Rojo, uno de los líderes de los Hombres del Mar, es capturado y conducido a la justicia del Rey, el príncipe Driadan decide tomarle como esclavo en un arrebato de orgullo y envidia. Este hecho desencadenará drásticos sucesos que cambiarán para siempre la vida de Driadan, embarcándole en un periplo a lo largo del continente en pos de la venganza y la supervivencia. El lema de su familia será puesto a prueba cuando deba enfrentarse a un mundo crudo y salvaje… junto a la persona que más odia. En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino.

Advertencias: Esto spoilea todo el principio del libro.

Primero, debo decir que si algo me sorprendió fue la cuidada pluma de Hendelie, y el inicio de la novela empezaba tan fuerte que creí que sería bastante buena. Además, por supuesto, quería ver como desarrollaba el romance entre Ioren y Driadan, que me llamaba la atención... y allí es donde empiezan las pegas. En el momento en que Driadan lo toma como esclavo, supe que no iba a ser fácil y esperaba un desarrollo paulatino, ver como los personajes evolucionaban y, bueno, escribían su historia.

El principio me gustó, la manera en que presenta  Driadan, en que su padre llega a anunciar una victoria, como, uno por uno, los prisioneros son ajusticiados y, finalmente, hasta que Driadan toma a Ioren como esclavo, para no concederle el placer de una muerte rápida.

Sin embargo, tuve severos problemas al encontrarme con que, en los primeros capítulos, los dos personajes me recordaban a unos estetreotipados seme y uke de cualquier manga o light novel yaoi. Siempre he hecho notar mi desprecio ante tales tramas por encontrar que el uke es siempre algo así como una mujer con pene. Una mujer en apuros... Me recuerda que muchas de las chicas que leen yaoi lo hacen porque quieren leer sexo, como si un romance entre dos hombres fuera... bueno, sólo sexo.

Entonces respire hondo y me armé de paciencia, pensando que, quizá mejoraría.

Hasta llegar a la violación.

Las violaciones son una de las pocas cosas que no leo bajo ningún concepto, a menos de que la trama las justifique, pero... ¿en el capítulo cuatro o cinco? ¿En serio? Me niego a creer que lo que pasó allí fue "hacer el amor". Simplemente hubo una violación. En serio, si se odian, si no se soportan, ¿no sería más lógico golpearse? ¿Pelear? ¿En qué mundo uno se vuelve provocador y contonea las caderas para derrotar al enemigo mientras este le muerde todo el cuerpo? ¿En qué mundo?

Me da lo mismo que sea ficción, pero la escena me dejó mal sabor de boca y fue ahí cuando supe que no iba a seguir. Que no me importaba lo que hubiera en las páginas siguientes, que la autora escribiera muy bien, y que los personajes tuvieran un carácter muy bien formado y delimitado. A mí esa escena me pareció una simple escena de masturbación para mentes femeninas con fantasías muy equivocadas, un acto bastante vejatorio y que ni en este mundo, ni en el mundo en el que transcurre la historia, tiene sentido o lógica para mí.

Como bien dije, esto no es una reseña

2 comentarios:

  1. ¡Hola, Nea! Siento que lo que has leído del libro no te haya gustado, una pena, pero quería darte las gracias por intentarlo y también por tu honestidad.

    Como bien dices, sí, es una violación. En ningún momento quise hacer pensar que no lo fuera. En el resto del libro hay asesinatos, torturas, genocidios y muchas otras cosas desagradables, nunca quise dibujar un mundo agradable ni a personajes moralmente buenos. La mayor parte de las cosas que hacen (tanto uno como el otro) son reprobables, por decir poco. La historia de amor entre los dos personajes comienza mucho después y no tiene nada que ver con la violación que tiene lugar. No obstante, desde mi punto de vista, esa clase de cosas ocurrían en nuestro propio mundo, en épocas mucho menos iluminadas que ésta, de forma casi natural y la gente se las tomaba de otro modo. Sin embargo en ningún momento quise hacer ver en la novela que fuera algo deseable o algo bueno eso de que le violen a uno. Sólo quería dejar claro ese punto, porque al leer tu comentario uno puede llegar a pensar que en el libro se presenta la violación como algo bueno y que se da entre dos personas que se quieren, cuando ni mucho menos es así.

    Por todo lo demás, como dije, te agradezco de corazón tu honestidad y siento que no te haya gustado la historia, pero si te agrada mi estilo o mi manera de escribir, me permito recomendarte "Dos noches y un día", que es una novela cortita, mucho más suave y sin connotaciones tan violentas :)

    ¡Un abrazo!

    Hendelie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Pues sí, me gusta tu estilo. Y creo que, aun cuando tu propósito no sea mostrar como "deseable" una violación, siempre he visto como chicxs (sobre todos chicxs muy jóvenes) lo ven del modo equivocado, creyendo que es amor. Por eso repudio ese tipo de escenas, sobre todo en este tipo de libros; no es que tú no des el mensaje correcto, siento que es más la manera en que se lo toman los demás.

      Por otro lado, ya que me recomiendas, me pasaré :3 (ya había leído un cuentito tuyo, si no me equivoco, para Bajo el Arcoiris).

      Nea.

      Eliminar