13 de marzo de 2016

Persona Normal, Benito Taibo | Reseña


Sinopsis: Una grandiosa e increíble aventura para ser todo... excepto normal.
Tenía un par de padres divertidos y jóvenes, llenos de sueños y de planes. Pero a mis doce años, cinco meses, tres días y dos horas y cuarto, aproximadamente, me quedé sin ellos
Desde que el tío Paco se hizo cargo de él, Sebastián ha vivido aventuras increíbles: tuvo un encuentro inesperado con un enorme felino, conoció a uno de los últimos vampiros que viven en el DF; frente a su casa vio a un mítico personaje saltar de la góndola en la que viajaba, para rescatar a una joven de una inundación; consiguió un mapa estelar para un pobre extraterrestre perdido en la Tierra, sobrevivió el embate de un enorme monstruo marino, peleó al lado de los sioux para defender su territorio de los colonizadores? ¿Qué pasa con Sebastián? ¿Acaso no es una «persona normal»?


Este libro me dejó con una sola sensación. Cuando lo acabé (o más, bien, cuando descubrí que más o menos las últimas quince páginas o más eran sólo una nota que hablaba de libros que ya conocía) y lo cerré tuve ganas de agarrar y con toda mi paciencia (o sea, bastante poca) ir con Benito Taibo, escritor al que aprecio bastante, estampárselo en la cara y decirle "no mames". Había escuchado cosas buenas de él, que era un libro increíble para los amantes de la lectura y que te cambiaba la vida. Primero que nada voy a ir con la gente que me dijo que era un libro que cambiaba la vida para pedirles el dinero que me gasté en él porque juro que yo le tenía buena fe al libro. Más que buena, ¡buenísima!

Benito Taibo
¿Exactamente cuál es mi problema con este libro si a casi todo el mundo le ha gustado? Pues... ¿cuál no es mi problema con este libro? No sé por donde empezar. Hay muchos. Pero bueno, como por algo tengo que empezar, empezaré por... ¡la voz narrativa!

Cuando empieza el libro, Sebastián tiene doce años. Y nos está narrando lo que le va pasando a lo largo de casi toda su adolescencia. Bueno, un libro con un narrador en primera persona tiene que hacerte creer que efectivamente la voz del narrador es la del personaje y que suene natural en tu cabeza. Sebastián a los doce años es Benito Taibo en el presente. No te lo crees que sea un adolescente... bueno, casi adolescente, ni porque se te aparezca la Virgen de Guadalupe a jurártelo. No me vale la excusa de que Sebastián es muy maduro para su edad, no; maduro podrá ser, pero doce años sigue teniendo

El libro es un libro que continuamente habla de libros. Aunque en vez de darle variedad se va por el canon de la literatura occidental, que sinceramente se vuelve muy aburrido después de un rato. Justo lo dije en mis entradas pasadas: leer a hombres blancos heterosexuales (en su mayoría) que ya están en la tumba (en su mayoría) no tiene nada de malo, pero hay más peces en el mar y libros en la tierra. Además que es un libro que tiende a alimentar el ego de la gente que se cree superior por leer y la única edad a la que eso está bien es en la adolescencia. Pero no, en serio, leer no hace a nadie más especial o más inteligente. Es algo maravilloso y te enseña muchas cosas, pero de ahí a sentirte bastante superior como Sebastián a sus compañeros de secundaria hay un trecho. Y de ahí a pintarlo como una actitud deseable o correcta hay otro. 


No sé si les he dicho porque John Green me parece un escritor pésimo, pero si no lo he dicho lo digo ahora: es incapaz de ser imparcial, en cada página aparece, saludándote desde una esquina y dándote su opinión sobre casi todo. Algo parecido hace Benito Taibo, que parece que en todos los capítulos quiere darte una lección moral cuando realmente es algo que no le corresponde al libro: ni a este ni a ninguno. El trabajo de los libros no es darte las conclusiones, es dejarte saltar a ellas como puedas. Pero bueno, a la mejor hay a quien le gusta esto, yo no juzgo. El problema de este libro es que no tienen ninguna clase de núcleo, sus escenas no tienen otro propósito más que el que darte una lección por vez, así que la historia avanza a trompicones sin tener interés en llegar a alguna clase de final o tener un hilo conductor que vaya a alguna parte. 

Por lo demás, es un libro que está muy bien escrito, pero que esté bien escrito no es el mérito de ningún libro: se supone que todos lo están. Hilar las palabras en oraciones que suenen podrá ser complicado, pero más complicado es unirlas para contar una historia con algo de profundidad, con un núcleo bien definido y para dejarte saltar a las conclusiones tú solito. En fin, como conclusión, sólo se me ocurre decir que este libro sí me decepcionó bastante y aunque los personajes en su mayoría son agradables, el libro no le ayuda mucho. 

10 comentarios:

  1. Mira que he leído buenas críticas del libro y me empezaba a llamar la atención pero si tiene ese aire John Green que dices... me da que lo voy a dejar pasar. Me exaspera que me den las reflexiones masticaditas (sobretodo si no las comparto, ejem).

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A mí me llamaba la atención que la gente lo pusiera tan bien y que fuera de un autor que conozco! Pero no, me salió mal :C
      Nea

      Eliminar
  2. ¡Hola! Me llamaba la atención, pero tenía miedo precisamente de eso de que se convirtiera en un libro moralista. Además si se parece a Jhon Green no tiene nada que hacer conmigo, no he leído nada de él, pero tampoco quiero.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Pues la historia no es nada tipo John Green... pero la narración sí, y justo de eso me quejo :C
      Nea.

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Este libro creo que está anotado en mi lista de pendientes. Si bien John Green me parece un buen escritor, no comparto sus aires de enseñanza ni sus lecciones sobre la vida, y si Persona Normal va por ese estilo... Seguirá en mi lista de pendientes. Gracias por la reseña.

    Por cierto, no conocía tu blog pero ya mismo te sigo. ¿Te pasas por el mío? Saludos.

    ResponderEliminar
  4. No sé, pero yo tenía el presentimiento que no te iba gustar este, me latía desde que a todos los que les gustaba eran fans acérrimos de Green XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y POR QUÉ NO ME ADVERTISTE? Ahhh no es cierto. La verdad es que no dije mucho sobre mis intenciones de leerlo, peeeero... Bueno. Se cumplió tu pronóstico.

      Eliminar
  5. A mí me da(ba) curiosidad porque nunca he leído al autor, pero ahora no sé xD quizá me esperaré a que alguien me lo preste o me lo regale jajaja.

    ResponderEliminar
  6. Yo lo leí y he de confesar que me gustó bastante, a pesar de las cínicas lecciones moralistas y pensamientos de izquierda que nos impone Taibo. Luego me pase a leer su siguiente libro, Desde mi muro y bueno, como aún estaba con el hype a todo lo tomé como bueno. Pero hace poco publicó un nuevo libro y tuve la oportunidad de ver su presentación en la FIL Mty y me di cuenta que el discurso del autor sigue siendo exactamente el mismo así que dudo que ese nuevo libro tenga algo que aportarme.En fin creo que me quedo con ese par de obras suyas y el bonito recuerdo.

    Saludos :D

    ResponderEliminar
  7. De hecho, a mi también me estaba comenzando a llamar pero John Green no es para nada de mi gusto; en cierta forma, tiene ciertos lineamientos que siempre repite en sus libros y.. no sé, a mi punto de vista en cierta forma eso se me hace muy cansino.

    Muchas gracias por la reseña, saludos. :D

    ResponderEliminar