2 de junio de 2010

La sombra del viento


La sombra del viento

Está vez reseñaré y recomendaré un libro magistral: La Sombra del Viento, de Carlos Ruiz Zafón. Al escritor se le acusa de crear historias con la misma estructura… pero sinceramente, creo que si hacemos caso omiso de eso los personajes, la redacción y la narración son magistrales.

Entiendo el vínculo que Daniel Sempere siente hacia “La Sombra del Viento” el libro que ha adoptado una mañana en el Cementerio de los Libros Olvidados ha donde lo ha llevado su padre. Daniel se muere por averiguar quién es el autor y miles de historias se entretejen con la del muchacho.

Cuál será su sorpresa al descubrir el único ejemplar de “La Sombra del viento” ejemplar que un librero quiere adquirir a cualquier coste, y que un misterioso individuo sin rostro quiere quemas lo posee él. Los demás fueron quemados, y ya no quedan más obras de Julián Carax; poca gente recuerda su nombre…
                                                                               
Daniel está empeñado en descubrir a Julián Carax, y lo hace durante toda su adolescencia.

¿Cuál es el papel de la mujer ciega que le dobla la edad, con una belleza mística y cautivadora, que leyó un libro de Carax en su juventud? ¿Qué tiene que ver el mendigo, a quien Daniel finalmente convierte en un hombre respetable, que se hace llamar Fermín Romero de Torres? ¿Qué tiene que ver el inspector Francisco Javier Fumero, un matón de la policía? ¿Qué papel juega Beatriz Aguilar, la muchacha para la que Daniel guarda toda su caradura y sus secretos? ¿Y qué tiene que ver Nuria Monfort, una traductora, que está casada con uno de los mejores amigos de Julián Carax y al parecer sabe mucho más de lo que aparenta?

Sumérgete en la Sombra del viento para averiguarlo.

1 de junio de 2010

Menú de libros


De tinta


Primer tiempo
La ladrona de libros, de Markus Zusak
«El pelo de color limón» leyó Rudy. Tocó las palabras con los dedos. ¿Le hablabas de mí?
Liesel no pudo responder enseguida, tal vez fue la súbita sacudida amorosa que sintió por él. ¿O había sido así siempre? […] deseó que la besara, […] no importaba donde. […]
Claro que le hablaba de ti respondió Liesel.
Se estaba despidiendo y ni siquiera lo sabía.

Segundo tiempo
Marina, de Carlos Ruiz Zafón
Quédate aquí, conmigo.
Se sentó frente a un espejo. Con un cepillo intentó en vano poner algo de orden en la maraña de pelo que le caía sobre los hombros. Le faltaba fuerza.
Déjame y le quité el cepillo.
La peiné en silencio, nuestras miradas encontrándose en el espejo. Mientras lo hacía, Marina asió mi mano con fuerza y la apretó contra su mejilla. Sentí sus lágrimas en mi piel y me faltó valor para preguntarle por qué lloraba.

Tercer tiempo
La emperatriz de los etéreos, de Laura Gallego García
Pero… Bipa pudo decir Aer, confuso. ¿Por qué… has hecho todo esto por mí? ¿Por qué… has venido a buscarme?
Ellos lo miró como si fuera realmente corto de entendederas.
Porque te quiero estúpido respondió, sin más.

Postre
La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón
Acuérdate del trato que hicimos. Cuando yo muera, todo lo mío será tuyo…
… menos los sueños.

Crónicas Vampíricas (I).


Crónicas vampíricas
(Imaginen que la letra es de esa que chorrea sangre por todos lados… porque quería poner una de ese tipo).

Me he acabado de leer los diez libros de Crónicas Vampíricas de Anne Rice, proceso que me ha llevado demasiado dinero y mucho más tiempo del que se imaginan. Lo que sí es que después de todo este tiempo y tantas páginas bebidas tengo unas cuantas opiniones que definitivamente tengo que escribir.

Atención: Esta crítica o reseña va a estar llena de spoilers (anunciados con azulito los más fuertes), así que tú lees bajo tu propia responsabilidad. Aún no existen encantamientos obliviate, para que olvides todo esto, así que… tú mismo.

Las entradas las dividiré, en una la cosa me queda muy larga. This is the first…

Entrevista con el vampiro

Bueno, no tengo nada demasiado malo para decir de este libro: Louis no es mal narrador, y aunque finalmente Lestat desmiente muchas de sus impresiones, el libro no tendría ese aire si lo contara alguien más. Louis puede ser calificado todo un emo: no lo culpo. Creo que después de considerarse el responsable de la muerte de su hermano y que un ¿fue sacerdote? le dijera que en realidad había estado hablando con Satán… sí, eso es suficiente. Enamorado de Babette (la hermana del que finalmente un libro después en vez de ser un bellísimo joven dueño de la plantación, resulta ser un truhán), una mujer mortal a la que finalmente deja loca… Hay que aceptarlo: Louis no tiene suerte. Pobre tío.

Claudia fue mi ojito derecho todo el libro y gracias al cual no me dormí en algunas alertagantes y largas partes en las que Louis hacía alarde de sus conocimientos de la moral, la ética y se postulaba como el emo del año (?). Claudia es malvada, manipuladora, y una niña adorable que guarda intenso rencor contra sus creadores…: Ella nunca poseerá formas de mujer. Sin embargo… Claudia es genial, en todos los sentidos. –spoiler, spoiler, spoiler próximo- Sin embargo, los del Théâtre des Vampires, la quemaron sin ninguna razón… Ah, sí, intento matar a Lestat –pero como dije, yo se lo perdono todo… es mi ojo derecho-.

El libro no me mereció tantas quejas. En general… bléh, está bien. Los personajes evolucionan, la narración es perfecta, fluida, la curiosidad del muchacho es increíble…

Lestat, el vampiro

No es mi favorito, eso lo tengo claro. Tampoco soporto a Armand, y a pesar de ser uno de los personajes más queridos de Anne Rice para mi Marius no merece tanta atención. Si después del libro anterior llegaste a la conclusión de que Lestat es un bastardo malvado que se la pasa la vida haciéndole la vida imposible a Louis en éste pensaras que está loco sencilla y llanamente.

¿Ser estrella de rock? Ajá, cuate, ajá. No pongo pegas, pero es lo último que se me ocurriría a mí. En fin… dejemos sus surreales sueños de ser la estrella del momento y pasemos a, bueno, como sea: a la otra parte del libro. Su vida humana es aburrida… aburrida… aburrida. Creo que me desperté cuando interpreta a Lelio y me volví a dormir al instante. –lo sé, miles de fanáticas me emparedarán, pero para mí esa parte fue terrible- Lo que sí es que desde que se convierte en vampiro, en vez de decir que es un malvado sacas por conclusión de que está loco.

Acaba por tener un complejo súper desarrollado de Edipo (miren que convertir en vampiro a su propia madre, Gabrielle) y desafiar a todo un aquelarre de vampiros. La historia de Armand –sueño alertagante, más sueño… después de eso ¡más sueño!- Armand nunca me gustó (vamos, el personaje) y la historia en sí me parece alertagante.

Cuando se encuentra con Marius. Vaya… allí es cuando terminas de decidir que está loco (pero Lestat es de esos locos adorables *w*) cuando le toca el violín a Akasha y esta… ¿despierta? ¿casi despierta? ¿se mueve? Como sea.

El final es magnífico y te deja con ganas de más. ¿Akasha será malvada o buena? ¿Qué es lo que quiere? ¿Por qué Marius está enterrado en el hielo? –eso fue un spoiler, ja- Interrogantes e interrogantes.

Nea.

28 de mayo de 2010

Fuego



(Todo el artículo tiene spoilers sobre el libro, pero si hay uno que realmente los deje con boquiabiertos, lo avisaré; recuerda, lees esto bajo tu responsabilidad).

Me he acabado de leer el libro (no esté ni Graceling tienen punto de comparación, así que no me abocaré sobre eso, sino lo reseñaré). Realmente no es un libro malo… 

Fuego es una protagonista femenina bastante distinta a Katsa; capaz de defenderse por sí misma, sí, pero no causa temor a nadie, más bien deja a los hombres en un estado de aturdimiento… (¡ey, yo quiero un cabello tan rojo como el de ella!). No quiere tener hijos. Supongo que es comprensible por qué…: Cansrel. No quiere gente despiadada en la Tierra. Demasiado altruista la chica (como para haber matado a su propio padre, quien a pesar de ser el hombre más cruel del reino, quería, y éste a su vez le demostraba afecto), pero qué se la va a hacer.

El libro no me dejo satisfecha del todo. No le faltan escenas de acción, pero Fuego nunca está cerca de la guerra (cosa perfectamente comprensible –spoiler terrible- porque Arquero acababa de morir a manos del maldito de Leck –y miren que sólo era un muchacho con un ojo de cada color-). 

En Los Vals los Graceling son desconocidos. Al igual que en Monmar, Terramedia y los otros reinos (tendrán que perdonarme, pero no tengo ni idea de sus nombres en este momento) los monstruos resultan desconocidos. Creí que el segundo libro implicaría a Gracelings y eso –cosa que lo haría un poco repetitivo- pero al encontrarme con ese desconocido reino de Los Vals mis expectativas se superaron. 

Brigan es digno de una mención aparte. Se salvó de que lo desheredaran gracias a que su padre, Nax, se negó a reconocer que su esposa le había dibujado unos perfectos cuernos. No ha tenido una vida muy feliz (vamos, que entre Cansrel y él intentaban matarse a cada momento después de la muerte de Nax), y vamos… me he estado babeando por él y por Arquero todo el libro… Los únicos varones que realmente valían la pena en todo el libro. 

Y hablando de varones… Nash me resultó terriblemente insoportable. No sé decir por qué, pero no creo que haya un rey que sobreviva con semejante temperamento. En los Reyes Malditos Luis X el Obstinado es muy parecido a él –y acabó envenenado con una nuez garapiñada, para que vean-, así que no sé, no sé me hacía buen rey; eso es todo. 

Arquero es genial. El personaje es complejo, y aunque es mujeriego (y Brocker se pregunta cuántos nietos tendrá que jamás conocerá además del hijo de Clara y el de Mila) después de su muerte. Me da pena que Fuego se dé cuenta tan tarde que le rompió el corazón y que la realidad de porqué buscaba al arquero extraño no era otra más que todo parecía indicar que era su verdadero padre –spoiler feíto- al cual Nax había enviado a violara la esposa de Brocker).

Un rato bueno puedes pasar con el libro. No es el último clásico, pero ayuda a entretenerte de manera sana, sin delirar sobre vampiros que brilla y demás.

25 de mayo de 2010

Una entrada que dificilmente entra en una categoría


Hay miles de cosas que me moría por escribir en mi blog. Cuando vi el asunto de Paulette juro que me daban ganas de criticar a todos los implicados en una entrada; finalmente, y fue de lo único, que decidí que sería una pérdida de tiempo. Sin embargo, no lo pensé así de muchos otros temas.

El RENAUT era de mis preferidos, pero ahora que ha pasado tanto tiempo y el auge de todo esto se extingue, ya no le veo la razón. Perla Shumajer es un tema tan gastado que simplemente esperaré a que la pobre chica vuelva a aparecer y nos deleite con una de sus obras de arte; no pienso decir y repetir todo lo que ya mucha gente ha dicho antes que yo.
Alicia en el País de las Maravillas y la extraña química entre Alicia y el Sombrerero también me pareció en su día un tema interesante, sin embargo… se me acabaron las ganas. Tengo mil críticas y reseñas literarias que realizar, y bue, un ensaño que escribí el año pasado que quiero colgar. Supongo que lo único que puedo decir a mi favor es que estoy hasta el cuello con todo.

Y miren, justo cuando voy a empezar parciales, me da la gana volver aquí. Igual, esta entrada no era de disculpa, era para darle una mencionada a cada cosa que pasó por mi cabeza.

Y una entrada acerca de mí. Jamás me he presentado formalmente, lo juro: aunque bien se podría decir que me llamo Nea Poulain, que amo escribir y leer buena literatura; que soy fanática del cine de calidad; que estoy loca y que la mitad de mi vida la pasó en la escuela.

No sé, la vida de Nea Poulain nunca se me ha hecho tema de entrada de blog. ¿Qué opinan ustedes?

24 de mayo de 2010

Cambio de imagen, de estilo...

Hola. Ya me había aburrido del diseño negrito y quería una plantilla como se debía. Por eso la razón del cambio. Nada más.

Supongo que eso era todo lo que debía venir a explicar.

Sobre ojos de distinto color: Graceling de Kristin Cashore

Bueno, esto es una reseña/crítica/comentario, llamémosle como sea acerca del libro «Graceling», de Kristin Cashore. Personalmente, ha sido un libro que, a pesar de su gran carga de fantasía, no me ha dejado satisfecha en algunas partes. 

Para empezar, la autora arranca de manera impresionante, te deja cuestiones sin resolver que te llevan a preguntas aún más complicadas. Una chica que no es para nada el prototipo de protagonista moderna: es capaz de defenderse y posee la suficiente sangre fría como para matar; aunque su desagrado ante el matrimonio (tal vez provocado por Gideon) es difícil de soportar, aún cuando admite su enamoramiento por Po, pero bueno, la protagonista es pasable.

Aunque la historia es buena, me durmió la huida de Katsa y Gramilla por las montañas: demasiada narración para tan poca cosa que resultó ser.

Finalmente, cuando leí lo de Po –sopiler, spoiler, spoiler importante- me quedé perpleja, pero… *Nea se encoge de hombros* Los finales grises son lo mío.

Realmente, el libro es bueno, pero creo que no es de un “Excelente”.

6 de mayo de 2010

Acerca de Fruits Basket

Realmente, creo que la curiosidad me hizo verlo. Había visto hacía mucho el segundo capítulo y tenía curiosidad hacía Kyo Sohma (con el cual acabé babeando, por cierto). No digo que sea un anime memorable, pero al menos no es lo peor que he visto. Eso sí, puedo pasarme horas criticándolo. A lo sumo he visto dos o tres cosas del manga (que sean taaaantos tomos me produce flojera, ver videos es más fácil que leer en compitadora), pero... bueno... *suspira* Empecemos por lo primero:

La capacidad de que todos -o casi todos- parezcan mujeres es... incrible. Ayame parece mujer... Yuki también (y que nadie intente negarlo, la primera vez que escuché su voz en japonés me dije que esa voz era de mujer)... Mojimi... ¡jamás en la vida hubiera creido que era hombre! *Suspira* ¡Punto en contra! -esto es una crítica, por si a alguien le interesa, claro-.

Tohru Honda... Me puedo pasar horas desporticando contra ella. Tiene una sonrisa estúpida, no puede decidir sobre su propia vida, siempre quiere complacer a los demás y quiere comprender a todo el mundo en sus problemas existenciales. La o-d-i-é, simple y llanamente. Punto en contra...

Kyo Sohma... este es un punto a favor, pero bueno, tengo predilección por este tipo de chicos incomprendidos y amargados, que a nadie le extrañe. (Pero... ¿Por qué diablos le gusta Tohru...? ¿por qué ella? ¿No encontró a nadie más inteligente en el mundo?).

Bueno... este... pocas cosas tengo ya que decir. Porque realmente el anime ni me fue ni me vino. Sólo Kyo logró meterme en su historia bastante rápido.

Las fans de Yuki son ridículas.

Akito... bueno, jamás se dice que en el anime sea mujer, pero en el manga si lo es... parece ser que eso de que todos parezcan del sexo opuesto está de moda :D

Hay por allí trs personas que aprece que moriran de un infarto -esas que se disculpan a cada palabra- ("¡Pido perdón a todo el mundo mundial!"). Demasiado ridículas y sin importancia para que yo recuerde su nombre.

Un capítulo extremadamente soso acerca de la presidenta del club de fans de Yuki. Me durmió.

Y para acabar... dios, todo el drama que no te aventaron en veinticuatro capítulos, lo ves en el penúltimo... -nada que me disgustara, tengo predilección por le drama (y como era de Kyo, ni pío me escucharon decir)-

Total... que ni me fue ni me vino. Al menos esa es mi calificación >.< NeaPoulain. PD: Aparte de todo... Kyo está bueno (?).

19 de marzo de 2010

Avatar: la leyenda del niño de la flecha

Bueno, hace poco vi esta serie (Avatar: The Last Airbeder) y me gustó un poco, así que dije..., ¿por qué no la critico un poquito? Al puro estilo Nea Poulain.

Las cosas que sí me gustaron desde el principio (o desde que aparecieron):

1. Zuko. Aunque con el cráneo rapado y con una coleta se vea feo. Aunque medio calvo se vea aún peor. Su personalidad, su forma de ser, su forma de pensar y su evolución a lo largo de toda la serie me dejo uimpresionada. Que buen personaje. (Otra historia es ya que me acabe casando ficticiamente con él y que con el cabello largo y despeinado, se ve genial).

2. Appa. ¿A qué es genial, esponjocito y te dan ganas de estrujarlo y no soltarlo jamás en cuanto lo ves? ¿Verdad que sí? Me gusto su increible ternura *se va abrazando a Appa y después recuerda que estraba en medio de una critica*

3. Los comentarios sarcásticos y increiblemente oportunos (para hacer reir) de Sokka. Digo, creo que no hay mucho que decir. Amo la frase esa... "Oh... el universo me odia"; "Entonces no hables" *pausa* *la serpiente se va contra la otra nave* "Oh, ¡gracias universo!".

4. Dos frases de Mai. Mai es todo lo que quieran, menos buena pareja para Zuko. Pero tiene dos buenas frases: "Salvando al idiota que me dejo" y "Porque amo más a Zuko de lo que te temo a ti". ¿A qué el amor -aunque a mí no me parezca mucho- puede con todas las barreras y trabas posibles?

5. Toph. Es taaaaan genial. Toda su personalidad, sus facetas, su metal-control... y una largo etcétera. En fin, el final de Toph me dejo ¿?. Siento que se erecía un poco más de atención.

Las cosas que sencillamente NO fueron capaces de entrar en mi mente:

1. La parejita de Aang y Katara. Eso señores es... complejo de Edipo. ¿Han visto como Katara abraza a Aang? Es como si fuera su mamá. En serio. Así que no sé, se me hace un complejo de Edipo demasiado acentuado, allí sí. Así que no me acabó de cuadrar muy bien.

2. Tye Lee. Es el ejemplo de chica irreal y que tiene puestos unos lentes color rosa y nos e los piensa quitar jamás. Para el circo está muy muy bien, pero no para andar en medio de una batalla. Es como si tuviera dos caras. Oh, ¿alguien me entiende?

3. La futura señora del fuego (?). Mai. No entiendo como Zuko la puede amar: es una pesimista, amargada, aburrida y negativa. No sé, pero no me gusta como se ve con Zuko (además que no es por nada, pero en la mayoría de los besos sólo sale el lado bueno de Zuko).

Después no sé algo más extenso, pero ahora sólo me da tiempo de esto (:

Por cierto, a quien adivine cual es mi pareja (o supongo que intento de pareja, Crack!) le regalo un muffin (????).

15 de marzo de 2010

Hablando de rayos y ladrones

Sí, vi "Percy Jackson y el Ladrón del rayo" (y creanme, agradezco no haberme gastado ese dinero del cine). Tengo, claro, algunas pocas observaciones sobre la película. 

1. Tiene buenos efectos especiales (y conste que digo esto antes de meterme con todo lo demás, porque... allí hay un par de cosas que no me cuadraron de todo).

2. Vale que sea el hijo de Poseidón y todo eso (incluso puede entender que entienda el Griego Antiguo), pero... ¿cómo puede controlar el agua de esa manera? Teseo, que es hijo de Poseidón, puede pasar mucho tiempo debajo del agua, pero no controlarla. Una patada a la mitología.

3. Pero cuantos hijos, cuantos hijos para sólo doce dioses. ¿Se fijaron en las hijas de Afrodita? Todas me parecían de la misma edad, y no tenían demasiada pinta de haber sido causa de un embarazo múltiple.

4. ¿Cómo se pone Robert lo zapatos? Entiendo que con esas muletas pueda ocultar sus patas de cabra, pero los pies...

Sólo una pequeñísima opinión. Lo mejor fueron los efectos, claro.

29 de enero de 2010

La guerra de las brujas.

Acá otra critica. En realidad de algo que me dejo con un sabor de la boca de ¿esto qué? Al menos el final. Así que empecemos, como siempre, por los personajes.


Anaíd: No, no es un personaje del todo malo. De hecho en el primer libro (El Clan de la Loba) me pareció un personaje bastante bueno. Sin embargo en el tercer libro me desilusioné al ver como se dejaba llevar por su amor por Roc y había cada taradez... (como hacer que se cumpliera la maldición esa).


Selene: Este personaje me predujo un WTF! En el primer libro parece bie delimitado: derrochadora, zafada. El en segundo, en cambio, no sé si la responsabilidad de que su hija sea la elegida, la hace una sobrepotectora. Me gusta su historia, la forma en que la cuenta y todo su viaje por el desierto de hielo. Sin embargo en La Maldición de Odi me llevé un completo chasco de ella. Excepto cuando ofrece su propia vida a los muertos para sacar viva a Anaíd, todo fue chasco tras chasco.

Gunnar: Fue creo que el mejor de los personajes. Más humano no se podía ser. Renunciar a la inmortalidad por amor. Sin embargo, no sé, tambipen me llevo uno que otro chasco con él en La Maldición de Odi. Como con todos, sobra decir.

Una cosa que de verdad, me dejo con mal sabor en la boca al terminar de leer: Lo simples que son los dos primeros libros, con acción, sí, pero no torcidos. Con interrogantes sí, pero no complejos. Eso choca cuando lees el tercero y te das cuenta que te avientan todo en la cara de un momento a otro. Pareciera como si toda la acción qu ele falto a uno, se la metan al otro. A mí me llegó a chocar.

Algo realmente chocante: Dácil. Excepto por que Anaíd tiene que devolverla a la vida, y el viaje al pasado, Dácil me parece totalmente un personaje superpuesto. Como si tuviera que haber estado allí desde el principio pero te aparece cuando tú ya estas asumiendo que nadie más va a aparecer.

Un pequeño, pequeño WTF!: A ver, en el primer libro, Clodia tenía un novio llamado Bruno. En el tercero, sin embargo, aparece con otro chico (no recuerdo el nombre, porque me llego a chocar su conversación telefónica interminable con Clodia)... y al final ¡se está liando con un Neoyorquino que no conoce! ¡Ajá!

Algo que realmente vale la pena del tercer libro: Sarmik. No digo más.

Un WTF! más grande que el anterior: Rosa. Me pareció demasiado cliché que, cuando Gunnar y Selene se vuelven a querer y adorar, ella se embarace. Sí, precisamente eso. La pobre niña no tiene nada malo.

Y ahora sí, el gran WTF!: La manera en que mueren la Odish. Ay, por favor, no me vengan con éso. *Sacude la cabeza* Es lo más inverosímil. Más verosímil sería... no sé, que el cetro de O las matar a a todas. No me imagino a Cristine eliminando a todas las de su especie...

Sólo una critica.

26 de enero de 2010

Érase una vez....

Érase una vez una badficker, un historia, un comentario y otra badficker. Al menos así empezó la historia. Comenzó exactamente un 26 de enero, sólo que de 2009. Y no, nadie lo imaginaría, pero tal vez fue casualidad.

Cuenta la historia quedespués del primer comentario de una larga y exitosa carrera, una badfiker, que se llamaba Fram, encontró que una tal AndyP -oseáse yo- le gustaban las bizarreces que escribía. Dichos fics no eran muy buenos, pero hay que recordar que por aquellos tiempos ambas eran badkickers.

Cuenta la historia que poco después una de las badfickers, llamada Andrea, se ofreció a betear la historia. Sólo que no tomó en cuenta que era la peor beta del mundo. A la fecha de hoy, ha beteado dos capítulos.

Lo que sí ha hecho es agotar miles de conversaciones, soñar con miles de deseos y hacer que cada día que pasa, esas dos fadfickers que hoy son ya mejores autoras y el título de badfickers se les quedó atrás, estén cada vez más cerca.

Cuenta la historia que siguen siendo amigas.