7 de enero de 2012

El recuento de los daños en 100 entradas


Esta es, como supondrán, la entrada número 100 del blog. Nos ha costado llegar a ella, de 2009 para acá. Cuando cree el blog tenía la firme intención de no dejarlo abandonado, como dejé Locuras de Nea (blog en donde publicaba desvaríos) o como dejé otros dos por el camino personales. No, este iba a ser diferente. Muy diferente.

Su primera entrada fue una breve presentación, y la segunda, trató de un tema que venía rondando en twitter, cuando los ilusos aún éramos anarquistas, buscaproblemas y nos enfocábamos en nuestras campañas por la criticolibertad y unas cuantas tonterías más. En estos dos años y algunos medes me he metido con todo: con el lenguaje XAT, los pijos, y muchos muchos libros.

Total, que este es un recuento de daños.

En el camino ha sufrido Mierdúsculo (en una extensa crítica a sus cuatro libros, uno crítica sin sentido a Luna Nueva y otra reseña no objetiva más a Amanecer), Medianoche y su respectiva secuela, Adicción, y hasta me he metido con Murakami.

Me he metido con todo. Y no sólo con lo que no me ha gustado, por supuesto. Con el tiempo este dejo de ser un blog enteramente personal para convertirse en un blog esencialmente literario, de recomendación de animes, y de apoyo al Fanfic. Al principio no lo era. Divagaciones de una Poulain, fue, en sus inicios una máquina de entradas polémicas que derivaban de mi frustración por el orden del mundo (?)… una de las entradas más polémicas es la tercera: Si yo fuera…, donde hable de todo lo que haría en Potterfics si el sillón de dirección fuera mío.

Entre las entradas más visitadas se encuentra una de las más tontas, que ostenta el título desde que la publiqué: De momentos de felicidad extrema. De cerca le sigue el Top Ten Dramione y Le fabelux destine d’Amelie Poulain.

Hoy, Divagaciones de una Poulain, es un blog a medias literario, a medias de crítica, a medias de películas que me gustan y a medias para hablar de anime. Me ha gustado recorrer todo este camino y espero seguir haciéndolo durante mucho tiempo más.

100 entradas no es mucho, después de todo.

Nea

2 comentarios:

  1. No puedo creerlo. Después de tres año, aún estés en la entrada cien, pensé que llevabas más. Pero bueno. Felicidades Nea :D

    ResponderEliminar
  2. Si vieras lo abandonado que estuvo el primer año. No le hacía ni caso al pobre blog. Pero esperemos que de ahora en adelante no me tarde otros dos años en hacer otras cien entradas xD

    ResponderEliminar