6 de agosto de 2015

Consejos de amateur para diseñar un blog

Antes de que alguien salga confundido, estos consejos son de una persona completamente amateur a la hora de diseñar. Todo lo que sé, lo aprendí por mi cuenta y con sentido común. En todos estos años, ya sé que me gusta y que no me gusta para diseñar un blog: he tenido diseños cansados, diseños que podrían haber mejorado, y diseños terribles (hará unos tres años, por 2012, tenía un diseño oscuro que dejaba ciego hasta al más valiente). Así que puedo ofrecer unos cuantos consejos para las personas que van comenzando y no saben gran cosa, porque ya aprendí de mis errores. 

Usa una letra sencilla para la fuente principal (es decir, el cuerpo de las entradas). Yo sé que fuentes como esas que parecen hechas mano llaman la atención, pero evítalas, son cansadas de leer y no dan un aspecto demasiado serio (pero bueno, esto son blogs, para que queremos cosas serias). Si no sabes que usar, puedes poner Helvética, Arial, Verdana (aunque no demasiado grande), Georgia, Trebuchet MS o hasta Times New Roman (no es mi preferida, pero funciona). Ese tipo de fuentes hacen ver el diseño más limpio y fácil de leer.


Usa una paleta de colores fija. No hay nada más frustrante que entrar a una página y ver que los colores no combinan y que, además, te rompen los ojos. Esto no quiere decir que no uses colores vivos, no, sólo que los uses con cerebro. Si no sabes combinar colores y eres un cero a la izquierda para estos asuntos, hay páginas maravillosas con paletas de colores preciosas que te pueden funcionar; mi favorita, y la única en la que participo es ColourLovers. Hay variedad para todo.

Cuida que tu fondo no deje ciego a nadie. Mi antiguo fondo cansaba. Era bonito, pero resultaba, de algún modo, cansado. Primero, porque contrastaba demasiado con el beige y verde del resto de blog. Lo hubiera podido arreglar haciéndolo más claro o buscando un patrón que, de alguna manera, se viera un poco más suave. Así que ya sabes, no dejes a la gente ciega con tus fondos. Y si no sabes que poner, aplica el minimalismo: todo en un mismo color, que puede ser blanco (u otro color claro).

Asegúrate de que tu blog se ve en diferentes resoluciones. Me he topado con blogs que tiene un ancho tan grande, que ni siquiera en mi computadora, que no es de mala resolución, se ven completos. Yo los dejo más o menos en 1000px, que se puede ver angosto en resoluciones enormes, pero queda perfecto en casi todas las laptops. Igual, si no tienes un diseño responsivo (cosa muy difícil de hacer en blogger con conocimientos básicos) es imposible controlar esto, así que si no se ve en una resolución pequeña, tampoco te preocupes.

Fuentes para los títulos. Sé creativo con ellas, pero asegúrate que la que usas para las entradas, los encabezados, las páginas y los títulos de los gadgets, se parezcan o sean las mismas. A mí, por ejemplo, siempre me han gustado las que parecen manuscritas en cursiva, pero otros tendrán otros gustos, así, que... ¡mientras sea legible, sé creativo!


Usa lo que sabes en tu provecho. Yo, por ejemplo, sé un montón de tonterías de HTML, CSS, Javascript... pero no todos lo hacen y a la mayoría los códigos le dan miedo. Así que, si sólo tienen conocimientos básicos, usénlo a su favor. Si quieren aprender, busquen tutoriales (o pidánlos en los comentarios, yo amo hacer tutoriales, pero como hay pocas cosas no hechas, pues apenas tengo unos pocos), los hay para todos los gustos, y hay blogs que practicamente se dedican a ellos. No se necesita ser un experto en todo (yo, por ejemplo, no soy muy buena con Photoshop, aunque me defiendo).

¡Diviértete! Si no te diviertes creando algo que haces por amor, no lo hagas. Un blog es un trabajo no remunerado la mayoría del tiempo y, aunque puede abrir oportunidades, no siempre. Pero eso, como siempre, ¡ya depende de ti!

4 de agosto de 2015

Recuento de los daños | Julio 2015

Este es un recuento largo, largo, porque gracias al maratón de lectura del Foro de los Black, tuve que leer muchísimo; además de participar en la #LCHaditas, quedarme atrapada en carretera sin más compañía que mi kindle, irme de vacaciones a un lugar sin internet y con un kindle y terminar el libro que empecé el último día de junio... Como dije, esto es largo. Así que paciencia, que vamos a empezar.

El teorema Katherine, John Green


Debo dejar de darle oportunidades a John Green, porque me sigue decepcionando y cada vez lo hace con más ganas. No encontré casi cosas positivas sobre este libro, pues los arquetipos de los personajes me recordaron demasiado a los de Buscando a Alaska. No me identificaba con nadie y sentía que John Green estaba enfrente de mí, estampándome su opinión en la cara; además claro, de que, como ya dije en la reseña, Colin Singleton no se me hacía material de protagonista, no tenía la fuerza suficiente y además resultaba un poco irritante, pesado y desagradable. La reseña la publiqué hace tiempo, así que no me queda nada más que decir, no lo recomiendo para nada, a menos de que te guste John Green; entonces sí.

Pedro Páramo, Juan Rulfo


Sinceramente, dudo reseñar este libro como se debe. Es de los libros más complicados que he leído y agradezco haber esperado antes de leerlo. Rulfo y yo ya nos conocíamos: mi padre tiene casettes con sus cuentos (y su voz rara) con los que nos dormía en carretera cuando salíamos de viaje (mi madre, después de un tiempo, le sugirió amablemente que dejara de ponerlos, que yo no ponía la menor atención y me quedaba dormida). Después, en la preparatoria, me leí El llano en llamas completo, sin dormirme y me encantó. Pedro Páramo, que mi mamá ya había leído, era sólo cuestión de tiempo. Y dado que una de las categorías del maratón de lectura era "Un libro de un autor de tu país", aproveché. Este es un libro que recomiendo 130%.

La metamorfosis, Franz Kafka


Ya le hice una reseña mini y sinceramente, no sé que más agregar. Es bueno, sí, es bueno; es corto, sí, es cortísimo, no tiene ni cien páginas, me lo leí en medio día; es interesante, bueno, eso depende de quien lo lea; es la obra estrella de Franz Kafka, eso es discutible según yo, pero no hay duda de que es la más famosa de todas. De lo que no hay duda, es que Kafka pasó a la historia por esa novela. Yo lo conocí porque había escrito La metamorfosis, aunque, curiosamente, el primer libro suyo que leí fue El proceso. En fin, lean La metamorfosis simplemente para tener una opinión sobre ese libro tan pequeñito, realmente no me cambió la vida (¿debería?) y no me hizo amar más a Kafka, ya lo amo lo suficiente.

Todas las hadas del reino, Laura Gallego


La verdad, Laura Gallego ya me había decepcionado un poco con El libro de los portales, pero después de respirar hondo, muy hondo, le dí un pase y decidí apuntarme a la Lectura conjunta que se organizó (#LCHaditas) y... vaya decepción que me llevé. No podía con el libro o con los personajes. Si en el último logré encariñarme aunque fuera un poco con su protagonista, en Todas las hadas del reino me daba igual si se morían o no; me causaban una indiferencia brutal. Así que acabé el libro completamente decepcionada, preguntándome si más que inspirado en los cuentos de los hermanos Grimm no estaba inspirado en Maleficent y las malas tramas de Once Upon a Time. Lo destrozo con ganas en la reseña, si quieren leerla. 

Las nieves del Kilimanjaro y otros cuentos, Ernest Hemingway


De este libro, también leído para el maratón, saqué dos conclusiones: que Heminway era un cerdo misógino sureño al que le iba mal con las mujeres (Wikipedia me lo confirmó amablemente) y que escribía muy bien. Sus cuentos son buenos, de verdad. Aunque, lamentablemente, nada superó el de Macomber que estaba al principio, casi, y yo leí todos los demás a la sombra de ese, esperando algo magnífico, mejor que ese cuento, que nunca jamás llegó. En fin, escribe bien, pero eso hasta sobra. No sé si me quedaron ganas de volver a leer de Hemingway, la verdad, pero no me quedó exactamente una mala impresión (con sus cuentos, su persona es otra cosa). Ya veremos que dice el tiempo, pero me han recomendado mucho Por quien doblan las campanas. Caerá, tarde o temprano. 

El curioso incidente del perro a medianoche, Mark Haddon


Ya dije que me había parecido un libro raro y precioso. Es raro, porque lo narra un adolescente autista desde su punto de vista y es precioso porque, aun con la narración plana, es increíblemente emotivo. En la reseña dije que, en especial, me había gustado la caracterización de los personajes, con lo humanos que parecían y los detalles que hacían el libro especial como los dibujos, la cháchara de matemáticas y la numeración en primos de los capítulos. Lo recomiendo realmente, aunque sé que es un libro que no le puede gustar a todo el mundo debido a su estructura o el "estilo narrativo" que tiene. Es un libro con muchas particularidades, pero vale la pena. Lo recomiendo porque para ser una historia tan sencilla, me pareció increíble.

Wicked. Memorias de una bruja mala, Gregory Maguire


El musical de Broadway a este libro es lo que la versión de Disney es a los cuentos clásicos, una versión suavizada, muy suavizada. Para adentrarte en este libro, necesitas tener real interés en Oz, sus asuntos políticos, su geografía, sus problemas y por supuesto, Elphaba Tropp. A mi me gustó, sobre todo porque el personaje de Elphaba levantaba el libro, pero no me morí por él, pues hubiera querido un poco más de profundidad, por ejemplo, sobre los derechos de los Animales (¡especialmente esto!), sobre Nessarosse y cómo fue la Eminente Thropp, sobre Fiyero, sus marcas, el espantapájaros y hasta un poco sobre Dorothy, sobre cualquier cosa, pero en vez de eso tengo a Elphaba perdida por el mundo, como una bruja y sobre todo una mujer incomprendida. Libro recomendado si de verdad les interesa, si no, el musical es suficiente. 

Algo alrededor de tu cuello, Chimamanda Ngozi Adichie


Probablemente, diría que es la mejor lectura del mes. Nunca había leído algo ambientado en África escrito por una escritora africana y creo que muestra toda una perspectiva diferente a lo que estamos acostumbrados. Algo alrededor de tu cuello es una antología que une doce cuentos que ocurren entre Nigeria y los Estados Unidos, dos lugares que la autora conoce perfectamente y tienen como protagonistas siempre a Nigerianos igbo. Lo reseñé en Plusbits, esperando que la reseña llegara a más gente porque, definitivamente, es un libro que vale muchísimo la pena. Lo recomiendo sobre todo si tienen curiosidad por África y las historias que Chimamanda tiene que contar, todas son magníficas, diferentes y nos muestran un mundo que no conocemos.

La escapada, William Faulkner


De este libro me quedaron clarísimas tres cosas: Faulkner me gusta, tiene una mala relación con el punto y seguido y este libro no me gustó especialmente. Entró en el maratón porque había ganado un Pulitzer, nada más y yo no quería leer Gone with the wind porque era muy largo y tampoco Matar a un ruiseñor, porque todo el mundo iba a leer ese. Si pudiera decir algo sobre este libro, diría que es demasiado gringo, demasiado yanqui, demasiado rebuscado y probablemente tiene un exceso de páginas para una historia que yo no aprecié demasiado, porque no me identificaba absolutamente con nada. Tengo que reconocer que es un buen libro, pero no elegí exactamente bien a la hora de empezar a leer a Faulkner. ¿Sobre qué es el libro? Carros (los primeros carros), carreras de caballos, negros e inocencia. Listo. Pum.

Yes Please, Amy Poehler


Si han visto por allí saben que yo soy fanática de Parks and Recreation, serie protagonizada por Amy Poehler (que también estuve en Saturday Night Live y es la voz de Joy en Inside Out). Más de ella, no he visto. pero el libro había ganado uno de los Goodreads Choice Awards 2014 (o se había quedado sólo finalista, no recuerdo), así que lo descargué, esperando que al menos fuera divertido porque yo quería distraerme de un libro pesado que estaba leyendo, pero me encontré con muchas quejas sobre lo difícil que es escribir un libro, una narración increíblemente desordenada, unos cuantos chistes (lo mejor es la carta al hospital), anécdotas irrelevantes, nombres de celebridades por todas partes y muchos first world problems. Libro completamente irrelevante.

The catcher in the rye, J. D. Salinger


Lo había visto muchas veces por allí como para no acabar por leerlo, así que lo metí como pude en el maratón. También, además, había muchas opiniones encontradas con respecto a él. He de decir que a mí me gustó, pero que si hubiera leído la traducción al español, lo hubiera odiado; hay muchas cosas lost in translation y la verdad mucho slang inglés de los 50s o 60s me parece, que no se aprecia en español. Holden Caulfield es un caso completamente aparte, pues mucha gente lo odia y la verdad es que lo entiendo, pero no odien todo el libro por eso, porque el propósito del libro es mostrar que Caulfield es, exactamente, muchas cosas de aquello que critica; mejor tomarlo con humor. ¿Recomendado? Claro que sí, pero en inglés.

Dulce pájaro de juventud, Tenneesse Williams


Muy sureño, muy Tenneesse Williams, muy todo; esta es una obra de teatro en la que un actor vuelve a su ciudad natal, St. Cloud, con una antigua actriz famosa, a intentar recuperar a su antiguo amor. Lo mejor de la obra teatral es Alexandra del Lago, el resto parecen robots, pero me aseguraron que está mejor en la película, claro que sí. Me gustó, pero no voy a tirar flores por este libro, pues aprecio bastante más La gata sobre el tejado de zinc caliente. Ahora sólo me falta, en unos meses, quizá, Un tranvía llamado deseo y puedo decir que he leído lo más representativo de Tenneesse Williams. Esta obra de teatro la recomiendo, sí, es interesante, tiene a un personaje increíble llamado Alexandra del Lago y diálogos increíbles.

2 de agosto de 2015

Gané el Torneo de los Tres Magos

En el foro de fanfiction La Noble y Ancestral Casa de los Black cada año se proponen distintas actividades. Yo llegué hace tiempo, mucho tiempo, con poca experiencia escribiendo (no tan poca, pero me costó lo mío hacerme un lugar). El año pasado, cuando abrieron la segunda edición del Torneo de los Tres Magos, ya sabía más o menos a qué me enfrentaba si me apuntaba: a las eliminatorias hasta que sólo quedaran tres participantes y después a las tres temidas pruebas finales, donde los organizadores dejaban al descubierto lo malas personas que eran

La verdad, es que anotarse funciona: te obligan a escribir cosas que nunca antes has escrito, a cambiar tus enfoques, a enfrentarse a tramas o formatos que no has escrito nunca. Como dicen, como escritor, te sacan de tu zona de confort.

La primera sorpresa fue acabar como la Campeona de Durmstrang (escuela que ya había ganado anteriormente, gracias a la genial Escristora). Tuve que escribir un poco de Krum en las minipruebas entre cada prueba grande (la comprobación de varitas, el baile de navidad y la visita de los familiares, para los frikis como yo) y aunque nunca había escrito desde la perspectiva del búlgaro o había escrito nada sobre él, me enamoré pronto.

Se me puede ver muy enamorada de mi Krum en la caricatura de Aru. En fin, estoy escribiendo esto por la emoción, obviamente, porque aunque Meri y Aru (las otras dos campeonas) aseguraron que yo iba a ser la ganadora desde el minuto cero, yo no estaba tan convencida. La competencia no era nada mala y cada historia era más original que la anterior. Tenía que escribir cosas que sorprendieran o no lograría ganar.

En fin, el caso es que gané. Sigo con los pies en la tierra, pero no puedo esconder la emoción por lo lejos que he llegado, aunque sea sólo en fanfiction.net.
Si tienen curiosidad por saber que presenté, bueno, me tocó escribir un AU (Alternative Universe), en el que use de protagonistas a Hestia Carrow (una de las gemelas de la sexta película) y Vaisey (un jugador de Quidditch de Slytherin que es mencionado de pasada tres veces en siete libros) titulado Seis balas. Escribí sobre Winky y Barty Crouch Jr en un relato llamado Maldita Dulzura. Y una historia narrada por la muerte y protagonizada por un poco afortunado Dennis Creevey (el hermano de Colin) titulada El aliento de la muerte.