27 de febrero de 2017

La piel del cielo, Elena Poniatowska | #AdoptaUnaAutora

Reseña para el proyecto Adopta una autora.

Sinopsis: La piel del cielo es la historia de un hombre que busca en las posibilidades de la ciencia la explicación del mundo y que halla, en el proceso de esa búsqueda, el desafío del amor. La novela presenta una trama cuyo personaje central es Lorenzo de Tena, de madre soltera y padre señorito. A la muerte de su madre se traslada, junto a sus hermanos, a la casa de su padre y de su tía Cayetana en la ciudad. Su brillantez intelectual le permite trabar amistad con los hijos de la clase más acomodada de México, pero su origen humilde y su carácter inconformista le apartarán del destino que se abre ante él como dirigente del país.

Quiero hacer un análisis exhaustivo de este libro y tiene tantos temas qué tocar, que creo que separaré la reseña en subtítulos y subtemas, para poder apreciar verdaderamente el trabajo que nos ha dejado Elena Poniatowska y que ganó el Premio Alfaguara de novela 2001 (no me extraña, con semetante libro). Así que entonces, vamos, como dijo Jack el destripador, por partes. Recuerden que si hay spoilers estarán debidamente marcados con sus letreros rojos y gifs y que no me hago responsable de nada que pase si yo ya avisé, eh. Pero no creo que sea necesario, salvo por un detalle que me resguardaré para el final. Entonces, ¿qué no puedo decir de este libro? 

Bueno, empecemos por la persona que inspiró este libro.

El verdadero Lorenzo de Tena: Guillermo Haro


Sí, existió. Y aunque no puedo asegurar que todo lo que le pasa por la cabeza a Lorenzo en el libro le pasó a Guillermo Haro, este astrónomo mexicano fue la inspiración de Elena Poniatowska para escribir este libro. Creció durante la época de la Revolución mexicana. Estudió filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y no derecho, como Lorenzo de Tena en la Libre de Derecho. Se empezó a interesar en la astronomía (y en el libro, se interesa precisamente, gracias a Luis Enrique Erro, uno de los más grandes astrónomos mexicanos) y a causa de su dedicación y entusiasmo acabó siendo contratado en 1943 como asistente del recién fundado Observatorio Astrofísico de Tonantzintla. También estuvo, como Lorenzo, en Harvad para luego volver a México y continuar trabajando en el Observatorio Astrofísico de Tonantzintla. No tengo más detalles de su vida, salvo una lista de proyectos en los que participó, el hecho de que fue uno de los investigadores más jóvenes en el Colegio Nacional, que ganó inumerables premios por sus aportes a la ciencia y que, por supuesto, en 1968, el año de la matanza de estudiantes, se casó con Elenita.

Elena Poniatowska y Guillermo Haro
Sí, la trayectoria de Lorenzo de Tena, por sorprendente que pueda parecer, está inspirada en el marido de Elena Poniatowska, con quien tuvo dos hijos. Él le sacaba a ella casi veinte años y cuando uno lee el libro, se pregunta, ¿qué tanto de ese hombre, Lorenzo de Tena, que no quería casarse, ni tener hijos, ni sabía tratar a una mujer, ni toleraba que una mujer lo confrontara hasta que Fausta llegó a su vida en Guillermo Haro? La misma aurota dice que no mucho. Les cito una entrevista que dio para la revista La insignia:
―Si la novela habla de un astrónomo, como se ha comenzado a saber, ¿se permitió incluir elementos autobiográficos?
―No, aunque ciertamente estuve casada con Guillermo Haro. Hay un astrónomo, Lorenzo de Tena, cuya historia empieza en los años veinte y a quien nadie pela. Tiene una fuerte lucha contra su medio social. A su lado aparecerá un personaje femenino que lo contrapuntea, de nombre Fausta Rosales y de la que se enamorará al paso del tiempo.
»En cuanto a las referencias a Guillermo no creo que existan, si bien la trama está situada en Tonantzintla y en la ciudad de México.
Pues ahí lo tienen. No mucho. Y me alegro un poco, porque como vamos a ver un poco más adelante, Lorenzo de Tema es todo un personaje. Bueno, este fue un pequeño paréntesis cultural, ahora sí vamos con el libro.

El racismo y clasismo mexicano en la familia De Tena


Nada como esta imagen para explicar el tema.
Final de la expocisión "Racismo en México" en el Museo de la Ciudad de México
Un tal Joaquín de Tena conoció a una tal Florencia y tuvieron hijos, pero nunca se casó con ella porque nunca estaría bien visto que alguien de su círculo se casara con una índigena. ¡¿Cómo?! Si él era de una familia de buen nombre, rica, de esas que hablaba francés en la mesa por aquello de las buenas costumbres. Al principio, los niños viven ajenos a toda esa locura y sólo presencian las visistas de su papá. Lorenzo no se entusiasma mucho con esas visitas, pero el menor, Santiago, lo adora. Entonces, cuando los De Tena acaban por vivir con la familia paterna, se encuentran con un mundo completamente diferente al que están acostumbrados. No es tan simple como el que su madre, Florencia, les había construido.

Los De Tena hablan francés en la mesa y se deshacen en atenciones ante los extranjeros, aunque a los nacionales los denigran. No son ricos en realidad, pero hacen todo lo posible por esconderlo en una sociedad en lo que lo único que importa es la clase social y no ser indígena. Así es como los niños acaban educándose con los maristas, en un mundo lleno de discriminación y desigualdad social al que acaban por acostumbrarse o rebelarse, no hay de otra. No es el único libro que trata el tema, pero Elena lo hace muy bien, sobre todo cuando Lorenzo acaba por rebelarse porque odia las injusticias contra los pobres y se aleja de sus amigos, que cada día lo entienden un poco menos. Todo eso, por supuesto, muy bien retratado en todo el libro que escribió Poniatowska, pero, sin duda, donde más resplandece es al principio, cuando los niños chocan con el mundo de los De Tena, que no se parece en nada al que les había construido Florencia, su madre.

El nacionalismo en un país donde nadie quería invertir en ciencia


Lorenzo de Tena dejó la Escuela Libre de Derecho y no se convirtió de entrada en Astrónomo, sino que apoyo a Bassols a ayudar a las comunidades indígenas a tener una mejor vida. Repartió periódicos socialistas y se dio cuenta de que ni eso les interesaba porque no podían leer, se quejó de la falta de educación del país y en el idilio en el que vivían los comunistas y los socialistas que creían que imprimiendo periódicos mejoraría todo. Se peleó con sus amigos que, después de ser juaristas, acabaron por contentarse con el gobierno, abarcando todo lo que podían. Y finalmente, deseoso de hacer algo por México, un país donde los políticos oían la palabra ciencia y temblaban de miedo, se puso a trabajar en el Observatorio. Nadie quería invertir en ella porque alegaban que no había dinero (¿cómo robar menos?) o bajo la excusa de para qué invertir, si el vecino del norte (Estados Unidos) les llevaba años luz de ventaja.

El famoso observatorio
Yo tengo muchos dilemas con ese asunto, porque nunca he pretendido quedarme en México, aunque lo amo. Quiero estudiar en Argentina y en Inglaterra, quiero hacer algo bueno por el mundo y todas esas cosas, pero nunca he sentido ese Nacionalismo como Lorenzo de Tena que se fue a Harvard a estudiar y, aunque la universidad de Boston lo maravilló, volvió a México sin Doctorarse. cuando lo llamó Luis Enrique Erro (un astrónomo brillante y hay un planetario en mi Universidad que lleva su nombre) lo llamó a trabajar en el observatorio. 

Es una de las pocas (chance y la única) cualidad que le admiro a Lorenzo de Tena. Podría decir que admiro su trabajo y su tenacidad, pero a la vez me da pena, porque usa el trabajo para aislarse de los seres humanos, a los que ni entiende, ni le interesa entender. Pero ese es tema de otro apartado, así que aquí sólo diré que admiro a Tena por querer hacer algo por bueno por su país y nada más. Por casi todo lo demás lo que quiero es aventarle una silla en la cara,

El macho mexicano y su hábitat natural


Lorenzo de Tena dice que no entiende a las mujeres y que sólo se casará el día que encuentre una mujer que lo deje trabajar. ¿Entendieron? Que-lo-deje-trabajar. Casi todas las mujeres o lo ignoran o lo ponen en su lugar, porque lo que el niño quiere no es una esposa o una mujer o nada, lo que quiere es una lámpara, y ya si necesita usar el pito, igual y una muñeca inflable. A la única mujer que parece querer es a su madre, Florencia, y miren que se enfurece cuando ella se empequeñece frente a su papá (y en vez de culparlo a él y ser un cabrón que reniega de ella, la culpa a ella, por el poder del espíritu santo). Aun así, Lorenzo de Tena busca a las mujeres. ¿Increíble, no? Supongo que todos tienen instintos naturales.


Es un macho mexicano en su habitat natural, como lo han sido cientos antes de él y cientos después, es el perfecto retrato y, gracias a dios, en las mujeres recibe sólo lo que merece. Ni las entiende, ni le interesa. Al final cree que hay que protegerlas porque el mundo no está hecho para mujeres y, muy satisfecho consigo mismo porque se cree persona decente, dice que las mujeres son sólo bolsas para hijos no deseados. Hay que protegerlas, dice, pero nunca dice que hay que cambiar el mundo, que el que está mal es él, que los cabrones que abandonan a las mujeres con el hijo en el vientre son cabrones. Y todas las mujeres lo ponen en su lugar. Lisa lo regaña, lo rechaza, no sé va con él; Fausta le dice que lleva siglos de atraso en su pensamiento social; su hermana Leticia le da el avión igual que tiene hijos y en realidad Lenchito se auto sabotea todas las relaciones por pinche misógino de mierda. ¿Y saben qué? En un mundo donde eso no es lo común, me encanta que a Lencho le pase. Se gana lo que se merece.

Todas las que se le fueron por pendejo
En fin, Lorenzo de Tena es el perfecto izquierdista y machista al que le da repelús la idea de una novia feminista y, es más, lo único que quiere es una mujer que lo deje trabajar. Y por pendejo, siembra lo que cosecha: pura mierda de relaciones. Y abrazaría a Elenita por ello.


25 de febrero de 2017

Cuando mi nostalgia ve películas: Lion

Hace un mes y poco que no estoy en India y ya quiero volver. Meterme en el primer avión y aterrizar en Dehli, visitarla de nuevo, quedarme despierta hasta las tres de la mañana mientras le enseño palabras en español a árabes, oír la música Hindi, volver a Chadigarh y a Punjab (Kharar quizá no), oír el Bhangra en cada esquina y ver a los bailarines punjabis. Es por eso que cuando vi esta película estuve todo el rato diciendo «yo conozco esto», «yo estuve en un tren como ese», «mira, ¡un otto!», «¡oh, el dios x!». Y eso que Saroo y yo no teníamos mucha India en común. Él era de un lugar llamado Ganesh Talai (como el dios), en un estado que nunca visité (porque nunca se me hizo ir a Kahurajo) Madhya Pradesh (al sur de Rajastán, estado que sí visité cuando fui a Jaipur, y al sur de Uttar Pradesh, el estado de Agra y Greater Noida) y viajó hasta Calcuta, Bengala, completamente al este, en un tren, alejándose cada vez más de su casa, al quedarse encerrado en un tren. Aun así, siento que mi nostalgia ayudó, porque al ver la película, India ya no sólo me parece una tierra exótica, sino que es un país del que fui residente y en donde estudié; la entiendo un poco más, en lo bueno y en lo malo. Y es por eso que la historia de Saroo me gustó tanto, quizá. Entiendo un poco más de la India (pero no mucho, porque India es un país increíblemente multicultural, lleno de dioses, religiones y templos). Pero ahora, vamos a dejar de hablar de mí, porque esta no es exactamente una entrada acerca de mí y vamos a hablar de Saroo, su vida y la película que le hicieron a su vida.

Saroo Brierley es un hombre de negocios australiano que nació en Khandwa, Madhya Pradesh, en un vecindario llamado Ganesh Talai y un día se perdió hasta llegar a Calculta, donde fue reportado como niño perdido y enviado a un hogar para huérfanos. Allí, después de que no pudieran encontrar a nadie de su familia, fue adoptado por una pareja de Australianos que vivían en Tasmania, esa pequeña isla al sur de Australia. Ya mayor, usó Google Earth para buscar su casa (sí, de verdad). Siguió las líneas de ten desde Calcula hasta un radio que calculó usando la velocidad promedio de los trenes de la época, para ver si encontraba alguna estación que se pareciera a la estación donde se había subido al tren que lo había llegado a Calcula. Así logró encontrar a su madre y a dos hermanos biológicos a los que ahora visita con frecuencia y escribir un libro.

Este es el verdadero Saroo con su madre biológica

Y este es Saroo con sus dos madres
Esta es la película inspirada en ese libro y es preciosa, no hay más qué decir. Está nominada a varios Óscares y aunque me llama la atención que hayan elegido nominar a Dev Patel a Mejor Actor de Reparto cuando definitivamente él y el pequeño Saroo son las estrellas definitivas de la película. Pero bueno, está es una película acerca de un niño que se pierde en India, está en un lugar desconocido, no entiende el idioma que hablan (pues él habla hindi y no Bengalí) y no sabe como volver a casa. Además, es de una familia muy pobre, su madre no sabe leer ni escribir y trabaja cargando piedras, es obrera. India será muchas cosas (ropa preciosa, templos en todas partes, un montón de religiones, construcciones magníficas, música de bollywood), pero también es el mundo que le tocó a Saroo: el de los niños que te piden dinero y comida y sabes que una vez que les des te seguirán por calles y calles y calles hasta rendirse para ver si le das más; el mundo donde familias enteras (con hijos y todo) trabajan en las construcciones mientras los más privilegiados eligen ignorarlo. Yo vi todo eso en vivo y los que vieron la película, pues casi.


Ya en Australia, Saroo tiene una mejor vida y unos padres que lo adoran, pero aun así, hay algo de su pasado que lo sigue atormentando: su hermano, siempre gritando su nombre mientras lo busca; su madre, buscándolo por todas partes y preguntándose donde está. Es eso lo que finalmente lleva a Saroo a recorrer todas las líneas de tren que salen de Calcula para buscar su hogar, en un intento desesperado por encontrar su casa (y vaya que la encuentra). En serio, vean está película. Ya sé que no se oye de ella como se oye de La La Land (que no he visto) o de Hidden Figures (que es hermosa) o de Moonlight (que debo ver pronto), pero esta película realmente es hermosa. También tiene que ver que mi nostalgia la vio, claro, porque hace apenas un mes y tantos que no estoy en India.


En fin, espero que si la ven, la película les toque la fibra sensible. Y recuerden, India es mucha pobreza y muchos niños de a calle, pero no es sólo eso, India es muchísimas cosas. Pero en esta película, India es un país donde desaparecen 11 niños por hora y a cuatro de ellos se los traga la tierra porque nunca vuelven a aparecer. Saroo es parte de los otros siete, los que si volvieron, sólo que le costó casi veinticinco años volver a la India

23 de febrero de 2017

One Indian Girl, Chetan Bhagat | Reseña

"El feminismo me arruinó la vida"
― Yo, leyendo.

Sinopsis: Hi, I'm Radhika Mehta and I'm getting married this week. I work at Goldman Sachs, an investment bank. Thank you for reading my story. However, let me warn you.
You may not like me too much. One, I make a lot of money. Two, I have an opinion on everything. Three, I have had a boyfriend before. OK, maybe two.
Now if all this was the case with a guy, one might be cool with it. But since I am a girl these three things I mentioned don’t really make me too likeable, do they? 
(Si alguien necesita la traducción, pídamela en los comentarios y en seguida la hago).

Este libro consigue contar una historia romántica medianamente entretenida y divertida, darnos un bastante entretenido tour por las bodas indias y quedar en ridículo hablando de feminismo. Sobre todo lo último. Se supone que la protagonista, la exitosa Radhika Mehta es feminista y cree en la igualdad, pero si su autor no sabe más que cosas superficiales de lo que realmente es el movimiento, pues la cosa es complicada. Alguna vez me dijeron porque igual es que el feminismo en la India aun estaba luchando por cosas básicas, pero, oigan, conozco increíbles mujeres (y hombres) indias que no tienen problemas hablando de feminismo y no dejarlo en cosas superficiales. Pero bueno, me enfoco en eso después o voy a lanzar el libro por la ventana antes de acabar con todo. Entonces, como dijo Jack el Destripador, vamoh' por partes.

1. La locura de las bodas indias


Sí, son una locura, eso es cierto en el libro. La hermana de una amiga se casó en Ludhiana (Punjab) hace unos años y cuando estuve en India me enseñaron los retratos de su boda y aprovechamos para preguntar varias cosas sobre el asunto. Conseguimos respuestas como que, por ejemplo, las bodas pequeñas tienen más o menos 500 invitados, que el novio a veces se pone una cosa ridícula encima del traje hecha de billetes (tengo una foto de ello, esperen). Bueno, me tocó ver como esa misma amiga viajó desde Greater Noida en Uttar Pradesh a Himachal Pradesh, un viajecito de doce horas en autobus, porque necesitaba ir con su familia de shopping porque no tenía zapatos qué ponerse para la fiesta de compromiso de uno de sus primos. No es broma. Así que si todo el asunto de la organización de la boda les parece exagerado, les sugiero que tengan paciencia, respiren hondo y créanme: en general no es un estereotipo, es que así son las bodas. 

Acabo de ver la foto de uno de mis ex profes en su boda con esto.

Las escenas relacionadas a la boda fueron de lo que más disfruté, principalmente, porque aquí en China (digo, India), parece ser común que todo el mundo persigue a la novia para todo y que hay mil cosas que hacer. Radhika a veces se queja de algunas costumbres que le parecen misóginas o del hecho de que la familia de la novia tenga que apechugar ante los problemas para que la del novio esté cómoda, pero me dio tristeza ver que eso no llegaba a nada. No tenía ningún sentido en la trama o para el núcleo, era como el personaje de Radhika gritándole a una pared que no le hacía caso (lo cual hubiera podido dar juego en la frustración del personaje y esa dualidad de buena hija india y feminista que quiere cambiar las cosas), pero en realidad no sirve de nada para la trama, parece estar allí sólo para que no olvidemos que es *cofcof* feminista *cofcof*.

Novia India, porque los vestidos y mehndi son hermosos

En fin, esa fue la parte que más disfruté del libro, ahora pasemos a lo menos. 

2. Las relaciones amorosas y los ex de fragil masculinidad  


Radhika, ante de llegar al punto en el que está a punto de casarse tuvo dos relaciones con dos indios. Una en Nueva York, una en Honk Kong, respectivamente. Las dos son abordadas de diferente manera, pero los dos ex coinciden en algo: son dos hombres de bastante frágil masculinidad. Y aunque a los dos el autor intenta pintarlos como feministas, al final, los dos revelan sus verdaderas caras. ¿Cómo empezar a analizar aquí? Bueno, creo que lo haré ex por ex, será mil veces más sencillo, para criticar esa idea de la masculinidad tan terrible que veo retratada una y otra vez. El retrato de los dos ex, que calza con el final del libro, no está del todo mal, tengo más cosas que criticarle al libro además de eso.

Debu y el deseo de casarse con una ama de casa


Debo es un chico Bengalí, Indio, que trabaja para una empresa de publicidad, no hace mal dinero y le gusta a Radhika porque parece ser todo pro #GirlPower. Le explica a Radhika conceptos feministas cuando la conoce, especialmente de ese libro tan famoso que se llama The Beauty Myth y lo escribió Naomi Wolf; ella parece preguntar sinceramente, pero me resulta curioso que las explicaciones siempre empiecen del lado del hombre, como si la pobre chica no supiera nada. Entonces es cuando le dice a Radhika que como mujer exitosa (porque ella trabaja en un departamento super exclusivo de un banco) es su deber inspirar a otras mujeres. Y allí está, listo, se nos caen las bragas a todas porque el chico es todo pro liberación de la mujer y pro equidad de género y todas esas cosas. 

Pero luego saca las verdaderas intenciones. Así que me veo en deber de poner aquí un cartel de SPOILERS. No son spoilers mayores ni revelan ningún punto de la trama muy especial, pero sí analizan un poco a fondo el personaje de Debu y cómo quiere la liberación de la mujer de puertas para afuera y adentro quiere una esposa dedicada a la casa y a los hijos. Cosa de por sí respetable, hay mujeres que eso eligen y tener la opción de elegir es justo por lo que pelea el feminismo. Pero bueno... vamos al asunto.


1. Debu se pone un poco butthurt porque su novia gana más que él. No lo puede manejar, a pesar de que el chido es todo pro #GirlPower. Creo que queda claro que pro #GirlPower no mucho, eh. Y mientras los bonos de Radhika ascienden, él no crece en su trabajo y se las cobra con Radhika. Algo de por sí estúpido, porque ella nunca alardea de sus bonos (aunque los celebra, porque son sus logros y tiene derecho a celebrarlos) ni le echa en cara que ella gana más que él. Sin embargo, él se las cobra con ella, que lo anima, no le restriega nada en la cara y le da buenos consejos. Porque, bueno, su masculinidad estaba demasiado golpeada por una mujer que ganaba más que él. (Y esto pasa mucho, en la vida real, sólo analizo lo que pasa con los personajes, no es crítica exactamente, porque he visto ha miles progres como Debu que sacan los verdaderos colores cuando sienten que les están quitando algo). 

2. Quiere una chica que lave, que planche y que le haga de desayunar; una ama de casa, pues. La elección es en sí respetable, pero ese trasfondo no es sólo Debu, viene de toda una sociedad tremendamente patriarcal. Ahora que Trump es todo un personaje en el mundo, el NY Times publicó un estudio sobre su vida privada (y la de miles de hombres) que se llama Why men want to marry Melanias and raise Ivankas y dice que justamente, el cambio de los roles de género se ve menos amenazante para ellos y su privilegio si son los hijos quienes lo heredan mientras ellos se pueden quedar cómodamente atrasados en lo que ellos llaman valores tradicionales (una esposa que sea ama de casa devota... y ya). Obviamente, el feminismo ha peleado por la liberación de las mujeres y por darles el poder de elección por si alguna quiere quedarse en su casa y hacerle de desayunar a sus hijos. Pero el asunto es ese: la mujer debe tener el poder de elegir si quiere enfocarse completamente en su carrera o completamente en su familia o si quiere mandar todo al carajo o si quiere hacer las dos cosas. Ningún hombre debe forzar la elección en ella. ¿Y adivinen que trata de hacer Debu con Radhika? Sí. Exacto. Bueno, ya lo dijo la sabia palabra de Leslie Knope en Parks and Recreation:  



3. Cuando Radhika lo manda al carajo intenta interrumpir su boda y hacerlo que se case con él porque ha cambiado y siempre la ha amado. Radhika puso los ojos tan en blanco que casi se le quedan al revés para siempre, porque claro, Debu quiere a alguien que se quede en casa, no a Radhika. Pasemos al siguiente.

Neel y la historia de la otra


Con Neel, Radhika se vuelve la otra. La amante. Con el tiempo, he aprendido que no sales con alguien que le esté poniendo los cuernos a alguien porque la esposa, la novia, el esposo o el novio no tienen la culpa. Y si eres mujer, no le haces eso a otra. El chiste no es competir. Pero bueno, vamos con el personaje de Neel, que también parece hecho para que se nos caigan los calzones: admira a las mujeres exitosas y no tolera tratar con personas que hacen chistes sexistas o tratan a Radhika como un florero. Bueno, por si acaso, aviso de SPOILERS otra vez.


1. Neel se cree con el poder de juzgar que mujeres están hechas para la maternidad y cuáles no. Radhika varias veces habla de como quiere carrera e hijos, eventualmente los segundos. Con Debu lo hace: quiere familia, pero no quiere renunciar a su carrera por ello. Es decir, como ella lo pone en un punto del libro: quiere volar, pero también tener un nido. Entonces, llega un punto de la relación con Neel en el que ella está desesperada porque no sabe qué hacer (sabe que no puede hacerle lo que le está haciendo a la esposa de Neel) y, desesperadamente, quiere empezar su búsqueda para sentar cabeza y tener hijos. Pero Neel lo corta todo de un tajo y casi casi le dice que no le parece que esté hecha para la maternidad. Por supuesto, me encanta lo mucho que debe de tener un hombre como Neel para decir sobre la maternidad.


2. También intenta interrumpir la boda de Radhika para convencerla de que huya y se case con él porque ahora se ha divorciado y siempre la amó. A Radhika se le quedaron los ojos en blanco de ponerlos al revés. Porque claro, Neel quiere a la Radhika que quiere volar, no a la que quiere hijos (¡y son la misma!).

Radhika ahuyentando ex novios de masculinidad frágil

De cómo decir fuck it all y mandar a los hombres de masculinidad frágil al carajo


Radhika los cita al mismo tiempo, en el mismo lugar y les explica cómo no es nada feminista ni bueno para la liberación femenina el hecho de que ambos hayan querido hacerle elegir entre su carrera y su deseo de formar una familia y que no le interesa nada con ninguno de los dos porque no quiere lidiar con esa masculinidad que los rodea y es tan frágil. Hell yes! Y, no les quiero spoilear el final/final, pero la verdad es que Radhika acaba bastante bien y en sus propios términos, dandose tiempo para descubrirse. 

Ahora, vamos a la parte mala del libro.

3, Cómo pretender ser feminista y errarlo todo, además de sólo poner cosas superficiales


Ese es el autor y casi lanzo el libro por la ventana varias veces debido a eso. ¿Por qué? Porque no sabe ni papa de feminismo, ni de lo que ha significado el movimiento y de lo que pelea. ¿Debería? Quizá, si pretende escribir un personaje que es abiertamente feminista. Y oigan, no es mucho, es googlear y todo el conocimiento está a tu disposición, sólo te falta saber seleccionarlo. ¿Por qué lo digo? Porque, para empezar, aun define feminismo como creer que hombres y mujeres deberían ser iguales, mismos derechos, mismas obligaciones. Y, la verdad, es que el feminismo en realidad lucha por la liberación de la mujer, siendo la igualdad una consecuencia lógica de esta liberación. Como dicen: el feminismo es la noción radical de que las mujeres son personas. 

Hay un momento en el libro, bastante mansplained, en el que un hombre le dice a la chica que debería ser humanismo y no feminismo, porque el feminismo se centra en la mujer y todos deberían tener los mismos derechos... ¡¡¿QUÉ?!! No sé ni por donde empezar a refutar esto, pero vamos:

1. Claro que el feminismo está centrado en la mujer: es un movimiento por nuestra liberación. ¿Cómo no nos íbamos a centrar en eso, cuando las mujeres somos las que estamos oprimidas y los hombres los que tienen el privilegio? Obvio que nos centramos en nosotras


2. El humanismo no tiene nada que ver con derechos iguales para todos los seres humanos del planeta, de hecho, es algo completamente diferente, esperen, dejen les copio la definición del humanismo como movimiento: 
Movimiento intelectual desarrollado en Europa durante los siglos xiv y xv que, rompiendo las tradiciones escolásticas medievales y exaltando en su totalidad las cualidades propias de la naturaleza humana, pretendía descubrir al hombre y dar un sentido racional a la vida tomando como maestros a los clásicos griegos y latinos, cuyas obras redescubrió y estudió.
¿Ven allí algo de derechos iguales? Sí, yo tampoco. El humanismo es una corriente culturar y un movimiento intelectual que poco tiene que ver con la igualdad. Le da valor al ser humano y se dedica al estudio de las humanidades. No lucha por la igualdad aquí, chicos, vayan a buscar a otro lado. Entonces, el autor lo erra todo. I rest my case.


21 de febrero de 2017

Cumpleaños en Amritsar

My birthday in Amritsar

O cómo despertarte a las cuartro de la mañana el día de tu cumpleaños después de que tu roomie te haya felicitado a las doce justo cuando empezó tu cumpleaños. Dormí cuatro horas en una cama ese día. Dormí más en camiones porque al parecer era la única que podía dormir en camiones horribles, pero bueno, esta es la historia de cómo fuimos a Amritsar, nos paramos a las cuatro de la mañana y tomamos un Uber a la central de autobuses. Esperamos un buen rato el camión porque el Volvo que se iba a ir cuando llegamos ya estaba lleno, pero en eso compramos unos chai y unos pattis, lo que siempre hacíamos en las centrales. Tomamos el camión y ahora sí, cinco horas de Chandigarh a Amritsar. Yo recibí una llamada de mi hermana para felicitarme por mi cumpleaños y me dormí, no supe más.

Or how to wake up at four am in the morning in your birthday after your roomie wished you happy birthday at twelve am just when your bithday started. I slept four hours in a bed that day. I slept more in buses because I was the only one that could do it, specially in the horrible ones. So, we woke up at four in the morning, called an Uber and went to the Bus Station (ISBT-43). We waited the bus to Amritsar for a while because the Volvo that was there when we arrived was full; so, we bought chais and some pattis to have breakfast and is the best food in the bus stations. We took the next Volvo (finally a good bus!) and we spent there five hours, to Chandigarh to Amritsar. I received a call from my sister to say happy nirthday and I slept. I don't remember more.

Nos tomamos la selfie al llegar, al menos para decir que habíamos llegado vivos.

We took a selfie when we arrived just to inform people we were still alive.


En Amritsar hay dos atractivos principales: el Golden Temple, el mayor templo sikh en el mundo (cómo su Jerusalem o su Meca, pues) y que está cerca de la frontera India-Pakistán, el Wagga-Attari Border, donde hacen un desfile todos los días, mañana y tarde. Planeábamos hacer las dos, así que caminamos de la estación de autobuses a las calles principales de Amritsar y de ahí al Golden Temple. Es, de verdad, una ciudad preciosa. Se nota que le han dado mucho atractivo para los peregrinos y los turistas.

In Amritsar there's two principal things to see: the Golden Temple, the biggest sikh temple in the world and the Indian-Pakistan Border, where there's a function everyday, morning and evening. We planned to do both, so we walked from the bus station in Amritsar to the Golden Temple. Amritsar is, in fact, a beautiful city. 

Aquí les pongo unas fotos para que vean como es su calle principal, llena de tiendas y estatuas y fuentes y rotondas.

So you have a few pictures here of the main road, full of stores, stattues and more stuff. 



Nos gustó principalmente donde estaban los bailarines de bhangra, quizá porque intentamos aprender a bailarlo varias veces y, más mal que bien, lo logramos. Todavía tengo videos incriminadores, pero esos no se los voy a enseñar. Bueno, nos tomamos fotos ahí, esa es la historia. 

We specially liked the bhangra dancers, maybe because we tried to learn how to dance it a few a tomes and we kind of learnt it. Kind of. I still have videos about that, but you're not going to get them. So we took a few more pictures.



La entrada al complejo del Golden Temple es una plaza blanca blanca y todo está bastante bien indicado como para saber qué hacer. Tienes que dejar tus zapatos en unos mostradores (y sí, aunque haga frío, te recomiendo que te quites los calcetines, porque para entrar tienes que pisar el agua bendita y tus pies estarán mojados) y, si llevas mochilas, debes dejarlas en otro mostrador. Sabemos que hay lugares para que los peregrinos pasen la noche, y también los turistas (están separados) pero no supimos más porque, bueno, no pasamos la noche allí. Aquí les pongo una foto de la plaza para que vean (hay una alfombra donde caminar si te congelas los pies).  

The entry to the Golden Temple complex is a white white square and everything is really well indicated, so you know what you have to do if you're a little familiarised with temples in India. There's counters where you can and must leave your shoes (and I recommend to leave socks behind, too, because you have to step in the holy water at the entrance, and your feet are going to get wet). If you're carrying big bags, you have to leave them in another counter. I know there's place for pilgrims to sleep and also for foreign tourists (they're separate according to a awesome travel blog I follow) but I don't know anything more about it because we didn't spent the night there. Here's a picture of the square (there's a carpet so you can walk if your feet are freezing).


Antes de entrar hay dos botes con pañuelos para que los que no llevan con que cubrirse la cabeza lo hagan. Es obligatorio entrar con la cabeza cubierta y descalzo al templo (también te piden que te vistas decentemente). Yo llevaba una bufanda/pashmina/reboso (la uso como todo), así que eso me puse. Los chicos eran inútiles para ponerse el paliacate, así que se los puse yo. He aquí la prueba:

Before the entry, you must cover your head (men and women) and if youre not carrying anything for that purpuse, theres scarfs in the entry and you can take one for free (and then leave it again when you step out). I was carrying my scarf/rebozo/pashmina, so I used that. The boys were useless to cover their heads, so I did if for them. Here's the proof:

Mom Andrea!

Después, ya puedes pasar por la entrada, donde debes pisar el agua bendita y accedes, ahora sí, al complejo. Lo primero que ves frente a ti es el templo, todo cubierto en oro, y el agua. Ahí nos tomamos unas cuantas fotos. Aquí se las dejo, para que vean.

After covering your head you can walk to the entrance and finally enter the complex. You have to step on the water, remember. The first thing you see in front of you is the temple, in gold, and the water. There we took some pictures, so here they are.


Todos tomándose fotos


Caminamos alrededor, nos tomamos unas cuantas más fotos, vimos todo... Hay hombres que se bañan en al agua (hay una zona especial para hacerlo) y mujeres también, pero hay una zona cubierta y escondida para hacerlo. Hay varios guardias sikhs con turbantes increíbles. De hecho, tenemos fotos con uno (que sale en google si buscan sikhs o algo así, lo juro).

We walked around, we took some pictures, we saw everything... There's men that take baths in the water (there's also a special zone to do it), a lot of sikh guards with their turbants. In fact, we have pictures with one of them.


Y después la fila para entrar al templo. Hay una para mujeres solas y una para hombres y sus esposas o yo que sé. Yo estaba ahí, si preguntaban, nos hacíamos los locos, no me iba a separar de los chicos. Aunque no logramos entrar, dimos otra vuelta más alrededor y nos sentamos bajo un arbol a descansar un poco. También hay fotos de eso.

Then, there's the qeue to go in the temple. There's one for women alone and single and one for men and their wives and familys and I don't know what. I was in that one, because I was not eager to get separate from the boys. We didn't make it to the entry, but we walked more around and we sat in a tree to enjoy and rest a little. We also have pictures of that.

Exactly the same as trying to go to the ATM in India




Después fuimos de compras. Yo compré un brazalete sikh (Kara) y algunos detalles, Maxime dos dagas y Brandon un montón de llaveros. Comimos papas a la francesa en un McDonalds (por cierto, en Amritsar no vi ni rastro de comida no vegetariana porque me suena a que como es ciudad sagrada para los sikhs, no hay). Después, buscamos quien nos llevara a la frontera: hay ottos que te cobran una tarifa por ir en un otto con más personas, y te citan en alguna parte. Fuimos en la parte trasera del otto y tomamos selfies. He aquí una. También hay fotos de la parte ya no central de la ciudad y, bueno, se ve como toda India.

Then, we went shopping. I bought a Kara (sikh bracelet, and I actually still use it), Maxime two knives and Brandon a lot of key-chains. We ate french fries in the McDonals (by the way, in Amritsar I didn't saw chicken anywhere, so I guess there's no non-veg food there). Afther that, we search for a cab that took us to the border: theres rickshaws that ask you for a fee if you share the rickshaw with more people and they just ask you to be on time. We went in tha back of the rickshaw and we took selfies. Here is one. There's also more pictures of Amritsar.

Selfie rickshaw!





Khalsa University, es hermosa

Ahora sí, llegando hasta el último punto donde pueden entrar carros de la frontera, nos bajamos del otto. Ahí, si te ven turista hay hombres que te atacan y sin preguntarte nada te pintan banderas de la India. Vamos, en lo que caminas, ya te están pintando. Y luego te piden dinero. Tuvimos que dejar mochila y bolsa en un lugar que no se veía muy seguro, pero bueno, otra opción no teníamos. A la frontera, para pasar el control militar, sólo puedes cargar tu cartera, tu celular y pasaporte.

Now, when you arrive to the last point before the militar control, we went out of the rickshaw and well... tried to understad everything. If they saw you're a tourist, the just attack you and without asking your, people paint Indian flags in your hands, you arms and your face. And then, they ask for money. Awesome (hint: NOT AT ALL). We had to leave my purse and Brandon's bag behind in a place that didn't looked safe at all, but, well, it was the only option. You can only carry yor money (wallet), your cellphone and your passport to the border.

Después de pasar el control militar (mujeres de un lado, hombres del otro), ya estábamos en la frontera. (No sé por qué la gente siempre se sorprende cuando les digo que fui, como si Pakistan fuera en otro mundo. No, dude, está en el mismo planeta).

Then we just went to the militar control (women in one side, men in the other) and voilá! We were in the Indian-Pakistan border. Awesome. (I don't know why, but people always gets surprised when I tell them I was there. Maybe they think Pakistan is in another world, but, hell nope, it's in the same planet). 


En el evento hay Indios y Pakistaníes, unos de un lado y otros del otro. Se gritan consignas como un en partido de futbol, sólo que no se entiende nada. Había, también, mucha gente y sólo pudimos ver el evento desde una pantalla enorme. Si saltábamos, veíamos la puerta a Pakistán en menos doscientos metros. De un lado Amritsar, del otro lado Lahore.

In the function theres Indians and Pakistanis, of course, each one in their side of the border. The shout stuff you don't understand like in a normal football match. There was a lot a people and we couldn't see that much because the stadium was full. But if we jumped, we could see the gate to Pakistan in front of us. In one side Amritsar, Lahore at the other.



Cuando término el evento fuimos por un helado y de regreso al otto que nos había llevado para recuperar nuestras pertenecias. Nos compramos además gorras que decían I love India. Yo le dí la mía a mi sobrino porque le quedaba bien. Se le quedaron viendo todos en la taquería a la que fuimos cuando se la puso, pero bueno. Bueno, volviendo a India y a Amritsar, nos tomamos selfies y arruinamos las selfies de Brandon. 

When the fuction finished, we bought an ice cream and in our way to the rickshaw, we bought some sutff: a cap that said I love India (it's true, we love India like crazy). I gave mine to my nephew because he uses more caps than me and it looks good on him. The guys in the taqueria (place where you go and buy tacos) looked at him weirdly when I gave it to him, but back to India and Amritsar, we took selfies and we ruined Brandon selfies.


You're not taking a cute selfie

Seriously, nope.

YOU'RE FACE IS AN ICE CREAM NOW!
Volvimos a Amritsar y el Otto nos dejó en el Golden Temple. A esa hora, parecíamos ya turistas del tres al cuatro y nos intentaron estafar el doble de veces, pero bueno, eso lo huele uno cuando ha vivido en India cuatro meses y tantos (a ese día). Volvimos a entrar al Golden Temple para verlo iluminado y de noche. Volví a ponerles los pañuelos a los chicos. Se me cayó la bufanda. Me llamaron la atención en la entrada y me la subí. Tomamos más fotos. Lo único que quiero agregar es que entramos a la hora que estaban cantando los rezos y de verdad, se siente un ambiente muy diferente.

We went back to Amritsar and the rickshaw left us in the Golden Temple. We went again to the Temple, but looking like hella tourists and people tried to ripped us off a million times more, but well, you can smell a rip off if you've been living in India four months and couple of days (to that date). We went to the golden Temple again to see it at night and man, IS AWESOME. Ok, but I'm not getting ahead. I had to put the scarfs on the guys again (seriously, I was like the mom of the group everytime). My scarf went down at the entrance, I had to fix it. We took more pictures. The only thing that I want to add is that there was prayers at that time and you can feel a very different ambience.




Y de hecho, tomamos una última foto antes de salir e ir a la terminal de autobuses donde nos costó un huevo encontrar un camión a Chandigarh directo, pero lo encontramos. Era horrible. A Maxime le tocó el lugar de la ventana porque quería dormir. La ventana no cerró y se iba congelando. Tampoco durmió. A Brandon le tocó la puerta trasera, por donde se fultraba el aire y el problema era el mismo. Llevaban cobijas pero no era suficiente. Yo me fui en medio, medio congelada pero no como ellos, y me dormí casi todo el camino. Creo que aun me odian por tener ese talento. 

And, in fact, we took a last picture before going out and going to the bus station where it cost us a lot to find a bus direct to Chandigarh. But we found it and it was horrible. Maxime sat on the window because he wanted to sleep, but the window didn't close so he freezed all the way to Chandigarh instead of sleeping. Brandon had the door, so same story: wind came in through it and he also freezed. I was in the middle, just half-frezeed and I slept all the way. They still hate me about that, you can ask them.

Ah, y a la hora de llegar, íbamos a bajar en Kharar, no en Chandigarh, por supuesto. Supusimos que tendríamos que bajar en la Estación de autobuses de Kharar, pero no, resultó que no eramos los únicos que íbamos en ese autobus a nuestra unidad (viva Shivjot Enclave), así que ahí bajamos y sólo caminamos hasta el departamento. Yo tenía un examen al día siguiente, pero era mi cumpleaños y, en vez de pasarlo estudiando, lo pasé en el Golden Temple y en la frontera India-Pakistán.

And when we arrived, of course, we were planning to drop off in Kharar, instead of Chandigarh. We guessed we had to get off in the Kharar Bus Stand, but nope, we weren't the only ones in that bus that wanted to go off in our society (Shivjot Enclave is the best), so we dropped off there and we just walked to our aparment. I had an important exam next day, but that day was my bithday and, instead of spending it studying, I spent it in the Golden Temple, and in the Indian-Pakistan Border.