Divagaciones de una Poulain
by Nea Poulain
Mostrando entradas con la etiqueta Faraway Wanderers. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Faraway Wanderers. Mostrar todas las entradas

lunes, 13 de junio de 2022

Faraway Wanderers (Tiān Yá Kè), priest | Reseña

Imagen oficial del audio drama de Faraway Wanderers, Wen Kexing y Zhou Zishu.
Arte del audiodrama. Artista: 北极婧

La sinopsis dice que este libro trata de una historia sobre el ex líder de una organización especial servida bajo la realeza, que ahora deja atrás su vida pasada e involuntariamente se involucra con el mundo marcial. De verdad que hacen unas sinopsis terribles en esto del danmei, a ver si a mí me sale un poquito mejor. Es cierto que el protagonista, Zhou Zishu, es el ex líder de una organización especial que sirve a la realeza que un día dice ya me cansé, voy a dejar esta vida, me voy en mis propios términos, renuncio, adiós y acaba muy involucrado con las conspiraciones del mundo marcial (le encargan a un huérfano, Zhang Chengling, cuyos padres murieron en extrañas circunstancias, y un tipo guapo llamado Wen Kexing, misterioso y con los mismos principios morales que él, o sea, básicamente ninguno, lo sigue a todos lados). 

Es una novela de aventuras, algo así como dúo desastroso adopta a un niño por accidente. Al niño se le acaban de morir sus papás porque el mundo marcial es, de por sí, un desastre de conspiraciones. Así que allá va el dúo desastroso con todo y hermana menor que acaba de conseguirse marido y niño triste recién adoptado a vivir aventuras. La novela es wuxia (que ya hablamos de qué es en la reseña de Mo Dao Zu Shi o The Grandmaster of Demonic Cultivation) y tiene muchas influencias poéticas (estoy super convencida de que a priest le fascina la poesía), taoístas y budistas. Ya he hablado de las influencias del wuxia en otras ocasiones, pero siempre me gusta remarcarlas, porque creo que son muy importantes para la manera en que estas historias se refieren a la vida, la muerte, la reencarnación, el duelo, la redención, el bien y el mal e incluso la venganza o en dejar el pasado atrás.

Arte del audio drama de Faraway Wandederers. Wen Kezing caminando con Zhou Zishu
Arte del audiodrama. Artista: 北极婧

Para empezar es una novela traducida de manera amateur, la autora usa el pseudónimo de priest para publicar en china y no sé sabe más de ella; publica desde el 2007 y tiene bastantes títulos; además es muy versátil en cuanto a géneros y ambientaciones, lo cual siempre es interesante. En inglés la traducción de chichilations está a punto de concluir y es la que les recomiendo en ese idioma (traduce muy bien), en español leí la de DarKitty, que está muy bien, muy cuidada, me gustó mucho, subrayé muchísimas cosas y guardé muchísimas citas. Ahí les puse los links para que las encuentren.

Zhou Zishu empieza el libro dejado su trabajo al mando de Tianchuang, una organización de asesinos al mando del emperador (y para dejarlo se mete unos clavos que lo van a matar como en tres años al cuerpo, pero bueno, nadie dijo que renunciar fuera fácil). No porque se arrepienta de todos sus actos o quiera reformarse, sino que se atisba una sensación de cansancio en ser un títere en la corte, ese mundo lleno de conspiraciones. Parece que ansía libertad y ha pasado demasiado tiempo en un mundo donde la sinceridad es escasa y las apariencias lo son casi todo (que se nota, porque en cuanto a romance, le cuesta identificar cuando la gente va en serio o sólo está jugando). Wen Kexing, en cambio, no conoce la vergüenza, lo mueve la venganza, es extremadamente directo en cuanto a sus afectos y, con la moral torcida que carga al ser el Jefe del Valle de los fantasmas, entiende bastante bien a Zhou Zishu. Y esos son los protagonistas

Los acompañan Zhang Chengling, un niño medio torpe, mal alumno en general porque no es muy ducho para las artes marciales y además está triste porque se acaba de quedar huérfano; Gu Xiang, que sirve a Wen Kexing pero que todos sabemos que es la hermana menor que adoptó en el Valle de los fantasmas, y Cao Weining, que pertenece a una de las sectas reconocidas en el mundo marcial y decide, no más, al ver al dúo de asesinos caóticos, que le caen bien y los va a ayudar en lo que necesiten. Quiero hablar un poco de este grupo caótico porque, además del romance (tema que ya tocaremos), la familia encontrada es uno de los temas recurrentes en Faraway Wanderers

La familia que encuentras en el camino

En ese momento, ambos estaban despiertos, pero guardaban silencio. Mientras la noche interminable se deslizaba por la ventana, el tiempo y el dolor parecían incomparablemente prolongados, tan prolongados que exigían ser tallados profundamente en los huesos como un recuerdo.
[...] Durante el día, deliberadamente se ponían trampas y hacían bromas para molestarse; pero por la noche, eran así, como si sólo se tuvieran el uno al otro. ¿No era esto muy errático?

Algo que me parece muy interesante de priest es la sutilidad de su prosa; hace que sus historias sean muy hermosas por la manera en la que entiendes a los personajes y vas entendiendo el mundo en el que se desarrollan. Gran parte de los primeros capítulos contienen la perspectiva de Zhou Zishu (aunque priest usa un narrador completamente omnisciente, que usualmente no está limitado a una sola perspectiva pero que parece elegir muy cuidadosamente qué contar, desde qué punto y qué omitir) y hay un aura de soledad al rededor de su personaje que no puede ignorarse. Pasa un poco lo mismo con Wen Kexing tras algunos capítulos (se menciona que tiene amantes, siempre hombres; pero él siempre parece misterioso, lejano y poco dado a ser visto vulnerable y la única que es lo suficientemente cercana a él como para tener más insight es Gu Xiang). 

Ilustración de Wen Kexing y Zhou Zishu inspirada por Word of Honor
Arte por thatgothsamurai.

No tarda en decidir que quiere pasar el resto de sus días con Zhou Zishu si este se lo permita (y decididamente va a intentar que se lo permita de todas las maneras posibles, porque Wen Kexing no conoce la vergüenza, el pudor y su forma de ligar es molestar a Zhou Zishu de todas las maneras que se le ocurren). Y alrededor de ellos se empieza a formar un pequeño grupo que acaba actuando como una familia, donde nadie es particularmente excepcional (y esto me encanta de los personajes de priest) y Zhou Zishu y Wen Kexing, además, tienen tanta cola que les pisen que nunca hacen juicios sobre el bien y el mal en todo el embrollo en el que están metidos por accidente. 

Wen Kexing deja claro un par de veces que le parece que le mundo marcial está lleno de hipocresía, con la manera en que se manejan las sectas y como definen el bien y el mal. Zhou Zishu nada más se mete porque adoptó a un niño accidentalmente al morir sus padres y quieren saber qué pasó y quién lo provocó. Me parecen personajes muy interesantes por lo que construyen a su alrededor sin darse ni cuenta (cierta sensación familiar) y cómo muy pronto se descubren iguales ante los ojos del otro y se tratan como iguales. priest es muy cuidadosa en cómo va construyendo su relación y digo cuidadosa cuando quiero decir que es sutil; la manera en la que Zhou Zishu es sincero acerca de lo que puede ofrecer y lo que no puede corresponder y cómo Wen Kexing va descubriendo que no sólo quiere cometer actos atroces, sino que también quiere y puede cuidar de otros. (Otros: Zhou Zishu, Gu Xiang y a veces un par de personas más, tampoco anda tan magnánimo). 

El maestro Wen del Valle había pensado que el día en que tuviera que cocinar personalmente la cena de Nochevieja nunca llegaría en su vida. Zhang Chengling solía ser un joven maestro, y aunque deseaba exhibir su piedad filial, desafortunadamente era torpe y no podía cumplir con estos deberes como deseaba. En cuanto a Zhou Zishu, solía ser un Lord, y todavía seguía holgazaneando como uno ahora.

Arte por: 蚕蚕can

Se explora su relación con Gu Xiang, a quien adoptó en el Valle y justo una de las partes que más me gustan de la historia es cuando por fin habla de manera sincera con Cao Weining sobre lo que Gu Xiang significa para él y por qué quiere que tenga una buena vida (tanto como para prometerle una dote que equivalga a dos calles). En general, creo que si buscan un libro que aborde justamente el tema de la familia que haces en el camino y a la que eliges cuidar en el camino, este libro es un gran libro para ello. Sí, se centra mucho en el romance también porque es una novela romántica ante todo, pero la atención que priest le pone a sus protagonistas es muy bella

A cambio de no ponerle tanta atención a los secundarios (y la entiendo: los personajes son, al fin y al cabo, herramientas; como escritor usas sus vidas para contar algo o transmitir una parte de una historia, los usas en manera que te sean útiles para la historia, en que creas que tienen algo que contar o en que quieras expandir las perspectivas sobre ellos), se centra muy cuidadosamente en la pequeña familia (o bueno, círculo) que forma (y en la cual acaban por hacer cameos personajes de una novela anterior, Qi Ye, Beiyuan y Wu Xi) y en su manera de ver y enfrentarse a la vida. 

―En realidad, ella no es mi criada... aunque nos dirigimos uno al otro como amo y sirvienta, nunca he tratado a esa chica como una extraña, es como mi propia hermana menor. [...] Si tuviera que aparentar algo de edad... la vi crecer, así que es casi como mi hija. El lugar en el que nos alojamos cuando éramos más jóvenes no es un lugar destinado para que vivan los humanos. Yo también era un niño y tropecé muchas veces durante el proceso de criarla. Le quemé la boca la primera vez que la alimenté con congee; que A-Xiang sobrevivierá hasta ahora no fue fácil para mí, pero a decir verdad... tampoco fue fácil para ella. 

La persecución del poder

Wen Kexing, maestro del valle fantasmas, con hanfu rojo y abanico
Wen Kexing por 叶梓

En muchas novelas, especialmente en fantasía, la lucha por el poder es central, pero poco se habla de mantenerlo y lo que significa. Poco se analiza por qué se quiere y cuáles son las consecuencias de ese deseo (al menos, cuando es explícito). Muchas obras son muy engañosas al hablar del bien y el mal como términos absolutos y, al pararse uno a verlas un momento, descubre que en toda la violencia que presentan, la única diferencia entre el bien y el mal es que la narración pretende convencerte de que una parte de los personajes son los buenos por... razones. Venganza, justicia (qué mal servicio le hacemos a lo que sea que creamos que es La Justicia con mayúsculas cuando no pensamos en quienes sufren cuando la buscamos y cuáles son nuestras responsabilidades allí), rebelión. Muchas veces parecen razones válidas, pero nunca se habla de lo que ocurre después, del camino recorrido, de mantener el poder siendo fiel a los principios (creo que, aunque no me gusta su desenlace en todos los sentidos, El rey que fue y será de TH White, al menos hasta el cuarto libro, habla de manera muy interesante de los vicios y las omisiones que se hacen desde el poder).

―¿Por qué crees que soy Maestro del Valle?
Zhou Zishu le lanzó una mirada y dijo con indiferencia: ―Porque eres infinitamente capaz.
Wen Kexing sonrió levemente. Esa sonrisa suya era un poco forzada y, sorprendentemente, tenía algo demente vagamente acechando en ella.
Dijo: ―Soy el Maestro del Valle porque no pueden hacer nada al respecto. [...] Al pie de la montaña Fengya no hay moralidad ni justicia. O devoras a los demás o eres devorado. Nadie puede hacer nada respecto a mí. Puedo matar a quienquiera que desee matar, y por eso soy el Maestro del Valle Fantasma. Por el momento, no tienen la capacidad de matarme [...]. Aún así, esto no significa que no quieran matarme.

Arte por 青日黄昏 (lofter: qingrihuanghun)

Los buenos ganan, los malos pierden, los absolutos continúan y las historias sufren ante tales reduccionismos. Algo que me ha gustado mucho del danmei es que aborda mucho como las personas no son buenas ni malas como absolutos, sino que todos pueden hacer buenas y malas acciones y todos pueden arrepentirse, no arrepentirse, hacerse responsables o escoger otra vida.

Faraway Wanderers empieza, como ya dije, con Zhou Zishu renunciando a su trabajo o, quizá, también un poco, huyendo del poder. Representa una antítesis parta muchos protagonistas de su mismo género que inician desde abajo y van escalando poco a poco, buscando hacerse un lugar, tener influencia, lograr sus objetivos (salvar a alguien, salvar al mundo y todo lo que podemos encontrar allí). Fue un Lord y tuvo a su mando a una organización muy poderosa, de la que nadie puede escapar indemne y ahora es tan sólo un vagabundo solitario que va por el mundo escondiendo su verdadero rostro, tomando licor y disfrutando sus últimos días (y, sinceramente, parece más feliz de esa manera). 

Wen Kexing quizá está en la cúspide de su propio mundo, el Valle, pero aquel lugar es tan solo una herramienta más para llevar a cabo su venganza y, cuando habla abiertamente de su posición, reconoce que la tiene porque otros no pueden hacer nada al respecto y arrebatársela. Nos recuerda que quienes suben al poder quizá no lo hacen por ser los mejores, los más buenos o ni siquiera los más malos o los mejores conspiradores. Lo hacen porque otros no pueden hacer nada al respecto. En cierto modo, algo entre Zhou Zishu y Wen Kexing es una huída del poder. Al fondo de la novela, sin demasiada importancia, otros se deshacen y se matan por él y los protagonistas sólo ven y oyen de las piezas caer, una a una, mientras se plantean la idea de construir algo entre ambos. 

Y, finalmente, WenZhou

―¿Dijiste que quieres mantenerme contigo?
Zhou Zishu se rió y dijo: ―No importa en qué sitio estés. Una vez que uno ha sido atrapado por un lugar en específico, cualquier otro lugar se siente incómodo. Este sentimiento...

Arte por 青日黄昏 (lofter: qingrihuanghun)

No encontré que otro título ponerle a mis conclusiones. Quería hablar de ellos al final, de por qué recomiendo la historia. Si buscan romance, van a encontrar a una pareja de iguales que están bromeando con el otro todo el tiempo y que no tardan en entender lo que sienten. Aquí no van a encontrar una relación de slow burn en la que una de las partes nunca se da cuenta o malentiende todo. Quizá su desarrollo sí es más lento de lo que esperan, pero es también porque son personajes que se dan el tiempo para definir su relación. Y una vez que lo hacen son muy divertidos. 

También adoro cosas de cómo priest maneja que mutuamente se digan esposa (mis partes favoritas son cuando Wen Kexing hace cosas para Zhou Zishu porque el ex lord es medio inútil, lo molesta y luego procede a decirse esposa a sí mismo). Me gusta ver ese tropo reinterpretado de muchas maneras, sobre todo porque detesto verlo con nada disimulada misoginia (eso de que a quien llaman "la esposa" es siempre cualidades que asociamos a lo femenino porque también asociamos lo femenino con lo débil, como la sumisión), pero es muy divertido jugar con él cuando vemos un romance entre iguales (especialmente iguales que se molestan mutuamente, que se dicen esposa mutuamente y que amenazan con dejarse viudos todos los días). 

Sí les recomiendo mucho Faraway Wanderers; si la leen ahí me cuentan. Como dato, diré que es el danmei más corto que he leído. Mi documento contabilizó el equivalente a 650 páginas si fuera un libro impreso. Por si eso anima a alguien, porque el danmei siempre es enorme. Y ya nada más nos quedan esperar a ver si la licencian en algún idioma.

Arte por LAIN_LEI