15 de enero de 2012

Rubí


Últimamente se me está dando muy pero que muy bien eso de descargar libros que podrían ser best-sellers malos potenciales para leerlos y destrozarlos. Bueno, este no sé por qué me lo baje. Tampoco es que aparte de la portada que llama la atención y parece dirigida a hormonas con pa… digo, a chicas de trece años sin mucha mentalidad, haya algo más en este libro que me permita llamarlo best-seller potencial. Gracias a dios no es de vampiros, que ya están suficientemente de moda. O de ángeles que se están poniendo de moda de una manera casi desesperando. O de hombres lobos, que ya tenemo bastantes. O de alguna de esas otras cosas que se encuentran hoy día en la estantería de Juveniles en las librerías.

Sinopsis: En casa de Gwendolyn Sheperd nada ni nadie es del todo “normal”, empezando por su excéntrica (¡y cotilla!) tía abuela Maddy, que tiene extrañas visiones, pasando por Lucy, que se escapó de casa hace 17 años sin dejar rastro alguno... Y para acabar, también está Charlotte, su encantadora y (rabiosamente) perfecta prima, quien, según parece, ha heredado un extraño gen familiar que le permitirá viajar en el tiempo. Pero un increíble secreto está a punto de salir a la luz: la portadora del misterioso gen para viajar a través del tiempo no es Charlotte, ¡sino la propia Gwen! Ella es, en realidad, la duodécima (¡y la última!) viajera en el tiempo y se dice que cuando su sangre se una a la de los otros once viajeros, se cerrará el misterioso “Círculo de los doce”. Para obtener más información, Gwen deberá viajar al pasado y por suerte o por desgracia, no lo hará sola: la acompañará el undécimo viajero en el tiempo, el arrogante, atractivo y sarcástico Gideon, con quien va a vivir algo más que una peligrosa carrera a través del tiempo…

Bueno, bueno, tampoco es que tenga un argumento de lo más original: Los viajes en el tiempo. Pero tampoco se puede decir que alguien lo haya usado demasiado en los últimos tiempos del boom vampírico que vivimos.

Su protagonista y narradora es un poco corta de luces… pero bueno, no es odiable, y tampoco tan tonta como las protagonistas que he visto últimamente (Bella en Crepúsculo, Bianca en Medianoche y Ever en Eternidad), así que decidí perdonárselo (por este libro, eso sí). También tenemos a un coprotagonista irresistiblemente sexy, cretino, guapo y encantador cuando quiere llamado Gideon que también viaja en el tiempo. Me ahorro los comentarios. Es sexy, y guapo, tal vez, pero no hay mucho oportunidad de conocerlo…

El libro tiene un montón de referencias históricas, sobre todo a la Inglaterra de siglos pasados, y a Europa. No hacen pesadas, y a mí me gustaron, personalmente. Le dan un toque medio interesante al libro. Y aparece un personaje bastante interesante: El conde Saint Germain que, por supuesto, también viaja en el tiempo. Yo ya había tenido oportunidad de leer de ese tipo en la serie de El Alquimista y no se parecen en nada los dos. Pero ya ven, cada quien interpreta lo que quiere.

El problema del libro es que es introductorio y sólo eso. No hay demasiado acción (bueno, sí un par de intentos de asesinato, tal vez). Así que hay partes que se hacen pesadas. Gwen explica demasiadas cosas que a veces hacen parecer un libro un tocho infumable, pero gracias a dios no es muy a menudo. Así que espero leer Zafiro para dar mi veredicto final sobre el libro. Mientras tanto… bueno, está bueno. O algo así.

Nea

1 comentario:

  1. Nea, que hagas una reseña de un libro que yo leí el año pasado me da la oportunidad de debatir. No contradecir, aclaro, pues coincido contigo en varias cosas. Pero puedo argumentar con fundamentos, eso sí.

    Yo al principio no quería leer el libro. Eso de entrada, porque lo vi en las librerías, leía la sinopsis en la contraportada y no me acababa de convencer. Pero como mi desafío de lectura del año pasado me pedía libros con la letra "R", pensé "¿por qué no?". Se veía un libro corto, medio interesante y que podría acabar rápido.

    Ahora, tras esa aclaración de cómo cayó en mis manos "Rubí", te diré que coincido contigo en que Gwen me parecía un poco tonta. En ciertos momentos, no en todo el libro. Y también coincido en que de haber conocido más a Gideon, habría creído en el juicio de Gwen en que era el guapo más egocéntrico que había conocido (o algo así pensó, creo). Ahora, todo el misterio que se traen con el Círculo de los Doce, unido a lo que (en apariencia) fue una locura de Lucy y Paul, es lo que animó a buscar "Zafiro" una vez que salió el libro en papel. Será porque a mí eso de los misterios sin resolver no se me da: una vez que inicio con una serie, la termino (bueno, casi siempre, tengo actualmente dos excepciones en mi haber). Aunque no me acabe de convencer.

    También lo histórico me llama la atención. Me imagino los escenarios, las ropas y sonrío. Más con lo del inicio, eso de que alguien (no se especifica quién, pero al final del libro se sospecha su identidad) diga primero que hay que ciudarse y luego proponga abordar el Titanic... ¡Admítelo, tiene su gracia! En serio, tengo que acabar "Tinísima" para empezar "Zafiro". Pero como mencioné en Twitter, la dichosa novelita de Poniatowska no se deja acabar (Bell hace un puchero).

    Ya, me volvió a extender con esto del comentario, sí que no aprendo. Pero espero que te guste leer mis desvaríos, yo gustosa te los doy a conocer. Cuídate mucho y nos leemos pronto.

    P.D. Este año, para marzo o abril (no me acuerdo bien del mes) sale impreso el último ejemplar de la trilogía, "Esmeralda".

    ResponderEliminar