27 de febrero de 2015

Hija de humo y hueso, Laini Taylor | Reseña

Sinopsis: Karou es una estudiante de arte de 17 años que vive en Praga. Pero ese no es su único mundo. A veces, Karou desaparece en misteriosos viajes para realizar los encargos de Brimstone, el monstruo quimera que la adoptó al nacer. Tan misteriosa resulta Karou para sus amigos, como lo es para ella su propia vida: ¿cómo es que ha acabado formando parte de una familia de monstruos quimera? ¿Para qué necesita su padre adoptivo tantos dientes, especialmente de humanos? Y, ¿por qué tiene esa recurrente sensación de vacío, de haber olvidado algo? De pronto, empiezan a aparecen marcas de manos en las puertas, señal de que la familia de Karou corre grave peligro. Karou tratará de cruzar al mundo quimérico para ayudarles, pero es perseguida por los serafines. Entre ellos se encuentra Akiva, un ángel arrebatadoramente hermoso al que Karou está unida de forma que ni ella misma puede imaginar.

Lo describiría como un libro que no se exactamente a donde va... nunca. 

No lo mandaría a la categoría de bodrios este libro, pero tampoco le pondría un sello de Nea's Approval y se lo recomendaría a todo el mundo. Y si se lo recomiendo a alguien sé que será porque le gusta este tipo de libros o con sus debidas advertencias. 

Para empezar, Karou me recuerda un poco a una Mary Sue. ¿Cabello azul? ¿Tatuajes en todas partes? ¿Habilidades extraordinarias para la pelea? ¿Inteligente? ¿Hábil para el dibujo, como si fuera un don? ¿Y además de todo, bella? Sí, es un poco Mary Sue, y un poco sosa, también, pero es perdonable, porque el fallo más grande del libro es que presenta demasiados enigmas. ¡No sé por dónde empezar!

Laini Taylor

Hay tantos enigmas en todo el libro y durante el 80% las preguntas sólo generan más preguntas y ni media respuesta. Así que cuando la autora empieza a responder todas las preguntas lo hace demasiado apresuradamente porque ya no le quedan páginas. Además, llega un punto, más o menos al principio, en el que todo lo que hace Karou es ir dando tumbos por la vida y no hay nada que me moleste más que los personajes den tumbos por todas partes sin saber ni mierda que hacer y mediante deux ex machina el autor le ponga todo enfrente, mediante casualidades. Una casualidad está bien, dos también, pero llega un punto en el que me pongo en modo Sherlock Holmes y digo: "este torpe no averiguaría nada por si sólo". 

¡La queja más grande es no saber más sobre las quimeras! ¡Tan desaprovechado ese mundo! ¡Tan desaprovechado! Espero que la autora lo aproveche un poco más en los siguientes libros, porque realmente... ¡tan desaprovechado!

Además le tengo tirria a las relaciones amorosas que se desarrollan en menos de un fin de semana. Vale, quizá el ángel y Karou estén ligados por algo de su pasado, pero mientras tanto Karou no sabe quien demonios es sí que... ¡que no, mujer! ¡No hay amor! Mejor no comento nada más sobre eso, pero los remito para acá... El amor que nos están vendiendo

En fin, seguiré leyendo la serie por curiosidad del mundo de Taylor, pero hasta ahí. 

6 comentarios:

  1. Leí la saga en verano y pasó sin pena ni gloria por mi biblioteca. No es en absoluto imprescindible... Las pegas principales que tengo son las que hablas, las del amor instantáneo, que aunque tiene algo de sentido, sigue sin cuadrarme.
    Lo que dices de las quimeras se desarrolla en los siguientes libros, no temas :) Igual te gustan más que este.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ya me leí el segundo (sí, la reseña tardó un poco en salir) y definitivamente está mejor desarrollado el asunto de las quimeras :)
      Eso sí, sigo pensando que es una saga sin pena ni gloria, mejor que otras, pero no lo suficiente como para decir que es perfecta, definitivamente.

      Nea.

      Eliminar
  2. Ay, Nea, creo que entro en esa categoría de gente a la que recomendarías esto con sus debidas advertencias. Aunque ya lo leí, así que llegarías tarde.

    Debo decir que me gustó, aunque no lo creas. Sin embargo, también coincido contigo en que esa frase va con advertencias. Mi gusto no es tipo "me gustó por sobre muchas historias y es una de mis grandes favoritas ahora". Es más bien del tipo "me gustó" y ya. A secas. Debo decir que estoy de acuerdo contigo en varios puntos por los cuales te quejas, aunque quizá no los tomé demasiado en cuenta porque no soy tan crítica o tal vez porque quería evitarme un disgusto.

    Por último, los siguientes libros hablan más de las quimeras, si es que eso te anima. Eso sí, conociéndote y recordando lo que llegaste a decir en Twitter sobre el segundo libro, es cierto el complejo de Luna Nueva que tenía (Bell rueda los ojos) y del tercero mejor no te digo nada, pues hay un detalle en particular con el final que recordé leyendo esta reseña, así que dejaré que lo descubras tú misma, a menos que me indiques lo contrario y te arriesgues a un spoiler.

    Cuídate mucho y nos leemos en otra ocasión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estamos igual. La verdad es que al segundo le quitaría como mil páginas y todo, pero reconozco que el mundo está más desarrollado. Eso sí, quizá mi asunto es que soy en exceso crítica con todo lo que leo, así que suelo encontrarle pegas a todo. En fin, este sólo me gusta a secas, como lectura de verano y nada más :)

      Nea.

      Eliminar
  3. ¡Buenas! A mí la verdad es que sí me gustó el primero, no tanto como el segundo porque es todo muy "previsible" hasta el momento final donde te lo cuentan todo, se acaba el libro y te quedas con cara de " que qué?" xDDD El tercero me gustó un poco menos que este, el final es demasiado abrupto (lo digo porque he leído en los comentarios que ya has leído el segundo xDDD).

    Un beso! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Pues en cuestión de gustos... ni qué hacerle XDD La verdad es que los comentarios generales es de que gusta, pero no gusta exageradamente y es un libro medio meh. Para mi el segundo está sólo "bien" por lo desarrollado del mundo. El tercero si que no me lo he leído. A ver cuando cae en mis manos :)

      Nea.

      Eliminar