Divagaciones de una Poulain
by Nea Poulain
Mostrando entradas con la etiqueta La saga de los confines. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La saga de los confines. Mostrar todas las entradas

lunes, 19 de octubre de 2020

La literatura de la imaginación como reflejo de la experiencia de las mujeres latinoamericanas

Nota antes del ensayo: este ensayo fue editado por Cristina Jurado y Lola Robles (a las que agradezco todas sus notas y comentarios); fue publicado con el título La literatura de género como reflejo de la experiencia de las mujeres latinoamericanas, bajo el nombre de Andrea Vega, en el libro Infiltradas, publicado por Palabaristas Press (hoy cerrada) en 2019. Fue escrito en el 2018, editado, trabajado, le di mil vueltas. Hoy, que el libro ya no se publica ni se encuentra a la venta, decidí liberar este ensayo tras una edición profunda, pues en dos años he cambiado muchas cosas en mi forma de ver y pensar la literatura. No es, pues, la versión original que aparece en ese libro. Quizá puedan ahora apreciar algunos cambios y ediciones si es que leyeron esa versión. Esta es la edición de la Nea del 2020, con todos sus pensamientos y contradicciones. Ahora sí, entre otras cosas, feliz día de la escritora a todas las que escriben e imaginan.

A mi mamá

Las mujeres latinoamericanas, tan diferentes entre ellas, están atravesadas por la violencia de género y el colonialismo. En Latinoamérica todavía se ven los estragos del colonialismo, tierra y cultura erigida sobre el genocidio de los nativos y la opresión sistemática de estos y de los esclavos posteriormente traídos desde África. Las experiencias de las mujeres —nombradas en plural porque somos muchas— latinoamericanas no son una sola. Si nos une el territorio en el que vivimos —aunque valdría preguntarse qué es exactamente Latinoamérica, además de unos límites geográficos y cómo es que nos une la historia de la conquista y el colonialismo—, nos separa la clase y nos separa la raza. Finalmente, la experiencia de las mujeres del continente no es una sola, pero todas comparten matices de nuestras realidades particulares que se ven reflejados en nuestra literatura de género —o literatura de la imaginación—, una de las pocas tribunas que han tenido las mujeres para denunciarla, hablar de ella, retratarla o atreverse a pensar otras realidades —como hace Gabriela Damián Miravete en el cuento «Soñarán en el Jardín», al mostrar un futuro en el que no hay más feminicidios [1].

Dentro del presente artículo se analizan tres obras diferentes que presentan dentro de sí mismas problemáticas que son comunes para las mujeres en América Latina —y podrían, también, ser consideradas de, alguna manera, universales para casi todas las mujeres—: «La saga de los confines» (fantasía) de la autora Liliana Bodoc, para abordar el colonialismo y cómo afectó a las mujeres de la conquista; «Frecuencia Júpiter» (ciencia ficción) de la autora Martha Riva Palacio Obón, que presenta un retrato de los feminicidios, y «Las cosas que perdimos en el fuego» (terror) de la autora Mariana Enríquez, para hablar de la violencia de género que se da en el núcleo familiar o de pareja.

La saga de los confines y la violencia del conquistador

¡A la larga, nosotros ganaremos! Que si faltan mujeres españolas, ahí están las vuestras. Y con ellas tendremos hijos, que serán vuestros amos.
Mujeres, Eduardo Galeano
[2]

América Latina está fundada en el colonialismo. La triste profecía que menciona Galeano es cierta: entre toda la violencia de los conquistadores, miles de mujeres fueron casadas con sus propios conquistadores y tuvieron hijos con ellos; muchas mujeres fueron violadas, simplemente por el placer de sus conquistadores de verlas dominadas. «[…] la libido del conquistador no se detuvo ante el  grito  de dolor de las madres, hijas y esposos» [3], así nació el mestizaje en muchas partes de América Latina: mediante la violencia sexual de los conquistadores hacía las mujeres nativas.

Liliana Bodoc, escritora argentina, escribió La saga de los confines, una serie de tres libros de fantasía épica dirigidos especialmente a los jóvenes, relatando en ellos la historia de una guerra contra el mal que tenía obvios paralelismos con la conquista española en América. Latina pero también como un esfuerzo de construir una fantasía Latinoamericana. Los pueblos que Bodoc retrata, con toda complejidad y llenos de claroscuros, tienen influencias de varios pueblos originarios del continente y sus culturas. Hay influencias incas, mapuches, aztecas que se ven a través de los personajes de Bodoc y de la poética narrativa de la saga.

La violencia de los colonizadores también aparece en los libros de Liliana Bodoc, mientras narra la historia de los pueblos nativos que resisten a ella. A menudo, la fantasía puede acercarnos de otras maneras a la realidad. A los personajes de La saga de los confines los acecha un villano con nombre y cara, Misáianes, hijo de la misma muerte. Él es el mal contra el que han de unirse los husihuilkes, los zitzahay, los Señores del Sol, etc.

He elegido centrarme específicamente en la historia de la Destrenzada, Wilkilén, un personaje que vemos crecer a lo largo de la saga de libros: la primera vez que aparece es tan solo una niña, mientras que en el último libro ya es una mujer muy diferente a su hermana Kuy-Kuyén.. Mientras de Kuy-Kuyén respresenta una imagen de la feminidad más convencional, Wilkikén es distraída, demasiado libre y demasiado atrevida, presenta otra imagen de la feminidad que quizá no nos topamos con la suficiente frecuencia. La describe Cucub, su cuñado:

En cuanto a Wilkilén… Esa niña sí que sabe reírse. Si fuera mi propia hija, no lo haría con tanta soltura. Kuy-Kuyén y yo nos preocupamos cuando abandona la casa sin dar aviso y se adentra en el bosque. Pero, ¿qué hemos de hacer? ¡Ir tras sus pasos para averiguar sus motivos!
Los días del fuego, Liliana Bodoc [4]

Es libre y se mueve así mientras por los confines corre el rumor de la Destrenzada: una mujer que corre por el bosque de noche, sin que nadie sepa quién es o qué busca. Una mujer que se deshace las trenzas y sale en busca su propio destino. Todas las mujeres en los Confines son diferentes, pero la Destrenzada es quien más simboliza la libertad al hacer lo que todas las mujeres han deseado en algún momento de su vida: moverse libremente. Esta manera de retratar a las mujeres tiene mucho que ver con los temas que atraviesan a Latinoamérica; Bodoc no es la única en hacerlo. Luned, protagonista de El fuego verde, de Verónica Murguía, también ansía la libertad que le da el bosque [5].

Wilkilén corriendo por los Confines, ilustración de Gonzalo Kenny

En el resto de las mujeres de los confines podemos ver narrativas sobre el poder, como en la historia de Acila quien, aunque reina de los Señores del Sol, es presa en su propio palacio. La princesa Nanahuatli recorre un continente entero buscando al hombre que ama, porque en su reino intentaron sacrificarla cuando descubrieron su amor —y nos recuerda lo que a veces pesa la elección de amar—. Vara se vuelve un símbolo del levantamiento de las Tierras Antiguas sin haber sido nunca libre, buscando su libertad y la del resto. Son todas diferentes. Wilkilén es sólo uno de los muchos ejemplos en La saga de los confines.

Ella es libre de moverse, de correr por el bosque con la forma de la Destrenzada y elige amar a Welenkín, el brujo. Como toda mujer que se atreve a ser libre, sufre a manos de los conquistadores, los sideresios. 

Cuando los sideresios vieron que la balsa traía a una joven mujer que los saludaba, comenzaron a reír. Al principio mordieron la risa, todavía temían una trampa. Pero siguieron acercándose. Parecía seguro: nadie más que una joven mujer que los saludaba. Los sideresios rieron más fuerte. Ningún Brujo en la balsa, ni hechicerías; solamente una mujer agitando los brazos. Los días del fuego, Liliana Bodoc. [4]

A los sideresios una mujer como Wilkilén les da risa, les parece una burla, tan confiada y amable que incluso los saluda. Temen que sea el anzuelo de una trampa, pero para ellos, Wilkilén no es amenaza alguna, sino es más bien un festín de carne. Wilkilén no teme porque cree que sus risas son las risas de Welenkín y las figuras que alcanza a ver en la playa, en el horizonte, son los lulus. Se da cuenta de su error muy tarde y entonces recuerda todas las advertencias de su hermana y recuerda la guerra con la cual ha crecido.

Los sideresios en esa escena nos recuerdan a lo más cruel entre los conquistadores. Hombres que disfrutan ser sanguinarios, que disfrutan maltratar y humillar al «otro». La conquista en los confines no es un encuentro de dos civilizaciones —como se le llama, entre eufemismos, a la conquista de América Latina—; incluso llamarse «choque» parece demasiado benevolente para la historia de Liliana Bodoc. Las Tierras Fértiles luchan contra Misáianes, la figura encarnada de El Mal, y los sideresios no buscan sino exterminar al «otro», destrozar las Tierras Fértiles, del Imperio del Sol a los Confines. 

No dudan en humillar y lastimar a las mujeres —e incluso a los caídos, como ocurre con Kume al final de los días del venado, que no conoce otros códigos de guerra que los de los husihuilkes y ver a los sideresios «preparar su muerte sin poder entenderla»—. Cuando Wilkilén descubre su error, se aterra. Sabe, como todas las mujeres del mundo, lo que la espera. No la espera la muerte, antes que eso, planean humillarla.

La muerte de un hombre era seca y breve. Un ademán, un estampido y todo terminaba. La humillación, en cambio, era un lugar donde el dolor perdía su altivez y su decencia. Los días del fuego, Liliana Bodoc. [4]

La violencia sexual de los conquistadores en América es un tema del que no se habla y que no se toca. Pero todos sabemos, de manera tácita, que el mestizo latinoamericano no nació en el centro de relaciones igualitarias y justas. Desde el momento en que Cristobal Colón desembarcó en lo que el creyó las Indias, los miembros de su tripulación intentaron «satisfacer sus necesidades» con las nativas. Y eso no se detuvo. Los tlaxcaltecas le regalaron esclavas a Hernán Cortés como se llegaran manteles, libros y vasijas; sólo conocemos el destino de una: Malintzin, Malinalli, Doña Marina, La Malinche. ¿Y el resto? ¿Qué fue del resto?

¿Qué fue de las mujeres de la conquista? Las que murieron, las que violaron, las que se casaron con españoles sin poder objetar. Wilkilén nos recuerda a ellas en el momento en el encara a los sideresios. La Destrenzada no es parte de nuestro mundo ni de nuestra historia, pero nos recuerda la violencia de las conquitas, no sólo en América, sino en todo el mundo. Se suele decir que las mujeres no van a la guerra —dato inexacto en realidad—, pero la guerra si va a ellas.

La destrenzada, ilustración de Gonzalo Kenny

La saga de los Confines, con sus tres libros, Los días del venado, Los días de la sombra y Los días del fuego, es una obra de fantasía épica en la que Liliana Bodoc relata los horrores de una conquista con paralelismos a otra que conocemos —y quien sabe, quizá a muchas otras— de los libros de historia. Entre sus páginas relata la historia de la Destrenzada: Wilkilén, que se bebió la libertad entera, que escuchó a los árboles, a la naturaleza, que se deshizo las trenzas y, al final, encontró un destino terrible a manos de los sideresios.

La historia de Wilkilén es, al fin y al cabo, la historia de muchas. Por medio de la fantasía, en un mundo que no es el nuestro, por mucho que se la parezca y tenga influencias de este, de nuestros mitos, tradiciones e historias, Bodoc habla de las violencias de las conquistas. No lo hace con rigor histórico —porque de eso no se trata el libro y mucho menos la fantasía—, sino que retrata y narra desde su posición de mujer en latinoamerica, un continente que vive todavía bajo el yugo del colonialismo y nos acerca a esa realidad del pasado —las mujeres violentadas de la conquista— por medio de las Tierras Fértiles, un mundo fantástico evocado desde Latinoamerica. 

Se oye el lamento, pero también se siente el profundo amor a Wilkilén, la destrezada, que corre entre los árboles de los Confines.

El feminicidio en Frecuencia Júpiter

El término [feminicidio o femicidio] como el asesinato misógino de las mujeres perpretrado por los hombres y como una forma de continuidad en las agresiones sexuales, donde se debe tomar en cuenta: los actos de violencia, los motivos y el desbalance de poder entre los sexos en el ambiente político, social y económico. [6]

Al día 7 de abril de 2018, México contabiliza 500 feminicidios en lo que va del año [7]. No es una cifra extraña en un país acostumbrado a ellas, aunque sí alarmante. El «mapa de los feminicidios» [8], creado para visibilizar la enorme cifra, nos deja ver que en 2016 los medios publicaron aproximadamente 2100 casos de feminicidio y, en 2017, 2200. A las mujeres las matan por ser mujeres en México. 

La historia de terror empezó en 1993, cuando empezaron a reportarse asesinatos en Ciudad Juárez, zona fronteriza. Los cuerpos aparecían abandonados en los campos algodoneros de la región.

Los asesinatos de más de doscientas mujeres en Ciudad Juárez, así como la tortura y las violaciones de cien más desde 1993 hasta ahora [2002], son un doloroso testimonio de la vulnerabilidad de las mujeres en la frontera […] (Traducción de la autora) [6]

Pronto, la historia de los feminicidios se habría extendido por todo el país, con cifras alarmantes, alertas de género poco o nada efectivas y una justicia mayormente inefectiva, que fallaba en encontrar culpables, creaba chivos expiatorios —como los casos mencionados en el libro «La fosa de agua» de Lydiette Carrión, de los feminicidios del Río de los Remedios y el Caso de El Mili Palafox [9]. 

Frecuencia Júpiter, una novela de la escritora mexicana Martha Riva Palacio, es una novela de ciencia ficción y también de iniciación, que, entre sus páginas, esconde los horrores de una investigación periodística sobre los feminicidios en México. Emilia, la protagonista, cuenta la historia empezando por el final —el fin del mundo—, donde recuerda ciertas partes de su adolescencia, su relación con un chico chileno y su padre, Esteban, que es periodista. 

Martha Riva Palacio junta las vivencias de una adolescente que busca oír la Frecuencia Júpiter en un radio, que ha visto tres simulacros del fin del mundo y, finalmente, la investigación que lleva a cabo su padre. No es extraño que la ciencia ficción aborde el feminicidio ni ninguno de los temas que nos atraviesan a las mujeres, puesto que la literatura de la imaginación habla, sobre todo, de lo humano. La investigación es central para la historia puesto que detona el clímax, los simulacros del fin del mundo.

Escondido en la computadora de Esteban, está lo que Emilia llama «un cementerio de cruces rosas»: una carpeta sin nombre, dividida en los estados de la República llenos de dictámenes médicos forenses, fragmentos de noticias, testimonios y fotos («Imágenes de cuerpos mutilados, violados, de niñas y mujeres».) [10]

Lo que le sigue es una descripción frenética de la violencia en la que mueren las mujeres que yacen  en el cementerio de cruces rosas guardado en una laptop. Los horrores del feminicidio a la vista. «Mitad calavera, mitad adolescente». «Fracturas múltiples». «La corriente la llevó río abajo». «¿Cómo provocas tres paros cardiacos al hilo?». [10] Los casos que ve Emilia, enmarcados todos en la ficción, son casos que aparecen en los periódicos mexicanos todos los días. Aparecen mujeres en los campos, en los basureros, en sus casas, en casas abandonadas, aparacen restos al dragar los ríos y escarbar la tierra. Aparecen mutiladas, torturadas, se las reconoce —en el mejor de los casos— por sus registros dentales.

La desesperación se cuela en la narración porque las muertas no tienen nombre ni identidad: sólo son eso, la marca de la violencia de alguien más; un testimonio que se marca en su piel y en sus huesos porque es todo lo que queda de ellas:

Metamorfosis en noventa y seis bits. [..:] Muertas no dichas que suplican a un gigante que las arroja a la fosa común. Ahí las noches son blancas. Enroscadas en su cometa, las sanguijuelas negras de la morgue cósmica recitan códigos de barras. Pasan lista. Lo siento, ya pasó tu nombre. No puedo invocarlo, quedó sepultado bajo el polvo de una polilla translúcida. Silencio. La cámara vigila sombría mientras cavo mi tumba rosa. Frecuencia Júpiter, Martha Riva Palacio [10]

La prosa de Martha Riva Palacio Obón transmite desesperanza. Las tumbas rosas, que recuerdan al campo de cruces rojas que son, no los cementerios, sino las protestas de mujeres que exigen que alguien encuentre el cuerpo de sus hijas, sus nietas, sus amigas y sus compañeras, que alguien encuentre al asesino y que se haga justicia. Evocan los gritos desesperados que se extienden por todo el continente: desde el Ni una menos [11], nacido en Argentina, hasta el Vivas nos queremos [12], que ocurrió en México. 

Revisando las noticias, la despersonalización de las víctimas de Martha en Frecuencia Júpiter no es la excepción, sino la norma. Se encuentran miles de cuerpos sin identificar, sin rostro alguno, y se buscan miles de rostros que no aparecen en ninguna fosa clandestina. El único consuelo que queda, es, finalmente, que en Frecuencia Júpiter, las muertas son ficción, aunque al final del día recordemos que es también una ficción que nos acerca a la realidad y nos muestra la desesperanza.

Se denuncia y se habla del feminicidio a través de la literatura porque se ha convertido en una figura de horror para las mujeres mexicanas y, en general, para todo el contexto latinoamericano. La ficción horroriza, pero la realidad a la que nos acerca lo hace más: de todas. En 2017, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio reportó que, en sólo dieciocho estados de los treinta y dos de la República, fueron asesinadas 1583 mujeres. De estos casos, sólo 479 fueron investigados como feminicidio. De los casos investigados, siete mujeres fueron asesinadas con arma blanca, 47 a golpes, 20 asfixiadas, 88 con arma de fuego y el resto con métodos no especificados [13]. La brutalidad a la que se alude en Frecuencia Júpiter no es producto de la imaginación, sino un reflejo claro que la situación que vive la mujer en México.

Se hace catarsis a través de la literatura porque con ella podemos acercarnos desde otros ángulos a la realidad, en este caso a través de la ciencia ficción aproximándonos a la realidad de la mujer asesinada brutalmente por ser mujer entre las páginas de un libro.

Las quemadas en América Latina: Las cosas que perdimos en el fuego

Y siempre, cuando terminaba de contar sus días de hospital, nombraba al hombre que la había quemado: Juan Martín Pozzi, su marido. Llevaba tres años casada con él. No tenían hijos. Él creía que ella lo engañaba y tenía razón: estaba por abandonarlo. Para evitar eso, él la arruinó, que no fuera de nadie más, entonces. Mientras dormía, le echó alcohol en la cara y le acercó el encendedor
Las cosas que perdimos en el fuego, Mariana Enríquez [14].

La violencia de género dentro de la pareja azota a América Latina y en general a las mujeres proletarias de todo el mundo. En las noticias abundan las noticias de mujeres quemadas por sus ex parejas o sus parejas. ¿Las causas? Varían desde discusiones aparentemente «sin importancia» —aunque, dado el resultado, sería ingenuo decir que no la tienen—, celos, desconfianza hacia sus parejas —que generalmente es resultado directo de los celos— o venganza por una ruptura.

 El último cuento del libro de Mariana Enríquez, «Las cosas que perdimos en el fuego», que comparte su mismo título, recupera la problemática de la violencia de género —como menciona Nuria Varela: «la violencia que sufren las mujeres, que tiene sus raíces en la discriminación histórica y la ausencia de derechos que éstas han sufrido» [15]— convirtiéndola en una historia de terror donde las mujeres no son ya las víctimas, sino el monstruo.

Silvina, la protagonista, recuerda a la chica del «subte» —metro— que tiene el cuerpo completamente quemado y, para los pasajeros, usualmente resulta un encuentro incómodo, pues la chica del subte se les acerca para pedir dinero y los saluda de beso: algunos lo aceptan, sintiéndose bien consigo mismos porque lo han aceptado a pesar de su aspecto; otros apartan la cara con disgusto, no queriendo que aquella mujer los toque; otros apenas si pueden reprimir el asco. La chica del subte pide dinero para sus gastos —ya no para cirugías plásticas, porque ella misma reconoce que sería inútil— y siempre menciona cómo fue quemada: lo hizo su esposo, sospechando que estaba viendo a alguien más, usando una lógica definitivamente patriarcal: «si no la puedo tener yo, que no la tenga nadie más». [14]

Mariana Enríquez hace referencia a una «epidemia de mujeres quemadas», todas por sus parejas o ex parejas. El hecho parece tan horrible que incluso cuesta pensar que eso puede pasar en la realidad, en nuestro mundo. Pero Mariana Enríquez no inventó nada nuevo con la «epidemia de las mujeres quemadas», el terror en el cuento es otro. Sólo en Argentina, de donde Enríquez es originaria, esta clase de noticias son cosas de todos los días.

Una simple búsqueda arroja los casos: un hombre que en 2004 quemó y descuartizó a una menor de quince y que ahora está buscando pareja en la aplicación Tinder porque salió libre [16]; una mujer —Mónica Garnica Luján— que, después de haber interpuesto una denuncia por violencia contra su pareja fue obligada a retractarse y él le prendió fuego [17]; Florencia Vélazquez fue quemada por su novio después de lo que los medios reportaron como «una discusión» [18]. Mariana Enríquez no estaba creando una pesadilla para las mujeres, simplemente toma la realidad de muchas mujeres argentinas y con ellas escribe terror.

El terror dentro del cuento «Las cosas que perdimos en el fuego» no es el hecho de que las mujeres sean quemadas por sus parejas: sí, eso puede ser bastante terrorífico, pero, como se ha apuntado arriba, es algo que ocurre todos los días. 

En el cuento, después de toda esta «epidemia», como lo menciona la protagonista, Silvina, puesto que la historia se cuenta desde su punto de vista, las mujeres dejan de esperar ser quemadas y empiezan a hacerlo ellas mismas. Empieza, pues, el terror: las hogueras. Las mujeres se someten al suplicio por voluntad propia, reclamando para sí mismas la elección de su propio sufrimiento. Como dice un personaje: «Si siguen así, los hombres se van a tener que acostumbrar. La mayoría de las mujeres van a ser como yo […]» [14].

Cuando las mujeres empiezan a quemarse, nadie les cree, porque nadie cree que un ser humano —una mujer, en este caso—, sea capaz de someterse al fuego por voluntad propia. Y, finalmente, cuando ya no es posible evadir la realidad, el sistema hace sospechosas a todas las mujeres, los bidones de gasolina son evidencia criminal, quemarse es un crimen. El mismo sistema que antes fue tan inefectivo evitando que los hombres quemaran a las mujeres, ahora intenta, por todos los medios, evitar que las mujeres se quemen ellas mismas.

—Las quemas las hacen los hombres, chiquita. Siempre nos quemaron. Ahora nos quemamos nosotras. Pero no nos vamos a morir: vamos a mostrar nuestras cicatrices.
Las cosas que perdimos en el fuego, Mariana Enríquez [14]

 Así, Mariana Enríquez nos transporta a la pesadilla de las mujeres que deciden quemarse vivas y mostrar sus cicatrices. Como rebelión, como protesta o simplemente para reivindicar que, si van a sufrir algún daño, será porque ella mismas lo elijan y se lo inflijan a sí mismas. Es, sin duda, un escenario para un cuento de terror: no hay más monstruo que el fuego y las mujeres.

En la realidad, muchas mujeres son quemadas por sus parejas, no sólo en Argentina y América Latina, sino en todo el mundo. Los casos son reportados como «crímenes pasionales» que ocurren «entre iguales» como bien lo explica Nuria Varela en su libro Feminismo para principiantes:

Un argumento, por cierto, que se emplea todavía con los malos tratos cuando en las noticias se repite: «Después de una fuerte discusión, fulanito degolló a su esposa», transmitiendo así la idea de que la violencia de género se desarrolla entre iguales. De esta manera se olvida —o niega— que el patriarcado existe.
Feminismo para principiantes, Nuria Varela [15]

O bien, son reportados como terribles tragedias, «la excepción» y no la norma de lo que viven las mujeres en una sociedad de clases donde son vistas simplemente como «propiedad de otros». Quizá allí eso es parte del horror en el cuento de Mariana Enríquez: las mujeres han decidido pertenecerse sólo a sí mismas, quemándose y celebrando sus cicatrices.

La protagonista graba, incluso, una quema, para mostrarle al mundo una parte de por qué hay mujeres que lo eligen, pero, ¿se puede elegir libremente quemarse y hacerse daño de esa manera? Parece que las mujeres lo reclaman en la desesperación de que nadie las escuche, de que sus parejas lo hagan y queden impunes. El cuento deja su final abierto, pero nos muestra este nuevo mundo terrorífico, que no nos deja ignorar por qué las mujeres deciden quemarse. 

¿Cuánto horror se necesita para reclamarlo propio?

Conclusiones

Si bien no existe un consenso lo que significa «ser latinoamericano» y mucho menos «ser mujer latinoamericana», hay cosas que nos atraviesan —si bien también nos separa la raza y la clase— a todas como mujeres proletarias. Latinoamérica comparte un mismo pasado colonial, que dejó un atraso económico, el cual en muchos casos impide la integración al trabajo de millones de mujeres —que viven por y para el trabajo doméstico y de cuidado dentro de sus familias, sin propuestas claras de como colectivizarlo e integrar a ellos, por ejemplo, a los hombres; es además en estos contextos en los que son víctimas de las muchas caras que toma la violencia contra las mujeres— u obliga a varios millones de mujeres a sufrir una doble o triple jornada:

La mujer casada, la madre que es obrera, suda sangre para cumplir con tres tareas que pesan al mismo tiempo sobre ella: disponer de las horas necesarias para el trabajo, lo mismo que hace su marido, en alguna industria o establecimiento comercial; consagrarse después, lo mejor posible, a los quehaceres domésticos, y, por último, cuidar de sus hijos.
El comunismo y la familia, Alexandra Kollontai [19]

Es en este contexto en el que se da gran parte de la violencia contra las mujeres, en el de la institución de la familia, donde la mujer es, en teoría, únicamente la encargada del trabajo doméstico y de cuidado —nunca remunerado en el capitalismo y muchos menos compartido en colectividad—. Sin embargo, la práctica es diferente. Las mujeres cuidan, realizan trabajos del hogar, trabajan. Es en este contexto en el que viven muchas mujeres en Latinoamérica, territorio también atravesado por el racismo, la racialización y feminización de la pobreza, la precarización de «los trabajos femeninos» —usualmente labores de cuidados—, y el feminicidio, —que ocurre en ámbitos familiares o laborales.

Existe también un interés desde la literatura por hablar de todo aquello que nos atraviesa desde la ficción. La literatura de la imaginación —fantasía, ciencia ficción y terror— aborda todos estos temas desde miradas muy diversas. El horror y la esperanza, juntos, se dan cita en el lenguaje de las escritoras que imaginan otros mundos y otras posibilidades.

Estas tres obras y las situaciones que retratan a través de la literatura de la imaginación es sólo una pequeña parte de cómo se aborda, a través de la literatura, una situación que de ficción no tiene nada; en otras palabras, la imaginación nos acerca a la realidad de otras maneras. Liliana Bodoc, Martha Riva Palacio Obón y Mariana Enríquez no son las únicas escritoras que recuperan la problemática que implica «ser mujer» o hablan de la feminidad desde nuestro contexto; no son las únicas que hablan de la violencia que sufren las mujeres en el contexto de Latinoamérica dentro de la literatura de la imaginación en Latinoamérica. Se hace desde muchos ángulos y desde muchas perspectivas: las protagonistas de Verónica Murguía desde México, la reimaginación de Blancanieves de Camila Valenzuela en Nieve Negra desde Chile y muchos otros ejemplos.

Sus palabras desde la ficción son claras: «esta es la realidad de muchas mujeres, así viven, así vivimos». La denuncia y la crítica está allí, nos alcanza desde los mundos de la imaginación de las escritras, para quien quiera escucharla y oír el grito de América Latina: escribimos de nosotras y todo lo que nos atraviesa, queremos ser oídas, leídas.

Aquí estamos.

Bibliografía

[1] G. D. Miravete, «Soñarán en el jardín,» mayo 2018. [En línea]. Available: http://www.latinamericanliteraturetoday.org/es/2018/mayo/so%C3%B1ar%C3%A1n-en-el-jard%C3%ADn-de-gabriela-dami%C3%A1n-miravete. [Último acceso: 14 octure 2020].

[2] E. Galeano, Mujeres, México, D. F.: Siglo XXI Editores, 2015. 

[3] G. Guerrero Vinueza, «El "otro oro" en la conquista de América: Las mujeres indias, el surgimiento del mestizaje,» Estudios Latinoamericanos, pp. 9-25, 2008. 

[4] L. Bodoc, Los días del fuego, Buenos Aires, Argentina: Santillana Ediciones, 2004. 

[5] V. Murguía, El fuego verde, México: Ediciones SM, 1999. 

[6] J. Monárrez-Fragoso, «Serial Sexual Femicide in Ciudad Juárez: 1993-2001,» Debate Feminista, vol. 25, 2002. 

[7] A. Hernández, «500 feminicidios en México en lo que va del año,» 07 04 2018. [En línea]. Available: https://www.huffingtonpost.com.mx/2018/04/07/500-feminicidios-en-mexico-en-lo-que-va-del-ano_a_23405263/.

[8] M. Salguero, «Feminicio en México,» [En línea]. Available: https://www.google.com/maps/d/u/0/viewer?mid=174IjBzP-fl_6wpRHg5pkGSj2egE&ll=22.9523095953723%2C-101.4161826021728&z=5.

[9] L. Carrión, La fosa de agua, México: Editorial DEBATE, 2018. 

[10] M. Riva Palacio Obon, Frecuencia Júpiter, México: Ediciones SM, 2013. 

[11] Ni Una Menos, «#NiUnaMenos,» [En línea]. Available: http://niunamenos.com.ar/. [Último acceso: 22 06 2018].

[12] M. Cruz, «#VivasNosQueremos: Los mensajes de las mexicanas durante la marcha contra el machismo,» Verne, 2016 04 24. 

[13] Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, «Implementación del Tipo Penal Feminicidio en México: Desafíos para acreditar las razones de género 2014-2017,» México, 2017.

[14] M. Enríquez, Las cosas que perdimos en el fuego, Buenos Aires, Argentina: Editorial Anagrama, 2016. 

[15] N. Varela, Feminismo para principiantes, Barcelona, España: EdicionesB, 2008. 

[16] Redacción SinEmbargo, «Pablo descuartizó y quemó a una joven; fue sentenciado, pero salió libre. Ahora busca pareja en Tinder,» 22 junio 2018. [En línea]. Available: http://www.sinembargo.mx/22-06-2018/3432335. [Último acceso: 29 junio 2018].

[17] Redacción Clarín, «Hizo una denuncia contra su novio, él la obligó a levantarla y luego le prendió fuego,» 27 diciembre 2017 . [En línea]. Available: https://www.clarin.com/sociedad/hizo-denuncia-novio-obligo-levantarla-luego-prendio-fuego_0_SkFFa7b7G.html. [Último acceso: 29 junio 2018].

[18] Redacción Clarín, «Murió la chica quemada por su novio en Merlo durante una discusión,» 7 marzo 2018 . [En línea]. Available: https://www.clarin.com/sociedad/murio-chica-quemada-novio-merlo-discusion_0_rkua5UTdz.html. [Último acceso: 29 junio 2018].

[19] A. Kollontai, «El comunismo y la familia,» Marxist Internet Archive, 2002. [En línea]. Available: https://www.marxists.org/espanol/kollontai/comfam.htm. [Último acceso: 29 junio 2018].

 

domingo, 18 de octubre de 2015

Siete cosas sobre libros | Book Tag

Sí, no es una broma, yo poniendo otro Book Tag en el blog con tan sólo una semana de diferencia. La cosa es que Nina de Rapsodia Literaria me tageo y no podía decir que no porque además el tag me había llamado bastante la atención. Así que heme aquí, respondiéndolo. Me llamó la atención porque creo que revela mucho acerca de los gustos de quien lo responde.


1. Siete libros que quieres leer antes de morir



  1. Great Expectations (Grandes esperanzas), Charles Dickens.
  2. Americanah, Chimamanda Ngozi Adichie.
  3. Matar un ruiseñor, Harper Lee.
  4. La muerte de Artemio Cruz, Carlos Fuentes.
  5. L'élégance du hérisson (La elegancia del erizo), Muriel Barbery.
  6. Sor Juana Ines de la Cruz o Las Trampas de la Fe, Octavio Paz.
  7. Las mil y una noches, Anónimo (llevo el 5% de este).

2. Siete citas literarias


"Ave María Purísima: me acuso de ser yo por todas partes"
  1. "Nadie imagina todos los alaridos que se ocultan tras el silencio de los tímidos. Dejaríamos sordo al universo entero si nos lo propusiéramos." La edad de la punzada, Xavier Velasco.
  2. "Once upon a time there was a boy who loved a girl, and her laughter was a question he wanted to spend his whole life answering." The History of Love, Nicole Krauss.
  3. "Our lives are not our own. We are bound to others, past and present, and by each crime and every kindness, we birth our future." Cloud Atlas, David Mitchell
  4. "Lolita, light of my life, fire of my loins. My sin, my soul. Lo-lee-ta: the tip of the tongue taking a trip of three steps down the palate to tap, at three, on the teeth. Lo. Lee. Ta. She was Lo, plain Lo, in the morning, standing four feet ten in one sock. She was Lola in slacks. She was Dolly at school. She was Dolores on the dotted line. But in my arms she was always Lolita." Lolita, Vadimir Nabokov.
  5. "Siempre recordamos lo que nunca sucedió." Marina, Carlos Ruíz Zafón.
  6. "Había llegado a la vejez con todas sus nostalgias vivas." Cien años de soledad, Gabriel García Márquez.
  7. "Ave María Purísima: me acuso de ser yo por todas partes. O sea de querer siempre ser otra. Y hasta peor: conseguirlo." Diablo Guardián, Xavier Velasco.

3. Siete personajes masculinos


La Destrenzada
¿Por qué masculinos? ¿Por qué no femeninos? ¿Por qué no ambos? Supongo que es para fangirlear, pero como realmente no voy a poner a mis amores literarios, sino personajes que me han cautivado y así no conseguiría hacer la lista de siete hombres nada más así de la nada, voy a poner paridad en la cosa y lo voy a hacer mixto.

  1. Tyrion Lannister, Canción de hielo y fuego.
  2. E. Susana M. de Lara viuda de Reyes Luján y vuida De la Vega y la Vega, Vivir la Vida.
  3. Perry Smith, A sangre fría.
  4. Wilkilén, La destrenzada, La saga de los confines.
  5. Heathcliff, Cumbres Borrascosas.
  6. Violetta R. Schmidt, Diablo Guardián.
  7. Coronel Aureliano Buendía, Cien años de soledad.

4. Siete personajes que quiero matar


  1. Bella Swan, Crepúsculo.
  2. Tris Prior, Divergente.
  3. Clary Fray, Cazadores de Sombras.
  4. Edward Cullen, Crepúsculo.
  5. Cuatro, Divergente.
  6. Jace Wayland, Cazadores de Sombras.
  7. Cersei Lannister, Canción de hielo y fuego.

5. Siete cosas que odies en los libros


  1. La romantización del abuso y las relaciones románticas de abuso que son retratadas como historias de amor. En especial, cuando se dice que la chica buena arregla al chico malo que la maltrata.
  2. Los precios. ¿Pero las editoriales se creen que me voy a comprar un libro a más de $400? ¿De qué está hecho? ¿De oro? ¿Vuela?
  3. Las protagonistas que se dicen feministas pero en realidad se dejan controlar por sus novios. Por favor, mínimo que la construcción del personaje tenga algo de lógica.
  4. Las portadas con exceso de photoshop. Sobre todo cuando los modelos (chicos y chicas) dejan de parecer humanos.
  5. Los prólogos que te destripan el libro (hola, 90% de los prólogos de Porrúa).
  6. Que los diálogos no parezcan naturales. Por ejemplo, que dos adolescentes hablen como dos ancianos y que además filosofen toda la vida como su nada (hola, John Green).
  7. Los libros que tienen márgenes invisibles y letra pequeñita. ¿Qué no saben que estoy ciega?

6. Siete escritores

Xavier Velasco - Sandra Cisneros - Amélie Nothomb.

Franz Kafka - Sofía Olguín Liliana Bodoc

Chimamanda Ngozie Adichie

7. Siete blogs que quieran etiquetar


Que se etiquete quien guste. Hagan el tag si quieren y si lo hacen y lo vieron aquí pongan sus links aquí abajo, porque este tag me gustó mucho y siento que dice mucho del gusto de cada quien. 

jueves, 16 de julio de 2015

Fantástica Juvenil que vale la pena

¡Hola! Bueno, hace poco publiqué la entrada Distopías que valen la pena y por alguna razón tuvo bastante éxito y a mucha gente le gusto. Así que me dije, ¿por qué no hacer otro más? Bueno, esta vez voy a hablar de Fantástica, en especial Juvenil (Fantástica en general lo dejaré para después). ¿Listos? La única aclaración es que aquí habrá muy pocos libros actuales, en especial porque no he leído casi nada de Fantástica Juvenil actual y que fenómenos del tamaño de Harry Potter no entran aquí, esos ya todo el mundo los conoce (y en serio, lean Harry Potter, me cambio la vida).

Stravaganza, Mary Hoffman



Destino los descontinúo hace tiempo, antes de publicar el tercero. Otra editorial en español tomó el relevo de la historia, pero no sé como estará ahora. Los primeros aún se pueden conseguir en español, lamentablemente, el resto, que yo sepa no. La saga, protagonizada por adolescentes normales de Inglaterra que se convierten en Stravagantes (capaces de viajar a otra dimensión) y descubren Talia, una versión extraña de Italia, cada libro ambientado en una ciudad diferente, que tiene su contraparte en el mundo real. Romula y Roma, Remora y Siena, Bellezza y Venecia... y así. Cada stravagante se tiene que enfrentar a diversos problemas cuando viaja, pues la Talia de ese entonces está llena de familias que quieren disputarse el poder. 

Finis Mundi, Laura Gallego


Últimamente Laura Gallego no acierta demasiado bien en cuanto a libros, pero este, el primero que publicó, ganador del Premio El Barco de Vapor, es uno de los mejores en cuánto al fin del mundo he leído. Un joven monje, Michel, huye de su monasterio después de haber encontrado unos extraños manuscritos que dicen que el mundo terminará justo con la llegada del año 1000 d.C. Estamos en 997, en pleno auge de la Edad Media, y Michel, que después de haber pasado toda su vida en el monasterio no sabe exactamente a donde ir (además de que habrá multitud de obstáculos para él), busca desesperadamente la ayuda de alguien que tenga más conocimiento del mundo que él y es así como se encuentra con Mattius, el juglar, que lo arrastra por todo tipo de lugares, lo mete en casas de judíos, y lo lleva a cuestas allá a donde los manuscritos dicen que hay que ir. Ayuda nunca les falta, pero problemas tampoco. Es un libro cortito, entretenido, con la fantasía justa, protagonizado por tres personajes muy diferentes, que evidentemente hacen contraste. De mis cosas favoritas de Laura Gallego, realmente, dejando de lado sus libros mucho más vendidos. 

El guardián de los dragones, Carole Wilkinson


Antaño,en china, la posición de Guardián de los dragones era respetada. Sólo aquellos que habían nacido con él don de hablar con un dragón y podían entenderlo, aspiraban a obtenerla. Sin embargo, ahora los dragones, descuidados, moribundos, dependen de los cuidados de una pequeña esclava sin nombre y de un hombre que no sabe lo que es cuidar a un dragón. Descubrí estos libros más pequeña y no pude resistirme a leerlos porque tenía dragones. Al principio el dragón viejo es causa de toda la desesperación de la joven niña esclava, Ping, porque es un dragón viejo y sabio, como el abuelo que te sermonea que nunca has tenido. Poco a poco, Ping y él se van entendiendo, huyendo de un cazador, de los agentes del emperador y del mismo emperador, que aspira a convertirse en inmortal.

Este libro es parte de una trilogía (ahora tetralogía, me parece, aunque no leí el cuatro), siendo la segunda parte El jardín del dragón púrpura y la tercera, La luna del dragón.  

Corazón de tinta, Cornelia Funke


¿Alguna vez has soñado con sacar a los personajes de los libros mientras lees en voz alta? Seguramente es el sueño de mucha gente, sin embargo, la cosa nunca puede salir tan bien: podrías sacar a los villanos más crueles. O peor aún: por cada cosa que sale, una entra. ¿Qué te arriesgarías a perder entre las páginas de un libro con un mundo cruel? Meggie, la hija de Mo, no entiende por qué la única copia que su padre tiene de un libro desconocido, llamado Corazón de Tinta es tan importante, hasta que aparece un hombre llamado Dedos Polvorientos (nombre curioso), a advertirles que Capricornio los está buscando. Nombres curiosos, se dice Meggie, pero antes de que pueda preguntar quién es esa gente tan rara Mo la ha metido en el carro y se ha marchado cual fugitivo hasta la casa de la Tía Elinor, una mujer a la que no le hacen demasiada gracia los niños. 

Esta es la primer parte de una trilogía (que lamentablemente, va de más a menos y por eso me limito a recomendar sólo su primera parte), y, aunque los personajes a veces pecan de excesivamente inocentes, no temo decir que este es un libro buenísimo, con apariciones estelares de Rapunzel, uno de los cuarenta ladrones (al que sus compañeros no van a extrañar) de Las mil y una noches y Toto, de el Mago de Oz.

La saga de los confines, Liliana Bodoc



Creo que si han revisado el blog aunque sea un poquito, ya sabrán que amo completamente esta trilogía. Es como el amor de mi vida en forma de libros, porque es de una autora latinoamericana (y ya sabemos la poca juvenil latina que hay disponible), porque es fantasía épica en todo sentido y porque es fantasía épica inspirada en las culturas latinas antiguas. Incas, mapuches, aztecas, mayas inspiran a los zitzahay, los husihuilkes, los señores del sol... Quizá, la única crítica que podría marcarle es la pobre división de escenas que hay en el libro, pero por lo demás, incluso el lenguaje profundamente poético me gustó. La historia esta muy bien planteada y tiene grandes paralelismos con la Conquista de América (con marcadas diferencias, por supuesto) y criaturas como lamellos en vez de caballos, y penachos y religiones antiguas.

Bueno, ahora, ya lo saben, ¡a leer!

lunes, 15 de junio de 2015

Cero y van trescientas entradas

Tengo la costumbre de festejar cuando escribo cien entradas más porque me gusta hacer un repaso de lo que ha cambiado y de lo que se mantiene por aquí. Sé que trescientas entradas publicadas es una pequeñez para todos los años que llevo aquí, pero pues tengo largos periodos de sequía y de ganas de reseñar cosas. ¿Por qué? Principalmente porque no me identifico con el blogger promedio: no reseño libros demasiado famosos, llevo unos meses huyendo de la juvenil y tengo opiniones que muchísimas veces chocan demasiado con las del resto de la gente.

Pero 300 entradas es algo, así que estoy aquí para festejarlas. ¿Qué ha pasado en todo este tiempo?

Salí del bachillerato. Hace dos años ya y debo ser la única persona sin ganas de volver. Cerré una etapa de mi vida y aunque extraño a la gente tendría que estar loca o mal de la cabeza para volver a algo llamado bachillerato. Yo en él era básicamente esto:



O esto:


Pero bueno, no es que yo haya cambiando demasiado, sigo odiando todo e insultado todo. Precisamente entre estas cien últimas entradas se encuentran dos de mis entradas más comentadas y polémicas: El estereotipo de la chica lectora y Romantica Juvenil: El romance que nos están vendiendo. Siempre he tenido opiniones muy fuertes con respecto al tipo de relaciones románticas mostradas desde el boom Crepúsculo y toco el tema (aunque sea por encima) en ambas entradas.

¿Las reseñas más vistas en estos tiempos?  Fangirl, libro al cual, según mis estándares no le fue nada bien, y La saga de los confines, de la cual me enamoré y le recomiendo a cualquiera que esté dispuesto a escucharme. ¡¿Quién no va a querer leer fantasía épica latinoamericana ambientada en un mundo sospechosamente parecido a la américa pre hispánica con paralelismos con la conquista?!

Okey, quizá sea sólo yo.

De todos modos, LEANLO.

Además de todo, estrené sección: Poulain's Playlist, donde hablo, sin saber ni un pito, de la música que me gusta. De hecho, no sé si lo han notado, pero en este blog hablo de todo en forma amateur todo. No soy una experta, pero aún así recomiendo de todo. 

Cambie de diseño, y ya estoy pensando en cambiarlo otra vez. Quiero hacerlo más sencillo y minimalista, a ver que sale. Obviamente, con alguna C.C y un toque verde, eso ni se pregunta.

Bueno, ¡a por las 400!

sábado, 28 de febrero de 2015

Recuento de los daños | Febrero 2015

Este mes ha sido excesivamente fructífero y es la prueba de que puede ser final de semestre y yo puedo leer como desesperada porque es mi naturaleza. De verdad, por más que digo cosas como tengo que estudiar, no me puedo distraer y eso, acabo leyendo. Y acabo leyendo mucho, porque leo muy rápido.

Fusión de Julianna Baggott


Sigo sin saber cómo calificar al libro, tengo problemas con él, principalmente gracias a los personajes y sus malditos diálogos. ¿Pero es que ya nadie les enseña a hacer diálogos con naturalidad? No, al parecer no. Además de que hay algunos que parece que sufren retrocesos de la nada en su personalidad y en vez de evolucionar involucionan. Por otro lado, me he convencido de que sólo lo leo por lo bueno de las descripciones de las fusiones, que llegan hasta lo grotesco. De cualquier otro modo, yo nunca hubiera tomado el libro. Además hay algunos misterios que dan risa (no todos, eh), porque parece que están cantados todo el libro y cuando llego al final y espero que me desmientan... no, yo sí tenía razón. En fin, no, no sé como calificarlo. Sigue siendo una distopia pasable entre las actuales, pero si Huxley o Orwell la ven, se vuelven a morir.

La espuma de los días de Boris Vian


Fue mi Febrero para #12mesesleyendo porque la verdad me encantó la manera en que retrataba el amor. Me volví especialmente fan de Chick y de Alise y de su trágico final, igual que el de los protagonistas. ¿Qué si lo recomiendo? Sin reservas (y están hablando con una persona que odió la película todo lo que se puede odiar una película, ni siquiera fui capaz de terminar de verla), pero sólo si les va el surrealismo. Si el género no es lo suyo, ya se deberían estar apartando porque el libro tiene muchos elementos surrealistas. Mi madre opina que casi en exceso, mi padre que hay que fumar mota para entenderlo y yo que está perfecto, así que ya imaginarán las variadas opiniones que me he encontrado. La reseña, por cierto, la pueden encontrar en PlusbitsMx, y si no están del todo convencidos, capaz los ayuda a convencerse de leer el libro. No lo duden, va con sello de Nea's Approval.

El señor de las moscas de William Golding


Este libro lo propuse yo para la primera quincena de febrero en el Club de Lectura del foro La Noble y Ancestral Casa de los Black y salió sorteado. No me decepcionó casi nada, la verdad, pero se me hizo demasiado corto. Además, pasé una hora discutiendo sobre cómo iba a afectar la pequeña (en realidad no tanto) aventura de los niños a su futuro. Yo no les auguro nada bueno, sobra decir. En fin, con este libro puedo decir que he saciado mi curiosidad y que entiendo por qué es tan célebre y se menciona tanto en los libros. ¿Lo recomiendo? Muchísimo. Aquí si no diré nada más porque, aunque todo el mundo sabe al menos el nombre del libro, les aseguro que el contenido les guarda una o varias sorpresas. Yo, pecando de repetirme muchas veces, digo que lo recomiendo y lo recomiendo muchísimo. A ver si les queda claro.

Las vírgenes suicidas de Jeffrey Eugenides


Le tenía ganas a este libro desde hacía muchísimo (porque había salido en el Club de Lectura una quincena que yo no había podido participar y las opiniones quedaron bastante encontradas). El hecho de que Sofia Coppola lo haya adaptado al cine despertaba mi curiosidad, porque sigue siendo una de sus historias más conocidas. Pues bien, he de decir que para lo que esperaba, no me decepcionó. Quizá si hubiera esperado que se tratara el asunto de cerca a las chicas suicidas, me habría decepcionado terriblemente, pero creo que más que hablar de suicidio (nunca ahonda demasiado en el tema porque nadie conoce el motivo exacto de los suicidios), habla de la hipocresía de la sociedad en la que viven y el fácil abandono a los vecinos cuando tienen problemas que nadie sabe como manejar. Muy bueno, recomendado, y quizá de las mejores lecturas del mes, que son muchas.

La naranja mecánica de Anthony Burgess


Me tardé más de dos años en leer este libro. Eso no quiere decir que sea malo, sólo que a veces, a veces, me gusta tomarme mi tiempo para leer. O que simplemente leo tanto y tantas cosas al mismo tiempo que olvido lo que estoy leyendo. Podría meter al libro en el género distópico y, aunque siento que se queda bastante lejos de Huxley y Orwell (mis main si estamos hablando de distopia, me gusta la manera en la que parece explorar la naturaleza humana y el mal. ¿Es cierto que se puede condicionar a alguien para hacer el bien? Todo el tema lo trato con un poco más de detenimiento en la reseña, por supuesto, que no debe tardar en salir (sí, las hago todas programadas, por la velocidad a la que leo, los dejaría atascados de reseñas a los dos minutos). El libro está recomendado, va con mi sello de aprobación, pero tomen en cuenta que está escrito en nadsat. Y tiene muchas palabras raras, pero nada que no se pueda solucionar con un glosario al final del libro.

La llama doble de Octavio Paz


No pretendía empezar a leer a Octavio Paz por su ensayo de Amor y Erotismo, pero fue el único que pude encontrar. El ensayo que quería y deseaba, las Trampas de la Fe, me evitó todo el mes, así que... Bueno, empecé con este. Es ensayo, non-fiction y, aunque es uno de los géneros más difícil porque captar y mantener la atención del lector no es nada sencillo en un libro sin clímax, me interesó muchísimo y la verdad la considero de las mejores (si no es que la mejor) lectura de todo el mes. La verdad, aunque puedo discrepar en algunas ideas sobre la sexualidad, el amor y el erotismo que propone Paz, me fascina si modo de plasmar las ideas, de una manera casi poética, pero no por ello perdiendo el punto del ensayo. ¿Que si lo recomiendo? Evidentemente, aunque sea un ensayo.

Fangirl de Rainbow Rowell


Lo leí para la #FangirlLC que Kyoko organizó en Sabious Words y no pude acabar más decepcionada. A pesar de que Rainbow escribe bien, el libro cojea de muchos lados y uno de ellos es Wren. El personaje está increíblemente construido, la hermana de Cath no es tonta, pero sí tiene sus defectos, algunos muy graves. Sin embargo, Cath la sataniza durante todo el libro, lo que lleva a que la autora la satanice hasta casi el final y (casi) todos los lectores la odien. Ahondé sobre eso mucho más en mi reseña, claro, aquí no les voy a poner un tratado. Por otro lado, la escritura de Cath era pobre y ya en la reseña dije que conozco miles de fanfics mejor escritos... Por ahí leí la noticia de que sacara la historia de Simon y Baz. ¿Nadie ha notado que la gente no quiero a Simon y Baz por ser ellos y tener una personalidad definida, sino por los personajes que representan (o sea, Draco y Harry)?

Ender en el Exilio de Orson Scott Card


Me destriparon toda la continuación de Ender para que yo accediera a terminar la saga de Ender. Había acabado con la saga de Bean odiando a Scott Card porque por mucho que me digan que la ideología de un autor no importaba a la hora de escribir yo distinguía las ideas políticas de Scott Card por todas partes. Aun así, los libros me gustaban porque trataban de conflictos mundiales. Este ya fue mucho y no me gustó. Ocurre entre el penúltimo y el último capítulo de El Juego de Ender y no importa lo bien escrito que esté, nada oculta que es relleno con personajes olvidables que a nadie le importan, tramas desaprovechadas y las ideas misóginas de Scott Card cada vez más a la vista. No importa que esté bien escrito, el relleno sigue siendo relleno y al ser el último libro escrito (no el último en la cronología), pareciera ser que Scott Card sólo quiere seguir exprimiendo a la saga. No me molesta que lo haga, sólo lo podría hacer con dignidad.

Willow de Julia Hoban


Este mes hubo más chascos que el pasado, que estuvo plagado de buenas lecturas. Este fue el tercero. Le tenía ganas a ese libro porque personas en las cuales confío para que me recomienden libros me habían hablado bien de él. Lo único que logré fue encontrar un libro con un protagonista masculino creepy que perpetua la idea de que los problemas de cualquier tipo, se acaban cuando una chica o un chico consiguen pareja. La idea me asquea, porque ¿en serio eso le venden a la gente de mi edad? No lo puedo creer y no lo acepto. Obviamente, en la reseña hablaré del asunto con mucho mayor detenimiento, este es sólo el recuento y no puedo irme por las ramas porque ya es demasiado largo sin que yo agregue cosas demás en todas partes. ¿Willow? No, no lo recomiendo.

Relatos de los confines de Liliana Bodoc


Leí el libro porque, obviamente, me gustó la trilogía de La saga de los Confines. Es indispensable haber leídos los tres libros porque trae muchas cosas que pasan después del último... En fin. No me pareció tan perfecto como la trilogía, pero hay algunas historas que me gustaron, como la corrupción con los Señores del Sol y algunas cosas de las Nuberas. Además, Welenkín tiene la oportunidad de reencontrarse con la Destrenzada y otros personajes cuentan historias que se quedaron en el tintero. No me gustó lo que le hicieron a Nanahuatli en el libro y, definitivamente, agradezco que Vara no haya salido más que unas veces, porque no la soporto demasiado. No la soporto nada, en realidad. Me gustó, pero esta vez fue la prosa de Liliana la que mejoró todo, ya que hay muchas historias muy olvidables.

La gata sobre el tejado de zinc caliente de Tennesse Williams


Lo leí sin saber ni de que iba, sin saber que era una obra de teatro, sin saber que hablaba de una plantación sureña y una herencia, sin saber que Elizabeth Taylor había protagonizado su adaptación al cine... básicamente sin saber nada. Es uno de esos libros que agarras por el placer de agarrar y la cosa resulta muy bien, porque me gustó tremendamente. Estoy dispuesta a recomendarlo a cualquiera que quiera oírme, porque por alguna razón siempre encuentro entretenidas las intrigas familiares, sobre todo entre personajes tan absolutamente despreciables como todos los de este libro. Por que si algo tiene es que nadie se salva en esa familia. No sé si les quedó claro ya pero es un recomendado totalmente (si les gusta el género, claro, entenderé que no a cualquiera la idea le agrade).

Pues viendo la cantidad de lecturas calificaré este mes como un éxito total. Lástima que me haya llevado más chascos que el pasado. Leo demasiado y eso es algo que no se oculta ni con milagros.