Divagaciones de una Poulain
by Nea Poulain
Mostrando entradas con la etiqueta Seinen. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Seinen. Mostrar todas las entradas

miércoles, 9 de febrero de 2022

Masterlist de manga que recomiendo

Actualizada: 05/04/22

Hace casi un año hice una lista de autores asiáticos de ficción (en donde incluí novela, cuento, libro ilustrado y en una excepción, a una autora de novela gráfica). Sin embargo, dije que iba a dejar a los mangas para otra lista porque definitivamente quería darles su espacio (además de separarlos como mejor me pareciera porque siguen otras convenciones narrativas que creo que conviene explorar. Así que eso es esta lista. Sí, yet another masterlist que voy a tener que actualizar de aquí a la eternidad, por siempre jamás (todas mis masterlist son continuamente actualizadas, pueden verlo en las fechas que pongo hasta arriba, les recomiendo visitarlas).

Ahora, esta lista se une a la colección que ya hay de la lista de autoras, la de autores asiáticos, la de narrativa LGBT+ y las dos de fanfics que tengo (Harry Potter y My Hero Academia). Hago estas listas porque creo que siempre hay gente buscando recomendaciones y es fácil hacerse una idea del panorama con este formato. Les puedo contar que ni de lejos es mi último proyecto del estilo.

Como siempre, considero una buena idea recordarles que todas las recomendaciones son a título personal por que a mí me gustaron y que si hay cosas que faltan o no me gustan o no las he leído (no, no se me olvidó Naruto, es que no tengo planes de leerlo, y no, no se me olvidó One Piece, es que todavía no le entro a ese compromiso a largo plazo aunque sí, sí tengo planes de hacerlo; no, no olvidé Haikyuu, estamos intentando leerlo apenas). La división está hecha en demografías (y ojo, las demografías no son géneros); me pareció buena idea hacerlo así porque creo que conociendo las demografías un poquito, uno sabe más o menos qué tono narrativo podría tener la historia (sólo hay que recordar que hay romance en todas las demografías, fantasía en todas las demografías, ciencia ficción en todas... y así, hasta el fin, y que además siempre hay excepciones en los tonos narrativos que hay), pero siempre conviene recordar que sólo son la demografía a la que iba dirigida la revista en donde se publicaron originalmente. Y que tiene sentido en japón. Y que no son géneros. Y que no hay hard shonen ni soft seinen. Y que Attack on Titan no es seinen ni está a debate a qué demografía pertenece cuando claramente fue publicada de principio a fin en una revista shonen (pa' los de tuiter que viven discutiendo eso). Sin más, acá vamos.

Shonen

Fullmetal Alchemist, portada

1. Fullmetal Alchemist, Hiromu Arakawa. Es el mejor shonen de la historial, no se aceptan críticas. La historia de Edward y Alphonse Elric, alquimistas que buscan recuperar sus cuerpos es una historia preciosa sobre la relación entre dos hermanos que tiene un profundo trasfondo antibélico. Ya está terminado y consta de 27 tomos. 

2. Tsubasa Reservoir Chronicles, CLAMP. Mi manga favorito de la historia. Antes del MCU, CLAMP agarró a todos sus personajes y creo esto. Una versión diferente de Syaoran y Sakura en donde emprenden un viaje para recuperar los recuerdos de Sakura y acaban en medio de una paradoja temporal. Ya está terminado y consta de 28 tomos. 

3. My Hero Academia, Kohei Horikoshi. Mi obsesión actual, un manga sobre niños con poderes que quieren ser héroes. Creo que su mayor acierto es la construcción de sus protagonistas, su velada crítica al sistema que depende del heroísmo y a lo que puede ser la figura de los héroes. Todavía se encuentra en publicación, es una serie semanal y al momento de publicación de esta lista consta de 33 tomos en Japón.

4. Black Butler, Yana Toboso. Cuando empecé a leerlo, lo hice porque había deseado hacerlo desde mi adolescencia. Adoro esta historia de misterio sobrenatural ambientada en un Londres victoriano ficticio. Me parece que Yana Toboso es una escritora de misterio muy inteligente y quiero ver a dónde lleva la historia de Ciel Phantomhive y Sebastian. Al momento de publicación de esta lista, consta de 31 tomos en Japón. 

Tokyo revengers, portada

5. Tokyo Revengers, Ken Wakui. Fue mi historia de narrativa gráfica de todo 2021 y me marcó muchísimo. Las historias de los niños pandilleros pueden conmigo y además a esta le sumamos viajes en el tiempo, personajes entrañables y todas mis lágrimas. Consta de 26 tomos en Japón al momento de publicación de esta lista. 

6. Attack on Titan, Hajime Isayama. Lo terminé out of spite, pero creo que la historia si está chida pa' leer, aunque el estilo de dibujo de Hajime Isayama nunca me haya dejado de parecer cuestionable. De menos, lo recomiendo por la escena del mar, por Levi Ackerman y por darme a alguien tan relatable como la chica patatas. Ya está finalizada, con 34 tomos. 

7. A Silent Voice, Yoshitoki Oima. Me gustas las historias de bullies redimidos y que se hacen responsables de sus cagadas. También historias tan buenas cómo estas que analizan el círculo vicioso del bullying y ponen varias veces el foco en las responsabilidades que los adultos tienden a evadir. Ya está terminada y consta de 7 tomos. 

8. Inuyasha, Rumiko Takahashi. Esta serie me salvó la vida en la pandemia. Al menos, me dio una razón para salir de mi cama y hacer otras cosas que no fueran mirar al techo. La historia de Aome, que viaja al pasado, a la Era Sengoku de Japón y vive aventuras al lado de Inuyasha y hace amigos por el camino me fascina. Además que a mí me encantaba ver a Sesshoumaru que, como buen hermano mayor, tenía el único trabajo de chingar. Está terminada y consta de 56 tomos. 

Jujutsu Kaisen, portada

9. Jujutsu Kaisen, Gege Akutami. No esperaba entretenerme tanto con esta historia de demonios pero me encanta y me encantan sus personajes, además que las mujeres de Gege Akutami me gustan (y los señores que no las escriben como el culo en esta demografía no son la mayoría) y que su estilo de dibujo me parece muy particular. En este momento lleva 18 tomos publicados en Japón.

10. Bloom into you, Nio Nakatani. ¿A qué no sabían que el GL más tierno y menos male gaze que he leído es shonen? Pues sí es. Dato curioso. Adoro Bloom into you como exploración del romanticismo (incluso más que de la sexualidad) y de la identidad propia. Ya está terminada y consta de 8 tomos. 

11. Ao no Flag, KAITO. Mi historia favorita sobre la amistad, adoro está historia. Cuatro amigos en el último año de preparatoria, ese año en el que se cuestionan su vida, su existencia y qué desean del futuro. No tuve un último año de preparatoria así, pero fue interesante verlo desde sus ojos. Serie terminada, también, consta de 7 tomos. 

Seinen

Witch Hat Atelier, portada

1. Atelier of Witch Hat, Kamome Shirahama. Si no sabían que mi manda favorito del momento era seinen, se los vengo a contar yo. Esta historia de brujas y magia en dónde todos los magos guardan secretos y Coco busca cómo devolver a su madre a la normalidad es una cosa increíble y Kamome Shirahama es de las mejores dibujantes de todos los listados acá. Hasta el momento lleva 9 tomos en Japón.

2. Bungo Stray Dogs, Kafka Asagiri & Sango Harukawa. Otro de mis mangas favoritos del momento. Una agencia de detectives, mafia y sociedades secretas en las que todos los personajes están inspirados en escritores (muchos japoneses, algunos norteamericanos, rusos) se dedican a resolver misterios y pelearse entre sí. Hasta el momento llevan 21 tomos publicados en Japón. 

3. xxxHolic, CLAMP. Pues sí, su original run es seinen (creí que era shonen, porque se publicó en paralelo con Tsubasa, pero bueno, cosas que pasan por mi cabeza). Me encantan los misterios mágicos y esta serie es precisamente eso: resolver misterios mágicos a lo largo de algunos capítulos. Terminada, cuenta con 19 tomos. 

4. Tokyo Ghoul y Tokyo Ghoul:re, Sui Ishida. Mi obsesión por estas dos series es direcamente proporcional a mi odio por sus dos animes, que gran disservice fue para la historia todo... eso. Adoro a Kaneki y Haisse, a Touka y adoro la historia de los ghouls. Ah, y quiero abrazar a Juzou Suzuya. En fin, ¿qué ocurre en un mundo donde los ghouls se alimentan de humanos y algunos sólo desean sobrevivir y la humanidad está decidida a defenderse? En total, entre ambas series, son 30 tomos. 

Blue period, portada

5. Blue Period, Tsubasa Yamaguchi. Apenas lo empecé pero decidí ponerlo por los temas que trata: el arte y la pasión por crear. Yo no dibujo, pero me identifico mucho con el protagonista (yo escribo). También me fascina el dibujo de la mangaka y quiero seguir leyendo. Está en publicación y hasta el momento lleva 12 tomos. 

6. Your Name, Makoto Shinkai. Por lo que investigué cuando leí, el manga fue posterior a la película (uno de esos raros casos donde el manga va después del anime), pero me gusta mucho su premisa y su dibujo. ¿Qué tanto puedes conocer a alguien con quien intercambias cuerpo? Consta de 3 tomos.

7. The Gods Lie, Kaori Ozaki. Un manga de un sólo volumen, que se mete por algunos momentos en la vida de dos adolescentes con vidas complicadas y algunos secretos. Quise abrazar mucho y muy fuerte a los protagonistas de esta historia. 

Shojo

Clover, CLAMP, portada

1. Clover, CLAMP. Uno de los mangas más raros que he leído nunca jamás, no voy a poderle hacer una sinopsis nunca yo sola, pero la imaginación de las CLAMP es prodigiosa y definitivamente se los recomiendo. Que yo sepa está terminada y tiene 4 tomos. 

2. X/1999, CLAMP. Esta historia nunca tendrá final, resignémonos. Y sin embargo, es buenísima. Falta poco para el apocalipsis. ¿Ocurrirá o no ocurrirá? Quien sabe, pero el ensamble protagonista de este manga está metido en el desastre. Está en hiatus permanente, que yo sepa porque no dejaban a las CLAMP acabarlo como ellas querían, pero bueno, no tengo más información. Se quedó en el tomo 18 y no creo que vayamos a conseguir más. 

3. Banana Fish, Akimi Yoshida. Una historia de crímenes en Nueva York, con una visión muy japonesa de los 80 y 90 de lo que era Estados Unidos y lo que eran sus mafias. Ash Lynx es un adolescente pandillero que ha sido víctima de tráfico de menores desde hace años; Eiji es sólo un chico japonés que se ve envuelto en la disputa cuando el antiguo "Jefe" de Ash descubre que ya no puede controlarlo. Me gusta está historia precisamente porque nunca hay nada explícito y habla de lo horrible que es el tráfico de menores y lo importante que es el consentimiento. Y Ash y Eiji merecen todo en la vida. Está terminado y tiene 19 tomos. 

4. Smells Like Green Spirit, Saburo Nagai. Este BL se puede explicar como "pueblo chico infierno grande". Un chico que sufre acoso porque es gay en la escuela se ve envuelto en algunas peleas, otros dos chicos empiezan a cuestionarse su propia identidad y un profesor acosar quiere aprovecharse de la situación (creo que, de los mangas que he leído, trata el tema de manera muy sensible). Consta tan solo de 3 tomos. 

No. 6, portada, manga

5. No. 6, Atsuko Asano. Un BL de ciencia ficción en el que una ciudad perfecta que no es tan perfecta, de donde Shion ayuda a escapar a Nezumi (perdiendo su estatus de élite en el proceso). Más tarde, ambos vuelven a encontrarse y ahora sí, hay que hacerle frente al hecho de que en la ciudad se están llevando a cabo experimentos crueles. Tiene 9 tomos y es la adaptación de las novelas ligeras, que también recomiendo. 

6. Tamayura, Ringo Yuki. Un manga BL de tomo único, una historia de un joven que se reencuentra con su primer amor en el colegio internado tradicional japonés al que acude. Tiene un tono melancólico y nostálgico que me gustó mucho. 

7. Akatsuki no Yona, Mizuho Kusanagi. La leo porque tengo un crush en la princesa Yona y otro en Hak, pero además porque es una historia de fantasía increíble que cuestiona mucho lo que significa gobernar, ayudar a los demás y cuestiona mucho la crueldad, el ayudar a otros. Apenas voy a la mitad, pero sin duda la recomiendo con muchas ganas. En este momento lleva 36 tomos publicados en Japón, todavía está en emisión. 

Josei

Given, portada

1. Given, Natsuki Kizu. Nunca había buscando la demografía de este manga, pero lo hice para la lista y debo decir que lo sospechaba. Es uno de mis BL favoritos, sobre cuatro chicos en una banda de música. Me encanta el peso que tiene la música en esta historia y en los sentimientos de los personajes. Sigue en publicación y lleva 7 tomos en Japón. 

2. Helter Skelter, Okazaki Kyoka. Este es un manga de terror, medio thriller psicológico, tomo único. Eso me lo acabo de inventar, pero es mi mejor manera para describirlo. Habla de la industria de la belleza y el cómo una mujer llega a los límites para convertirse en un ser humano perfecto. 

3. Dekoboko Sugar Days, Atsuko Yusen. Esta es una historia adorable de dos amigos de la infancia que se enamoran. Uno de mis tropos favoritos para leer pasteladas, lo adoro. Un tomo único con una historia para calentar el corazón, lo adoro muchísimo. 

4. Classmates, Asumiko Nakamura. Otra historia adorable, esta vez de dos compañeros de clase que comienzan una relación algo accidentada, muy inocente, con los problemas propios de la falta de comunicación de dos adolescentes. Consta de un tomo único, pero tiene varias secuelas que han sido publicadas en diferentes partes. Todavía no las he leído, ya iré informando. 

Go for it, Nakamura!, portada

5. Go for it, Nakamura!, Syundei. Una historia episódica y adorable en la que Nakamura, un jovencito estudiante, está enamorado de uno de sus compañeros de clase, pero no tiene ni idea de cómo ser su amigo. Se han publicado 2 tomos, aunque sólo he leído el primero, pero de todas maneras recomiendo. 

6. Un extraño a la orilla del mar, Kanna Kii. Me gusta leer BL marketeado para señoras, sí. En este, un chico huérfano se marcha de la isla para volver más tarde en busca de su crush de adolescencia. Shun lucha contra su propia homofoibia interiorizada y sus conflictos personales en lo que Mio anda atrás de él. Es de tomo único, pero tiene una secuela.

7. Un extraño en primavera, Kanna Kii. De hecho este no estoy super segura de la demografía, pero creo que va acá. En fin, ya la moveré si me equivoqué. Mio y Shun vuelven a la casa de los padres de Shun y se introducen en la dinámica familiar llena de conflictos sin resolver. Más que BL esta historia es slice of life y la adoro. Consta de 4 tomos y no sé si habrá más después o alguna otra secuela. 

8. Boy Meets Maria, PEYO. Un manga de tomo único bastante fuerte que aborda la identidad de género, la sexualidad y, entre eso, el trauma que supone el abuso sexual en niños. Creo que es un tema que debe tratarse con sensibilidad (los tonos pueden variar siempre, pero si se trata desde lo sensible creo que valdrá la pena verá lo que propone quien escribe). Es una historia muy bonita.  

Hyakunen Kesshou Mokuroku, portada

9. Hyakunen Kesshou Mokuroku, Aki Aoi. Este manga es una cosa super desconocida en la que un científico encuentra a un chico extraño cuyos ojos son diferentes a cualquier cosa que haya visto antes y que se alimenta de diversas piedras preciosas. Es un BL bonito, adorable, de tomo único, con un dibujo muy tierno. 

10. Haruka Tooki Le (Home Faraway) de Yatsuda Teki. Años noventa en Texas, un chico de una familia ultra religiosa conoce a otro que vive al día. Ambos están buscando desesperadamente algo a lo que llamar hogar. Es un BL muy desgarrador, con arte precioso, de tomo único.

11. Rumsprigna de Kaya Azuma. Otro manga BL de un sólo tomo que narra la época de rumsprigna de un chico amish en los Estados Unidos y del chico bailarín que conoce y le ayuda a encontrar un trabajo durante los seis meses que pasará en el pueblo, me gustó mucho y creo que tiene un final muy esperanzador.

domingo, 29 de septiembre de 2019

Tokyo Ghoul (y cómo escribimos sobre la tragedia y el horror)

Sinopsis: Extraños sucesos ocurren en Tokio; se piensa que las criaturas responsables son los llamados “ghouls”. En tanto, la vida de Ken Kaneki, un joven universitario muy inteligente y tímido, cambiará radicalmente cuando conozca a una extraña chica, Rize. Una de las series más aclamadas en los últimos años llega a México de la mano de Panini: ¡Tokyo Ghoul! ¡No te pierdas la oportunidad de conocer esta increíble historia de Sui Ishida!

Qué sinopsis tan de mierda, Panini México. Creo que desde que leí el tomo seis o siete de Tokyo Ghoul quería hacer esta entrada pero sólo me aguanté porque quería acabar las dos series y echarle un ojo al anime. Por echarle un ojo me refería concretamente a buscar escenas sueltas en Youtube porque no me iba a tomar la molestia de hacer nada más (y que bueno, porque en mi opinión se pasa de lamentable... si me hubiera interesado más quizá habría intentado empezar a verlo). ¿De qué trata? Bueno, Ken Kaneki es un joven universitario que siempre tiene un libro en la mano, tímido, que después de conocer a una chica (muy rara) llamada Rize, descubrir que es un ghoul, casi morir devorado por ella, acaba convirtiéndose en un ghoul artificial (un ghoul de un sólo ojo), después de que le transplantaran órganos de la chica. Al menos, eso parece. Kaneki tiene que acostumbrarse a vivir de otra manera mientras Touka, una ghoul que trabaja en el café Anteiku, intenta demostrarle que los ghouls no son sólo monstruos sanguinarios.

Y de eso parece que va Tokyo Ghoul. Pero no. O al menos, no lo creo. O sea, me puedo sentar aquí a hacerles un análisis de por qué creo que Tokyo Ghoul va de enfrentarse a la otredad a la cara, porque no queda ninguna otra alternativa (amo esos temas), pero creo que, además de eso, también habla de la crueldad. No sé si como tema central, pero sí es un tema muy recurrente en todo el manga. Las historias del 90% de los personajes son cosas chungas y terribles. Los hay víctimas y victimarios. Desde los investigadores del CCG (que investiga a los ghouls e intenta erradicarlos) hasta los mismos Ghouls. Hay ghouls con mascotas humanas. Investigadores especialmente sádicos a la hora de matar ghouls. El manga nunca da un paso atrás al retratar la crueldad (es un seinen, después de todo), pero tiene algo en la manera en la que lo hace que me fascina. Es muy fácil ver y consumir gore por morbo; muy sencillo no querer ver todo lo que hay detrás, las terribles consecuencias de todo lo que le ocurre a los personajes. Es muy fácil hacer lo que en un punto de su carrera estaba haciendo Game of Thrones: buscar el mayor shock de los espectadores, en vez de desarrollar una historia de manera congruente y darles a los personajes un desarrollo que, aunque sorprendente, tuviera sentido y fuera justo con ellos.


Y la verdad es que no sé qué es lo que buscaba Tokyo Ghoul. Quien sabe. Podría haber buscado a ver si Sui Ishida ha dicho algo al respecto, pero por alguna razón quiero hablar sólo de lo que vi en la obra. De momento. Siempre he sentido que para hacerles cosas crueles a tus personajes tienes que ser empático con ellos. Es algo con lo que tienes que vivir y con lo que tienen que vivir. Es lo mismo que luego se comenta respecto a herirlos: la herida sigue allí capítulos después y la cicatriz también, no es algo que puedas borrar. No puedes hacerlos pasar por una situación que muy seguramente los va aventar a los brazos del PTSD y luego hacer cómo que no pasó nada y correr una cortina. ¿Y qué tiene que ver todo esto con Tokyo Ghoul? Allá voy.

Quiero hablar de Ken Kaneki. Entre otras cosas. Es llorón, se siente inútil (es inútil porque no sabe pelear aunque intenta hacerlo). También entre el fandom (al que odié en menos de dos minutos de leer comentarios de youtube), se comenta que cambia de personalidad como de calzones (cosa que sí es cierta pero no es cierta... o sea, cambia de personalidad seguido, tiene al menos tres reconocibles, pero creo que al menos en el manga nunca lo hace tan rápido como en el anime así que nunca se siente que lo haga tanto como se cambia de calzones) y es, fundamentalmente, una persona llena de pedos psicológicos. Algunos de ellos muy profundos y muy enterrados y algunos de ellos... muy obvios. (La verdad necesita un abrazo y mucha terapia). Hay una escena (muy gore, entre otras cosas) después de la cual acaba convirtiéndose en el ghoul de pero blanco que actua bad-ass que creo que es más reconocido en la pop culture (si es que alguien además de mí sigue hablando de esta serie porque yo la acabo de leer). A ver, voy a soltar un spoiler pequeñito que es necesario, pero si no quieren saber, cambien de párrafo: hay un momento en el que le dice a su torturador, después de que este intenta atacarlo cuando por fin logra soltarse, que si cree que le importaba algo el dolor después de todo lo que le hizo. Más o menos, ando parafraseando. Y sí, bad-ass indeed, pero también increíblemente triste.


Estamos en un mundo donde la tragedia se usa para crear personajes fuertes sin entender que los personajes fuertes pueden salir no sólo de la adversidad, sino de cualquier parte. Peor, estamos en un mundo donde después de que se usa la tragedia para crear personajes fuertes, nadie quiere lidiar con las consecuencias de haberles jodido la vida y se les cura el PTSD en dos horas y nunca tienen secuelas, ni cicatrices, ni pesadillas. Sui Ishida juega un poco con eso. Ken Kaneki y su personalidad bad-ass, esa que acepta que es un ghoul y que vive con una desesperación de proteger a todo aquello que quiere, por más que sea incapaz algunas veces o que acabe perdiendo, son resultado de todo el montón de mierda que le aventó la trama. ¿Saben también que es resultado de eso? Sus relaciones fucked up en todos los sentidos, el trauma con el que carga (y del que la trama intenta hacerse cargo) y la manera en la que reacciona siempre a partir de allí (y acaba en situaciones iguales o peores porque no quiere que alguien más pase por ello). No sé si Ishida lo hizo o no lo hizo a propósito, pero por un momento agradecí encontrarme con un protagonista que, si iba a evolucionar en un punto a base de chingadazos (digo, trauma), lo iba a reflejar después.

Y esa es otra cosa de la que quiero hablar sobre Tokyo Ghoul. Sería muy fácil definir a los personajes según sus peores momentos, pero el manga no te deja. Además de que en todo momento horrible, no deja de recordarte que toda la sangre que estás viendo es producto de algo horrible y traumante y que no existe para ser tu shock o para satisfacer tu morbo por el gore (y con este manga estaría muy fácil irse por el camino del morbo, repito, hay mucha sangre). Hay personajes que no pueden desprenderse de su pasado (Kaneki, Touka) y otros que no le guardan rencor en lo más absoluto (Suzuya, un investigador con un umbral de dolor impresionante, con un pasado chungo chunguísimo, pero que nunca se define sólo con base de él ni se estanca intentando arreglarlo porque para él así fueron las cosas y listo, ahora está en otra cosa), personajes que tienen a su pasado de mierda enfrente y no saben cómo arreglarlo, como enfrentarse a él o cómo admitir que existe (Amon Koutaro). Ishida es muy cruel, sí, pero creo que sabe hablar de la crueldad. Sabe hacer énfasis en lo horrible que son muchas situaciones y en que los personajes, por más bad-ass que sean después, no son ni un ejemplo, ni un modelo, ni algo que debería ser nadie porque nadie debería pasar por lo que pasaron (por más que unos te digan que lo harían todo de nuevo).

 
Tokyo Ghoul tiene como protagonistas a los ghouls y a los investigadores. Se sume en sus vidas, hasta las personales, hasta que odias sólo a unos cuantos y no a la mitad. De repente se mete en temas que tienen que ver con la experimentación humana y con la perdida de la identidad. Puede convertir los deseos más desesperados de los personajes en sus peores pesadillas (si ya lo leyeron saben a qué me refiero y si no, no les voy a contar porque si lo leen creo que es un pedazo que vale la pena leer sin que se los cuenten), hacerte desear que los que creías muertos sigan muertos y, ante todo, hablar de la crueldad con empatía. Y mostrarla. Insisto que hoy mucha de la cultura pop que se marketea como para adultos (Game of Thrones es sólo un ejemplo), usa el gore, la muerte, la tortura y todas esas cosas chungas para demostrar que trata temas adultos (por edgy) y luego no lidia con las consecuencias de lo que hace (hola, última temporada de Game of Thrones, todos los literary rapes que fueron usados para hacer bad-asses sin explicación ni empatía o para darle a los hombres una razón para vengarse...; no, claro que no estoy hablando de The Killing Joke acá). Tokyo Ghoul obliga a los lectores a ver y a enfrentarse a las consecuencias de frente.

Todo eso lo combina con un cast de personajes super amplio en el que no pocas veces te olvidas de alguna que otra cara (son muchísimos investigadores, muchísimos ghouls y uno que otro personaje secundario al que prestarle atención). Personajes, la gran mayoría, muy bien formados. Además que en el departamento de personajes femeninos el manga es bastante decente. Eto, Touka, Hinami, Akira son sólo un ejemplo de mujeres todas muy diferentes, que no son fetichizadas y tienen todas agencia propia (ahora, que el fandom haga otra cosa que ponerse a discutir cuál es la mejor o jalarse el pito imaginándose a una de ellas es todo un asunto y por eso lo odio, en parte). También, considerando lo conservador de la sociedad japonesa, me sorprendió encontrarme un personaje trans (con backstorie tan chunga como la del resto y con personalidad tan cabrona como la del resto). Ishida de hecho pasa un capítulo explicando que es un hombre y punto pelota (y la traducción licenciada que leí estuvo bien hasta que ya no hubo más licenciada y tuve que enfrentarme a una fan y llorar mucho porque chorreaba transfobia hasta por donde no, pero bueno, fuera de eso, fue mi mala suerte con esa traducción). Los conflictos morales del manga me gustan y me gusta su manera de manejarlos también.


Respecto a los únicos comentarios que puedo hacer negativos es que me gustaría que algunas peleas estuvieran mejor dibujadas porque a veces son confusas y eso que Ishida intenta, por todos los medios, hacer que no sean confusas, pero a veces el cast es enorme y pasa lo que pasa. También que el principio de la serie principal y de :re a veces resulta medio lento y confuso, pero eso es más yo haciendo nit picking que una queja.

En fin, sí, les recomiendo Tokyo Ghoul (y :re también). Tengo varias entradas pendientes sobre manga. Yo lo leí en Manga Rock porque tengo la versión definitiva, pero también está en Manga Zone y en Manga Dogs, me parece. Y bueno, si tienen dinero siempre pueden acudir a Panini. Si lo leen me cuentan, si por otra razón les gustó la verborrea de la entrada también me cuentan y si no, bueno, le pueden pasar la entrada a quien les caiga mal. ¡Nos vemos en la entrada que viene!