Divagaciones de una Poulain
by Nea Poulain
Mostrando entradas con la etiqueta Tokyo Ghoul. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Tokyo Ghoul. Mostrar todas las entradas

jueves, 2 de enero de 2020

Top Ten Manga y Cómic 2019

Primero, ¡feliz año nuevo! Segundo es que voy a decepcionarlos y a decirles que no voy a organizar ningún reto literario este año porque fracaso en ellos y, peor, se me olvidan y ni siquiera me entero de ellos (la verdad es que con mi vida y librosb4tipos hay mucho que hacer), así que este año sólo vamos a fracasar en retos ajenos. Bueno, pasados los anuncios, vengo a contarles, como siempre, que el año inicia con lo peor y lo mejor del año pasado. A mí me encantan estas dinámicas porque es una forma de recomendar lecturas (cosa que amo hacer) o recomendar que no leer (en el caso de lo peor). La marca de mi año fue la cantidad de cómics y mangas que leí (221 tomos y compilados, entre todas las series que seguí), así que decidí hacer este top ten (porque reducirlos al formato en el que hago las mejores lecturas era demasiado cruel) para irles adelantando mis favoritos de 2019. ¿Listos?

Me fue muy difícil numerarlos del uno al diez y a partir del siete tuve crisis existenciales a cada momento. Todos son de una calidad excelente y todos los recomiendo muchísimo. Dicho esto, empecemos.

10. Shade, the Changing Girl, Cecil Castelucci & Marley Zarcone



No hubiera leído Shade si no me hubiera obsesionado con Young Animal, el sello en el que Gerard Way publicaba Doom Patrol (todo el mundo sabe que yo leo lo que Gerard Way escriba en el papel de baño), pero una vez que la descubrí, esta serie de dos tomos de Cecil Castelucci y Marley Zarcone me fascinó. Para empezar, como mencioné en la reseña, el primer volumen es un coming-of-age (acá libro de iniciación) de ciencia ficción con aliens donde todo se trata sobre ser adolescente y de lo mucho que ser un alien que no entiende a los humanos se parece a ser adolescente que está aprendiendo a navegar en el mundo. Y el segundo tiene mucho que ver con el auto descubrimiento y la búsqueda de uno mismo y esas cosas y me encantó. Finalmente, las portadas que hizo Becky Cloonan son magníficas y obvio que les sumaron puntos.

9. Tokyo Ghoul & Tokyo Ghoul:re, Sui Ishida



Es un poco trampa poner las dos series en uno, pero pues casi son la misma cosa (pero no). Mi favorita es la primera, tiene casi todos los momentos que más atesoro (con excepción de Takizawa y su momento estelar en :re del que no diré nada para no spoilear). Ya cuando hablé de él en el blog hablé de cómo usaba se hacía responsable de la crueldad que le causaba a sus personajes, cómo no usaba el gore como un simple shock value y esas cosas, que es de lo que más atesoro de todo Tokyo Ghoul. No queda más arriba porque tengo pocas quejas (se nota que el autor estaba muy cansado rumbo al final, las peleas nunca dejaron de ser confusas), pero en general es una serie que adoro. (Y Touka, Ayato y Juzou estarán siempre en mi corazón).

8. Given, Natsuki Kizu



Cómo recuperar la fe en el boys love en cinco tomos de manga. Mi única queja es que en el manga no puedo oír la canción de Mafuyu (que en el anime es hermosa), pero por lo demás, creo que Given es un manga hermoso que además me hizo leer slice of life, cosa que no leo prácticamente nunca (siempre leo seinen o shonen, como van a notar más adelante). No lo he reseñado porque sigue en emisión y quiero que avance un poco más antes de dar mi juicio, pero la historia de Mafuyu, Uenoyama, Akihiko y Haruki es preciosa. Además, este es un manga que se complementa perfectamente con su anime.

7. Watchmen, Alan Moore & Dave Gibbons



Watchmen igual y no se merece toda la fiesta que le hacen (tengo quejas muy grandes con una de sus storyline), pero nadie puede negar que es un cómic extraordinario. Me gustó mucho, hay partes que releí varias veces, todo el subtexto de crítica política que tiene es en su mayoría muy acertado y me encanta cómo trata el tema de la guerra fría (se nota perfectamente en qué contexto se escribió). No está más arriba porque sinceramente no lo disfruté tanto como otras cosas que leí este año, pero igual sí lo consideraría un must-read. Hice una entrada sobre Watchmen, aunque el tema del cómic era más bien tangencial.

6. My Hero Academia, Kohei Horikoshi



Si el arco de los villanos no hubiera pasado, My Hero Academia estaría en este top pero igual no estaría tan arriba. Pero el arco de los villanos ocurrió y es magnífico y todavía sigo chillando con lo bien echa que está la historia de Shigaraki. Por otro lado, este manga se ganó su lugar a pulso con todo el arco de Kamino y la manera en la que está escrita la evolución de Katsuki Bakugo. No todos los días veo arcos de redención que le atinen a acercarse un poquito al de Zuko en ATLA (es el mejor arco de redención escrito en la historia) y este definitivamente se está tomando su tiempo (y Katsuki es mi favorito). Lo único que debo decir es que me costó cuatro tomos engancharme y todavía no le acabo de perdonar eso pero casi lo hago cuando ocurrió la pelea entre Deku y Bakugo (hay muchas, esto no es spoiler).

5. Monstress, Marjorie Liu & Sana Takeda



Todos saben que esta es mi serie de cómic en emisión actualmente favorita de la vida. El año pasado la consideré mi mejor lectura en cómic, de hecho. Este año reseñé por fin los primeros tres compilados (el Book One) y los animé mucho a leerla porque es una serie high fantasy muy bien estructurada y con un worldbuilding que me deja con la boca abierta. Además Sana Takeda es una ilustradora que no deja de impactarme con cada cosa que hace. (Y si no está más arriba es porque este año apenas si leí dos volúmenes y leí cosas tan buenas como esta).

4. Banana Fish, Akimi Yoshida



Ya puedo decir que ya entendí por qué el fandom de Banana Fish está permanentemente deprimido. Vi el anime este año y luego me aventé a leer el manga. Lo acabé hace pocos días, porque uno de los tomos lo leí para el maratón Guadalupe Reinas 2019. De hecho, tengo pendiente hacer la reseña porque tengo muchísimas cosas que comentar sobre la historia, ¡muchísimas! (Y también defender que el final es the best final ever). En fin, no dejen de leer Banana Fish (mi advertencia es que primero lean la sinopsis, eso sí).

3. Doom Patrol, tanto de Grant Morrison como de Gerard Way & Nick Derrigton



Este es completa trampa y me vale caca. El de Gerard Way sólo está porque la metaficción es magnífica, por cierto. El de Grant Morrison lo amé. Tenía muy pendiente esa serie desde hacía tiempo porque había oído que era crazy bananas y sí. Mi compilado favorito es el de The Painting That Ate Paris (La pintura que se comió París) porque además juega con los estilos de la ilustración (no me acuerdo quien es el ilustrador de ese compilado exactamente, pero en serio, es magnífico). En fin, lean Doom Patrol y lean a Gran Morrison. Hice reseñas de todo: del run de Grant Morrison y de por qué me gustó tanto el de Gerard Way.

2. The Wicked & The Divine, Kieron Gillien & Jamie McKelvie



Casi fue la mejor y les juro que si la siguiente no hubiera sido la que fue, lo hubiera sido. Primero quiero decir que me falta leer dos compilados que no he conseguido. Segundo quiero decir que quiero que Persephone me empotre, muchas gracias. Y que Morrigan y Baphomet me vuelven loca. ¿Dioses de distintas mitologías siendo estrellas de la cultura pop? SÍ. ¿Lucifer? SÍ. ¿Las ilustraciones de Jamie McKelvie? POR SUPUESTO. Todas las referencias mitológicas son maravillosas. El hecho de que se haya recuperado la figura de Persephone como alguien que se mete al infierno porque quiere y que se mencione un millón de veces que significa she who destroys. Les tengo pendiente la reseña, pero por lo pronto, léanlo.

1. Fullmetal Alchemist, Hiromu Arakawa



Y bueno, todos se esperaban esto. Fullmetal Alchemist es uno de los mejores mangas de shonen por una razón: es perfecto. Tiene unos personajes muy bien formados, un desarrollo increíble, mucho subtexto sobre la guerra en japón (cosa que amo, el tomo de Ishval es de mis favoritos), personajes femeninos increíbles (Olivier Mira Armstrong y Riza Hawkeye, I mean, al primero que me diga que Riza sólo existe en función a Roy lo asesino) y en general ya hice una reseña para exponer por qué es una obra de arte que todos deberían leer (y aprovechando que muchos leyeron el primer tomo para el #GuadalupeReinas2019, voy a insistir que sigan leyendo). Yo ya había visto la primera serie y mucho del material era nuevo y quedé muy gratamente sorprendida. Le hice una entrada en el blog.

Y bueno, esas son mis recomendaciones. Si han leído algo de la lista, espero que les haya gustado tanto como a mí y si no, pues lo recomiendo. En las menciones honoríficas de series que se quedaron por fuera por un pelito está The Umbrella Academy (por nada, lo juro) y Quantum Teens Are Go. A ambas les ganó Shade por casi nada. ¡Que tengan un 2020 de excelentes lecturas! Nos vemos en los Oscars y los Razzies literarios que ya son tradición del blog.

domingo, 29 de septiembre de 2019

Tokyo Ghoul (y cómo escribimos sobre la tragedia y el horror)

Sinopsis: Extraños sucesos ocurren en Tokio; se piensa que las criaturas responsables son los llamados “ghouls”. En tanto, la vida de Ken Kaneki, un joven universitario muy inteligente y tímido, cambiará radicalmente cuando conozca a una extraña chica, Rize. Una de las series más aclamadas en los últimos años llega a México de la mano de Panini: ¡Tokyo Ghoul! ¡No te pierdas la oportunidad de conocer esta increíble historia de Sui Ishida!

Qué sinopsis tan de mierda, Panini México. Creo que desde que leí el tomo seis o siete de Tokyo Ghoul quería hacer esta entrada pero sólo me aguanté porque quería acabar las dos series y echarle un ojo al anime. Por echarle un ojo me refería concretamente a buscar escenas sueltas en Youtube porque no me iba a tomar la molestia de hacer nada más (y que bueno, porque en mi opinión se pasa de lamentable... si me hubiera interesado más quizá habría intentado empezar a verlo). ¿De qué trata? Bueno, Ken Kaneki es un joven universitario que siempre tiene un libro en la mano, tímido, que después de conocer a una chica (muy rara) llamada Rize, descubrir que es un ghoul, casi morir devorado por ella, acaba convirtiéndose en un ghoul artificial (un ghoul de un sólo ojo), después de que le transplantaran órganos de la chica. Al menos, eso parece. Kaneki tiene que acostumbrarse a vivir de otra manera mientras Touka, una ghoul que trabaja en el café Anteiku, intenta demostrarle que los ghouls no son sólo monstruos sanguinarios.

Y de eso parece que va Tokyo Ghoul. Pero no. O al menos, no lo creo. O sea, me puedo sentar aquí a hacerles un análisis de por qué creo que Tokyo Ghoul va de enfrentarse a la otredad a la cara, porque no queda ninguna otra alternativa (amo esos temas), pero creo que, además de eso, también habla de la crueldad. No sé si como tema central, pero sí es un tema muy recurrente en todo el manga. Las historias del 90% de los personajes son cosas chungas y terribles. Los hay víctimas y victimarios. Desde los investigadores del CCG (que investiga a los ghouls e intenta erradicarlos) hasta los mismos Ghouls. Hay ghouls con mascotas humanas. Investigadores especialmente sádicos a la hora de matar ghouls. El manga nunca da un paso atrás al retratar la crueldad (es un seinen, después de todo), pero tiene algo en la manera en la que lo hace que me fascina. Es muy fácil ver y consumir gore por morbo; muy sencillo no querer ver todo lo que hay detrás, las terribles consecuencias de todo lo que le ocurre a los personajes. Es muy fácil hacer lo que en un punto de su carrera estaba haciendo Game of Thrones: buscar el mayor shock de los espectadores, en vez de desarrollar una historia de manera congruente y darles a los personajes un desarrollo que, aunque sorprendente, tuviera sentido y fuera justo con ellos.


Y la verdad es que no sé qué es lo que buscaba Tokyo Ghoul. Quien sabe. Podría haber buscado a ver si Sui Ishida ha dicho algo al respecto, pero por alguna razón quiero hablar sólo de lo que vi en la obra. De momento. Siempre he sentido que para hacerles cosas crueles a tus personajes tienes que ser empático con ellos. Es algo con lo que tienes que vivir y con lo que tienen que vivir. Es lo mismo que luego se comenta respecto a herirlos: la herida sigue allí capítulos después y la cicatriz también, no es algo que puedas borrar. No puedes hacerlos pasar por una situación que muy seguramente los va aventar a los brazos del PTSD y luego hacer cómo que no pasó nada y correr una cortina. ¿Y qué tiene que ver todo esto con Tokyo Ghoul? Allá voy.

Quiero hablar de Ken Kaneki. Entre otras cosas. Es llorón, se siente inútil (es inútil porque no sabe pelear aunque intenta hacerlo). También entre el fandom (al que odié en menos de dos minutos de leer comentarios de youtube), se comenta que cambia de personalidad como de calzones (cosa que sí es cierta pero no es cierta... o sea, cambia de personalidad seguido, tiene al menos tres reconocibles, pero creo que al menos en el manga nunca lo hace tan rápido como en el anime así que nunca se siente que lo haga tanto como se cambia de calzones) y es, fundamentalmente, una persona llena de pedos psicológicos. Algunos de ellos muy profundos y muy enterrados y algunos de ellos... muy obvios. (La verdad necesita un abrazo y mucha terapia). Hay una escena (muy gore, entre otras cosas) después de la cual acaba convirtiéndose en el ghoul de pero blanco que actua bad-ass que creo que es más reconocido en la pop culture (si es que alguien además de mí sigue hablando de esta serie porque yo la acabo de leer). A ver, voy a soltar un spoiler pequeñito que es necesario, pero si no quieren saber, cambien de párrafo: hay un momento en el que le dice a su torturador, después de que este intenta atacarlo cuando por fin logra soltarse, que si cree que le importaba algo el dolor después de todo lo que le hizo. Más o menos, ando parafraseando. Y sí, bad-ass indeed, pero también increíblemente triste.


Estamos en un mundo donde la tragedia se usa para crear personajes fuertes sin entender que los personajes fuertes pueden salir no sólo de la adversidad, sino de cualquier parte. Peor, estamos en un mundo donde después de que se usa la tragedia para crear personajes fuertes, nadie quiere lidiar con las consecuencias de haberles jodido la vida y se les cura el PTSD en dos horas y nunca tienen secuelas, ni cicatrices, ni pesadillas. Sui Ishida juega un poco con eso. Ken Kaneki y su personalidad bad-ass, esa que acepta que es un ghoul y que vive con una desesperación de proteger a todo aquello que quiere, por más que sea incapaz algunas veces o que acabe perdiendo, son resultado de todo el montón de mierda que le aventó la trama. ¿Saben también que es resultado de eso? Sus relaciones fucked up en todos los sentidos, el trauma con el que carga (y del que la trama intenta hacerse cargo) y la manera en la que reacciona siempre a partir de allí (y acaba en situaciones iguales o peores porque no quiere que alguien más pase por ello). No sé si Ishida lo hizo o no lo hizo a propósito, pero por un momento agradecí encontrarme con un protagonista que, si iba a evolucionar en un punto a base de chingadazos (digo, trauma), lo iba a reflejar después.

Y esa es otra cosa de la que quiero hablar sobre Tokyo Ghoul. Sería muy fácil definir a los personajes según sus peores momentos, pero el manga no te deja. Además de que en todo momento horrible, no deja de recordarte que toda la sangre que estás viendo es producto de algo horrible y traumante y que no existe para ser tu shock o para satisfacer tu morbo por el gore (y con este manga estaría muy fácil irse por el camino del morbo, repito, hay mucha sangre). Hay personajes que no pueden desprenderse de su pasado (Kaneki, Touka) y otros que no le guardan rencor en lo más absoluto (Suzuya, un investigador con un umbral de dolor impresionante, con un pasado chungo chunguísimo, pero que nunca se define sólo con base de él ni se estanca intentando arreglarlo porque para él así fueron las cosas y listo, ahora está en otra cosa), personajes que tienen a su pasado de mierda enfrente y no saben cómo arreglarlo, como enfrentarse a él o cómo admitir que existe (Amon Koutaro). Ishida es muy cruel, sí, pero creo que sabe hablar de la crueldad. Sabe hacer énfasis en lo horrible que son muchas situaciones y en que los personajes, por más bad-ass que sean después, no son ni un ejemplo, ni un modelo, ni algo que debería ser nadie porque nadie debería pasar por lo que pasaron (por más que unos te digan que lo harían todo de nuevo).

 
Tokyo Ghoul tiene como protagonistas a los ghouls y a los investigadores. Se sume en sus vidas, hasta las personales, hasta que odias sólo a unos cuantos y no a la mitad. De repente se mete en temas que tienen que ver con la experimentación humana y con la perdida de la identidad. Puede convertir los deseos más desesperados de los personajes en sus peores pesadillas (si ya lo leyeron saben a qué me refiero y si no, no les voy a contar porque si lo leen creo que es un pedazo que vale la pena leer sin que se los cuenten), hacerte desear que los que creías muertos sigan muertos y, ante todo, hablar de la crueldad con empatía. Y mostrarla. Insisto que hoy mucha de la cultura pop que se marketea como para adultos (Game of Thrones es sólo un ejemplo), usa el gore, la muerte, la tortura y todas esas cosas chungas para demostrar que trata temas adultos (por edgy) y luego no lidia con las consecuencias de lo que hace (hola, última temporada de Game of Thrones, todos los literary rapes que fueron usados para hacer bad-asses sin explicación ni empatía o para darle a los hombres una razón para vengarse...; no, claro que no estoy hablando de The Killing Joke acá). Tokyo Ghoul obliga a los lectores a ver y a enfrentarse a las consecuencias de frente.

Todo eso lo combina con un cast de personajes super amplio en el que no pocas veces te olvidas de alguna que otra cara (son muchísimos investigadores, muchísimos ghouls y uno que otro personaje secundario al que prestarle atención). Personajes, la gran mayoría, muy bien formados. Además que en el departamento de personajes femeninos el manga es bastante decente. Eto, Touka, Hinami, Akira son sólo un ejemplo de mujeres todas muy diferentes, que no son fetichizadas y tienen todas agencia propia (ahora, que el fandom haga otra cosa que ponerse a discutir cuál es la mejor o jalarse el pito imaginándose a una de ellas es todo un asunto y por eso lo odio, en parte). También, considerando lo conservador de la sociedad japonesa, me sorprendió encontrarme un personaje trans (con backstorie tan chunga como la del resto y con personalidad tan cabrona como la del resto). Ishida de hecho pasa un capítulo explicando que es un hombre y punto pelota (y la traducción licenciada que leí estuvo bien hasta que ya no hubo más licenciada y tuve que enfrentarme a una fan y llorar mucho porque chorreaba transfobia hasta por donde no, pero bueno, fuera de eso, fue mi mala suerte con esa traducción). Los conflictos morales del manga me gustan y me gusta su manera de manejarlos también.


Respecto a los únicos comentarios que puedo hacer negativos es que me gustaría que algunas peleas estuvieran mejor dibujadas porque a veces son confusas y eso que Ishida intenta, por todos los medios, hacer que no sean confusas, pero a veces el cast es enorme y pasa lo que pasa. También que el principio de la serie principal y de :re a veces resulta medio lento y confuso, pero eso es más yo haciendo nit picking que una queja.

En fin, sí, les recomiendo Tokyo Ghoul (y :re también). Tengo varias entradas pendientes sobre manga. Yo lo leí en Manga Rock porque tengo la versión definitiva, pero también está en Manga Zone y en Manga Dogs, me parece. Y bueno, si tienen dinero siempre pueden acudir a Panini. Si lo leen me cuentan, si por otra razón les gustó la verborrea de la entrada también me cuentan y si no, bueno, le pueden pasar la entrada a quien les caiga mal. ¡Nos vemos en la entrada que viene!

jueves, 5 de septiembre de 2019

Booktag Animales Fantásticos | #VolveraHogwarts

¡Hola! Volver a Hogwarts ya volvió con sus actividades y este año estamos leyendo los libros extras de Harry Potter. El primer libro que leeremos es Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos, uno de los libros de texto de Hogwarts y pues, por eso, hicimos un booktag inspirado en él. Ya saben que a mí los booktags me encantan para recomendar libros y con este espero ponerles varias nuevas recomendaciones. Por otro lado, los animales fantásticos son de mis cosas favoritas en Harry Potter (literalmente volvería a ver la última película que salió que es un poco lamentable sólo para ver el diseño de los animalejos), así que, acá vamos.


Dementor: libro que te arrebató la felicidad (por malo, triste, etcétera)



Toda la serie de Tokyo Ghoul de Sui Ishida. Son catorce tomos de manga y es una historia marcada a cada momento por la tragedia. Me gustó mucho porque me gustan esa clase de historias, pero sí es como un dementor a veces: te arrebata toda la felicidad al leerla porque tiene un tono muy desesperanzador. Se las recomiendo si les gusta leer manga. Planeo escribir un poco más de ella más adelante porque creo que tiene muchas cosas dignas de analizar, Sui Ishida es muy bueno al contar historias, armarlas, armar personajes y retratar de situaciones angustiantes.

Escarbato: un libro con una historia muy tierna



El libro Tal vez vuelvan los pájaros de Mariana Osorio Gumá. Este libro narra la dictadura en Chile y el exilio desde los ojos de una niña pequeña, Mar, y es bastante autobiográfico. Es una historia dura, sí (perdón, es que me gustan las cosas tristes), pero me pareció increíblemente tierno y con un final increiblemente esperanzador. Aunque aun no le he hecho reseña, les puedo adelantar que me identifiqué mucho con el papá de Mar, que es comunista (wonder why me identifiqué) y que el final del libro me pareció especialmente tierno.

Dragón: un libro muy grande



Estuve pensando en libros gordos que he leído en mi vida y se me ocurrió poner aquí El segundo sexo de Simone de Beauvoir. Es un libro que leí hace mucho y es un pequeño tabique. Siempre es bueno leerlo y releerlo alguna vez porque trae muchas cosas que se pueden debatir y es un gran libro académico (fuera de que yo esté en desacuerdo con algunas cosas). Entonces, pues aquí queda la recomendación.

Fénix: un libro que te gustó más al releerlo



No releo tanto a veces (como que necesito entrar en el mood) pero hay una trilogía que aprecié mil veces más al releerla y es La guerra de las brujas de Maite Carranza. Tiene un estilo muy desenfadado y una narración muy coloquial y al ir leyendo la historia la primera vez me desesperaban un poco algunos detalles, pero al segunda vez que la leí me encantó descubrir los conocimientos de mitología de la autora, que son muy amplios y me encantó ver todas las referencias. Además, en esta trilogía las brujas son mujeres únicamente y hay un subtexto muy importante sobre la sororidad, sobre cosas que sólo las mujeres sufren y hay muchos paralelismos con la experiencia general de mcuhas mujeres. Como siempre, muy recomendado.

Thestral: libro con la muerte que más te dolió



Me han dolido un montón de muertes. También he matado a un montón de personajes. Creo que personalmente nunca he superado a Sirius Black en La Orden del Fénix (ni a ninguno de los merodeadores) porque hay algo en su historia que me parece trágico de por sí. Como nota curiosa, debo decir que los empecé a apreciar más como personajes al ver la tragedia que representaba la historia de los cuatro y ahora que el año pasado releímos la saga, el final de la Orden del Fénix sigue siendo un final que me parece muy difícil (de hecho, todo el libro es un libro que me parece muy difícil porque es muy muy muy emo y es una de las etapas más oscuras de la saga).

Acromántula: libro de terror



Quiero recomendarles aquí que lean Las cosas que perdimos en el fuego de Mariana Enríquez, que es un libro con una compilación de cuentos de terror. Me gustaron tanto que incluso hablé de uno en el ensayo que publiqué en Infiltradas. Es terror muy cotidiano y muy urbano y juega con miedos muy actuales. Quizá no haya monstruos, pero el terror es muy real. Cuando lo leí, el cuento de Las cosas que perdimos en el fuego, que le da título al libro fue uno de los que más me impactó.

Basilisco: libro con un plot twist que te petrificó



No sé si me petrificó en el buen o en el mal sentido (es un libro bastante promedio el que voy a poner aquí) pero de que me petrificó me petrificó: Mentirosa de Justine Lasbalestier. Tiene un plot twist más o menos como a la mitad que me sorprendió bastante. Una de las cosas positivas de este libro es justamente que juega mucho con la narradora no fiable que tiene (es una mentirosa) y justo por eso puso meter el plot twist que metió. Por un lado me gustaría releer este libro, pero por el otro siento que tampoco valdría tanto la pena.

Centauro: un libro donde haya una profecía



Quiero aprovechar para recomendar The Priory of the Orange Tree de Samantha Shannon, un libro gordísimo sobre fantasía épica donde hay una profecía, dragones, varios reinos, una pirata que es el temor de todos los mares, un romance entre dos mujeres y muchas cosas. Es un libro muy muy interesante (un poco promedio en algunas cosas) pero que creo que demuestra que se puede escribir de romances diversos en un montón de géneros y de historias. Les recomiendo que le den una oportunidad a este libro.

Hipogrifo: libro al que le tienes respeto (porque lo consideras complicado o tardaste mucho en leerlo, por ejemplo)



A Little Life de Hanya Yanagihara es un libro que me causa mucho respeto. Primero porque es una novela enorme y porque me costó bastante leerlo. Su estructura es complicada y a veces parece laberinto; además, habla de temas muy complicados y difíciles y pues la verdad a estas alturas de la vida no supe si lo hizo de una manera correcta o no, sólo que creó un libro capaz de hacerte sentir muchas cosas al mismo tiempo y al que le tengo muchísimo respeto.

Troll: un libro que te parece malísimo 



Muchísimos, pero creo que últimamente ando con ánimos de recordar que Kevin Brooks no sabe escribir ni cerrar una historia. La elección es Miedo. Estuvo entre mis peores libros leídos de 2018 y es que es... un libro malo, sin más. Mal setting, mala narración, malos personajes, sin final aparente. De verdad, es que yo paso. Nada más que decir.

No olviden seguir las redes de Volver a Hogwarts para enterarse de más actividades que tenemos planeadas. Este año nos cambiamos de sede y estaremos los domingos de septiembre (con excepción del 15) en el Bunko Roma-Condesa discutiendo los libros que leeremos este año. ¡No falten si son de la CDMX!