Divagaciones de una Poulain
by Nea Poulain
Mostrando entradas con la etiqueta Romance. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Romance. Mostrar todas las entradas

miércoles, 21 de octubre de 2020

Castle Swimmer (S1), Wendy Lian Martin | Reseña

Hay entradas que no están específicamente planificadas para tu calendario pero pues... arrasan con tus planes. Como esta. Ati, de Conejo Literario, está haciendo una semana especial de Webtoons, que son un tipo de webcómic (que bueno, además de Webtoon, también existe Tapas, que sigue un formato muy parecido, los webcómics antiquísimos en tumblr, en blogs, etc). La plataforma ha estado tomando muchísima fuerza en el mundo de los comics que se distribuyen de manera gratuita y digital. Tienen su propio formato, muy distinto al cómic americano (tanto el de superhéroes como los que se salen de esa norma) y algo distinto al manga, aunque llega a recordar al manwha coreano. Como tal no están diseñados para ser impresos, aunque algunos webcómics sí se impriman (por ejemplo, Heartstopper lleva ya varios tomos publicados y fue publicado originalmente en Tapas). Si quieren saber más de la semana especial de Webtoon que organizó Ati, pueden checar aquí su blog y ver sus últimas entradas. Yo voy a hablar de la primera temporada de Castle Swimmer.

Sinopsis: What happens when your entire life is ruled by a prophecy – your future foretold by people you’ve never met, who died long before you were born. Such is the story of two young sea creatures. One believed to be a guiding light for his people, a Beacon who will lead them to a bright, prosperous future. The other is a teenage prince for who’s destiny is to KILL the Beacon so that HIS own people might thrive. When both reject the course set for them, it leads to a raucous adventure as big and unpredictable as the ocean itself – and a romance that nobody could have predicted. (Si necesitan traducción o quieren traducción, me comentan aquí abajo para hacerla).

A mí me gustan mucho las sirenas. No es tan obvio porque no formo parte de las ordas obsesionadas con La Sirenita (no está mal, pero siempre fui más de Aladín), pero me gustan. Más bien me gusta el mito de las sirenas que atraen a los marineros con su voz y los matan. O la idea de que la voz de un ser tenga tanto poder y sean casi magia pura (escribí un fanfic así, qué me ven). En Castleswimmer la voz no tiene nada que ver de momento, pero quería enmarcar por qué este fue el primer webtoon que leí de todos (además de que me lo habían recomendado, claro). Las sirenas me gustan. Las criaturas con cola que viven en el mar. Pues. Así que resultaba lógico adentrarme en la historia que tenía criaturitas con cola que vivían en el mar y profecías.

En Castle Swimer nos encontramos con Kappa, The Beacon (se traduce como Faro), una luz que brilla para otros. Kappa está destinado a cumplir las profecías de muchas criaturas del mar o, al menos, a jugar un papel muy importante en todas ellas. Las cosas no salen muy bien cuando las profecías salen mal o llega tarde a ellas (aun cuando el poder del Dios de la Superficie) lo guía a sus destinos y no puede zafarse de ellos tan fácilmente. Casi desde el primer capítulo es evidente que la gente del mar ve a Kappa sólo como un medio para cumplir sus profecías, pero nada más. Lo quiero mucho, es muy abrazable, no quiero que nada malo le pase en la vida. 

Y luego está Siren, un príncipe tiburón que toda su vida ha vivido preparándose para cumplir una profecía que va a salvar a su gente: tiene que matar al Faro (oigan, sí me gusta la traducción). Con eso, por supuesto, se entiende que muchas profecías quedarían sin cumplir (lo que no le encanta a la gente del mar, por supuesto, así que los tiburones viven apartados) y Kappa no podría cumplir sus múltiples destinos.

Ah, me encanta el olor a star-crossed lovers del destino por la mañana. Especialmente si ambos están desesperados por escapar cada uno de las cadenas de su destino con cualquier plan, no importa qué tan descabellado suena. Cuando Kappa llega nadando hasta el castillo de los tiburones y termina en el calabozo (sin oponer mucha resistencia, porque a estas alturas ya sabe que si los poderes del Dios de la Superficie lo arrastran a alguna parte no hay poder que lo haga cambiar de curso) y Siren por fin se ve enfrentado a que tiene que acabar con él a cambio de la vida de todos los demás tiburones, bueno, las cosas se ponen complicadas.

Eso no es spoiler, son literalmente los primeros dos episodios (porque en cada uno presentan a uno de los personajes principales) y me funcionaba para hablar de... ¡magia! ¡profecías! En los últimos años he escuchado mil veces lo "aburridas" y "gastadas" que están ya las historias sobre profecías, que hay que darles la vuelta... Miren yo no sé. Creo que no todo está escrito. Y creo que dentro de las estructuras clásicas de muchos recursos fantásticos puedes escribir cosas muy interesantes y nuevas (créanme como persona que escribe fantasía). Por ahí Carry On hace un poco de eso (cómo la obsesión con las profecías puede cambiar destinos y cómo se pueden crear artificialmente) aunque no sea el mejor libro del mundo (recuerden que me agarró de muy buen humor ese libro y me parece decente). Aquí vemos a Kappa cansado de ser sólo un instrumento de las profecías de otros (aunque le gusta ayudar y es un sol de persona) y a Siren abrumado por un destino demasiado grande, demasiado cruel (matar a Kappa) y muchas responsabilidades. Me gusta el énfasis que se hace en las identidades de los dos personajes y cómo están buscando ser algo más que lo que las profecías dicen de ellos.

En el fondo, Castle Swimmer también es una historia romántica (viva el BL, les juro que sólo conozco el lado boyslove, girlslove y Lore Olympus de los webcomics, soy incapaz de recomendar otra cosa) y si les gustan los romances adolescentes y los primeros amores con aroma a star-crossed lovers, esta es su historia. Aquí sólo les estoy reseñando la primera temporada, que no es muy larga (menos de cien capítulos cortos) donde florece el romance y Kappa y Siren empiezan a decidir cómo desafiar a sus propios destinos (o, al menos, darles la vuelta). Se me hace una historia muy bonita de fantasía. Su énfasis no es tanto el worldbuilding (que es fantástico, por cierto y ayuda a la historia en vez de ser sólo un adorno muy pesado) como contar una historia de iniciación sobre pececitos en busca de sus identidades propias con algo de magia.

El estilo de ilustración de Wendy Lian Martin me gusta mucho, sus personajes Kappa y Siren son preciosos, al igual que el resto de los personajes. Además que a través de su forma de dibujar se ve la personalidad muy clara de cada personaje y las ilustraciones dicen muchas cosas de la historia. Se las recomiendo si quieren una historia de fantasía con toques de romance, para pasar el rato. Además debería mencionar que los personajes son bastante diversos (que eso no debería ser ya un halago, la verdad, hablamos de fantasía: donde podemos escribir cualquier cosa que nos venga a la imaginación y por alguna razón hay señores que se llevan las manos a la cabeza si aparece un personaje que no sea blanco... o heterosexual). 

De momento la segunda temporada está en curso y sale cada domingo, pero de esa no les cuento más porque ya la reseñaré cuando acabe. ¿Dónde lo pueden leer? En este link. Lo leo en inglés y les seré sincera en cuando a que no sé si hay traducción en español, pero muchos Webtoons originals suelen estar traducidos, así que si tienen la cuenta en español (o abren Webtoon en español) pueden investigar y buscarlo.

lunes, 11 de mayo de 2020

Olor a menta, Myriam M. Lejardi | Reseña


Sinopsis: A Alexis le gusta ligar con cualquier persona que se esté quieta el tiempo suficiente, entrar en una habitación y que todos lo miren, los caramelos de menta y las chaquetas de cuero. Por eso, cuando muere y su egocéntrico ectoplasma queda ligado a Valeria, la única capaz de verlo y oírlo, se cabrea un montón. En una historia de últimas y primeras veces, descubre cómo dos caminos pueden cruzarse para siempre sin llegar a tocarse jamás.

Yo casi nunca reseño novedades, pero a veces, cuando lo hago, es porque las autoras son mis amigas. Jé. Hablemos Myriam, mi larga relación con ella y cómo pasamos de que yo leyera secretamente su fanfic a gritarle por Telegram. Les prometo que es una historia graciosa. Corte a Andrea a los quince años. Dieciséis, quizá diecisiete. Era tan edgy y tan emo por dentro que yo mi personalidad apenas me soportaba y leer un fanfic de una tal Metanfetamina, titulado Mortífago, de los adolescentes más edgys que había conocido jamás me llenaba el alma.

Mortífago es un recuento de la saga Harry Potter desde el punto de vista de los Slytherin. Draco Malfoy y sus amigos, más o menos. Lo narra un tal Theodore Nott que en la saga original aparece como tres veces, tiene un par de datos interesantes y nos presenta a un cast de personajes de los que a duras penas conocemos los nombres y unos cuantos rasgos de la personalidad. Cuando yo me puse a leerlo en serio, iba en el baile de navidad de cuarto año y la cosa era como Skins pero con magia. (Siempre fue como Skins pero con magia, sólo que después se le añadieron cosas turbias, sangre y muerte). En ese entonces la primera temporada Skins era mi vida porque siempre era reconfortante pensar en adolescentes que lo pasaban peor que tú (y ver que estaban guapos, para alegrar la vista). En fin, después de años de leer y comentar acabas buscando a los autores en tuiter y hablando con ellos (veo gente que se sorprende de eso, pero para mí es cualquier cosa, perdón lol) y te haces su amiga y comentas tus ideas y acabas extremadamente emocionada cuando publican su primer libro. Ese es el resumen más o menos de por qué leí Olor a menta tan rápido. La otra razón es que me gustan los fantasmas.


Como se trata el tema fantasmal en la literatura siempre me llama la atención. (No en vano reseñé El fantasma de la casa del lago de Ana Romero hace muy poco, que curiosamente trata temas parecidos, pero no tiene ni punto de comparación porque maneja todo de una manera diferente..., lo cual es lógico, considerando las diferencias culturales de sus autoras). Myriam presenta una propuesta interesante con Alexis y con Valeria. Alexis muere y se queda atado a ella, una bebe que sólo berrea y no habla. Sólo ella puede verlo (digamos, es su vínculo con el mundo), hablar con él y él, como buen adolescente inmaduro que acaba de morir, no está muy encantado con la perspectiva hasta que Valeria empieza a crecer.

¿Por dónde empezamos con la novela? Los personajes son divertidos. Valeria y Alexis son muy entretenidos de leer (genuinamente caen bien, especialmente ella), hay una hermana, un youtuber gamer que nunca usa pantalones y un gato llamado Miau Tse Tung (exijo que tenga un hermano llamado Cat Marx, aunque también aceptaría Stalingato/Leningato...; por favor no pongan detalles de comunistas en sus libros, esto es lo que pasa). Son dinámicos, bien perfilados..., o sea, son esa clase de personajes que no están planos como hoja de papel. Tienen sus motivaciones, su propósito en la historia..., todo. La premisa es relativamente sencilla (es de lo que yo llamo libros sandwich: lo que me leo entre una lectura pesada y otra; consideren que digo esto porque Engels me parece entretenidísimo y Lenin un paseo por la pradera), fantasma está atado a chica, chica le gusta fantasmas, fantasma le gusta chica, uy, no pueden tocarse.

¿Creían que no pondría una imagen de un gato comunista?

La novela es divertida, ligera, tranquila, no me sorprendió mucho porque conozco a Myriam. Me entretuvo, me hizo reír. Me hizo querer mucho a Valeria. Su rareza es encantadora (toda ella es encantadora). No es lo mejor que le he leído, pero consideren que he leído básicamente todo lo conseguible de Myriam y su versión de escritora en este libro es mucho más moderada, tranquila y con no tanto espacio para meter tanta movida (como dice ella). Pero si esto les pareció buenísimo (los estoy viendo en sus reseñas, en sus reviús de goodreads y en sus hilos-reacción de tuiter) pues lo único que tengo que hacer es señalarles el resto de su trabajo y decirles que en mi opinión es incluso mejor y maravilloso y todo es increíble. Porque Olor a Menta es bueno, eso sí. Podrá no ser mi obra favorita (pocas cosas van a superar mis ataques de risa leyendo Futuro Perfecto), pero de todos modos lo recomiendo con ganas.

Mi parte favorita de la novela es todo el rollo de que Alexis, como fantasma, olvide cosas. (No es novedad, ya pasa en Dos velas para el diablo y seguro en cuarenta libros más, pero).  ES TAN SATISFACTORIO VERLO COMO LECTOR. Es un detalle que en las historias de fantasmas me encanta: el que poco a poco pierdan su esencia (con plus points si además al principio o en alguna parte de la historia se les va el pedo y no entienden que son fantasmas). Y miren que si fuera por mí les contaría poco a poco el libro para explicarles por qué me gustó pero no es el punto. El punto es que lo lean.

Esta foto me gusta más

¿Y dónde lo voy a leer? Bueno, lo publica la editorial Grupo Amanecer. Si son de latinoamérica (o cualquier parte del mundo que no sea España), lo pueden comprar en digital (que sé que ustedes son la mayoría de mi público, veo los analytics, háganme señales de humo aunque sea) y si son de España, pues con la editorial lo consiguen en físico. Es una novela pequeñita, es perfecta como lectura ligera entre dos libros de esos que te machucan el cerebro (Marx, te estoy mirando a ti) y si les gusta el romance paranormal, pues es una buena apuesta por él (supongo, no es de mis géneros más atendidos últimamente). Myriam tiene una prosa muy divertida aquí incluso cuando te está contando cosas que probablemente te hagan llorar (no sé, soy una piedra, es complicado hacerme chillar).

No sé para que demográfico esté planeado este libro (lo siento, no me fijo en eso, me vale tres pitos generalmente), pero me pareció que puede encajar bastante bien en juvenil, cosas de adolescentes (estaba hablando con Myriam de que muchas veces la LIJ de Latam me parecía más escandolosa que dos adolescentes, uno de ellos fantasma, que querían coger y no podían..., pero es que bueno, tenemos Orfeo o Frecuencia Júpiter, por ejemplo, que son más crudos en otros aspectos, pero otro día les hablo de eso porque creo sinceramente que nuestro entorno permea mucho sobre nuestra industria editorial y yo estoy haciendo una reseña, no un ensayo). Pero si quieren el libro para adolescentes, pues de mi parte es un gran SÍ. Además aprovechen que por fin nos publicaron a Myriam, yo estoy así:


Y bueno, antes de que esto se haga eterno: les recomiendo leer a Myriam. Así, en general. No sólo esto, sino todo su trabajo. Que para algo gran parte está en fanfiction.net. Tiene propuestas interesantes, cosas padres, lágrimas, tragedia y, en el caso de este libro, dos personajes divertidos que probablemente les van a caer bien.

lunes, 21 de agosto de 2017

Canciones para Paula, Blue Jeans | Qué leo, qué reseño

Sinopsis: Paula es una adolescente de casi 17 años que encuentra el amor por primera vez en Internet. Después de estar dos meses hablando con Ángel, un joven periodista que trabaja en una revista de música, decide quedar con él y comprobar si lo que siente a través de la pantalla también lo experimenta en el cara a cara. Pero el chico llega tarde y, mientras espera, Paula conoce a Álex, un aspirante a escritor con una sonrisa maravillosa. A partir de ese momento comienza una historia de amores y desamores, de la que serán testigo "la Sugus", el grupo de amigas de Paula. Una chicas desenfadadas, alegres y, a veces, difíciles de tragar (como los caramelos Sugus), que ayudarán a la protagonista a tomar decisiones importantes en aquellos días de marzo en un lugar de la ciudad.

Un día, por una razón totalmente desconocida para mí decidí hacer una actividad bloguera llamada Qué leo, qué reseño y para prevenir que me recomendaran truños mayúsculos, prohibí a E. L. James. La cosa funcionó más o menos hasta que un alma descubrió que yo no había leído Canciones para Paula, el equivalente a un fenómeno wattpad, pero del tuenti, una red social española que, sinceramente, nunca usé. Obviamente no compré el libro (si no compro libros que me gustan porque no tengo dinero, ¿ustedes creen que voy a comprar esto?) y descargué el que había en epublibre.org. Que no es la edición especial con agregados de casi 800 páginas, porque si hubiera tenido que leer 800 páginas de esto me hubiera planteado seriamente tirar el kindle por la ventana. No, sólo leí 600 tortuosas páginas de... lo que sea que sea esta historia.

Así que vamos por partes, como dijo Jack el Destripador. Voy por la motosierra, porque este libro es una suma de despropósitos mayúsculos.


Yo tenía mejor redacción a los diez años (y era pésima)


El problema con la redacción puedo achacárselo a Blue Jeans, pero tengo más ganas de romperle una maceta en la cabeza al editor y al que aceptó que eso se publicara sin darle una severa revisada. Claro que yo soy pacífica y no voy a hacer nada de eso. Pero a ver, ¿cuáles son los problemas de la redacción de este bonche de páginas que no tiene la culpa de nada, si a él sólo le imprimieron la novela encima? Un montón. Vamos uno por uno.

1. El received text es descarado. Pero como igual aquí no están acostumbrados a esa jerga, dejen les explico rápidamente que es el received text. Bueno, voy a ir al glosario de Las Malas Hierbas porque ellas lo explican mejor que yo, la verdad:
Son expresiones (en su mayoría de origen metafórico) que, de tanto usarse, han perdido toda profundidad y capacidad de evocación, lo que las hace poco útiles a nivel literario, porque carecen de intención comunicativa.
Tomemos un ejemplo: una luna redonda como un queso. Tú lees esa frase y ya no te dice nada: te daría exactamente lo mismo decir "una luna grande" (a secas), porque la metáfora empleada ya está muy gastada y el lector la pasa por encima sin que ello le genere ninguna reacción en concreto. Estás utilizando una expresión que aspira a ser poética y evocadora, pero que se queda en gastada y mundana. Para eso, mejor no uses nada.
Vale, que si quieres usar una expresión metafórica sobre la luna llena, decir que la luna estaba llena como un queso no es exactamente tu mejor recurso. A nadie le importa, no es original y tiene el mismo efecto que decir, la luna llena a secas. Lo mismo para las miradas que matan como puñales, los ojos azules como el mar azul y todas esas metáforas que usaron cuando les mandaron escribir poemas en primaria.

En general soy bastante tolerante con el received text porque es de las cosas que más me pasan al escribir y que, sinceramente, no le aportan nada a nadie. Pero si tuviera que subrayar cada expresión que es received text en este libro, tendría que subrayarlo todo. El autor parece querer ser poético sólo porque sí, para demostrar que puede, que sabe escribir, pero el resultado es sólo mediocre: muy gastado y muy mundano.


2. La redacción además es explicativa hasta morir. ¿Les he hablado de "muestra, no cuentes"? O sea, de "show, don't tell". Si no lo he hecho aún, vayan a preguntarle a cada persona a la que le he comentado en fanfiction cual es la cosa que más odian leer cuando yo dejo un comentario. ¡Porque lo repito como cacatúa! Bueno, la cosa es que en vez de explicarle y decirme que un personaje es, por ejemplo, muy soberbio, lo mejor sería que me mostraran por qué es soberbio en alguna escena. O en vez de decirme que el matrimonio de alguien es muy estable como si nada viniera a cuento, me lo muestren entre líneas.

Es mejor, deja a los lectores la tarea de interpretar las cosas y no los trata como estúpidos. Este libro, Canciones para Paula, es de los que, lamentablemente, cree que sus lectores son estúpidos y por eso les tiene que explicar todo, mil veces, además. No nos basta una explicación de por qué un chico está enamorado de Paula, no, necesitamos, en 600 páginas, al menos unas 100 explicaciones del amor del chico por Paula, no vaya a ser que se nos olvide. Y así todo el libro, con todas las cosas que pasan. Sobran más de 100 páginas de explicaciones inútiles.


3. Básicamente no editaron nada del libro porque era un éxito asegurado y así fue la cosa. Queridos editores: por favor, dejen de publicar cosas tan terribles. Si ya saben que va a ser un éxito asegurado al menos consigan correctores de estilo, que el autor corrija algo, mándenlo a un taller de escritura, qué se yo, ¡¡pero hagan algo!! No estén esperando que el dinero les caiga del cielo con su éxito asegurado. Evidentemente, el libro tiene dudosa la puntación y confusión de tiempos verbales, entre otras cosas preciosas que debieron de haber sido corregidas.

Una hoja de papel tiene más profundidad que los personajes


Profundidad de los personajes: cero redondito. Parece que nadie se molestó realmente en construirlos más allá de un par de detalles obvios y clichés como nada. Tiene nombres, algunas aficiones, algo a lo que se dedican y ya. Son todos una masa que se mueve y piensa igual. El punto de vista desde el que vemos la historia va cambiado cada media página de un personaje a otro, pero la voz narrativa no. Es igual de aburrida siempre y no sabemos de qué personaje se trata porque todos piensan igual. Es aburridísimo. No me acuerdo de la mitad de los nombres de la mitad y acabé el libro hace días, imagínense.


Paula es la protagonista, 16 años, se cree muy madura para su edad, le miente a sus padres de un modo patológico y es, en pocas palabras, medio mensa. Sale con un hombre de 22 años al que planea entregarle su virginidad (en serio, sus divagaciones mentales respecto a la primera vez son tantas que se me quedó grabado), lo cual no sé como al autor no se le ocurrió averiguar si era considerado estupro o no, tiene amigas que son una copia de ella, hicieron ctrl+c, ctrl+v cuatro veces. Las amigas son unas pesadas y lo único bueno que puedo reconocerles es que son buenas amigas, no hay ninguna estupidez de que las amistades femininas son todas tóxicas y llenas de celos. Pero bueno, Paula. La narración insiste en decirte que es muy madura y si tienes algo de sentido común, más edad que ella y has oído suficientes historias de terror sobre adolescentes saliendo con hombres mayores, lo único que quieres es gritarle que deje de molestar, se coma sus verduras y se vaya a dormir temprano.

Los galanes... no son uno... ¡no son dos!... ¡SON TRES! Porque los triángulos amorosos ya estaban muy vistos, había que hacer una especie de cuadrado raro donde tres chicos (dos guapos que quitan al aliento y otro que "no está mal" según palabras de Paula) se pelearan por una misma chica. Urge legislar que ya no escriban esas tonterías, pero bueno. Hablando de los galanes. Uno es el cerebro de la clase y bueno, cumple el cliché perfectamente. Los otros son una copia el uno del otro y muy difíciles de distinguir: 22 años, los dos escriben, uno para una revista y otro una novela, uno escribe de música y el otro toca el saxofón. ¡Uno se llama Ángel y el otro se llama Alex! Son parecidos a morir aunque no se conocen. Copiaron y pegaron. Y así como son de parecidos, así son de nada interesantes.

Así los intereses amorosos
Además está Irene, la hermana de Alex, una stalker de cuidado. Su única función es la de ser la antagonista de la novela y es una antagonista mediocre, medio mensa, mal construida y en necesidad de ir a terapia urgentemente a solucionar la obsesión que tiene con cierto personaje del libro. Los otros medio antagonistas, y ni tanto, son los papás de Paula. Son papás medio incapaces de darle "la charla" a su hija, pero en realidad la mitad de lo que dicen son sabias palabras de la razón y todos deberían hacerles caso. Digo la mitad, porque el libro está tan mal redactado, que la otra mitad son cosas que ni sentido tienen.

¡Y está la cantante Katia! Que es como antagonista, triángulo amoroso, algo. La verdad no lo sé. Es muy joven y es una calca de todas las demás adolescentes del libro, además de que es una imprudente y me da tristeza porque se nota de lejos que la fama la está arruinando, pero como esos temas interesantes de conflictos humanos nunca jamás se tocan en el libro, pues Katia no es más que un cliché patón que anda dejando sus huellas por todo el libro. 

¿En serio este es el romance que le gusta a los niños de hoy?


Pregunta seria. A ver, toda la palabrería del libro sobre lo especial de la primera vez, sobre el amor, sobre las relaciones, sobre soy tuyo y eres mía y sobre los celos y sobre... Vale, todo, es una caca que conduce a las relaciones tóxicas y que deberíamos pensar mejor para retratar. Los personajes pasan capítulos enteros mirando sus celulares o sus pantallas del messenger preguntándose por qué la otra persona no les habla o no está conectada. Capítulos enteros perdidos en eso. ¡Capítulos! Páginas y páginas de analizar y re analizar una llamada perdida tras otra llamada perdida.

Yo leyendo cada que pasaban capítulos analizando su historial de llamadas
Me mata, en serio. Me mata. Por las páginas que se perdieron y porque me doy cuenta de que en el imaginario actual de la literatura juvenil de este tipo, las relaciones amorosas no son más que un cliché tras otro, no hay nada original, no hay otro punto de vista. El amor romántico, con todos sus problemas nos envuelve y nos asfixia. Los celos siempre se presentan como conflicto en estas novelas y, aunque casi siempre resultan en nada, no se nos ocurre otra manera de hablar de los celos y de las inseguridades que no sea a través de triángulos amorosos que no se cree ni mi abuela (que descansa en su tumba y no tiene que leer esto), por alguna razón confundimos amor con obsesión (Alex escribe una novela en la que un escritor de veintitantos se obsesiona con una joven de 14 y es, aparentemente, una novela romántica, no una historia de terror, como yo pensé que debía ser). El punto de vista no cambia, a nadie se le ocurre contradecir el ideal del amor romántico de que el amor lo es todo y todo lo puede para decir: "¿y qué tal si no?" Y sobre esa premisa, contar otra historia, hablar del amor de otra manera.

Pero no, hay que irnos a lo nada original y que está tan gastado que no se lo cree ni mi perro. En fin. Me da flojera seguir hablando de las relaciones del libro, me aburren. Son sosas, no tienen conflictos reales, no hay crecimiento en los personajes porque no hay conflicto real nunca.


El mito de la virginidad (y por qué seguimos explotándolo)


No me atrevería a decir que la primera vez de Paula es el núcleo del libro, porque es libro carece de todo núcleo, pero sí es una parte importante de la narración. Y la cosa es que la virginidad son los padres. Es una mentira. No existe. Es una idea que se usa para reforzar la idea de que las mujeres son puras y virtuosas antes del matrimonio y que entregarle tu virginidad a alguien (que no existe, son los padres, no lo olviden) es algo tremendamente especial. Voy a hablar aquí de dos mujeres que han escrito sobre el tema, ambas árabes, para explicar mi punto.


Ayaan Hirsi Ali, nacida en Somalia en el seno de una familia musulmana y un país en pleno fundamentalismo islámico, se refiere en The Caged Virgin (un libro de ensayos sobre la emancipación de la mujer musulamana, especialmente la que creció en las condición que creció Ayaan Hirsi Ali, en una familia completamente represiva) como la virtud más valorada de una mujer en su cultura es precisamente la virignidad. Es su honor, dice, pero no es sólo el de ella, sino que es el honor de toda su familia y de los hombres con los que se relacione. Su honor se refleja en una sábana manchada de sangre en su noche de bodas, para probar que llegó virgen al matrimonio. Por eso, dice, la virgen vive encerrada, como si estuviera enjaulada, porque en ella se cree que carga su honor, su virtud, y también el honor de quien se acueste con ella. 

Obviamente todo ese asunto está ejemplificado con la sociedad que Ayaan conoce y la cultura, pero la virginidad, en el mundo occidental y oriental sigue significando más o menos lo mismo. Quizá aquí no haya sábanas manchadas de sangre la noche de bodas y quizá la mayoría de las personas no se escandalicen por la idea de las relaciones fuera o antes del matrimonio, pero el mito de la primera vez sigue allí, en el subtexto de un montón de cosas que vemos y leemos. La idea de que la primera vez tiene que ser especial, que te cambia, que esto y lo de más allá.

Nawal el-Sadaawi, feminista egipcia, también musulmana, rescata más o menos lo mismo sobre el misticismo de las primeras veces y la virginidad en un libro que publicó en los setentas que se llama La cara desnuda de la mujer árabe. (Si preguntan, estoy segura de que estos temas me los encuentro más seguido en este tipo de libros por la importancia que tiene el honor y el himen por allá). Obviamente la cosa no es igual en el mundo occidental, la opresión es diferente, menor, más sútil, pero lo que no cambia es el mito

¿Para qué tanta palabrería? Para decirles que me aburre que los libros del estilo de Canciones para Paula se revuelvan alrededor de lo especial de la primera vez, del mito. Creo que debemos poder hablar de la sexualidad mejor en la cultura pop, sin necesidad de tanta tontería. Creo que debemos hacerlo más natural, alejándonos del mito y el tabú, porque eso no le funciona a nadie en lo absoluto.  

Veredicto sobre este libro


No lo lean. Yo lo hubiera lanzado de un quinto piso. Además de frustrante por todo lo mencionado arriba: redacción terrible, personajes planos, historia cliché del cliché del amor romántico y núcleo inexistente, es terriblemente aburrido. Y a menos de que de veras les apasione leer cosas como estas, yo les recomendaría mantenerse sanamente alejados. Yo ya lo leí porque votaron por él, pero Dios me salve de leer más. Veredicto:


miércoles, 28 de octubre de 2015

Unpopular opinions | Booktag

Bueno, ya saben que en realidad no soy mucho de Book Tags pero que, de repente, me encuentro algunos que me llaman la atención y quiero hacerlos. Este, después de El sacrificio de los libros parece hecho para mí. Lo ví en Made of Words, Rapsodia Literaria y en el canal de la única Booktuber que veo ahí cuando me acuerdo, Sputnik. En fin, a lo que vamos.

Libro o saga popular que no te gustó


Uy, puedo hacer una lista interminable: Divergente, Medianoche, Crepúsculo, Cazadores de Sombras (sobre todo los últimos tres), The Maze Runner, After, Cincuenta sombras de Grey y básicamente cualquier saga, todos los libros de John Green. Pero he optado por no irme por lo más popular y hablar de...

¡La mecánica del corazón! Es increíblemente popular. O al menos, lo fue, hace un montón de tiempo, cuando todo el mundo lo leía y lo reseñaba porque tenía un aire a película de Tim Burton. Al final, ni aire a Tim Burton. Personajes planos y detestables, redacción tan interesante como desierto sin cactus, trama que no se sostenía y relleno al por mayor. A mí no me pongan ese libro cerca. No lo toco ni con un palo de tres metros en llamas. 

Libro o saga popular que todo el mundo odia, pero que tú amas


Ehm. La verdad, no sé de una saga que todo el mundo odie que yo ame. En general odio todas, menos Harry Potter, Canción de hielo y fuego y unas cuantas que demuestran que tengo alma de hipster porque no las conoce ni Dios. Pero vamos a hacer un intento por encontrar un libro o una saga que quede con esta descripción... 

Ya, ya encontré uno. Muchísimas personas me han dicho que este libro es una confusión con patas, no les gusta, no lo entienden, no le agarran el gusto, lo odian, se confunden, lo encuentran pesado. Yo simplemente lo adoro: 


Triángulo amoroso en el que él/la protagonista terminó con quien no querías que estuviese


Me voy a marcar los spoilers del año. Si no han leído Memorias de Idhún y pretenden hacerlo (cosa que sólo deben hacer si de verdad tienen muchas ganas), entonces, pueden saltarse al punto que sigue del Book Tag.


Este es el triángulo amoroso de una autora y de unos personajes que no quisieron elegir. Al contrario de mucha gente, no me parece que sea el punto débil de la trilogía (que decae y tiene problemas más graves en otras partes). De hecho, me molesta bastante que se critique a Victoria por haberse quedado con dos chicos guapos (y se le llame puta, que es peor) y me molesta que la gente sugiera que tendría que haber elegido a alguno. 

Sin embargo, no voy a mentir: para cuando acabó resistencia, la idea de que Victoria no eligiera entre los dos al menos me ahorró mucho dolor, porque Kirtash y Jack me gustaban a su manera. En Triada había mucho drama digno de telenovela, relleno al por mayor y una escena al final más o menos tierna, pero yo no los odiaba aún. Pero en Panteón tenía situaciones absurdas con el triángulo amoroso del siglo. Que si "ella es mi novia, pero tú también eres su novio, pero eso es sólo porque yo te lo permito", o celos dignos de la telenovela de la maldita lisiada (sólo me faltaba Soraya Montenegro ahí, de verás), o "es que estoy embarazada de alguno pero ni idea de quien es el bebé", un OOC (out of character) grave para los tres personajes, relleno hasta por donde no y yo acabé con ganas de que se pelearan todos y volvieran a la soltería sin dramas y pendejadas. 

El resumen: Victoria se quedó con los dos, los dos se quedaron con Victoria. Yo hubiera preferido soltería para los tres. #TeamKirtash.

Género popular que raramente lees


Romance. O historias de amor. No es que me den alergia. Es que parece que todos los autores de ese género se hicieron copypaste de los cuentos clásicos como la cenicienta, o le hicieron copypaste a las choteadas historias de Corin Tellado o simplemente carecen de imaginación y se basan el los clichés. Y la verdad sí que me dan un poco de alergia. 


Personaje popular muy amado que no te gusta


Les voy a dejar una lista. Katniss Everdeen, Primrose Everdeen, Peeta Mellark Jace Wayland/Morgenstern/Herondale/Lightwood, Clary Fray, todos los personajes de Cazadores de sombras menos Isabelle, Simon, Alec y Magnus; Will Herondale, Tris Prior, Cuatro, todos los personajes queridos de Divergente, Edward Cullen, todos los Cullen menos Jasper y Alice, Bella Swan, Jacob Black, Augustus Waters, Hazel Grace, Alaska... ¿Todavía no se han aburrido? Yo ya.


Autor muy popular que no termina de convencerte


Pondría a Paulo Coehlo, a Carlos Cuauhtémoc Sánchez, a Moccia, a Blue Jeans o a alguien por el estilo, pero sus libros son un insulto a la industria editorial y a la literatura. Voy a poner a alguien que al menos sea capaz de hilar dos palabras sin hacerme vomitar. Así que el elegido es... ¡Juan Verde!

Miren, hace unos vlogs divertidos, es un nerd de corazón, dice que el digrama de venn de los chicos a los que no les gustan las chicas inteligentes y los chicos con los que ninguna chica quiere salir en su vida es un círculo perfecto y por eso lo amo. Pero escribir no es lo suyo.

Todos sus libros me han aburrido como una ostra o peor, no hay naturalidad en sus diálogos, te está saludando desde cada página estampándote su opinión en la cara, el núcleo de sus tramas está perdido todavía en alguna parte porque yo no lo encontré nunca y el hype con él es exagerado.

Tópico popular que estás cansado de leer


La romantización de las relaciones de abuso. Ya el sólo hecho de que sea un tópico popular me preocupa. ¿En serio encuentran romántico eso? ¿Violencia de género? ¿Y se lo tragan porque la protagonista dice que es feminista y que no se dejaría hacer daño, pero no lo demuestra? A mí no me vengan con pendejadas. Odio ese tipo de cosas. 


Saga popular que no tienes ningún interés en leer


After o 50 sombras de Grey. Las dos me causan arcadas de sólo leer pedazos que he encontrado en Twitter, en el kindle de un amigo, o en cualquier parte. Nope. Nope. No las voy a leer ni para burlarme de ellas: así de asco me dan. 


Serie o adaptación cinematográfica que te gustó más que el libro


Orange Is The New Black. Ya, ya lo sé, es una adaptación muy (quizá demasiado) libre del libro de Piper Kerman y que no es cinematográfica, sino que es una serie. Pero es que el libro no me gustó demasiado. Es algo así como esto: "uy, que pena las que no podían ver a sus hijos porque vivían lejos pero... BACK TO ME", o "el sistema penitenciario no funciona porque x, y y z, pero... BACK TO ME". La respeto y me agrada. Pero en serio, el libro era demasiado superficial y apenas si representaba una crítica contra el sistema penitenciario yanqui. La serie ahonda más en esa clase de problemas y en los personajes.


En fin, tomates, por favor, aquí abajo.

viernes, 13 de febrero de 2015

Películas para sobrevivir este San Valentín | Desperation Day


¿No tienes cita para San Valentín? ¿No tienes novia? ¿También es el día de la amistad y lo vas a pasar con tus amigos? ¿Odias el día más cursi del año? Bueno, lo odies o no, el día más cursi del año es mañana y a menos de que te encierres en una burbuja lo sufrirás o disfrutarás. Si eres de los primeros, estas películas son para sobrellevarlo (¿que por qué películas? porque en Plusbits está mi especial de libros), y si eres de los segundos... bueno, seguro que una película de estas te gusta. 

Además este es un día muy triste porque ayer se estrenó 50 shades of Grey en cines, y para evitar recordar eso tenemos películas actualmente buenas (no, no he visto 50 shades, sólo asumo que es mala, como el libro). 

(500) days of Summer


La película de desamor por excelencia, con uno de los mejores soundtracks que he visto en mi vida, y el mejor manejo del tiempo que he visto en mucho tiempo, llevando la cuenta de los días con flashbacks y flashforwards durante toda la película. Puedes acompañar a Tom Hansen a enamorarse de Summer y llorar mientras Summer hace su corazón pedazos. Una película divertida, con romance, dramática y que se salva de muchos de los clichés del género. ¿Ya mencioné que tiene un soundtrack increíble, incluye a The Smiths y a Regina Spektor? Definitivamente, una película que al menos tienes que conocer, al menos para entender todo el hype que genera.



Amelie



Mi película favorita. No voy a dejar de alabarla en todo lo que me queda de vida, porque desde que Ame me hizo verla, es la mejor película que he visto. Francesa, con la gran Audrey Tautou en el protagónico y a cargo de Jean-Pierre Jeunet en la dirección, no es la típica comedia romántica que todo el mundo conoce y desde luego los personajes no son al uso. Amelie decide un buen día que va a dedicar su vida a hacer felices a los demás... y en el camino se encuentra con su propia felicidad. Además, Amelie, con su timidez, a menudo me recuerda a mí misma. 


Populaire



Uno de mis últimos descubrimientos en película francesa, cursi y comedia. Una secretaria, cuyo único talento es escribir rápido a máquina con dos dedos, pero que es absolutamente torpe para todo lo demás, consigue trabajo después de dejar impresionado a su jefe. Aunque, finalmente, su jefe, desesperado porque todo le salga mal, decide que lo mejor que puede hacer es anotarla a un concurso de mecanografía y hacerla practicar en la oficina. Divertida, fresca, con romance natural y un poco alejada de los clichés hollywoodenses, la película es divertida y sirve para reír un buen rato. 



Pride and Prejudice


Película romántica de época por excelencia. Y miren que no soy yo muy fan de Jane Austen, pero sí de la actuación de Keira Knightley y de Matthew McFayden. La señora Bennett, que tiene cinco hijas, lo único que quiere, para aplacar sus pobres nervios, es verlas casadas con buenos maridos; su esposo, que en general no le hace mucho caso, quiere que sus hijos se casen con hombres que ellas quieran y amen. Muy buena elección si quieres ver algo cursi de época con una protagonista inteligente .


About time


Una película de las pequeñas cosas bonitas de esta vida. Protagonizada por Domhall Gleeson y Rachel McAdams narran las aventuras de un joven que un buen día descubre que puede viajar en el tiempo y usa esa habilidad para conquistar a la chica de sus sueños y arreglar los pequeños detalles de su vida. A pesar de que los viajes en el tiempo están jalados de los pelos y no se sostiene demasiado, lo importante de la película no es eso. Lo importante es descubrir las cosas bonitas de la vida. 

lunes, 2 de febrero de 2015

Romántica Juvenil: El romance que nos está vendiendo

Adendum a 2020: se le hicieron ligeros cambios a concepto en este artículo. Quizá la opinión de la autora (aka yo) ha cambiando en los detalles y para eso sería mejor dirigirse a entradas más nuevas.

Un día me di cuenta de que ya no disfrutaba de la Literatura Juvenil actual. Fue allí que, para evitar hacer corajes, simplemente dejé de leer mucha juvenil. Lo pueden ver no sólo en las reseñas sino en mi Goodreads. Desde hace tiempo me siento en un mundo donde leo los libros que en ninguna parte de la blogósfera interesan, así que me puse a analizar qué demonios me molestaba tanto de la literatura juvenil. La respuesta me cayó después de ver unas cuantas reseñas de libros que calificaban a sus protagonistas como mujeres fuertes y con carácter que yo sólo calificaba como personajes flojos, desesperados, poco creíbles y pésimos ejemplos para las jóvenes que van a leer esos libros. (Véase... El club de los corazones solitarios).

El problema de los libros no es que un personaje se pueda definir sobre si tiene pareja o no la tiene. Un personaje puede ser creíble aun siendo una chica que busca desesperadamente novio, incluso que llega a desvalorizarse por conseguir la atención de un chico, pero en ningún caso debe de ser expuesta como un buen ejemplo. Con el el libro mencionado arriba me pasó, simplemente, que me molestaba que la protagonista empezara a definir dos tipos de chicas: desesperadas por conseguir novio, pero valiosas, y aquellas chicas que tenían novio y abandonaban a todas sus amigas. 

Hace unos días encontré una reseña de After #2 (de Libros and Stuff, ¡publicidad gratis!) donde la protagonista se contradecía cada dos segundos. Primero, diciendo que no estaba dispuesta arreglarle los problemas a su novio controlador y a las diez páginas lo estaba besando... A todas luces, sin ni siquiera leer me pareció una relación enfermiza, ¿por qué se está vendiendo eso como algo bueno? ¿POR QUÉ?

No estoy en contra de que se pinten relaciones enfermizas, de controladores, de mujeres y hombres abusados (porque sí, ellos también son abusados), siempre y cuando el subtexto no diga que son ideales románticos. Yo misma tengo un par en mi fanfiction, sobre todo en Vendetta, dónde una chica se aprovecha de su novio y lo utiliza vilmente y un hombre se obsesiona de manera enfermiza con una chica menor y me sorprendía encontrarme comentarios de una chica que decía que el obsesivo era tierno... Me daban ganas de gritarle: ¡¿Tierno donde, carajo, si a punto estuvo de violarla?! 

Podemos irnos al ejemplo de siempre y toda la vida, Crepúsculo. Yo no estoy en contra de que Bella se sienta más segura con un hombre a su lado, estoy en contra de que se pinte una relación controladora (por que sí, lo es, sólo de pensar en como Edward manipula a Bella o le prohíbe ir a ver a Jacob porque se le hinchan sus putos huevos, a pesar de que ha quedado demostrado que Jacob no es peligroso) como algo bueno, algo romántico y algo tierno. 

No. Y no sólo es Crepúsculo. La alargada sombra de Crepúsculo está en muchos libros que yo ya no leeré. No quiero hacer corajes con eso y pensar que lo leerán chicas más jóvenes que yo. Una mujer fuerte, un personaje fuerte, no es aquella que intenta arreglar los problemas psicológicos de su pareja, sino que es lo suficientemente valiente como para reconocer que lo mejor es alejarse. 

Por el momento, yo no puedo hacer nada, más que escribir esto, y seguir escribiendo de mis personajes femeninos, en mis historias. Personajes fuertes aun si desean ser detectives como amas de casa, como si son putas o vírgenes, asesinas o policías. Aun si son inseguras que desean un novio o que desean el amor, todos (hombres y mujeres) hemos deseado eso y no nos volvemos más débiles por hacerlo; podemos pintar a una chica insegura que se define en base a su vida amorosa, es válido, pero no podemos atrevernos a decir que está bien que se desvalorice frente a un chico, no podemos atrevernos a definirla nosotros en base a si es soltera o no.

Poniendo un ejemplo, se suele despreciar a Sansa Stark y a adorar a Arya Stark. Una desea un príncipe, es una doncella, sueña con casarse, con tener hijos, con ser una princesa, eso no la hace débil y creo que a lo largo de cinco libros y cuatro temporadas hemos podido verlo. Arya, por su parte, es de armas tomar, pero no por eso es de piedra. Es vulnerable, y lo hemos visto. Pero son personajes como esos los que quiero encontrarme en la literatura juvenil. Personajes como Clara del Valle, como Úrsula Iguarán, como la Vieja Kush y Wilkilén, personajes como Hermione Granger o Minerva McGonagall o Molly Weasley, personajes como Maya Vidal. 

No quiero que me vendan romances con el chico malo donde la chica le arregla los problemas psicológicos y lo hace cambiar. Quiero romances realistas. Personajes realistas... Yo diría que no pido mucho, pero al ver el catálogo de juveniles, las reseñas, las sinopsis, pienso que lo que estoy pidiendo es un milagro. 

Ojalá algo me demuestre lo contrario.