18 de enero de 2019

Reseñas del #GuadalupeReinas2018

Enero es un mes complicado para bloggers. Está lleno de recuentos anuales, mejores lecturas, peores lecturas, propósitos (si ustedes los hacen, porque yo no) y retos literarios a los que anotarse. Si además participaron en el #GuadalupeReinas2018 y quieren compartir las lecturas que realizaron, pues la cosa se pone todavía más complicada. Ya me faltan pocos libros que reseñar de este maratón, pero como no quería saturarlos decidí juntar tres que de todos modos no tendría reseñas tan largas en una sola entrada. Lo único que une a todas estas lecturas es que las leí para el #GuadalupeReinas2018. ¡Bueno! Y una para el #LectorasLentas2019 porque lo leí ya en enero y cumple con la consigna del Test de Bechdel. ¿Les parece si empezamos?

Women, Culture & Politics, Angela Davis


Sinopsis: Through a series of 18 essays based on her lectures and writings, Davis, a Marxist and author of Women, Race, and Class, shows that she has not altered her positions on, or commitment to, issues relating to the poor, the working class, women, or people of color. Her pieces, encompassing such themes as peace, racism, sexism, health care for the black family, and apartheid, explore some of the most pressing issues of the day. And yet, like many who adhere to rigid viewpoints, Davis’s politics often oversimplify the problems and result in questionable conclusions. Although she raises valid points, her work may draw readers into discussions of the larger debate on socialism versus capitalism at the expense of the concerns themselves.

Yo sólo diré que fue mejor Mujeres, raza y clase. Este libro tiene un problema: ser inconexo. Son un montón de discursos y trabajos que Angela Davis dio a lo largo de su trayectoria política y, aunque todos tienen contenidos similares en cuanto a línea política, no tienen una unión tan firme como para meterlos a todos en un libro. De verdad. Aun así, hay varias cosas destacables del libro que me gustaría hacer notar.

1) El ensayo y trabajo que hizo sobre Egipto me pareció bastante interesante. Creo que fue ahí onde más pude ver a la Angela Davis de mujeres, raza y clase. Su análisis hace mucho énfasis en como la clase separa a las mujeres y cómo los intereses de la burguesía no son los intereses del proletariado. Tiene un análisis muy bueno sobre el velo y sus implicaciones, que comparte con Nawal el-Sadaawi, de La cara desnuda de la mujer árabe. Acá les dejo una serie de tuits con los fragmentos del libro que hablan de este asunto: 




2) Habla de la necesidad de no enfocarse sólo en las reformas parciales. Aunque el de este libro no me pareció un análisis tan agudo y bueno como el que hace en Mujeres, raza y clase, si me parece bastante bueno cómo hace mucho énfasis en que las luchas parciales no van a ninguna parte. Habla del apoyo que necesitan las mujeres trabajadoras de distintos países y sus distintas circunstancias. Deja muy claro que la lucha por el aborto no debe ser sólo por el aborto, sino por la educación, el acceso a la salud y el fin de las esterilizaciones forzadas.

3) Tiene un ensayo sobre la violencia sexual que vale bastante la pena. La gran mayoría de los ensayos en el libro son reguleros en cuanto a cohesión con el resto del libro, pero este me gustó mucho porque habla de ir a la raíz de la violencia. Al principio destaca cosas muy obvias, pero todavía muy necesaria y se hace una pregunta muy interesante: ¿por qué los hombres son violentos sexualmente? ¿Biología? ¿Socialización? ¿Les enseñan a ser así? Irnos por la cuestión biológica sería una condena, puesto que es algo que no podemos cambiar, pero cuando hablamos de socialización, estamos ante algo que podemos cambiar, que podemos luchar para que deje de existir porque queremos un mundo mejor donde las mujeres no sean víctimas de violencia sexual.




Bueno, pues concluyendo esto, yo diría que me hubiera gustado ver más unidad en el libro, entre los ensayos. A pesar de que no lo considero un mal libro, me supo a poco. De todos modos, fue una lectura muy interesante, por lo que se las recomendaría si les interesa el trabajo de Angela Davis.

El viento se llevará nuestras palabras, Doris Lessing


Sinopsis: "Uno de cada tres afganos está muerto, en el exilio o vive en un campo de refugiados, y el mundo se mantiene totalmente indiferente. Desde el instante en que uno llega a Peshawar queda envuelto por Afganistán, su enormidad, el horror y la tristeza. Cada afgano que conoces, sea refugiado o muyahid, es una tragedia; cada uno es un ruego: ¡Ayudadnos, ayudadnos!", escribe Doris Lessing, Premio Nobel de Literatura 2007, en este libro, fruto de su viaje a Peshawar -Pakistán- con intención de comprobar por sí misma la realidad de un pueblo pisoteado durante los años de la invasión rusa, indagar en las condiciones de vida de los refugiados y de los muyahidin, además de verificar el rumor sobre la existencia de mujeres combatientes en el frente de la Resistencia afgana. A través de sus contactos con mulás y muyahidin, de sus conversaciones con médicos, emires, viudas y huérfanos, Doris Lessing nos ofrece un documento tan apasionante como estremecedor

Una sinopsis más corta: este libro es un despropósito, aléjese de él.

Pero bueno, como tengo que fundamentar mi reseña en algo, les voy a comentar varias cosas que me parecieron tremendamente alarmantes de este libro. 

1) Doris Lessing considera que se hubiera podido salvar Afganistán si Estados Unidos hubiera intervenido antes. Creo yo que esa visión es terriblemente estúpida, por no decir pendeja a morir. La intervención de Estados Unidos prácticamente nunca ha salvado a nadie. Por el contrario, ha ayudado a que nazcan dictaduras (¿les suena el plan condor o no?), a que el Medio Oriente esté en la desgracia (digo, ¿Lessing vio Siria?) y a básicamente ir repartiendo imperialismo por ahí. Pero bueno, para Lessing, Estados Unidos debía salvar a Afganistán de los terribles rojos de la unión soviética.

2) A Lessing le encanta odiar a los comunistas rusos y pintarlos como el demonio, pero no justificar todo lo que dice. Me parece perfecto que odie a los comunistas. Yo odio muchas cosas sin justificación. Nada más que no digo que son las reencarnaciones de Satanás (o similares) e intento hacer que el resto de la gente comparta mi punto de vista sin antes presentar buenos argumentos. Lessing es terrible para esto: usa datos de cosas que están más que comprobadas que fueron propaganda anticomunista. Y vamos, de todo lo criticable que existe de la Unión Soviética (tiene cola que le pisen) elige justo las fantasías. 

3) En general, todo el libro es un pésimo trabajo periodístico. Svetlana Alexiévich hizo un mejor trabajo investigando la guerra ruso-afgana en Los muchachos de zinc que Doris Lessing en todo este libro. Y Los muchachos de zinc no es el mejor libro del mundo para conocer la guerra ruso-afgana (es poco amigable con el lector que no sabe de historia y presenta poco contexto a la hora de presentar una historia colectiva), pero sí es un mucho mejor ejemplo que este. Lessing no tiene demasiadas fuentes confiables y la mitad de las cosas se las pudo haber inventado por hacer la propaganda... o no. Sus entrevistas pueden haber sido reales, pero le falta verificar los datos duros (todos ellos). ¿Se los inventaron? ¿Eran una estimación? ¿Se acercaban a lo real? ¿Alguien sabía que estaba pasando?

No se los recomiendo en lo más mínimo. Pero ni con un palo en llamas. Para leer malos trabajos de periodismo leo la TV Notas, amigos.

We Are Okay, Nina Lacour 


Sinopsis: Marin hasn’t spoken to anyone from her old life since the day she left everything behind. No one knows the truth about those final weeks. Not even her best friend, Mabel. But even thousands of miles away from the California coast, at college in New York, Marin still feels the pull of the life and tragedy she’s tried to outrun. Now, months later, alone in an emptied dorm for winter break, Marin waits. Mabel is coming to visit, and Marin will be forced to face everything that’s been left unsaid and finally confront the loneliness that has made a home in her heart.

No es que me acabe de dar cuenta de que ninguno de estos libros tienen muchas cosas en común, pero bueno. Este es el último de este popurrí de lecturas del #GuadalupeReinas2018. We Are Okay es un libro sobre el duelo y sobre la amistad. Además, es un libro que habla de una relación lésbica. Marin y Mabel no se han visto o han hablado en meses después de que Marin cortara lazos con todo el mundo en su antigua vida y ahora que Mabel va a visitarla a Nueva York a la universidad, Marin tiene que enfrentarse de nuevo al pasado. Es una historia preciosa.

We Are Okay se toma su tiempo para crear una historia, para fundamentarla, para sustentarla. Es un libro que construye demasiado bien sus cimientos. Siento que quizá el único problema con ello es que me hubiera gustado que hubiera tenido más oportunidad para, narrativamente, usar todo ese fundamento, ese cimiento. Parece que algo le falta para que el libro siga la estructura introducción-desarrollo-conclusión. We Are Okay parece quedarse a la mitad de algo, quedarse en el medio de algo que está a punto de ocurrir. No es que el final sea abierto, es que no hay uno realmente. Fuera de eso, no tengo quejas (aunque la que tengo sí es bastante grande). 


Esta fue mi primera lectura para el #LectorasLentas2019 porque es un libro que cumple con el test de Bechdel (que ya conocemos todos: un libro donde haya al menos dos mujeres que tengan nombre que platiquen de algo que no sean hombres). Mabel y Marin hablan mucho del abuelo de Marin, pero también hablan de muchas otras cosas. De los primeros días en Nueva York de Marin, de sus compañera de cuarto, de los cursos que toma, la tienda donde compró los bowls donde toma cereal. Y es precisamente por eso que lo cumple. 

Bueno, sí es un libro que recomiendo, es algo refrescante en el panorama LGBT (ya una vez dije que no necesito mil historias de coming-out, sino quiero ver a adolescentes LGBT viviendo sus vidas en los libros, quiero que sus historias no estén siempre ligadas a la discriminación, quiero que la literatura sea capaz de imaginarse ese mundo mejor), es una historia tierna y maneja el duelo de manera muy interesante. Se los recomiendo si alguno de esos temas les llama la atención. 

16 de enero de 2019

The fanfic tag

¡Hola! Ya había pasado una buena época sin hablar de fanfiction por aquí. Recuerden que tengo varias entradas dedicadas al asunto: un Top Ten Dramione que nececita una buena actualización (y quizá también que haga un top ten Drarry), un Top Ten de fics de Los juegos del hambre, un Top Ten de fics sobre personajes de Slytherin, una entrada que analiza las dinámicas de violencia que ocurren en los fanfics y, por supuesto, mi masterlist de fanfics, siempre en actualización. Hoy vuelvo a la carga porque, por si mi masterlist no era suficiente, quiero recomendar otras obras que son producto del fandom y del internet. ¿Empezamos? Por casa consigna voy a recomendar dos fics: uno en inglés y uno en español (exceptuando la última, donde serán dos en español, pero ya verán por qué y otras más donde era imposible hacer la recomendación en dos idiomas). Quienes lo hagan pueden recomendar uno por consigna.


Ah, y claro, no sobra la aclaración de que yo soy muy monofandom y sólo recomendaré cosas de Harry Potter. También, dentro de mis posibilidades, intentaré recomendar cosas que ya estén acabadas.

1. ¿Cuál fue el primer fanfic (que te haya gustado) que recuerdes haber leído que todavía esté en la red?


En español, el primero que leí fue Harry Potter y la sombra de la serpiente de ninotchka (hoy Virginia Pérez de la Puente). Es una versión alternativa del libro siete escrita antes de su publicación. Lo leí después de la publicación del libro, pero aun así es increíble como Virginia acertó en varios de los misterios de la saga del mago (por ejemplo, quien era R.A.B o las lealtades de Snape). Lo recuerdo con cariño, a pesar de que ahora quizá le corregiría algunas cosas. Pero no hay duda de que lo recuerdo con mucho cariño.


En inglés, el primero que conseguí leer fue The Nietzsche Classes de beringae. Es bastante viejo y fue publicado, me parece, incluso antes de que se publicara El misterio del príncipe, por lo que asume muchas de las cosas que ocurren al final. No es el fic más creíble que he leído (pero bueno, a los fics les permito bastante licencia creativa, no vean lo que yo he escrito), pero sí me pareció muy interesante en su momento. La autora sabía mucho de filosofía y no dudaba en ponerlo en medio del fic. Como advertencia, diré que es Dramione.

2. ¿Cuál es tu OTP u OTP(s)? Recomienda algún fic sobre ellos


Tengo bastantes OTP, pero intentaré mantener este asunto a lo mínimo e intentaré sólo recomendar fanfics de un par. Para empezar, mi primera OTP fue (inserten acá un redoble de tambores para prepararlos para semejante revelación) Draco/Hermione. Dramione para los amigos. No se asusten. Todavía hoy sigo leyendo sus fics. Bueno, pues, acá va una recomendación de un fic suyo:

Uno de mis favoritos ahora mismo es Paradox de olivieblake (que también es autora publicada). Paradox explora la idea del multiverso dentro del universo de Harry Potter. Dos Dracos, dos Hermiones, un mundo donde Grindelwald derrotó a Dumbledore. Uno donde todo ha ocurrido tal como lo conocemos hasta que están cautivos en la mansión Malfoy. Muy interesante.


Tengo otras OTPs a las que regreso con frecuencia (Drarry, el Wolfstar es culpa de Raquel a.k.a Hitzuji), algunas que sólo escribo yo (Hestia C./Vaisey) y otros cuatro gatos (regalándome cosas, porque yo las pudo) pero si hay una que me puede y es de personajes absolutamente desconocidos es Seamus F./Tracey D. al cual me introdujo el siguiente fic:

Testigo de Muselina Black es un fic más o menos corto que me presentó a esta maravillosa pareja (que ahora uso) es un fic de misterio y acción donde Seamus, auror, se encarga de proteger a Tracey, rompedora de maldiciones en Gringotts. Es bastante fluido y bastante bueno. Lo he leído unas dos o tres veces ya.

3. ¿Cuál es tu longfic favorito?



Estoy segura de que ya saben cuál voy a responder en español. Segurísima. El único fic inacabado de este tag, probablemente. Mi favorito por todos los tiempos es Mortífago de Metanfetamina, la historia de los slytherins paralela a los libros, completamente canon, con personajes que apenas si aparecieron en los libros o directamente no aparecieron. Mucho sexo, drogas y probablemente rock&roll mágico. Mucho desenfreno. Me gusta mucho porque es como skins, pero mejor. Lo adoro. 


En inglés, me siento obligada a decir Nightmares & Nocturnes de olivieblake (la verán bastante por aquí) porque me fascinó. Es un universo alterno en el que Harry no murió pero la orden de todos modos perdió la batalla y Voldemort controla el mundo mágico. Draco Malfoy encuentra a Hermione Granger como prisionera y la rescata. O lo intenta a su manera. Hermione cuenta historias para hablar de sus muertos y de lo que ocurrió en todos los años tras la batalla de Hogwarts, adaptando historias clásicas. Es un fic que exige y, de verdad, me alegra muchísimo haberlo leído.

4. ¿Cuál es tu oneshot o fanfic corto favorito? 


Bueno, recomendaré uno corto: Bachelorette, o la vez que Blaise se infiltró en la despedida de Pansy de Druida. Este fanfic es la rom-com que siempre quise leer. Me encanta la historia, es una historia simple sobre una despedida de soltera y un ex novio infiltrado en ella. Es sencillo, rápido de leer y a la vez es una historia que me llena mucho porque además la pareja principal también puede ser encontrada entre mis absolutas favoritas.


En inglés la cosa se puso difícil porque no sabía qué poner. He leído varios, pero no he acabado la colección de olivieblake (que es de donde creo que saldrá mi favorito) y no tantos como en español. Así que decidí saltarme mis propias reglas (para qué se hicieron) y recomendar otro más. En la boca del lobo de Nivva es una publicación muy reciente que me rompió el corazón y merece muchísimo amor.

5. Si sólo pudieras recomendar un fanfic por el resto de tu vida, ¿cuál sería?



Es obvio que sería Mortífago en español, pero. Pero. Pero. No quiero repetir fics, así que si sólo pudiera recomendar otro fic en mi vida, recomendaría, bueno, uno que funciona como precuela de Mortífago: O Fortuna de Metanfetamina, la historia de Tom Riddle y los primeros mortífagos. El mejor summary es: "un montón de mortífagos antes de que ser mortífago fuera cool se van a asaltar a un psiquiátrico muggle y uno se encuentra a una niña loca bruja, por ahí uno se muere y pasan cosas".


En inglés, sólo par darle un descanso a olivieblake voy a mencionar otro de mis favoritos por la eternidad que se llama The Pursuit of Unhappiness de ely-baby y es tan triste como su nombre sugiere. Es la historia de Draco y Pansy tras la guerra, cuando es obvio que no se casan. Es la historia de un matrimonio de inconveniencia y uno de inconveniencia. Es una historia de amor de las que no son porque el timing siempre está mal. Una de las mejores cosas que tengo para llorar.

6. ¿Cuál fanfic crees que merece más lectores y mayor apreciación?


Creo que uno que merece más amor del que recibe (pero es una historia extraña) es Alicia en el país de las pesadillas de Nath Riddle. Tiene una premisa extraña y que es muy dada a aparecer sólo en bodrios y en historias terribles, pero es una muy buena historia y, de verdad, es una historia que vale mucho la pena. Tom Riddle se mandó a hacer una heredera a medida, a su imagen y semejanza. Críada por Bellatrix y Rodolphus, rebelde como ella sola, solitaria, sin convicciones demasiado fuertes pero que busca un camino que seguir.


En inglés no sabía cuál poner que no hubiera ya puesto, pero creo que Lethal Combination de olivieblake (premio a la autora más mencionada de este tag)  merece muchos más lectores y amor y comentarios. Es un universo alternativo en el que Hogwarts es una universidad de élite y Harry Potter está allí trabajando por el verano cuando conoce a Theodore Nott. Lo que sigue: fiestas, drogas, conversaciones sobre la existencia de la magia y excalibur.

7. Algún fanfic viejo que creas que merece ser rescatado del olvido.


Bueno, yo consideré viejo cualquier fic de antes que yo llegara a fandom de manera habitual, que ocurrió un 4 de enero de 2009, y, como ven, fue hace ya unos diez años. Eso fue como ocho meses después de crear mi cuenta de fanfiction.net, página que no entendía en lo más mínimo y el mismo día que cree una cuenta en un antro del mal llamado Potterfics (donde conocí a mi esposa). En algún momento tenía que hacer la diferencia entre "viejo" y "viejo, pero actually no tan viejo". Así que aquí les van dos recomendaciones de esa época.

La primera es The unforgiven de xochipilli. Se anunciada como un Tomione (Hermione/Tom Riddle) pero más bien era un fic donde Hermione viajaba en el tiempo a la época de Tom Riddle y conocía al Tom de trece años, prácticamente no había nada romántico entre ellos, pero las discusiones ideológicas que tenían eran magníficas. Lo recomiendo bastante. 


Como vuelvo a no tener fics en inglés (además de uno que ya mencioné en el tag) de esa época, voy a recomendar otro en español. Este es uno que se llama ¡Hufflepuff existe!  de tastaur y probablemente no esté en el olvido, pero sí que necesita que lo recuerden mucho más. Es la historia de los Hufflepuff, paralela a la historia de los libros desde el punto de vista de Justin Finch-Fletchey. Una historia muy tierna y sobre la amistad. 

8. ¿Qué fanfic releerías sin parar?


¿No vale Mortífago? ¿O fortuna? Como me dije a mí misma que no repetiría fics (aunque esos dos los releo sin parar, vamos a mencionar aquí a Futuro perfecto de Metanfetamina porque es uno que releo sin parar también. Es un fic de una boda entre dos personas en las que el timing nunca estuvo de su parte, narrado en primera persona por, probablemente, la peor persona para narrar una boda y con un parto ahí metido en el medio. Y la razón de por qué Scorpius Malfoy se llama Scorpius Malfoy.

En inglés, además de los que ya recomendé, me parece que este es el momento en el que menciono How to Win Friends and Influence People de olivieblake, una de las cosas más largas que he leído en mi vida, pero que definitivamente vale la pena. Es un thriller de espías ambientado en el mundo mágico con un cast bastante coral (y para aquellos que buscan según los pairings, aquí aquí muchos), mucha política, personajes absurdos y los Peverell metidos.

9.  Algún otro fanfic que quieras mencionar que se te haya pasado


Eso siempre pasa, al menos a mí. Se me van a quedan muchas historias en el tintero, pero creo que vale la pena mencionar Keep On de Druida. Este fic corto va sobre esa teoría en la que Ron es un viajero en el tiempo (nada más que en este no es Dumbledore) y se transforma en Crookshanks. Una historia muy bonita que nos muestra la madurez de Ron y lo hace enfrentarse a sus actos de adolescente. Además, casi siempre me dan ganas de llorar leyéndolo.


Bueno, aquí es obvio que quiero mencionar Ride or Die de olivieblake porque es el fic que me hizo quedar obsesionada como los universos alternativos llenos de motocicletas y chamarras de cuero. Definitivamente es una historia muy entretenida, llena de crimen, pistolas y motocicletas. Quizá se pregunten qué tiene eso qué ver con Harry Potter pero primero tendrán que leerlo para averiguarlo. Probablemente.

10. Bonus: ¿escribes fanfics? Recomienda alguno de tus favoritos


Sólo voy a hablar de dos míos, porque si hablara más de la cuenta probablemente estaríamos aquí hasta mañana. Aunque no lo parezca, me gusta mucho hablar de mis fics (pregúntenle a mi esposa, a veces lo analizamos), entonces así como en las otras recomendaciones, me restringí a únicamente dos. El primero del que quiero hablar es Acónito y Verbena (del que empecé a publicar su segunda parte, aunque es más bien parte de una serie de varios), una historia de criaturas mágicas en Harry Potter. Según un comentario, me faltaba sólo el fantasma para ser Being Human. Una licántropo y un vampiro viven juntos en un departamento, hay un códex de hechizos irlandés perdido y un grupo anti-criaturas que cada vez extiende más su odio por todo el mundo mágico. Y ya. 


El otro, y les juro que me costó muchísimo elegir, es Las cosas que perdimos en el fuego. Es de mis favoritos más recientes, se lo escribí de regalo a mi mujer y, aunque al principio no tenía ni la menor idea de cómo carambas iba a escribirlo, lo hizo. Es la historia de una venganza, un asesinato, un juicio y una historia de amor. ¿Pareja? Dos personajes que en la saga no intercambiaron, vamos, ni media mirada. Ni un ojito. Nada. Pero ese era el reto y es algo que se me da muy bien (y ahora estoy tremendamente obsesionada con juntar a Harry Potter con Theodore Nott). 

Y bueno, esto ha sido todo. Por favor, si conocen suficientes fanfics para recomendar, hagan este tag del fandom que quieran. Hagan que el fandom haga ruido, que suene, recomienden cosas. Yo soy muy monofandom y sólo leo Harry Potter y, algunas veces, cuando estoy de buenas, Doctor Who, pero sé que hay muchos fandoms allá afuera creando y haciendo cosas increíbles y sé que hay muchos fanfics increíbles que se me quedaron aquí en el tintero porque hay muchísimos que me gustan (tengo una lista de 256 favoritos sólo en fanfiction.net).¡Hasta la próxima! Si hacen el tag, por favor, compártanlo aquí debajo.

14 de enero de 2019

Volver a casa, Yaa Gyasi | #GuadalupeReinas2018

Sinopsis: Hijas de una misma madre y de padres pertenecientes a dos etnias distintas, Effia y Esi son dos hermanas de sangre que nunca llegarán a conocerse. Sus caminos están irremediablemente destinados a separarse: así, mientras Effia es obligada a casarse con un gobernador inglés y a residir en una fortaleza junto a la costa, Esi es capturada y enviada como esclava al sur de Estados Unidos. La narración va trazando, pues, el devenir de las dos ramas de la familia, protagonistas de conmovedoras historias de aflicción, esperanza y superación en el marco de una serie de relevantes acontecimientos históricos: las guerras tribales, el negocio del cacao, la llegada de los misioneros, la Ley de Esclavos Fugitivos de 1850, la Gran Migración Negra, la lucha por los derechos civiles y el renacimiento de Harlem en los años veinte, hasta llegar a la epidemia de heroína de los setenta. Recibida con entusiasmo desbordante en Norteamérica, Inglaterra y Francia, la crítica especializada de ambos lados del Atlántico celebró la llegada de una voz nueva, límpida y potente, dotada de un especial talento para acercar al lector el microcosmos de los sentimientos más íntimos del individuo en su desigual lucha ante la aplastante fuerza de la Historia. Una lectura apasionante, diríamos irrenunciable, que sirve de carta de presentación de una nueva generación de autores de origen africano que, sin duda, dejada huella en la literatura de este siglo

Volver a casa es una historia maravillosa. Es la historia de una familia, generación tras generación a ambos lados del océano Atlántico, pero también es la historia de Ghana y la historia de la esclavitud en Estados Unidos. La historia del comercio de esclavos. La historia de cómo llegó el cacao, las guerras tribales entre los fante y los asante. La lucha por encontrar una identidad. Las guerras contra los ingleses en Ghana. La descolonización del continente africano. Entre sus páginas hay casi doscientos años de historia narradas desde los ojos de una familia para siempre separada.

 

Effia y Esi tienen destinos completamente diferentes. Effia, primero prometida al futuro jefe de la tribu fante, es en cambio dada en matrimonio a un inglés que comercia esclavos que los fante les proveen. Un gobernador inglés llamado James que ya tiene una esposa e hijos en Inglaterra, pero que aún así forma una familia con Effia. Esi, en cambio, pertenece a la tribu asante. Hijas de la misma madre aunque no están destinadas a conocerse ni a saber de la otra. En un intento de haber que liberen a la esclava que atiende su casa, se vuelve prisionera de guerra y acaba al otro lado del océano, sin historias felices que contar. Ahí parte la historia. Generación tras generación, esta es una novela que se forma de historias cortas, casi cuentos unidos por sus personajes. 

Casi todos me gustaron mucho. Casi todas son historias difíciles, marcadas por los acontecimientos de la época, tanto en Ghana como en los Estados Unidos. Se nota que Yaa Gyasi hizo un excelente trabajo de investigación al contar esta historia y al formar esta familia. Hay muchos temas dentro de una misma novela, pero de algún modo no se siente que esté sobresaturada, todo tiene su espacio y su lugar. Las historias se van intercalando una a una, primero la rama de Effia, luego la rama de Esi. Es posible encontrar paralelismos entre ellas, entre los personajes. Personajes desesperados por encontrar amor, libertad, sentido, alguna identidad en una historia fragmentada y contada a pedazos. Personajes desesperados por agarrar un poco de felicidad y quedársela, por reclamar justicia, por que los que van después de ellos tengan una vida mejor. Admiro la fortaleza de casi todos los personajes, de verdad. Ness me sorprendió porque era una historia que no esperaba. H también, fue de mis favoritos y Sony/Carson me pareció increíble. Al menos, en la parte de Estados Unidos. Del otro lado, Akua fue prácticamente mi favorita.

Volver a casa fue un libro que en Libros b4 Tipos leímos de pura casualidad. No sabíamos qué leer en África, qué estaba disponible de manera accesible. ¿Otro libro de Chimamanda? Sería el tercero, sabemos que existen más autoras. ¿Nawal el-Sadaawi? Prácticamente imposible de conseguir en español, apenas se está realizando una reedición (de la que no soy fan). ¿Nadime Gordimer? No nos convencía del todo. Pero el nombre de Yaa Gyasi siempre estuve allí, en el fondo, con esta novela, Volver a casa. Acabamos decidiendo por ella sin saber realmente de qué trataba, por pura casialidad. En su tiempo, por supuesto, ni siquiera la leí. Estaba en medio de un mes caótico y de un bloqueo lector (sin preocupaciones apenas por quitármelo de encima). Cuando llegó el maratón #GuadalupeReinas2018, Volver a casa era la única lectura conjunta en la que yo no había participado ese año. Así que, evidentemente, fue mi elección en la consigna número 10: una lectura conjunta. No me arrepiento de haberla elegido. Creo que es un gran libro. Una gran historia. Además, el género de las sagas familiares me gusta mucho (no tienen más que darse una vuelta por algunas de mis lecturas favoritas para descubrirlo: desde Cien años de soledad hasta El dios de las pequeñas cosas). Lo recomiendo demasiado.

Es una lectura que vale mucho la pena, trata muchísimos temas, ahonda en la historia de Ghana, en la búsqueda de una historia propia. Me gustan las partes donde se habla del lenguaje, como Yaw se enfrenta a la imposibilidad de enseñar en cualquier idioma que no sea el inglés porque entre sus alumnos esa es la única lengua común (lo mismo pasa en India, aunque no es tan marcado, en las partes donde se habla hindi muchas veces puede enseñarse en hindi, pero muchas veces no, porque quizá alguien sólo habla urdu o punjabi o quizá alguien sólo habla tamil o..., se entiende el asunto). Me duelen las partes donde Ness recuerda lo que su madre decía en twi, la lengua de los asantes, pero sin recordar el significado porque su madre era azotada en las plantaciones si descubrían que hablaba algo que no fuera inglés. En fin, podría contarles todo lo que pasa en el libro pero la verdad es que quiero evitarlo y spoilearles todo. Sólo quiero que le den una oportunidad, que se sumerjan entre sus páginas.

Últimamente hago puras reseñas llenas de halagos, pero bueno, es que casi todas mis lecturas del maratón fueron buenas (casi, no hablamos de las no-habilidades periodísticas de Doris Lessing). Pero bueno, ¡denle una oportunidad! (Nosotros nos leemos en la próxima entrada).

Por cierto, este libro lo pueden encontrar en bookmate, la plataforma de libros a la Netflix. La verdad se las recomiendo mucho porque tiene un catálogo precioso donde hay pequeñas joyas como este libro. Lo pueden leer en este link. Si no tienen Bookmate premiun (aunque deberían considerarlo, vale la pena el precio cuando calculan cuántos libros pueden leer allí y además hay muchos gratis) pueden usar el código NEAPOULAIN para probar la aplicación por un mes gratis.

12 de enero de 2019

Almost a Woman, Esmeralda Santiago | #GuadalupeReinas2018

Sinopsis: "Negi," as Santiago's family affectionately calls her, leaves rural Macún in 1961 to live in a three-room tenement apartment with seven young siblings, an inquisitive grandmother, and a strict mother who won't allow her to date. At thirteen, Negi yearns for her own bed, privacy, and a life with her father, who remains in Puerto Rico. Translating for Mami at the welfare office in the morning, starring as Cleopatra at New York's prestigious Performing Arts High School in the afternoons, and dancing salsa all night, she yearns to find balance between being American and being Puerto Rican. When Negi defies her mother by going on a series of hilarious dates, she finds that independence brings its own set of challenges.
At once a universally poignant coming-of-age tale and a brave and heartfelt immigrant's story, Almost a Woman is Santiago's triumphant journey into womanhood.  

Almost a Woman (Casi una mujer, casi señorita) es la segunda parte de las memorias de Esmeralda Santiago. Supongo que puede ser leída sin haber leído antes la primera parte, pero recomiendo que empiecen por When I Was Puerto Rican, porque es ahí donde se presenta, donde presenta a su familia y donde podemos ver los cimientos de lo que más tarde será está obra. Almost a Woman empieza cuando Esmeralda Santiago llega a Nueva York con su madre y parte de sus hermanos (es de una familia numerosa, su madre ya tenía siete hijos al llegar a Nueva York y en Nueva York tendría varios más) y nos muestra su vida en Brooklyn, las dificultades que pasó su familia y cómo empezó a explorar su adolescencia. Mientras que When I Was Puerto Rican es una historia de identidad y familiar, Amost a Woman es un coming-of-age que además trata el tema de la inmigración. Las voces son las mismas, pero los temas cambian radicalmente. Es un libro hermoso y, sobre todo, honesto a morir. Esmeralda Santiago va contando su historia, su verdad, tal y como la recuerda de la manera más honesta que puede.

Almost a Woman es un recorrido por casi diez años de su vida. Desde sus comienzos en una secundaria estadounidense hasta el momento en el que dejó la casa de su madre. Te lo advierte desde el principio. De algún modo, sabes en qué acaba este libro (que es sólo la segunda parte de una trilogía de memorias, siendo la tercera The Turkish Lover) pero no sabes cómo va a llegar ahí. Entonces, empieza la historia. Esmeralda Santiago vivió en incontables departamentos y casas de Brooklyn. Su familia tuvo que recurrir a la ayuda del gobierno incontables veces, ella se hizo un espacio en su escuela, en su secundaria y en su preparatoria y se fue haciendo un espacio en el mundo. En este libro, habla mucho de su madre (personaje que en este libro se merece una mención honorífica, su madre es una mujer que admiro en todo sentido, que vive en un país donde no entiende el idioma que se habla, que hace hasta lo impensable por sacar adelante a sus hijos de un padre que decidió abortarlos y largarse, que trabaja, que lucha por entender a sus hijas, aunque vivan en otro mundo y vean la vida de diferente manera), algo de sus hermanos, de su educación y de los hombres. De cómo descubrió el amor. De como, finalmente, se volvió una señorita (como constantemente le recuerda su madre). 

Al principio, da la impresión de que ella misma se siente una forastera en su propia vida. Orbita como satélite alrededor de los demás. Nos cuenta sus historias y, en los primeros capítulos, apenas si se hace un tiempo para ella misma. Me gustó ese contraste con el final del libro, donde apenas si habla de los demás para enfocarse en sí misma porque la misma narración da pistas de la evolución y de los cambios de Esmeralda Santiago. La admiro mucho. Me gusta la manera en que cuenta su historia. No se hace juicios (no más de los necesarios) sino que lo pone todo sobre el papel y se lo entrega a los lectores. Yo puedo pensar mil veces "amiga, date cuenta" al estar leyendo, pero creo que, al escribir eso, ella ya se dio cuenta. Por eso lo escribió.



Almost A Woman es el coming-of-age que no sabía que necesitaba y que leí. Lo metí de pura suerte en mi lista de libros del maratón #GuadalupeReinas2018 porque no tenía ni idea de qué iba a leer y me acordé que ahí lo tenía, pudriéndose en mi biblioteca de calibre y que ya había leído la parte anterior. Lo leí de pura suerte. El azar me lo puso enfrente. Y siempre me ha parecido curioso como la vida te va poniendo los libros enfrente.

Entre sus páginas, la autora habla de su entrenamiento como actriz y, más tarde, como bailarina india clásica. Habla de un par de obras para niños en los que representó papeles del folclore indio y, estoy segura de que una de las que describe es el Ramayana y que ella interpretó a la gran Sita. Secuestrada por Ravana y rescatada por un mono. Sounds about right. (El Ramayana es la única cosa que he leído de literatura clásica hindú y este es el momento en el que les confieso que, la verdad, Ram no se merecía a Sita, era mucha mujer para él). Me resonó mucho toda la historia y me gustó. Lamentablemente, el final queda abierto porque así es la vida y así son las memorias. No hay finales tal cual. Así que ahora estoy desesperada por conseguir The Turkish Lover para seguir averiguando más cosas de esta gran escritora que hoy no dudo en recomendarles. 


Fue parte de mi maratón #GuadalupeReinas2018 (que ya acabó hace varios días, el día del aniversario de Libros b4 Tipos) y la verdad es que me alegro de haberlo leído. Para ustedes también super recomendado.

10 de enero de 2019

Los retos para (in)cumplir en el 2019

¡Retos literarios! Después de los tops de lecturas, es probablemente una de las entradas más esperadas de todos los bloggers en enero de cada año. Yo los hice esperar por la mía, pero es que quería darme tiempo para escoger los retos que iba a hacer. El año pasado me quedé a poco de cumplir varios, pero sólo cumplí el mío finalmente. De todos modos, no me duele demasiado. La cosa de los retos es que no me presiono por cumplirlos, simplemente me gustan y de repente, por culpa de algunos me topo con lecturas muy interesantes. Son tradición, me gusta retarme en cuestión de literatura, porque si no me retara no conocería todo lo que ahora conozco. Por eso quiero invitarlos también a ustedes a retarse a sí mismos, leer cosas que creyeron que nunca leerían, descubrir si les gustan autores desconocidos, quiero que la blogósfera se llene de lecturas diversas. De todos los autores y géneros posibles. Así que, vamos a empezar con los retos.


Pop Sugar Reading Challenge 2019


Este reto es ya prácticamente una tradición. Este año no estoy tan convencida de todas las consignas y estoy casi segura de que quizá se me queden algunos títulos en el tintero, pero de todos modos quiero intentarlo por ver si me encuentro algún libro interesante. Aquí les dejo la imagen. Abajo iré llenando el progreso que haga, como todos los años.


Reading Women 2019


El reto propuesto por Reading Women este año. No las conocía, pero una amiga me hizo el favor de apuntar en su dirección. Hay algunas consignas que no estoy segura cómo llenaré, pero ya veremos que me depara el año. Ellas además tienen un grupo de goodreads donde recomiendan y comentan lecturas de libros escritos por mujeres. Aquí abajo dejo las consignas, igual donde voy a ir poniendo mi progreso.


#LectorasLentas2019


Esta es la segunda vez que me apunto a este reto, lo hice hace unos años. Ya sé que el título no tiene nada que ver conmigo porque leo más rápido que un demonio, pero bueno, ya verán por qué me anoté cuando vean las consignas. El reto lo crearon Stiby, Angy y Katty. Ahí pueden visitar sus respectivos blogs y yo aquí abajo les dejaré las consignas del reto y ahímismo iré llenando el progreso que lleve.


Bingo Literario 2019


Este otro reto ya también es tradición. Cada año lo organiza Nina de Rapsodia Literaria y cada año me anotó. Lo he cumplido en varias ocasiones (aunque el año pasado no fue uno de ellos). Aquí voy a poner la tablilla de este año, a ver si la lleno toda. Hay distintos niveles, pero yo siempre me apunto para llenarla toda, hay que vivir al límite.


8 de enero de 2019

Oscars Literarios (VIII)

¡Bienvenidos a la octava entrega de los Oscars literarios del blog! Se toma en cuenta todo lo leído durante el año 2018. Tuvieron que esperar algunos días, pero les juro que este top vale mucho la pena. Como siempre, hice algunos cambios en las categorías para adecuarlos a lo que leí este año, borré algunos géneros que no leí este (esperemos que vuelvan el próximo) y pues, sin más dilación, aquí están las mejores lecturas de 2018 para mí.


Mejor trama



Este, por supuesto, es para el magistral libro de El ministerio de la felicidad suprema, de la escritora india Arundhati Roy, que nos cuenta la historia del conflicto en Kashmir entre las páginas de su novela mientras lo entrelaza todo con la vida de una hijra de Dehli que vive en el barrio musulmán por excelencia. En las más de 500 páginas del libro, la trama se va entrelazando y los distintos personajes van contando sus propias historias mientras se habla de los conflictos en el país y las guerras que han ocurrido desde la partición. Muy interesante toda la historia, de verdad se los recomiendo.

Mejor escritora



Este puesto es, sin duda alguna, para Alexandra Kollontai. 2018 fue un año en que me decidí a explotar sus libros y sus artículos y salí encantada. Ya lo dije, Kollontai cura las dudas, el alma, lo cura todo. Su manera de explicar es tan sencilla que me sorprendí de lo claras que me quedaban cosas que no me habían quedado antes. La admiro, me gustaría que todos en el mundo en algún momento la leyeran (por eso le he dedicado bastante contenido este año y, por supuesto, seguiré haciéndolo en 2019). No olviden darle una revisada a sus escritos porque casi todo está disponible en internet. 

Mejor protagonista femenina



Sin duda alguna, creo que este puesto es para Agnes Magnusdottir de Ritos funerarios de Hannah Kent. Agnes Magnusdottir fue la última mujer condenada a muerte en Islandia por un asesinato y en este libro, Hannah Kent la recupera y nos muestra una versión novelizada de lo que pudieron haber sido los hechos. Agnes brilla en este libro, de verdad. La quise mucho durante todas las páginas de Ritos Funerarios y, a pesar de que conocía el final, no pude evitar sentirme triste por su destino. Me gustó mucho el libro y, por supuesto, lo recomiendo. Además, no creo que lo hubiera leído si no hubiera sido por la Travesía Feminista de Libros b4 Tipos.

Mejor protagonista masculino



Aquí no sabía qué poner, la verdad, me costó mucho decidirme entre algunos, pero creo que el título se lo merece Punkzilla, el adolescente que le da el título al libro de Adam Rapp. Me fascinó su historia, la manera que tiene el escritor de mostrar su vulnerabilidad, cómo cuenta la historia, la fortaleza de la que Punkzilla es capaz y, pues eso, la muestra de que no todo en la literatura juvenil son los chicos malos de las motos ni los inadaptados nerds, sino que entre ellos hay chicos rebeldes que no saben muy bien cuál es su lugar en el mundo, pero que ahí están, contando sus historias, deseando ser oídos. Les recomiendo mucho el libro que pueden encontrar en el FCE en la colección juvenil. 

Mejor cómic, manga o novela gráfica



Este año leí bastantes comics y no me decidía que poner, pero sin duda creo que este año el reconocimiento tiene que llevárselo Monstress de Marjorie M. Liu y de Sana Takeda. Quedé encantada con la historia y con el arte de este comic. Complicado como el sólo, claro (pero bueno, a mí me gustan las cosas complicadas, si mi manga favorito es de CLAMP), pero precioso y con una historia muy interesante. Apenas leí dos volúmenes, pero espero seguir estando tan encantada con los que siguen como con los primeros.

Mejor libro o álbum ilustrado



Aquí quiero hacer un reconocimiento para Nocturno de Isol. Admiro mucho a la autora e ilustradora argentina y, bueno, este año tuve el placer de ver, por primera vez, un ejemplar de Nocturno y de tenerlo en mis manos. Nocturno es un recetario de sueños, es un libro que brilla en la oscuridad, donde cada ilustración no es lo que parece cuando la vez en la noche. Nocturno es un libro prácticamente único en su género y que les recomiendo revisar el día que lo vean.

Mejor personaje secundario masculino



Aquí me encantaría reconocer a Chacko de El dios de las pequeñas cosas. El tío marxista e intelecutal que se fue a casar a Inglaterra y tiene una niña inglesa y está orgulloso de ello con su familia. El dios de las pequeñas cosas es la historia de una familia que vive en Kerala, el sur de la india, ese pequeño lugar en el mundo donde comparten lugar los militantes marxistas con los religiosos cristanos y los hindúes y de repente algunos musulmanes y todo está rodeado de sincretismo. Chacko me sorprendió en el libro por los muchos matices que tiene, de verdad. Libro super recomendado.


Y pues no quería borrar a Chacko porque de verdad me encanta como Arundhati Roy plantea el personaje pero me vi en la necesidad de también reconocer a otro personaje maravilloso de otro libro maravilloso que leí los últimos días de 2018. Y pues mientras más buenas lecturas, mejor, ¿no? Bueno, aquí quiero aprovechar para hablar de H, de la novela Volver a casa de Yaa Gyasi. Tuve mis conflictos para elegirlo a él entre los distintos personajes (y ponerlo en esta categoría, porque es el protagonista de una de las historias que colectivamente conforman volver a casa), pero finalmente, creo que es el que más me gustó (aunque Yaw y Kojo quedaron cerca). Me fascina su historia, su fortaleza, sus convicciones, creo que es un personaje magnífico.

Mejor personaje secundario femenino



No me decidía a cuál de las mujeres de El vagón de las mujeres de Anita Nair poner pero finalmente me decidí por Margaret. Su historia fue una de las que más me resonó, que más me gustó (quizá no la que más), pero ella, en definitiva, es mi favorita. Su actitud de armas tomar, el deseo de tener el control de su propia vida, de recuperarlo de las manos de su marido, esa manera que tiene de caracterizar todo según elementos y soluciones químicas me fascina. Es la más divertida de las mujeres del libro, pero también la más aterradora. Les recomiendo el libro, seguro alguna de las seis historias les hará clic.

Mejor libro de no ficción



Aquí también tuve dudas porque leí grandes cosas en el género, pero finalmente el premio se lo lleva Nuevas perspectivas para la liberación de la mujer de Stefan Engel y Monika Gärtner, un libro bastante bueno, escrito desde el análisis marxista que analiza el movimiento de liberación de la mujer en el siglo pasado, específicamente en Alemania. Me falta escribir una entrada dedicándole un poco de tiempo, pero lo haré esté mes, creo. Definitivamente una muy buena lectura que ahonda en las limitaciones de algunas (muchas) corrientes feministas y en la situación material de las mujeres.

Mejor libro infantil o juvenil



Aquí voy a poner un libro que leí prácticamente al inicio de este año, pero creo que, aunque hay muchas cosas que se le han acercado, todavía ningún libro lo supera. La casa de los tres perros de Agustín Cadena, una historia de fantasmas ambientada en una vieja vecindad de la ciudad de México, que habla de la muerte, el duelo, la nostalgia de los fantasmas por la vida y todo lo embute en un libro apenas juvenil, con un fantasma enamorado de una niña viva y un montón de misterio. Muy recomendado, sobre todo si les gustan las historias del tema.

Mejor antología de cuentos



Aquí voy a recomendar cuentos de terror. Es un género que no leo demasiado, pero creo que este libro lo merece: El horrible sueño de Harriet de Anthony Horowitz. Son nueve (¿u ocho?, realmente nunca me acuerdo) historias macabras que me sorprendieron porque definitivamente representan una innovación en el género. Una cámara que mata todo lo que toma, una tina que en vez de agua echa sangre, una videojuego que te atrapa, todas las historias son magníficas y me costó adivinar el final, aunque de repente presentía lo que podía pasar en cada una de ellas.

Mejor libro


 
La única razón por la cual no exploté al poner el ganador de no-ficción es precisamente porque su principal rival ganó aquí: La mitad del cielo de Claudie Broyelle. Fue, sin duda alguna, una de las mejores lecturas del año. Mi pdf está lleno de anotaciones, de subrayados y de apuntes. Creo que ya he hablado demasiado de él, pero este libro habla de la experiencia colectiva de las mujeres en China en la época de la revolución cultural. Lectura ampliamente recomendada, y además disponible de manera libre en internet. 

6 de enero de 2019

Razzies Literarios (V)

Ha llegado esta época maravillosa en la que yo listo mis peores y mis mejores lecturas. Por supuesto, no podía faltar que yo tuviera malas lecturas, es imposible tratándose de mí. Hay quien dice que me gusta sufrir, pero yo sólo digo que los malos libros me persiguen. Es más, dos de los presentes en esta lista ni siquiera los leí por gusto. En fin, vamos con las peores lecturas del 2018 que, gracias a dios, no son demasiadas. Sólo hubo cuatro libros que quise aventar por la ventana (muchos otros malos, pero sólo cuatro tan malos que recomiendo activamente que nadie se acerque a ellos).


Peligro de suerte, Norma Muñoz Ledo


Seiscientas páginas sin trama a las que les sobraban como quinientas cincuenta o hasta más. Personajes mal construidos, mensajes moralinos y tendencia de tratar a los lectores como reverendos pendejos son sólo algunos de los pecados que comete este libro. Los analicé con gusto en la reseña que hice, pero lo que en su tiempo más me enojó del libro es la idea de usar a los pobres como los props de una historia en la que quieres mostrar qué tan progre es una familia. Y eso es algo que hace con la gente pobre, con los indígenas, con los gays, con los cuarenta y tres. Toda esa gente, todas esas luchas sociales no están ahí para ser la utileria de tus protagonistas, para que nos muestren que tan abiertos y tolerantes y perfectos son, aunque no lo veamos demasiado, aunque no haya un hilo conductor en la historia, aunque la novela no tenga núcleo alguno. Sinceramente, es terrible.


Miedo, Kevin Brooks


Subtítulo del libro: cómo no escribir un libro sobre la ansiedad. En realidad, la premisa es interesante (pero casi todas las de los libros de Kevin Brooks tienen, al menos, potencial para serlo): un chico con ansiedad al que todo le da miedo se queda solo cuando su madre sale a comprar su medicina y, como no vuelve, debe salir a buscarla. Eso es lo único que está bien del libro, todo el resto está mal. La narración da tumbos y parece que, si hay un núcleo, es muy lejano. No tenemos tiempo de conocer a nadie y, aunque el protagonista y narrador se presenta exhaustivamente, acabé el libro sin tener ni idea de quién era o de si el personaje tenía motivaciones. El niño nos lo cuenta todo, pero nunca jamás nos muestra nada (o prácticamente nada) y me quedé con la sensación de que estaba tratando con un narrador muy tramposo que no sabía serlo, que no sabía contarme una historia. Y no hay final. Kevin Brooks detesta escribir finales, al parecer, porque el de este libro no existe.


Candy, Kevin Brooks


Misoginia casual mezclada con una historia un poco absurda de cómo un chico cree que puede salvar a una chica en la que nada se resuelve porque el autor no sabe resolver problemas y, en consecuencia, tampoco sabe escribir finales. Ya les di el resumen. Candy es una chica adicta que está metida en prostitución y el protagonista quiere salvarla a toda costa, pero no tiene idea de cómo. La historia me molesta porque es una historia en la que Candy nunca tiene agencia, al menos hasta el final. Todos, hasta el narrador y el escritor mismo, parecen verla hacia abajo porque es una adicta. Me la pasé gritando que, aunque ese libro creía que son nuestras elecciones las que nos hunden en la miseria, la verdad es que hay muchas cuestiones sociales que tienen que ver con las adicciones y que el libro estaba todo mal. Y hay un constante culpar a la mujer de todo, aunque no se nota tanto. 


El viento se llevará nuestras palabras, Doris Lessing


Doris Lessing dijo que a qué no podía escribir un libro que se basara solamente en su odio a la Unión Soviética y escribió esto. Doris Lessing dijo que a qué no podía escribir un libro que fuera un pésimo trabajo periodístico y escribió esto. Doris Lessing (oh, sí, tengo más) que a qué no podía escribir un libro en el que después de 2001 y de Vietnam creyera que Estados Unidos iba a salvar a alguien de verdad... y escribió el prólogo de esto. Y es una ganadora del Nobel, eh. Miren, yo le daré otra oportunidad con sus novelas, pero su no ficción para lo único que se me antoja es para criticarla. Quiere criticar al comunismo y lo único que hace es agarrar todas las falacias que se le ocurren en vez de construir una buena crítica. Quiere criticar a la Unión Soviética y todo lo que se le ocurre es listar todas las cosas que no pasaron con todo lo que SÍ pasó a su dispocisión. Apaga y vámonos. Lamentablemente lo leí para el maratón Guadalupe Reinas, lamentablemente.